“Tu índice para una vida mejor”

“Tu índice para una vida mejor”

Producto de la crisis económica que afectó principalmente a varios países del viejo continente, la caída del estado de bienestar para muchos ciudadanos en Europa es medible desde varios factores, es innegable cuando se observan las tasas de desempleo y otros indicadores. Desde “Equilibrium Global” procuramos dar atención a muchas de las iniciativas que tienen que ver con el desarrollo de la “gobernanza” o como se interpreta este concepto: “buenas prácticas de gobierno”. Muchas veces, este debate está centrado en expertos o en quienes analizan las políticas sociales de los Estados, pero pocas de estas iniciativas llegan a tener visibilidad mediática.
Compartimos un interesante informe publicado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que nos ofrece ciertas impresiones sobre los factores que miden el bienestar en las personas. Puesto que el “bienestar” puede ser interpretado por múltiples variables, la OCDE se ha centrado en medir los resultados desiguales de bienestar entre los diferentes grupos de la sociedad.
Los resultados del trabajo titulado How´s life? muestran cómo ciertos factores comparativos de bienestar pueden ayudar a mejorar  las agendas políticas de los países respecto a el bienestar de las personas.
En los últimos 20 años los países de la OCDE han hecho considerables progresos en muchas áreas de bienestar, sin embargo esta tendencia no se traduce en el mantenimiento de puestos de trabajo, y aún más importante, esconde una gran diversidad de patrones entre y dentro de los países. Se observa que los países con mayores ingresos tienen más dificultades para encontrar un balance entre el bienestar y la vida laboral. También se observa una relación entre las personas con menos ingresos y ser menos saludable, además de una menor participación en la comunidad, por lo que experimentan menor bienestar en la vida.

El bienestar y la crisis financiera global
La crisis ha tenido grandes implicaciones para el bienestar económico de los hogares, como el aumento del desempleo, la incidencia de trabajo temporal, trabajo a tiempo parcial involuntario, la inseguridad económica y la pobreza. La satisfacción con la vida y la confianza en las instituciones se redujo sustancialmente en aquellos países afectados por la crisis, mientras las personas aumentaron su nivel de stress.Empleo-
Sin embargo no hubo mayor cambio en los niveles de salud de las personas, puesto que los efectos de la crisis serán visibles en el largo plazo, como problemas de salud o afectaran a segmentos específicos de la sociedad, permaneciendo invisible para las estadísticas nacionales. Sin embargo, también es posible que algunas de las consecuencias a corto plazo de la crisis no están adecuadamente reflejadas en las herramientas de medición existentes. Se subraya la necesidad de indicadores más oportunos y específicos que puedan seguir los movimientos del corto plazo en el bienestar ya que son fundamentales para informar sobre las políticas a seguir durante y después de la crisis.

Crecimiento no es igual a bienestar
Al igual que el informe de la OCDE, un nuevo paradigma económico plantea que el ingreso per cápita no es suficiente para medir el bienestar de las naciones.
Chile por ejemplo tiene un ingreso per cápita de 15 mil 400 dólares – uno de los más altos de Latinoamérica– sin embargo, es uno de los países que tiene la peor distribución del mismo, en donde el 10 por ciento más rico, concentra un 40 por ciento de los ingresos nacionales, versus un 0,9 del 10 por ciento más pobre. Al respecto la OCDE ha advertido a Chile sobre la necesidad de mejorar los niveles de negociación colectiva y mejorar sustantivamente el salario mínimo.
Actualmente Chile tiene una baja calificación en muchos temas en comparación con la mayoría de los países en el Índice para una Vida Mejor. En general, los chilenos están menos satisfechos con su vida que el promedio de la OCDE. El 77% de las personas dicen tener más experiencias positivas en un día normal (sentimientos de paz, satisfacción por sus logros, gozo, etc.) que negativas (dolor, preocupación, tristeza, aburrimiento, etc.). Esta cifra es menor que el promedio de la OCDE de 80%.

