Presentación del libro “Aportes del G20 al combate del Cambio Climático y su financiamiento”

Presentación del libro “Aportes del G20 al combate del Cambio Climático y su financiamiento”

Auspiciada por la Comisión Económica para América Latina CEPAL y la Fundación Konrad Adenauer KAS,  bajo su marco del Programa EKLA (Programa Regional de Seguridad Energética y Cambio Climático), se presentó en Buenos Aires el informe “Aportes del G20 al combate del cambio climático y su financiamiento”.
Se trata de un trabajo de investigación que fue coordinado por la especialista brasileña Heloísa Schneider y contó con la colaboración de tres co-autoras, una por cada por cada país latinoamericano integrante del G20: Kirstina Taboulchanas por Brasil, Virginia Scardamaglia por Argentina y Miroslava Barragán por México. Legisladores, asesores y funcionarios ministeriales, referentes académicos y especialistas asistieron a la presentación.
En un formato de conferencia que moderado por Samaniego Leyva, Director de la División Desarrollo Sostenible y Ambientes Humanos de la CEPAL, que se refirió principalmente al importante volumen de subsidios que los estados aun destinan al sostenimiento del precio de los combustibles fósiles (que calculó en 180.000 millones de dólares por año) y a la necesidad de comprensión y adaptación de bancos e instituciones financieras a las necesidades de financiamiento de la Economía Sustentable (que según su visión tiene el perfecto potencial para convertirse en la matriz de la economía mundial del Siglo XXI) y en una mejor comprensión por parte de estas instituciones del riesgo ambiental de los proyectos que normalmente financian.
Luego fue turno de la Dra. Heloísa Schneider, coordinadora del trabajo. En su exposición, la Dra. Schneider detalló los objetivos planteados en la investigación y los principales retos y dificultades que enfrenta el financiamiento de iniciativas para mitigar los efectos del cambio climático por parte del G20.

  • La propia naturaleza del G20: el G20 es un Foro de Alto Nivel integrado principalmente por Jefes de Estado, Ministros de Finanzas y Gobernadores de Banco Centrales, pero carente de un Secretariado y/o estructura administrativa que le dé continuidad a las iniciativas planteadas en su seno. La responsabilidad de la acción institucional termina recayendo en los Estados Miembros que ejercen la presidencia rotativa del Foro
  • Históricamente el foco de la iniciativa, en estas cuestiones, se colocaba en la Seguridad Energética y un abastecimiento ininterrumpido; más que en la necesidad de la promoción del Desarrollo Sustentable
  • Dificultad para la acción coordinada: en cuestiones tales como la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles no existen metas comunes para todos los miembros, e incluso inciden cuestiones de política doméstica al respecto, tal como la renuencia del Congreso de Estados Unidos a tratar el tema.

La exposición de la especialista brasileña Kristina Taboulchanas, quien se refirió a los progresos realizados por su país en el área: Un importante freno a la deforestación, el programa de agricultura centrado en bajas emisiones de carbono, ambiciosas metas en la reducción de emisiones contaminantes (Consagradas por la legislación) y la creación de un mercado de bonos de emisión de carbono.
Por otra parte, la Mg. Virginia Scardamaglia, detalló las acciones que está llevando la República Argentina. Se destaca la creación de un gabinete interministerial para el estudio del cambio climático, quien se abocó a la revisión de las necesidades de financiamiento y la revisión de la contribución gubernamental a los programas. Como resultado se definieron dos criterios de objetivos, a la hora de asignar financiamiento:

  • Metas incondicionales, que deben ser cumplidas con fondos propios
  • Metas condicionales, sujetas a financiamiento específico.

Entre los desafíos presentes, la especialista destacó que nuestro país necesita arribar a una definición de lo que entiende por “financiamiento climático”. Adicionalmente, la inminente asunción de la presidencia del G20 por parte de nuestro país lo encontrará en un contexto difícil: la manifiesta intención estadounidense de retirarse del Acuerdo de París, firmado y ratificado bajo la Administración Obama. Es el único miembro del G20 con esa intención, y contener a Estados Unidos dentro del esquema del Tratado será un desafío relevante para el Foro en general y para nuestro país en particular.


