Sobre el Índice Corporativo de los Derechos Humanos

Sobre el Índice Corporativo de los Derechos Humanos

Discusión del ICDH en Argentina
Se trata de una tendencia, los Estados están buscando cómo adaptar esta la información que provee este índice para planificar sus políticas de desarrollo. El ICDH (Índice Corporativo de los Derechos Humanos) es una colaboración única a nivel global dirigida por inversionistas y organizaciones de la sociedad civil, dedicadas a crear el primer punto de referencia abierto y público del desempeño de los derechos humanos a nivel corporativo.
Es por ello que para poder conocer más sobre el impacto y posibilidades que ofrece el ICDH en el plano latinoamericano, así como discutir sobre la coyuntura actual del tema de Empresas y Derechos Humanos, Equilibrium Global coordinará una disertación con la Doctora Margaret Wachenfeld, jefe de investigación y asuntos legales del Instituto de Empresas y Derechos Humanos (Institute for Human Rights and Business IHRB), y miembro del Comité Directivo del  ICDH. En oportunidad de la visita de esta experta para el foro de alto nivel que se llevará a cabo en Buenos Aires sobre financiamiento sostenible en América Latina y el Caribe que impulsa el “Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente & Iniciativa Financiera” (UNEP-FINANCE INICIATIVA).
Para Equilibrium Global es muy importante que este tipo de iniciativas del orden mundial se den a conocer en esta parte del continente, y sobre todo generar sensibilización a nivel de instituciones, academia y sector empresarial sobre la necesidad de generar políticas y buenas prácticas alrededor del tema de los derechos humanos y la debida diligencia.

Para conocer los resultados del ICDH del año 2017, dar click aquí: https://www.corporatebenchmark.org/

¿De qué se trata el IDCH?
Es una herramienta que provee información a los Estados para diseñar sus políticas de forma sostenible, que contribuye al desarrollo social y económico en el mundo con una perspectiva a multinivel, porque es vital para prevenir los impactos negativos sobre los trabajadores, las comunidades y los consumidores representa uno de los desafíos más apremiantes que enfrentan las empresas en el mercado globalizado actual. Por ello, el INDICE CORPORATIVO DE DERECHOS HUMANOSICDH (o CHRB por sus siglas en inglés) busca aprovechar la naturaleza competitiva del mercado como un poderoso motor de cambio para afrontar este desafío, de modo que las empresas puedan crear empleos y asegurar medios de vida, proporcionar productos y servicios, apoyar el desarrollo de la comunidad y proporcionar ingresos fiscales para que el Estado invierta en el bienestar de su gente.
Este es un asunto que está ocupando atención en diferentes espacios de debate de la ONU, donde grupos de expertos están buscando la forma de contribuir con elementos para que los Estados incorporen mejores prácticas para responder a estos retos.
Sin embargo, sin un sólido compromiso con los derechos humanos y la implementación de la debida diligencia, los empleos pueden ser precarios, los salarios vinculados a condiciones de pobreza, el medio ambiente vulnerado y los individuos pueden ser sometidos a formas modernas de esclavitud (entre otros aspectos).
Es por lo anterior que el Índice Corporativo de Derechos Humanos ofrece la posibilidad de tener un marco comparativo año a año (ver informe 2017) de las compañías más grandes del planeta, analizando las políticas, procesos y prácticas que tienen para sistematizar su enfoque de derechos humanos y la manera cómo responden a las acusaciones y/o reclamos frente a sus actuaciones.
El ICDH representa por tanto un bien público para todas las partes interesadas, y su objetivo final se alcanzará de forma incremental en la medida que se añadan nuevas industrias y empresas a lo largo del tiempo.

Por Dr. Germán Zarama
Investigador del IHRB. Colaborador Equilibrium Global
german.zarama@ihrb.org Twitter: @germanzarama

Entrevista Fernando Lorenzo, Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina.

Entrevista Fernando Lorenzo, Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina.

Muchos elementos, que van desde los fenómenos sociales a la evolución tecnológica, nos permiten argumentar que sin dudas, son tiempos del empoderamiento del ciudadano en el campo de las relaciones internacionales. Como nunca antes en la historia, la gente está conectada. Hoy, el ciudadano tiene poder y lo sabe, poder de cambiar la realidad e interactuar. Pero cuando se trata de la política exterior, ¿cómo se concreta esto? Debemos acudir a los espacios constituidos desde el sector público y por ello entrevistamos a quien está al frente del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina desde enero del 2016, a su Director, Fernando Lorenzo; quien comienza contando el origen de éste órgano. “El Consejo Consultivo de la Sociedad Civil fue creado en el 2003. En el mundo, hace años que se experimentaron nuevas prácticas de políticas públicas buscando incorporar a diferentes actores, entre ellos, la sociedad civil; puedo citar como evento representativo que produjo un importante impulso el “Orsamento Participativo” (modelo de presupuesto participativo) de Porto Alegre, en Brasil. En Estados Unidos, el vice-presidente Al Gore con su esquema de “policy construction”, que inspiró a muchos otros Estados a replicar un esquema de participación de la sociedad civil. Todo esto empezó a generar la participación de la sociedad civil en el debate de las políticas públicas, de modo que las decisiones que emprende el sector público se legitimizan desde la base y desde allí se construye el diseño legislativo y de gestión del Estado. De modo que el Consejo Consultivo de la Cancillería Argentina se ve impulsado por envión, y en su caso orientado a las políticas públicas de las relaciones exteriores. Como proceso experimental fue exitoso, formaron parte 2500 organizaciones; desde mi gestión se han impulsado nuevas comisiones como RSE, gobierno abierto, transparencia y lucha contra la corrupción. Buscamos que los compromisos internacionales luego puedan bregarse de manera interna, haciendo que desde la cúpula política los resultados se efectivicen para los ciudadanos.”

