Muchas veces citamos que, para los temas irresueltos de la integración en América Latina, tenemos un espejo para ver cómo se hicieron las cosas en el Viejo Continente, donde hay un buen un “laboratorio de ideas” para nuestra región. Ya que la integración que lograron en Europa, nunca nadie llegó a tanto. El 25 de Marzo hay una fecha simbólica, un nuevo aniversario del “Tratado de Roma”, que dio existencia a la Comunidad Económica Europea (CEE) y a la Comunidad de la Energía Atómica (EURATOM). Un evento trascendental en la conformación de la unión entre Estados; y para acercarnos a la realidad del presente en el bloque comunitario, buscamos la voz de la diplomacia de la UE, la Embajadora Embajadora Aude Maio-Coliche. El acuerdo Mercosur-EU, panorama económico actual, algunos de los puntos conversados con la Jefa de la Delegación de la Unión Europea de Argentina, la diplomática Aude Maio-Coliche.

Pregunta: Primeramente, quisiéramos que pueda describir aspectos de su función en nuestro país, y de las competencias del Servicio Exterior de la Unión Europea.
Embajadora Aude Maio-Coliche: la delegación de la Unión Europea en Argentina trabaja desde el año 1991. Es una de las 130 embajadas de la Unión Europea en el mundo. Nuestro papel en ciertos aspectos se parece en mucho a lo que es el papel de la embajada de un Estado: hacer conocer qué es la Unión Europea, qué representa, fomentar relaciones constructivas y fructíferas con las autoridades y con la sociedad civil. También trabajamos en la coordinación de las Embajadas de los Estados miembros de la Unión Europea que tienen presencia en la Argentina. 22 miembros de la Unión Europea tienen representaciones en la Argentina (Sobre un total de 28). Nuestra coordinación se hace de manera muy organizada: se hace a nivel de consejeros comerciales, culturales, políticos, consulares, de cooperación y también tenemos nuestra reunión mensual de Embajadores. Ese papel de coordinación es muy importante y muy fuerte. Representamos a la Unión Europea en su conjunto de manera constante, visible e identificable ante las autoridades argentinas. Esta estructura que yo integro es dirigida por Federica Mogherini, quien es la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.  No solamente las competencias del Servicio Exterior Europeo están canalizadas en esta delegación. La señora Mogherini adicionalmente es vicepresidenta de la Comisión Europea: ella tiene “los dos sombreros” y yo también, porque la represento aquí. Nosotros trabajamos la parte política de la relación, sino también la parte de cooperación y la parte comercial, que dependen en Bruselas de la Comisión Europea.

Pregunta: ¿Qué diagnóstico puede hacerse respecto a la situación actual de Europa? ¿Qué desafíos enfrenta la Unión Europea en el plano de sus instituciones?
Embajadora Aude Maio-Coliche: La Unión Europea hoy en día está en un momento muy positivo. La economía está creciendo de manera significativa y estable. El crecimiento del PBI de la Unión Europea en 2017 ha sido del 2,5 %, y desde el 2014 ha sido constante en más de un 2%. Desde el año 2016 estamos superando la cifra de crecimiento de Estados Unidos y de Japón. Estamos en un momento en que hemos recuperado el nivel de empleo e inversión previo a la crisis financiera de 2009, y en general la situación está mejorando en todos los frentes. También mantenemos una característica importante de la Unión Europea que es el nivel de cohesión social: el índice que lo demuestra es el conocido Índice Gini. Comparándolo con Estados Unidos y Japón (Estados de similar grado de desarrollo) tenemos mejor coeficiente Gini. Estamos en un momento económico muy positivo, pero adicionalmente tenemos más oportunidades de integración, una renovación del proyecto político de la Unión Europea. La decisión del pueblo británico de salir de la Unión Europea (El Brexit) ha sido un golpe fuerte para nosotros. Es una dificultad para nosotros, nunca es bueno que un socio quiera irse. Pero a la vez ha provocado en los países que permanecen una reacción positiva: se valora mucho más la integración europea.

