Comerciar es una forma de interactuar, una forma de mostrarse al mundo y de generar puentes de comunicación. Alentar el comercio implica trabajar sobre una construcción sincera de incentivos que lo aliente y sobre la eliminación de obstáculos que lo distorsionen. La importancia del comercio no radica solamente en obtener una balanza comercial positiva, implica poder comprender que esa tendencia se traduce en otras variables positivas como por ejemplo el fortalecimiento de la producción, el incremento del valor agregado, el aumento del empleo y la incorporación de nuevas tecnologías. Sin lugar a dudas, desde la revolución industrial a la actualidad cada vez más el mundo fue entendiendo que la clave productiva es mayor cantidad en menor tiempo y con menores costos. En ese sentido la tecnología se ha tornado un factor clave para la lectura correcta.

La OMC … el camino del cambio 
Pasemos a ver que entendió el Foro de Davos al respecto. Dos acontecimientos claves, ambos con escenario de fondo el Río de la Plata. Ya en la 11° Conferencia Ministerial de la OMC que tuvo lugar en diciembre de 2017 en Buenos Aires quedó claro que dicha organización necesita un profundo proceso de modificación que le permita aggiornar su estructura y poder estar a la altura de las necesidades que hoy día exige el comercio internacional. Un año después, se llegó a la Cumbre de Líderes del G-20 con un interrogante que hacía buscar respuesta hasta en el mínimo gesto de los principales actores del planeta. ¿Sería Argentina el país que pasaría a la historia por haber visto caer al multilateralismo?
Inmersos es una guerra comercial entre Estados Unidos y China, con una agenda de temas bastante candentes la respuesta a la dicha pregunta no parecía tener muchas opciones. Para quienes nos dedicamos a la docencia la consiga sería “responda por sí o no” y así fue…el multilateralismo salió de la emergencia existencial con una promesa de cambio. Los países se comprometieron expresamente a trabajar durante este año en una agenda de modificaciones que deberá ser evaluada en el próximo encuentro. Esto no significa que la OMC haya sorteado sus dificultades.
Tras el G-20, algunos de los principales líderes se volvieron a cruzar en Davos. Son varios los temas que apremian la necesidad de reforme, en ese sentido se señala la divergencia sobre los principales puntos de vista de cómo deberían llevarse adelante el proceso. Se destaca la presencia de distintos niveles de desarrollo para impulsar las negociaciones multilaterales para avanzar de forma abierta e inclusiva abarcando una amplia variedad de temas como regulación doméstica de servicios, la facilitación de inversiones micro, pequeñas y medianas empresas, género y comercio electrónico.

Respecto a este último punto, Australia, Japón y Singapur, auspiciaron el tema como un eje importante para encarar los desafíos globales futuros. En ese sentido se destaca que representantes de 76 países, confirmaron su intención de comenzar las negociaciones de un acuerdo multilateral de comercio electrónico, alentando a todos los miembros de la OMC a participar para incrementar los beneficios del comercio electrónico para consumidores y empresas impactando positivamente sobre la economía global.
Según el informe del Foro Económico Mundial titulado “Our Shared Digital Future” (Nuestro futuro digital compartido) publicado a fin del año pasado, se prevé que hacia el año 2022 el 60% del PBI global se digitalice. La aplicación de las redes 5G a nivel global será un factor acelerador de los cambios que se han tornado inevitables y que sin lugar a duda enfrentará cada vez más como lo viene haciendo a las principales potencias tecnológicas. La importancia del comercio electrónico radica principalmente el ahorro de tiempo porque genera una red de interacción inmediata que permite conectar de forma simultánea y en tiempo real a agentes comerciales ubicados en extremos del mapa mundial incluso abarcando la digitalización financiera y la desburocratización comercial.

Conclusiones
Los organismos internacionales, al igual que cualquier otra institución tienen las mismas virtudes y vicios de aquellos miembros que los componen con lo cual en Davos quedó muy clara la necesidad de interacción, de tender puentes de diálogo entre los gobiernos, los ciudadanos y el sector privado porque los procesos aislados no logran representar la totalidad de la realidad.
Davos nos dejó la impresión de continuar caminando hacia el camino de las reformas. La economía mundial y el comercio adolecen de respuestas dinámicas acordes al vértigo de los acontecimientos. Poder avanzar en gestión y administración de crisis no las evitará pero seguramente mitigar el impacto. Cortito, al pie y elegante…sólo significa que se dio otra oportunidad.

Mg. Melisa Galvano Quiroga. Equilibrium Global
PhD Candidate. Negociaciones Internacionales. Docente universitaria.

Pin It on Pinterest

Shares