Compartimos la colaboración del diplomático mexicano Alejandro Alba Fernández, cumpliendo funciones en la Embajada de México en Buenos Aires en la responsabilidad de Jefe de Cancillería . Desde la experiencia, la práctica del día a día en la labor diplomática, las reflexiones sobre el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Interpretaciones de lo que se llama “la diplomacia 2.0” y las nuevas tendencias de “hacer más con menos personal”.

Las Cancillerías han asumido un renovado papel frente a la revolución de contenidos, actores y dinámicas en la era global. En este contexto, a través del uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicaciones (TIC), los diplomáticos están superando las limitaciones de personal y recursos para ofrecer más y mejores funciones y servicios.
Algunos de los retos que han llevado a un mayor uso de las nuevas TIC por parte de los diplomáticos son “la mayor disponibilidad de información que obliga a seleccionar la información que mejor convenga a los objetivos de política exterior; la disminución del papel de intermediarios en varias actividades económicas; el mayor activismo de la sociedad civil; el incremento de la participación en redes de jóvenes y profesionales”. (Terres, 2011)
Las TIC están abriendo nuevas oportunidades a la diplomacia, en particular la posibilidad de hacer más y mejor con menor personal. A continuación se ilustra cómo las nuevas TIC están contribuyendo a las labores y servicios diplomáticos:

1-Impulso a la diplomacia pública. Hoy en día con sólo una PC, una tableta o incluso un teléfono móvil, ahora es posible que los diplomáticos se involucren en la interconexión, el dialogo y la creación de redes con otros actores gubernamentales a nivel interno y externo, sin necesidad de intermediarios o personal dedicado a realizar dichos contactos. Las TIC también contribuyen al contacto de los diplomáticos con audiencias de otros países y con los connacionales en otros países.
Además, los mensajes de texto, Twitter, Blogs y Facebook contribuyen a los servicios de promoción económica, turística y cultural. A través de dichas herramientas los diplomáticos informan sobre políticas y servicios del gobierno, y lanzan campañas publicitarias para dar a conocer los nichos de mercado nacionales, las posibilidades de inversión y las riquezas culturales y naturales para la atracción de turistas.
2-En el plano multilateral, las TIC permiten contactos e intercambios más rápidos  y eficaces. Los delegados en foros multilaterales pueden tener un mejor manejo, flujo y almacenamiento de la información, además de contar con rápido apoyo e instrucciones de sus superiores o asesores desde la capital. Ello también permite tener delegaciones más compactas. Las TIC también permiten que los líderes, funcionarios y técnicos participantes de la diplomacia multilateral dialoguen en tiempo real a través de chat o video conferencia.
 3-Las innovaciones en las TIC favorecen el contacto con las comunidades en el exterior, así como la provisión a la diáspora de mejor asistencia y servicios consulares.
Cada vez más países utilizan sistemas electrónicos de administración consular para administrar las cuentas del consulado, y para elaborar mejores documentos, como pasaportes, visas, certificados, etc. Las oficinas consulares utilizan las redes sociales y las páginas de internet para convocar a la gente a sus eventos, para promover sus servicios, para hacer nuevos anuncios o modificaciones a reglamentos y procedimientos. Se utilizan además modernos sistemas telefónicos y de internet para la administración de citas y el pago de servicios, de modo que menos personal puede enfocarse mejor en los servicios para los usuarios.
La utilización de las TIC en las oficinas consulares entonces permite ofrecer más y mejores servicios consulares con menos personal, pero a su vez genera el desafío de contar con personal que proporcione soporte técnico cuando falle la infraestructura informática (equipos, software, aparatos).

Para concluir, las tecnologías de la información y las comunicaciones han abierto nuevas oportunidades para la diplomacia. Su uso es clave para hacer frente a los retos de la era global. En este proceso, los diplomáticos están obligados a dominar estas herramientas para hacer mejor su trabajo, obtener mejor información, llegar a más gente, y también a audiencias diversificadas y mejor informadas.
Ello requiere que las cancillerías dediquen mayores recursos a la capacitación de los diplomáticos en el uso de nuevas tecnologías. Ello porque el uso de estas herramientas demanda mayor responsabilidad, transparencia, eficacia, y a su vez confidencialidad, control, y claridad de la información que se difunde en las redes.

Por Alejandro Alba Fernández
El autor es miembro del Servicio Exterior Mexicano, actualmente adscrito a la Embajada de México en Argentina, y Maestro en Estudios Diplomáticos. Las opiniones y análisis vertidos en el presente escrito son a título personal.

Referencias
Amero Coutigno, Martha Cecilia & Romero Caballero María Victoria (2012) “Los Diplomáticos en la Era Digital”, en Revista Mexicana de Política Exterior, no. 95, pp. 93-111 (Ciudad de México: Instituto Matías Romero). Sitio: http://revistadigital.sre.gob.mx/index.php/numero-95
Terrés, Gabriel (2011) “Diplomacia pública 2.0: un propuesta virtual para un mundo real”, en Revista Mexicana de Política Exterior, no. 92, pp. 97-125 (Ciudad de México: Instituto Matías Romero). Sitio: http://revistadigital.sre.gob.mx/index.php/numero-92

Pin It on Pinterest

Shares