Presentación del libro “Aportes del G20 al combate del Cambio Climático y su financiamiento”

Presentación del libro “Aportes del G20 al combate del Cambio Climático y su financiamiento”

Auspiciada por la Comisión Económica para América Latina CEPAL y la Fundación Konrad Adenauer KAS,  bajo su marco del Programa EKLA (Programa Regional de Seguridad Energética y Cambio Climático), se presentó en Buenos Aires el informe “Aportes del G20 al combate del cambio climático y su financiamiento”.
Se trata de un trabajo de investigación que fue coordinado por la especialista brasileña Heloísa Schneider y contó con la colaboración de tres co-autoras, una por cada por cada país latinoamericano integrante del G20: Kirstina Taboulchanas por Brasil, Virginia Scardamaglia por Argentina y Miroslava Barragán por México. Legisladores, asesores y funcionarios ministeriales, referentes académicos y especialistas asistieron a la presentación.
En un formato de conferencia que moderado por Samaniego Leyva, Director de la División Desarrollo Sostenible y Ambientes Humanos de la CEPAL, que se refirió principalmente al importante volumen de subsidios que los estados aun destinan al sostenimiento del precio de los combustibles fósiles (que calculó en 180.000 millones de dólares por año) y a la necesidad de comprensión y adaptación de bancos e instituciones financieras a las necesidades de financiamiento de la Economía Sustentable (que según su visión tiene el perfecto potencial para convertirse en la matriz de la economía mundial del Siglo XXI) y en una mejor comprensión por parte de estas instituciones del riesgo ambiental de los proyectos que normalmente financian.
Luego fue turno de la Dra. Heloísa Schneider, coordinadora del trabajo. En su exposición, la Dra. Schneider detalló los objetivos planteados en la investigación y los principales retos y dificultades que enfrenta el financiamiento de iniciativas para mitigar los efectos del cambio climático por parte del G20.

  • La propia naturaleza del G20: el G20 es un Foro de Alto Nivel integrado principalmente por Jefes de Estado, Ministros de Finanzas y Gobernadores de Banco Centrales, pero carente de un Secretariado y/o estructura administrativa que le dé continuidad a las iniciativas planteadas en su seno. La responsabilidad de la acción institucional termina recayendo en los Estados Miembros que ejercen la presidencia rotativa del Foro
  • Históricamente el foco de la iniciativa, en estas cuestiones, se colocaba en la Seguridad Energética y un abastecimiento ininterrumpido; más que en la necesidad de la promoción del Desarrollo Sustentable
  • Dificultad para la acción coordinada: en cuestiones tales como la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles no existen metas comunes para todos los miembros, e incluso inciden cuestiones de política doméstica al respecto, tal como la renuencia del Congreso de Estados Unidos a tratar el tema.

La exposición de la especialista brasileña Kristina Taboulchanas, quien se refirió a los progresos realizados por su país en el área: Un importante freno a la deforestación, el programa de agricultura centrado en bajas emisiones de carbono, ambiciosas metas en la reducción de emisiones contaminantes (Consagradas por la legislación) y la creación de un mercado de bonos de emisión de carbono.
Por otra parte, la Mg. Virginia Scardamaglia, detalló las acciones que está llevando la República Argentina. Se destaca la creación de un gabinete interministerial para el estudio del cambio climático, quien se abocó a la revisión de las necesidades de financiamiento y la revisión de la contribución gubernamental a los programas. Como resultado se definieron dos criterios de objetivos, a la hora de asignar financiamiento:

  • Metas incondicionales, que deben ser cumplidas con fondos propios
  • Metas condicionales, sujetas a financiamiento específico.

Entre los desafíos presentes, la especialista destacó que nuestro país necesita arribar a una definición de lo que entiende por “financiamiento climático”. Adicionalmente, la inminente asunción de la presidencia del G20 por parte de nuestro país lo encontrará en un contexto difícil: la manifiesta intención estadounidense de retirarse del Acuerdo de París, firmado y ratificado bajo la Administración Obama. Es el único miembro del G20 con esa intención, y contener a Estados Unidos dentro del esquema del Tratado será un desafío relevante para el Foro en general y para nuestro país en particular.