Muchas complejidades afectan las decisiones para el sector público, hacer un equilibrio entre todas las variables requiere de un gran liderazgo y muchos países han materializado importantes logros y por ello, son admirados y reconocidos en el mundo.
El desafío de mejorar la “gobernanza” pone al gobierno como uno de los actores principales en esta tarea de brindar lo que conocemos como “estado de bienestar” y entre las claves para avanzar en este sentido los expertos suelen citar los siguientes puntos: transparencia, eficacia, equidad, legalidad-legitimidad pero también hay un punto insustituible y de generalizado uso: participación. Desde el uso inteligente de las herramientas tecnológicas la OCDE brinda un elemento de interacción para el ciudadano, se trata del acceso a la iniciativa “Tu índice para una vida mejor”: http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/

Desarrollo & Contenido
Eric Paredes – Relaciones Internacionales Universidad de Palermo

A pesar de los billones gastados, la pobreza ganó

A pesar de los billones gastados, la pobreza ganó

Compartimos recurso desde el influyente think-tank CATO INSTITUTE  para conocer las reflexiones del investigador Michael Tanner sobre las fórmulas que se utilizan para lucha contra la pobreza en Estados Unidos. El experto nos cuenta en este artículo publicado en “Fox News”, los billones destinados desde hace décadas no han dado resultado y pone en observación el esquema de gobernanza planteando un “cambio” en las prácticas que se ejecutan en la lucha contra la pobreza. Un tema, que no frecuentemente vemos en los medios de comunicación masiva, Ariel Zaiser nos acerca la adaptación para que podamos leer en nuestro idioma sobre este tema tan oculto en la sociedad estadounidense.