Pregunta: Cotidianamente recibimos noticias que transmiten en dudas e incertidumbre, ¿debemos pensar que la efervescencia anti europea se está esfumando? ¿O debemos considerar fuertes a las expresiones políticas de centro derecha o derecha de los países miembros que tienen un discurso anti integración? ¿Qué nos puede comentar al respecto?
Embajadora Aude Maio-Coliche: La realidad de la dinámica de la integración europea y de la mundialización hace que algunos sectores de la población se sientan amenazados por el futuro. El miedo hacia el futuro alimenta a movimientos extremistas. También, en este movimiento positivo hacia la integración europea hay una intención de explicar que beneficios acarrea la integración, y que aporta de positivo a esos sectores descontentos. ¿Qué pasa? La gente tiene la impresión de que las decisiones se le escapan, que no tiene control sobre lo que está pasando y eso provoca malestar. La integración europea, durante muchos años, ha sido quizás una tarea de los gobiernos de los estados miembros. ¿Qué es Bruselas, sino? La Comisión Europea propone, y los Estados Miembros y el Parlamento europeo deciden, según reglas que fijaron ellos mismos. Podría decirse que los esfuerzos de integración llegaban a buen puerto y entendimiento por parte de los gobiernos de los Estados miembros pero muchas veces se hacían en forma inconsulta con los ciudadanos. Creo que esto está cambiando. Seguramente el desarrollo de las comunicaciones y la facilidad de acceso a la información ha influido la toma de conciencia por parte de los gobiernos de que hay que llegar al ciudadano. Hay cada vez más consultas sobre que se hace a nivel Unión Europea por parte de la ciudadanía. La Organización a través de sitios web abiertos requiere la opinión de la ciudadanía en sus iniciativas, y esa información se recopila. En ese contexto, hay una voluntad de luchar contra lo que provocan los movimientos anti integración y extremistas: el miedo y el sentimiento de pérdida de control.

Pregunta: Uno de los temas agudos que preocupan a las autoridades de los gobiernos europeos es el terrorismo, asunto que abre un debate sobre la seguridad, sobre las libertades individuales de sus ciudadanos. El año pasado el terrorismo golpeó con dureza en el viejo continente. ¿Puede comentarnos respecto a las fórmulas que busca la Unión Europea para afrontar este mal?
Embajadora Aude Maio-Coliche: el término “terrorismo” y su cobertura puede ser interpretado de diversa forma en distintas partes del mundo. Ahora, si hablamos del terrorismo que enfrentamos ahora en Europa nos damos cuenta que es algo nuevo: proviene de ciudadanos europeos. Que tienen convicciones diferentes, que no saben expresarse de otra manera, que están bajo una influencia nefasta proveniente de gente malintencionada; como movimientos radicales como Estado Islámico y similares. A nivel Unión Europea hemos entendido que debemos ocuparnos mejor de la gente que se radicaliza, por qué lo hace, de donde viene esa intención. Estamos trabajando al respecto, reforzando la cohesión social. Sabemos que hay sectores de la población que son segunda, tercera o cuarta generación descendiente de inmigrantes, que nunca se integraron plenamente o que no se han sentido bien, o que han sufrido directamente las consecuencias de la última crisis principalmente a través del desempleo, han vivido un contexto difícil.  Esto dificulta la integración de esa gente. Internet, las redes sociales y los nuevos medios de comunicación facilitan la difusión del mensaje de estos grupos y organizaciones. La naturaleza no regulada de Internet colabora en ese sentido. No queremos la censura en Internet, queremos establecer reglas, pero no censura. Estamos trabajando estos temas con los Estados Miembros el Parlamento Europeo y las compañías involucradas: intercambiando experiencias sobre cómo cuidar mejor a nuestros jóvenes, atacar los sitios web promotores del odio y el terrorismo, desarmar todos los circuitos de reclutamiento que puedan existir para evitar el viaje de jóvenes a lugares en donde se los entrene para realizar acciones terroristas. Existen centros de des-radicalización también, que se crean para colocar a personas que se identifican radicalizadas y desmontar ese pensamiento.  Sobre eso estamos trabajando.

Pregunta: En Equilibrium Global es un tema muy sensible y de constante atención lo que sucede con la crisis de los refugiados en el mundo. En Europa, seguimos a diario esta situación. ¿Puede Ud. brindarnos algunas reflexiones de la respuesta que da Europa a la crisis mundial de refugiados?
Embajadora Aude Maio-Coliche: La migración hacia Europa es una migración que tiene varios aspectos. Están los refugiados que solicitan asilo y están en condiciones para hacerlo, y los que son migrantes económicos. En 2017 hubo un 43% menos de solicitudes de asilo dentro de la Unión que en 2016. También en 2017 el 40% de las decisiones sobre peticiones de asilo fueron positivas. El primer país de origen es Siria, con 98.000 peticiones de asilo. Luego siguen Irak, Afganistán y Nigeria con aproximadamente 40.000 cada uno, y tras ellos están Pakistán, Eritrea, Albania, Bangladesh, entre otros. ¿Qué ha hecho la Unión Europea? En primer lugar, hay que salvar vidas: ayudar a esa gente a que no muera intentando llegar, sea por el mar Mediterráneo, o por rutas que se han desarrollado en tierra, muchas veces organizadas por mafias. Esto requiere una coordinación a nivel de las policías fronterizas o guarda costas con programas como el Frontex o acciones de las Armadas para el rescate en alta mar; atacar las redes de traficantes de personas y trabajar más con los países de origen para mejorar las condiciones de vida en ellos y evitar a las personas la necesidad de migrar.  Estamos lejos de lograrlo lamentablemente, si bien hemos alcanzado buenos acuerdos. La siguiente es una apreciación netamente personal: cuando los migrantes llegan a lugares más ligados a su cultura y religión se adapta mejor que en países de cultura diferente.