Por su parte, Miroslava Barragán, docente del Posgrado de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien se refirió a la situación del financiamiento verde en el país centroamericano. Pese a la buena aceptación de la emisión de “bonos verdes” (Unos 2600 millones de dólares) y de una cantidad similar financiada por organismos externos de crédito y la banca local (En proporción de 2/3 y 1/3, respectivamente) los objetivos trazados como “metas condicionales” para México suman 170.000 millones de dólares para el periodo 2015/2030. Si bien, como acotó Samaniego Leyva, esta cantidad equivale prácticamente al dinero anual recibido por la industria de los combustibles fósiles en concepto de subsidios, México encuentra algunas dificultades para acceder a tan grande monto de dinero. Por lo pronto, el dinero captado se ha destinado a proyectos de transporte sustentable, generación de energía eólica, provisión de agua corriente y obras de saneamiento y un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México.
La clausura del evento correspondió al Sr. Samaniego Leyva, quien aprovechó para destacar la necesidad de reorientar el flujo de subsidios hacia las personas que los necesiten para acceder a bienes y servicios, más que a la producción de esos bienes y servicios para sostener artificialmente sus precios. Afirmó que sobre este esquema se basó la economía del siglo XX, centrada en los combustibles fósiles como iniciadores del circuito productivo y económico mundial, y que la economía del Siglo XXI debe tener un orientación similar pero hacia fuentes de energía sustentables. Finalmente tomó la palabra Christian Hübner, director del programa EKLA de la Fundación Konrad Adenauer, quien agradeció la presencia del público y habilitó una ronda de consultas a los presentes, quienes enriquecieron la jornada con sus observaciones.

Por Martín Pizzi
Relaciones Internacionales UCASAL

Acceso a la descarga gratuita el libro “Aportes del G20 al combate del cambio climático y su financiamiento

Creando oportunidades para América Latina

Creando oportunidades para América Latina

Se decía que luego del hostigamiento que #DonaldTrump planteó contra su vecino del sur, durante su campaña y ya sentado en la Casa Blanca contra, México debía mirar hacia América Latina desde otra perspectiva. Eso, parece estar ocurriendo. Se inician las #IIRondadeNegociaciones en la Cancillería Argentina. Los expertos Dra Constanza Mazzina (Argentina) y Mg. Juan José Sainz de la Maza (México) explican el contexto que define en forma categórica una realidad: es tiempo de oportunidades en América Latina.

Mientras en Argentina se debatía acerca de un paro nacional de labores y sus alcances o limitaciones, cerca, muy cerca, otra Argentina empezaba a abrirse al mundo. El World Economic Forum on Latin America tuvo lugar a la sombra de los vaivenes argentinos cotidianos, con menos prensa que las manifestaciones, pero con resultados de largo plazo. Más de 1,200 líderes del mundo, entre cancilleres, ministros y empresarios, concurrieron al evento. Éste puede ser entendido como la antesala de la reunión del G20, mesa privilegiada donde se sientan en común países desarrollados y emergentes, que tendrá lugar el año próximo, también en Argentina.
En este marco, la agenda de la política exterior argentina se acelera. El tiempo de Argentina parece estar marcado por el ritmo que sus nuevos socios le reclaman y que sus propias necesidades internas le imponen.
En todos los casos, esto constituye una oportunidad para Argentina y para la región. Si Argentina concreta el apoyo de los dos grandes de América Latina, Brasil y México, tiene la gran chance de ser la vocera de una región a la deriva, pero también de afianzar una agenda propia para el beneficio de una Latinoamérica que siempre buscó y priorizó interlocutores y socios externos.
Los tres socios forman parte del G20, y ya han comenzado las reuniones trilaterales para fijar la agenda y delinear posibilidades y puntos de encuentro. Argentina delegó en los primeros años del siglo XXI el liderazgo subregional al Brasil de Lula da Silva. Luego del impeachment a su sucesora, Dilma Rousseff, Brasil se debate en una larga agonía jaqueado por la corrupción que le impide ejercer el liderazgo que tuvo en los últimos años. Por su parte, México se vinculó estrechamente con los Estados Unidos desde la firma del TLCAN a inicios de los años noventa, sin embargo, esa relación especial parece quedar en entredicho en las vicisitudes políticas del Presidente Donald Trump. En aquella época, Argentina veía en la Venezuela de Chávez un socio y un amigo, pero dejaba de lado a otros socios cercanos, y posiblemente más confiables que el proyecto bolivariano, como Chile o Uruguay.  Hoy los tres grandes del continente tienen un llamado para unirse, como nunca antes.   El destino parece inexorable.
Con una agenda marcada por los jaques a la democracia y la amplísima brecha entre ricos y pobres, la región es el lugar en el mundo donde se combina la más grande brecha con la aceptación a las reglas de juego democráticas. Esto constituye un enorme desafío para todos y, un país como Argentina, tiene la inmensa oportunidad, pero también la responsabilidad de forjar una región capaz de consolidar la democracia y reducir las inequidades.

Dra Constanza Mazzina
Doctora en Ciencia Política. Docente en grado y postgrado. Investigadora  

Mg. Juan José Sainz de la Maza
Licenciado en Estudios del Desarrollo Internacional por la Universidad de California (UCLA) y Master en Administración de Empresas No Lucrativas por la Universidad de San Diego (USD), candidato a Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Belgrano en Argentina.

Pin It on Pinterest

Shares