Empresas y su contribución a los derechos humanos: una tendencia que está en alza representada en el Índice Corporativo de los Derechos Humanos (ICDH). Este Índice es una colaboración única a nivel global dirigida por inversionistas y organizaciones de la sociedad civil, dedicadas a crear el primer punto de referencia abierto y público del desempeño de los derechos humanos a nivel corporativo. Sobre este escenario los Estados buscan cómo adaptar la información que provee el ICDH para planificar sus políticas de desarrollo.
Con el propósito de transmitir el conocimiento, impacto y posibilidades que ofrece el ICDH para América Latina, Equilibrium Global convocó a la Dr. Margaret Wachenfeld para debatir estos asuntos en un meeting de mesa redonda realizado en la Escuela de Posgrado del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires. Margaret Wachenfeld es una figura más que representativa, ya que es miembro del Comité Directivo del ICH y Senior Research Fellow en Institute for Human Rights and Business (IHRB). La experta viajó a la Argentina para disertar en el Congreso sobre Financiamiento Sostenible en América Latina y el Caribe que organizó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente-Iniciativa Financiera durante el 5 y 6 de septiembre en la Ciudad de Buenos Aires.
Para Equilibrium Global es muy importante que este tipo de iniciativas del orden mundial se den a conocer en esta parte del continente, y sobre todo sensibilizar a nivel de instituciones, academia y sector empresarial sobre la necesidad de generar políticas y buenas prácticas alrededor del tema de los derechos humanos y la debida diligencia. En nuestra región podemos comentar que Colombia ya trabaja el tema desde la gestión del Centro Regional de Empresas y Emprendimientos Responsables CREER-IHRB.

Debatiendo sobre Derechos Humanos y Empresas en América Latina
La Dra. Wachenfeld trabaja desde hace más de 25 años en el rol de empresas privadas y corporaciones en la protección de los Derechos Humanos. Un tema que en América Latina aún no pareciera preocupar en la agenda de los mandatarios, pero no por ello deja de ser un factor que merezca atención.
A nivel mundial estas cuestiones tienen un impacto de gran índole. Entre sus promotores más destacados se encuentra el ex Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Esto representa un paso adelante en la evolución de los deberes que deben asumir las compañías privadas en el marco de la denominada Responsabilidad Social Empresaria.
La experta no dejó de remarcar que es innegable la centralidad de las grandes empresas en la vida cotidiana del mundo de hoy. Las mismas tienen un rol central en la protección de los Derechos Humanos. En tanto generadoras de riqueza, valor agregado y empleo, no podría concebirse la vida moderna sin su presencia y accionar.
Sin embargo, la tarea cotidiana de estas grandes empresas no debe estar exenta de prácticas amigables con el medio ambiente, respetar a sus trabajadores y a las sociedades en las que desarrollan su actividad, ya es con las que interactúan a diario. Es aquí el desafío de equilibrar los negocios con estos factores para contribuir a la cuestión humanitaria. Hay mucho por hacer y las ONGs juegan un papel clave en ello.

Esta noble meta se alcanza, según explicó la Dra. Wachenfeld, a través de un modelo sostenido por tres pilares: la protección de los Derechos asegurados y garantizados por las leyes y los tratados internacionales; la responsabilidad en la tarea diaria para garantizar el respeto de esos Derechos; y que todo el plan de negocios y operaciones de las empresas garantice la seguridad del entorno de trabajo para todos los involucrados.
La seguridad laboral, la protección medioambiental y el respeto al modo de vida tradicional de comunidades aborígenes se hallan entre las cuestiones más urgentes de las que se ocupa la agenda latinoamericana, y a la que más énfasis se le dedica. Esto es particularmente relevante para empresas de naturaleza extractiva y de fuerte impacto en las zonas donde desarrollan sus actividades: tales como mineras o petroleras. Esta agenda tiene un importante componente ético: su objetivo es hacer que las empresas antepongan el respeto por los Derechos Humanos, la protección de la vida humana y del medioambiente a la obtención de ganancias económicas.
En una charla distendida la investigadora y ex asesora de UNICEF, Dra. Margaret Wachenfeld, destacó algunas de las tantas acciones necesarias para el cumplimiento de esos pilares: la necesidad de adecuadas campañas comunicacionales. Una cuestión que globalización y las nuevas tecnologías hacen que sea trascendental.
Sin embargo, “las campañas comunicacionales no deben quedar solamente en el marketing del consumo responsable, deben ser útiles para incrementar la conciencia de ciudadanos, gobiernos y otras empresas en estas cuestiones, difundiendo cuestiones relevantes y contribuyendo a elevar el nivel de educación y formación de toda la sociedad”, concluyó la experta.
La globalización y el auge de las comunicaciones juegan un rol importante para la difusión de los objetivos de la agenda, pues esta difusión es correspondida por la educación y el incremento de las expectativas de Gobiernos y ciudadanos. En efecto, la elevación de estándares y como resultado final una mejor interacción entre todos los actores de la sociedad.
El rol de las empresas en la protección de los Derechos Humanos está ocupando atención en diferentes espacios de debate de la ONU, donde grupos de expertos están buscando la forma de contribuir con elementos para que los Estados incorporen mejores prácticas para responder a estos retos. Los Estados están ajustando sus estrategias para implementar estas prácticas políticas que persiguen objetivos de sostenibilidad, y que deben establecerse a estándares internacionales.
Desde Equilibrium Global, como espacio de reflexión, contribuimos en la visibilidad de estos temas, a los fines de poder acercarlos a la comunidad académica y ONGs locales. Aún está pendiente una mayor conexión en los organismos estatales sobre estos asuntos, por ello es vital que desde el ámbito académico se dé a conocer de estas tendencias. De allí, nuestra motivación de debatir con una voz calificada a escala global la agenda latinoamericana sobre los derechos humanos y empresas.

Por Lic. Vanina Soledad Fattori
Analista Internacional. Directora Equilibrium Global

Par más información: https://www.corporatebenchmark.org/ 

Pin It on Pinterest

Shares