Pregunta: Respecto a la integración Unión Europea – Mercosur ¿Puede darnos algunas precisiones sobre el estado de las relaciones entre ambos bloques?
Embajadora Aude Maio-Coliche: La Unión Europea y el Mercosur han negociado durante muchos años un Acuerdo de Asociación. Un Acuerdo de Asociación tiene tres componentes importantes: el diálogo político: ponerse de acuerdo en valores comunes para promoverlos en la escena multilateral o la cooperación en cuestiones políticas; la Cooperación como vía para implementar todos los objetivos comunes y finalmente la parte comercial, que es llegar a un Acuerdo de Libre Comercio. Creo que finalmente llegaremos a un buen Acuerdo. Nos gusta llamar a estos acuerdos de libre comercio como “Acuerdos de Comercio basados en reglas”. El “Libre Comercio” nos hace pensar que es algo salvaje, sin regulación.  Un Acuerdo de Libre Comercio es un documento que consiste en centenares de páginas que contienen reglas. Queremos trabajar de manera que tengamos previsibilidad, estándares altos que beneficien a la gente. Y es eso lo que estamos negociando, más que simples aranceles o cuotas: reglas para compras públicas, propiedad intelectual, estándares sanitarios y fitosanitarios, es mucho más. Hay intereses en ambas regiones que son muy fuertes, corresponden a sectores de las economías que requieren diferente atención por ambas partes. El tema de la carne ha tomado mucha atención mediática en la negociación, pero en definitiva es una pequeña parte de un acuerdo que es muy amplio, sin disminuir su importancia por supuesto. Se está negociando en Asunción (Paraguay tiene la presidencia del Mercosur) y de ambos lados hay una voluntad política muy fuerte de llegar a un acuerdo. Pero debe ser un acuerdo equilibrado y que satisfaga los intereses de todos.

Pregunta: Quisiéramos pedirle algunas impresiones a título personal respecto al ejercicio de la diplomacia. ¿Se ve afectada por el desarrollo tecnológico y las redes sociales? ¿Qué opina del creciente escepticismo de la ciudadanía sobre la diplomacia como un elemento para solucionar los problemas del mundo? Nuestro público mayormente está relacionado a la disciplina de las Relaciones Internacionales y estaría gustoso de leer reflexiones suyas al respecto.
Embajadora Aude Maio-Coliche: se podría argumentar que el desarrollo de las comunicaciones y las Redes Sociales harían innecesario sostener embajadas y diplomáticos. Pero para un adecuado entendimiento es necesaria una adecuada contextualización y comprensión cultural y explicarse adecuadamente las realidades de uno y otro. Esto nunca va a pasar por un twitt, una publicación en Facebook o Instagram. La necesidad de explicar y poner las palabras adecuadas es parte fundamental de la tarea del diplomático. Y además debemos identificar en dónde podemos actuar positivamente. El mundo vive días agitados y por ello se necesita más diplomacia, y sobre todo el involucramiento de personas jóvenes, quienes comprenden mucho mejor el uso de estas herramientas.

Pregunta: Desde Sudamérica percibimos que la integración europea tiene su eje central en el ciudadano, eso se intenta. Aquí tenemos muchos dilemas y nos cuesta encontrar un rumbo adecuado para nuestra integración, y desde hace décadas. Quisiéramos preguntarle respecto a su experiencia, antes de formar parte del cuerpo diplomático de la Unión Europea, qué evento puede compartir o recordar que se refiera a su vivencia como ciudadana, pero en concepto “europeo”.
Embajadora Aude Maio-Coliche: cuando cayó el Muro de Berlín yo estaba en el penúltimo año de escuela secundaria. En abril de 1989 pude viajar a Berlín con algunos compañeros y el profesor de idioma alemán durante una semana.  Pudimos pasar a Berlín Este a través del famoso Checkpoint Charlie. Recuerdo nítidamente como me impresionó Berlín Este: calles vacías, pocos automóviles y muy antiguos, la gente nos miraba con desconfianza: no era el mismo mundo. Un Berlín Oeste muy desarrollado y activo culturalmente, y un fuerte contraste del otro lado. Meses después (Ya en octubre de ese año), en mi curso de Historia, había un alumno encargado de realizar cada semana una Revista de prensa semanal. Me tocó la semana en que cayó el muro. Me adentré completamente en tema, y fue una de las primeras cosas que me hicieron comprender la importancia de la unificación, la integración y la construcción de Europa.  Son experiencias que marcan para toda la vida.

Por Mariano Danculovic. Relaciones Internacionales Universidad Católica de Buenos Aires

La Delegación de la Unión Europea en redes sociales, en Twitter el usuario @UEenARG y en Facebook

Recomendado, paper “Europe is Back“, del Centro Europeo de Estrategia Política

Pin It on Pinterest

Shares