Sahara Occidental fue una colonia de España desde 1884 hasta 1975, momento en el cual fue evacuado y su territorio, literalmente fue repartido entre Marruecos y Mauritania.
El Frente Polisario -movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental creado en el año 1973- proclamó la independencia del territorio en 1976 y fundó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). De inmediato estalló la guerra entre el Reino de Marruecos y el Frente Polisario. Miles de saharauis se vieron obligados a refugiarse en campamentos de la región de Tinduf, en Argelia, ante la intermitencia de los bombardeos.
En el año 1991 se firmó un alto el fuego que daría paso a un referéndum de autodeterminación. Sin embargo, a pesar de las resoluciones del Consejo de Seguridad y el envío de una misión de la Organización de Naciones Unidas, nunca se llevó a cabo. Hoy, la cuestión de Sahara Occidental es un representativo caso del ejercicio del poder por sobre el deber, por los numerosos elementos políticos y jurídicos que avalan la posición saharaui por el derecho a tener su propio estado soberano frente a la evasiva de Marruecos de someterse a las directrices de la base jurídica internacional.


De visita a Argentina, el experto Bachir Ahmed Aomar conversó con los desarrolladores del medio “Equilibrium Global” para transmitir sus perspectivas sobre la historia y la realidad que vive el territorio de Sahara Occidental. En este primer capítulo compartimos las reflexiones sobre el significado de la causa Sahara Occidental en la percepción de la opinión pública, que nos permite considerar que este asunto es verdaderamente un “conflicto distante y olvidado”.

Un problema situado “muy distante” de la opinión pública”
Muchas veces desconocida, dada su lejanía, la problemática saharaui comienza a conocerse. América Latina ofrece un mundo nuevo para la “Causa Saharaui”, que tiene una visibilidad diferente en Europa al tener una mayor presencia en los medios y al existir un sentimiento de solidaridad muy fuerte en gran parte de la población española.
Establecer vínculos con las comunidades hispanoparlantes es sumamente importante para Sahara Occidental, sobre todo, teniendo en cuenta que en este territorio africano esta naciendo una generación de saharauis que utiliza el castellano como medio de expresión.
En este sentido, el Lic. Bachir Ahmed Aomar explicó que uno de los rasgos identitario saharaui es la convergencia entre su cultura, idioma y religión. Es decir, ser un pueblo de cultura árabe-africana, hispanoparlante y musulmán.

Para Aomar existen numerosos ejemplos de manipulación de Marruecos, que hacen a la construcción de la “imagen”; como los que se abren en una pugna inexistente con Argelia, que no tiene ninguna implicancia jurídica en la disputa territorial Marruecos-Sahara Occidental. Es conocida la posición de Argel a favor de la defensa de la causa saharaui. Esto es utilizado por Rabat para crear versiones de que en Argelia se toman sentimientos anti-marroquíes; cuestión que agita el odio. En el sistema internacional de naciones el único país que apoyo siempre y desde el primer día es Cuba, porque que posee un conflicto con Marruecos. Esto abre elementos para quienes malintencionadamente califican a los saharauis de comunistas, pero esto no es así, explica el académico saharaui.

Para Aoman, el régimen marroquí vende a la comunidad internacional una mentira, diciendo que en Marruecos no ha habido primavera árabe porque hay tanta democracia que no hace falta primavera árabe, pero no es así. En Rabat no hubo primavera árabe porque se realizó una terrible represión. Hay un movimiento de jóvenes llamado 20 de febrero que ha sido muy reprimida. Y ahí tenemos una versión muy limitada de lo que sucede dentro de Marruecos, la cuestión es la muy poca información que puede salir fuera de Marruecos. Los grandes medios no se interesan por entender a Marruecos, porque es el aliado de las potencias en el norte, entonces dicen: “no podemos hacer que el rey de Marruecos caiga porque este siempre hará los que nosotros queramos”.En todo Marruecos, es muy difícil encontrar un periodista que opine, los periodistas de ahora cortan y pegan; explica Aoman.

Sobre cómo se vive en Europa la causa saharaui, Aoman explica que “los países europeos del norte son diferentes porque no están tras los intereses económicos entonces se han preocupado por los derechos humanos. En el parlamento europeo hay un gran problema: los países del sur como España o Francia nos hacen mucho daño apoyando a Marruecos. Los sectores empresarios aprietan al gobierno. Ahora están negociando el acuerdo de pesca para que la flota pesquera europea pesque en aguas marroquíes. Primero la flota europea no existe, es la flota pesquera española y algunos barcos portugueses. Presentan el acuerdo de pesca y no son aguas marroquíes son aguas saharauis y según la legalidad internacional no se puede pescar en aguas ocupadas y los países nórdicos hacen presión. Al conocer la voz saharaui se preguntan cómo pueden aceptar un acuerdo de pesca con un país que viola los derechos humanos. Pero ahora mientras el parlamento europeo dice que no se puede firmar, la comisión europea presenta y aprueba el proyecto y se lo pasan al parlamento europeo para que den el visto bueno y parece que lo van a firmar”. Este asunto de la pesca es un elemento que permite a Sahara Occidental ser nombrada en la prensa europea, pero poco se habla del muro instalado por Marruecos, que es el muro más largo del mundo.

La vía diplomática
El pueblo de Sahara Occidental ha tomado un camino por reclamar por sus legítimos derechos. Es desde el 16 de octubre de 1975 que la Corte Internacional de Justicia emitió una Opinión Consultiva que indica que llegó a la conclusión de que no existe ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sahara Occidental, por una parte, y el Reino de Marruecos o el complejo mauritano, por la otra. Por lo tanto, la Corte no comprobó que existieran vínculos jurídicos capaces de modificar la aplicación de la resolución 1514 (XV) en lo que se refiere a la descolonización del Sahara Occidental y, en particular, a la aplicación de la libre determinación mediante la expresión libre y auténtica de la voluntad de las poblaciones del territorio.


Por la vía diplomática, por ello la actuación del Frente POLISARIO como brazo político; se desarrolla en foros internacionales y en cuanto espacio le sea posible para llevar su voz, pero al no tomar el camino de la violencia no es noticia.
Sin recursos como el que pueda tener un estado soberano para llevar adelante su “soft-power”, el Frente POLISARIO busca una proximidad con América Latina y es seguramente el público internacionalista, motivado a conocer de las distintas cuestiones de la agenda política internacional, quien es más proclive a saber de qué se trata y qué sucede en Sahara Occidental. Siendo acertado, conocer del testimonio y escuchar la voz de los propios saharauis para tener una mirada más profunda de este conflicto “distante y olvidado” en los medios de comunicación masiva.

Desarrollo & Contenido
Ariel Zaiser – Relaciones Internacionales Universidad UADE
Martín Rafael López – Relaciones Internacionales UCALAP

Bachir Ahmed Aomar. Licenciado en Ciencias Económicas y Master en Relaciones Internacionales. Primer Secretario de la Embajada saharaui en Panamá; Secretario de la Representación del Frente POLISARIO en Yugoslavia y Delegado del Frente POLISARIO en Cataluña. Forma parte de la denominada “Generación de la Amistad”, conformada por poetas y escritores saharauis que desde el año 2005 asumieron el compromiso de escribir toda su obra en lengua castellana. Bachir reside en Las Palmas de Gran Canaria y allí desarrolla una amplia actividad solidaria y a favor de la diplomacia saharaui. Dirige el programa “Sáhara desde Canarias” en la radio Guiniguada; periódico Canariassocial.com y en el blog “Somos nadie” de Gran Canaria.

Pin It on Pinterest

Shares