América Latina tiene entre sus urgencias un mal que aqueja a la región desde hace décadas, la desigualdad. Según CEPAL, la desigualdad tiene efectos en la salud, dado que está relacionada con la accesibilidad sociocultural y geográfica; y porque las desigualdades de ingreso genera condiciones de vida insuficientes para prevenir y satisfacer necesidades de salud de la población. Tengamos presente un principio establecido por las Naciones Unidas en el 2005, que establece que los ciudadanos tienen derecho a un cuidado equitativo, eficiente y atento de su salud; donde la sociedad en su conjunto debe trabajar para que nadie quede excluido del acceso a los servicios de salud.

Para dar respuesta desde las agencias de la ONU, una mujer de la región del Caribe es la encargada de dirigir la organización de salud hemisférica: Carissa Etienne, nacida en Dominica, quien el pasado 1 de febrero, fue nombrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un segundo término de cinco años como directora de la Organización Panamericana de Salud (OPS) cuyo propósito es trabajar con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de vida de su población. Fundada en 1902, es la agencia internacional de salud pública más antigua del mundo. Sirve como Oficina Regional de la OMS para las Américas y es la agencia de salud especializada del sistema interamericano.

La Dra. Etienne es graduada en medicina y cirugía por la Universidad de las Indias Occidentales en  Jamaica, posee una maestría en Salud Comunitaria y un diploma honorario en Salud Pública por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Comenzó su carrera como médica en el Hospital Princess Margaret en Dominica, donde fue nombrada Directora Médica. También ha trabajado en otros puestos de alto nivel en su país, incluido el de coordinadora del Programa Nacional del SIDA, coordinadora de desastres del Ministerio de Salud, presidente del Consejo Consultivo Nacional para el VIH / SIDA y directora de Servicios de Atención Primaria de Salud.

Su primera gestión frente a la OPS se enfocó en prepararse y respuesta oportuna a las epidemias de zika y chikungunya declaradas en la región, así como a los brotes de fiebre amarilla en el Brasil. Las Américas ha sido la primera región de la OMS en eliminar la transmisión endémica del sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita. La prevención y control de enfermedades no transmisibles igualmente recibieron un impulso considerable durante su gestión, así como la promulgación de legislación sobre el etiquetado de productos alimentarios y la promoción de impuestos sobre las bebidas azucaradas. Asimismo, se avanzó en el fortalecimiento de los sistemas y servicios nacionales de salud y hacia la cobertura sanitaria universal. Recordemos, entre los nuevos Objetivos del Milenio, tres están relacionados con la salud. En un emotivo discurso pronunciado con ocasión al inicio de su segundo mandato, la Dra. Etienne subrayó su compromiso de seguir trabajando con los países miembros de la OPS para lograr un gran desafío de avanzar hacia la salud para todos; brindando a sus pueblos atención y acceso a servicios de salud de calidad, a medicinas y vacunas. Igualmente estaría abogando por que se destinen mayores fondos para la salud y que estos fondos se centren en la atención primaria, con el objetivo de llegar a los más vulnerables. También priorizará el fortalecimiento de los sistemas de información de salud, para garantizar datos de calidad que ayuden a identificar mejor las inequidades y vulnerabilidades y a informar el desarrollo de políticas y planes de salud.

Es importante destacar que, con anterioridad a su nombramiento como Directora Regional para las Américas, fue Subdirectora General de Sistemas y Servicios de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra. De 2003 a 2008 prestó servicio como Subdirectora la Oficina Regional para las Américas de la OMS.  También ha apoyado la expansión de los programas de inmunización en las Américas y ha recibido el Premio Champion  Initiative  Champion Award por el trabajo de la OPS para eliminar el sarampión y la rubéola en las Américas.

Finalmente, su segundo mandato se inicia con un arduo camino ya establecido por la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, el Programa General de Trabajo de la OMS, el Plan Estratégico de la OPS y la Agenda Sustentable para las Américas, que proporcionan un marco intersectorial para el desarrollo social y económico en todos los países de  la región. Igualmente, se enfocará en la preparación de servicios de salud en la región para resistir los efectos del cambio climático.  Desde Equilibrium Global pretendemos compartir una reseña de su perfil, y por supuesto, anhelar éxitos en su gestión; ya que ello significa que prospere un precepto básico establecido en la OMC que define a la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Algo que tiene mucho de pendiente en América Latina.

Por Mariano Danculovic
Relaciones Internacionales Universidad Católica Argentina

Fuentes:
http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/6119/S051049_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y
http://www.who.int/about/mission/es/
http://www.paho.org/director/?page_id=5&lang=es

Pin It on Pinterest

Shares