El Consejo se constituye como un órgano convocante y de consulta de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, académicos y referentes sociales, pero, aun así, gran parte de esa sociedad no conoce las labores del mismo. En tal sentido es útil poner un ejemplo que nos contó el Director. Un diplomático argentino que tiene que negociar por ejemplo un tratado de derechos humanos, primero pide las consultas a las comisiones que están a cargo de esa temática, se socializa la información que se va a negociar y en ese proceso de dar a conocer la situación, la sociedad civil propone determinados cambios o sugiere propuestas que son tenidas en cuenta por la misión diplomática encargada de la negociación.
Lorenzo, Magister en Políticas Públicas y Gerenciamiento en Desarrollo de Universidad de San Martin explica que “hace poco tiempo vivimos un caso que representa la dinámica que queremos darle al Consejo. Se está negociando compromisos a nivel ambiental en el COP22, la negociadora argentina de la Comisión de Asuntos Ambientales llamó al Consejo Consultivo avisando de su labor allí, solicitando socializar la información con el grupo a cargo. Se estableció una instancia de diálogo, donde los académicos allí presentes hicieron algunas críticas sobre algunos párrafos que había que cambiar sobre el documento que se va presentar. Las mismas fueron bien recibidas.”
Hablamos de un organismo que conecta lo domestico con lo internacional y allí el rol de las instituciones mundiales son importantes. La entidad en cuestión tiene una agenda con todos aquellos que tienen adaptada la participación de la sociedad civil. En una amena y clara explicación, Lorenzo contó la relevancia de mantener y seguir creciendo el nexo con el Mercosur mediante su Cumbre Social, también, UNASUR con su Foro de participación ciudadana y del mismo con la OEA y ONU. “Estuve hace poco en Ginebra representando al Consejo y lo tomaron como ejemplo en participación de la sociedad en Argentina”.
Hacemos referencia a una labor donde el empoderamietno del ciudadano se evidencia con su participación generando efectos notables, pero ello tampoco podría realizarse sin la participación de las ONG. Un asunto del que el Director agregó: “No sólo las ONG, también, los académicos referentes sociales, asociaciones civiles, son influyentes. En el Consejo participan actores que son sujetos con personaría jurídica,académicos y referentes sociales. La conformación de estos actores y su participación son muy importantes porque por lo general son desinteresados y apartidarios. Esto nos permite salirnos de las pujas ideológicas.”
Sin embargo, no debemos olvidar que el Consejo Consultivo es un organismo de la Cancillería, pero ante la inquietud de cómo se coordinan las agendas de ambos, Lorenzo, que es licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Kenedy, sostiene que “el trabajo es recepcionar las demandas y no imponer una demanda determinada. Tratamos de trabajar en la sociedad civil para la sociedad civil. Aunque tenemos autonomía trabajamos sobre una agenda común. Por ejemplo, cuando hay una reunión específica, convoco a la Comisión encargada de la temática pidiendo opiniones sobre la cuestión. Cuando la opinión de la sociedad civil no sea a favor de lo que esté negociando la Argentina, hay una instancia de diálogo de la sociedad con los presidentes o ministros de la reunión.”

Conversando y debatiendo sobre estas cuestiones, del rol del ciudadano, de la participación de lo doméstico en la agenda mundial, pueden concluir en el concepto de la Diplomacia Pública, que Lorenzo define como un todo que engloba todos los puntos expresados en esta nota. “La diferencia con la Diplomacia civil es que la Pública es más referente a nexo de los municipios o provincias con el mundo. Lo que se está cristalizando mediante un proyecto que surge desde nuestro Consejo es establecer una coordinación de la Diplomacia civil con la Pública. Hay misiones municipales, provinciales, nacionales, a veces convergen en un mismo lugar sin coordinación, de hecho, también hay misiones de la sociedad civil. Por eso la necesidad de coordinar.”
La diplomacia en el siglo XXI sufre transformaciones desde la evolución tecnológica y tiene complejidades en diferentes campos de acción, desde la diplomacia corporativa a la cultural, en tiempos donde cada vez más actores desean participar del ejercicio de la diplomacia y conectar sus intereses al mundo. Pero la diplomacia que involucra a la sociedad civil sin dudas que seguirá siendo uno de los elementos más relevantes para la política exterior de un país. El Director del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina nos contó detalles de las decenas de comisiones de trabajo que son parte de este órgano, y cómo es la dinámica que llevan mensualmente o tener una continuidad de años siguiendo cada una su propia agenda de forma independiente. Desde el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil, muchas políticas han tenido impacto, pese a que no trasciende en la prensa o no pasa a ser noticia la labor de meses de trabajo para concretar una gestión; como ejemplo pueden saberse las actividades de las ONGs que tienen objetivos por la cuestión del cambio climático, donde su voz es muy relevante para la decisión de los políticos cuando Argentina tiene que llevar su posición al mundo.
Desde cuestiones como el deporte, la salud, la cultura o el comercio; diferentes temáticas son abordadas en el seno del Consejo Consultivo, con plena libertad para las ONGs participantes; y frente a los desafíos de la inserción de Argentina en el mundo, estas iniciativas cobran más relevancia por cuanto sin dudas, deben conocerse y multiplicarse.

Por Martín Rodríguez Osses
Relaciones Internacionales Universidad del Salvador

 

Pin It on Pinterest

Shares