Por su parte, Miroslava Barragán, docente del Posgrado de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien se refirió a la situación del financiamiento verde en el país centroamericano. Pese a la buena aceptación de la emisión de “bonos verdes” (Unos 2600 millones de dólares) y de una cantidad similar financiada por organismos externos de crédito y la banca local (En proporción de 2/3 y 1/3, respectivamente) los objetivos trazados como “metas condicionales” para México suman 170.000 millones de dólares para el periodo 2015/2030. Si bien, como acotó Samaniego Leyva, esta cantidad equivale prácticamente al dinero anual recibido por la industria de los combustibles fósiles en concepto de subsidios, México encuentra algunas dificultades para acceder a tan grande monto de dinero. Por lo pronto, el dinero captado se ha destinado a proyectos de transporte sustentable, generación de energía eólica, provisión de agua corriente y obras de saneamiento y un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México.
La clausura del evento correspondió al Sr. Samaniego Leyva, quien aprovechó para destacar la necesidad de reorientar el flujo de subsidios hacia las personas que los necesiten para acceder a bienes y servicios, más que a la producción de esos bienes y servicios para sostener artificialmente sus precios. Afirmó que sobre este esquema se basó la economía del siglo XX, centrada en los combustibles fósiles como iniciadores del circuito productivo y económico mundial, y que la economía del Siglo XXI debe tener un orientación similar pero hacia fuentes de energía sustentables. Finalmente tomó la palabra Christian Hübner, director del programa EKLA de la Fundación Konrad Adenauer, quien agradeció la presencia del público y habilitó una ronda de consultas a los presentes, quienes enriquecieron la jornada con sus observaciones.

Por Martín Pizzi
Relaciones Internacionales UCASAL

Acceso a la descarga gratuita el libro “Aportes del G20 al combate del cambio climático y su financiamiento

Margaret Wachenfeld en Argentina, reflexiones sobre empresas y derechos humanos

Margaret Wachenfeld en Argentina, reflexiones sobre empresas y derechos humanos

Empresas y su contribución a los derechos humanos: una tendencia que está en alza representada en el Índice Corporativo de los Derechos Humanos (ICDH). Este Índice es una colaboración única a nivel global dirigida por inversionistas y organizaciones de la sociedad civil, dedicadas a crear el primer punto de referencia abierto y público del desempeño de los derechos humanos a nivel corporativo. Sobre este escenario los Estados buscan cómo adaptar la información que provee el ICDH para planificar sus políticas de desarrollo.
Con el propósito de transmitir el conocimiento, impacto y posibilidades que ofrece el ICDH para América Latina, Equilibrium Global convocó a la Dr. Margaret Wachenfeld para debatir estos asuntos en un meeting de mesa redonda realizado en la Escuela de Posgrado del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires. Margaret Wachenfeld es una figura más que representativa, ya que es miembro del Comité Directivo del ICH y Senior Research Fellow en Institute for Human Rights and Business (IHRB). La experta viajó a la Argentina para disertar en el Congreso sobre Financiamiento Sostenible en América Latina y el Caribe que organizó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente-Iniciativa Financiera durante el 5 y 6 de septiembre en la Ciudad de Buenos Aires.
Para Equilibrium Global es muy importante que este tipo de iniciativas del orden mundial se den a conocer en esta parte del continente, y sobre todo sensibilizar a nivel de instituciones, academia y sector empresarial sobre la necesidad de generar políticas y buenas prácticas alrededor del tema de los derechos humanos y la debida diligencia. En nuestra región podemos comentar que Colombia ya trabaja el tema desde la gestión del Centro Regional de Empresas y Emprendimientos Responsables CREER-IHRB.