Hoy hace cincuenta años, el presidente Lyndon Johnson pronunció su primera dirección del Estado de la Unión, con la promesa de una “lucha incondicional contra la pobreza en los Estados Unidos.” En cuanto a los restos que han quedado, no es difícil llegar a la conclusión de que la pobreza ganó.
Si estamos perdiendo la guerra contra la pobreza, desde luego, no es por falta de esfuerzo.
En 2012, el gobierno federal gastó $ 668 mil millones para financiar 126 diferentes programas contra la pobreza. Los gobiernos estatales y locales sumaron otros $ 284 mil millones, elevando el gasto total de lucha contra la pobreza a cerca de $ 1 billón. Eso equivale a 20.610 dólares por cada persona pobre en Estados Unidos, o 61.830 dólares por cada familia pobre de tres.
El gasto en los principales programas de lucha contra la pobreza se incrementó en 2013, elevando aún más el total.
Durante los últimos 50 años, el gobierno gastó más de $ 16 billones de dólares para combatir la pobreza.
Aún hoy, el 15 por ciento de los estadounidenses vive en la pobreza. Eso es apenas mejor que el 19 por ciento que vivia en la pobreza en el momento del discurso de Johnson. Casi el 22 por ciento de los niños viven en estado de pobreza. En 1964, era el 23 por ciento.
¿Cómo podríamos haber gastado tanto y logrado tan poco?
No es sólo una cuestión de ineficiencia de la burocracia gubernamental, a pesar de la multiplicidad de programas y jurisdicciones superpuestas seguramente significa que hay una falta de rendición de cuentas dentro del sistema. Más bien, todo el concepto detrás de cómo combatimos la pobreza es erróneo.
La gran mayoría de los programas actuales se centran en hacer que la pobreza sea más cómoda – dar a los pobres más comida, mejor vivienda, atención de salud, etc – en lugar de darle a la gente las herramientas que les ayuden a salir de la pobreza. Como resultado, solo hemos tenido éxito en la reducción de las peores privaciones de la pobreza. Pocos estadounidenses viven sin las necesidades básicas de la vida, sin embargo, se encuentran aún en estado de pobreza. Por otra parte, también sus hijos son propensos a ser pobres.
Nuestro objetivo no debe ser una sociedad donde la gente luche contra la pobreza a lo largo del tiempo, dependiendo de los gobiernos que apenas otorgan lo suficiente para sobrevivir, sino una sociedad en la que tengamos el menor número posible de personas en estado de pobreza, y en el que cada estadounidense pueda alcanzar su pleno potencial.
Tendría sentido entonces, cambiar nuestros esfuerzos de lucha contra la pobreza de los programas gubernamentales que simplemente proporcionan el dinero o los bienes y servicios a los que viven en la pobreza, a los esfuerzos por crear las condiciones e incentivos que logren que sea más fácil que las personas puedan salir de la pobreza.
¿Y cuál debería ser esa política? De hecho, tenemos una idea bastante sólida de las claves para salir y/o permanecer fuera de la pobreza: ( 1 ) terminar la escuela, (2 ) no quedar embarazada fuera del matrimonio, y ( 3 ) conseguir un trabajo, cualquier trabajo, y permanecer en él.
Una lucha efectiva contra la pobreza, por lo tanto, sería reformar el fallido sistema escolar del gobierno, para fomentar la competencia y la elección. Las probabilidades de terminar en la pobreza son tres veces y media más para los que no completan sus estudios de escuela secundaria que para aquellos que los terminan, mientras que en los casos de graduados universitarios solo unos pocos son pobres durante un periodo prolongado de tiempo.
Esto no significa gastar más dinero en escuelas que fracasan – sabemos que no hay correlación entre los gastos en educación y los logros. Más bien, significa poner los intereses de los niños por sobre los de los sindicatos de maestros, y dar a los padres un mayor control sobre dónde y cómo sus dólares para la educación de sus hijos     son invertidos.Poverty-USA1
También debemos reconocer que muchos de nuestros programas de bienestar actuales subsidian los nacimientos fuera del matrimonio. En 1964, sólo el 6.4 por ciento de los niños nacieron fuera del matrimonio. Hoy en día, son casi el 41 por ciento. Entre los afroamericanos, más del 70 por ciento de los niños nacen de madres solteras.
Los niños que crecen en una familia de padres solteros poseen casi cinco veces más probabilidades de ser pobres que los niños que crecen en familias de parejas casadas. Aproximadamente el 63 por ciento de todos los niños pobres residen en familias de padres solteros. Sin embargo, como Charles Murray demostró hace años , el abrumador peso de la investigación muestra que el aumento de la disponibilidad de las prestaciones sociales está directamente relacionada con el aumento de los nacimientos fuera del matrimonio. Una lucha exitosa contra la pobreza podría cambiar estos incentivos.
Por último, si queremos ganar la lucha contra la pobreza, debemos poner fin a las políticas gubernamentales como los altos impuestos y el exceso de reglamentación, que inhiben el crecimiento y la creación de empleo. Después de todo, la mejor vía para salir de la pobreza sigue siendo el trabajo.
Menos del tres por ciento de los trabajadores de tiempo completo son pobres, en comparación con el casi 25 por ciento de quellos que no tienen un trabajo. Incluso un nivel de entrada como un trabajo de salario mínimo puede ser el primer paso en el camino contra la pobreza.
Se dice que Einstein una vez dijo que la definición de la locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar resultados diferentes. Gastar más y más dinero en más y más programas de gobierno que no tienen éxito. En la lucha contra la pobreza, es el momento de intentar un enfoque diferente.

Publicado en “Fox News”, escrito por el experto e  Michael Tanner, investigador principal en el “CATO INSTITUTE”. Enero 2014.
Acceso: http://www.cato.org/publications/commentary/war-poverty-50-despite-trillions-spent-poverty-won

Desarrollo & Contenido
Ariel Zaiser – Relaciones Internacionales UADE.

Pin It on Pinterest