Debatiendo sobre Derechos Humanos y Empresas en América Latina
La Dra. Wachenfeld trabaja desde hace más de 25 años en el rol de empresas privadas y corporaciones en la protección de los Derechos Humanos. Un tema que en América Latina aún no pareciera preocupar en la agenda de los mandatarios, pero no por ello deja de ser un factor que merezca atención.
A nivel mundial estas cuestiones tienen un impacto de gran índole. Entre sus promotores más destacados se encuentra el ex Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Esto representa un paso adelante en la evolución de los deberes que deben asumir las compañías privadas en el marco de la denominada Responsabilidad Social Empresaria.
La experta no dejó de remarcar que es innegable la centralidad de las grandes empresas en la vida cotidiana del mundo de hoy. Las mismas tienen un rol central en la protección de los Derechos Humanos. En tanto generadoras de riqueza, valor agregado y empleo, no podría concebirse la vida moderna sin su presencia y accionar.
Sin embargo, la tarea cotidiana de estas grandes empresas no debe estar exenta de prácticas amigables con el medio ambiente, respetar a sus trabajadores y a las sociedades en las que desarrollan su actividad, ya es con las que interactúan a diario. Es aquí el desafío de equilibrar los negocios con estos factores para contribuir a la cuestión humanitaria. Hay mucho por hacer y las ONGs juegan un papel clave en ello.

Esta noble meta se alcanza, según explicó la Dra. Wachenfeld, a través de un modelo sostenido por tres pilares: la protección de los Derechos asegurados y garantizados por las leyes y los tratados internacionales; la responsabilidad en la tarea diaria para garantizar el respeto de esos Derechos; y que todo el plan de negocios y operaciones de las empresas garantice la seguridad del entorno de trabajo para todos los involucrados.
La seguridad laboral, la protección medioambiental y el respeto al modo de vida tradicional de comunidades aborígenes se hallan entre las cuestiones más urgentes de las que se ocupa la agenda latinoamericana, y a la que más énfasis se le dedica. Esto es particularmente relevante para empresas de naturaleza extractiva y de fuerte impacto en las zonas donde desarrollan sus actividades: tales como mineras o petroleras. Esta agenda tiene un importante componente ético: su objetivo es hacer que las empresas antepongan el respeto por los Derechos Humanos, la protección de la vida humana y del medioambiente a la obtención de ganancias económicas.
En una charla distendida la investigadora y ex asesora de UNICEF, Dra. Margaret Wachenfeld, destacó algunas de las tantas acciones necesarias para el cumplimiento de esos pilares: la necesidad de adecuadas campañas comunicacionales. Una cuestión que globalización y las nuevas tecnologías hacen que sea trascendental.
Sin embargo, “las campañas comunicacionales no deben quedar solamente en el marketing del consumo responsable, deben ser útiles para incrementar la conciencia de ciudadanos, gobiernos y otras empresas en estas cuestiones, difundiendo cuestiones relevantes y contribuyendo a elevar el nivel de educación y formación de toda la sociedad”, concluyó la experta.
La globalización y el auge de las comunicaciones juegan un rol importante para la difusión de los objetivos de la agenda, pues esta difusión es correspondida por la educación y el incremento de las expectativas de Gobiernos y ciudadanos. En efecto, la elevación de estándares y como resultado final una mejor interacción entre todos los actores de la sociedad.
El rol de las empresas en la protección de los Derechos Humanos está ocupando atención en diferentes espacios de debate de la ONU, donde grupos de expertos están buscando la forma de contribuir con elementos para que los Estados incorporen mejores prácticas para responder a estos retos. Los Estados están ajustando sus estrategias para implementar estas prácticas políticas que persiguen objetivos de sostenibilidad, y que deben establecerse a estándares internacionales.
Desde Equilibrium Global, como espacio de reflexión, contribuimos en la visibilidad de estos temas, a los fines de poder acercarlos a la comunidad académica y ONGs locales. Aún está pendiente una mayor conexión en los organismos estatales sobre estos asuntos, por ello es vital que desde el ámbito académico se dé a conocer de estas tendencias. De allí, nuestra motivación de debatir con una voz calificada a escala global la agenda latinoamericana sobre los derechos humanos y empresas.

Por Lic. Vanina Soledad Fattori
Analista Internacional. Directora Equilibrium Global

Par más información: https://www.corporatebenchmark.org/ 

Pin It on Pinterest

Shares