La neutralidad de Moldavia

La neutralidad de Moldavia

Mientras siguen corriendo los ríos de tinta en la prensa internacional para analizar el efecto de las fricciones políticas entre Rusia y la Unión Europea sobre el “asunto Ucrania”, sin resonancia en los medios occidentales, desde la región conocemos otra noticia que tiene altas implicancias geopolíticas en la misma línea de choque de los continuos intereses entre Moscú y Occidente. En nuestro espacio “Equilibrium Global” hemos realizado varias descripciones sobre el conflicto “adormecido” en el territorio que reclama autonomía dentro de Moldavia: Transnistria.
Transnistria es un territorio con independencia de facto y que tiene Gobierno, bandera, himno y hasta una moneda propia; pero su economía depende de Rusia. Moscú tiene tropas militares y este territorio ubicado al borde del río Dniéster es muy sensible para los intereses rusos, puesto que significaría un ingreso directo hacia los Balcanes.Mapa Transnistria
Ahora, según el Comité de Seguridad del Estado de Transnistria, denuncian que las autoridades de Moldavia han recibido en Chisinau a altos funcionarios de los Estados Unidos y Rumania, donde se ha acordado finalizar el plazo del estatuto de neutralidad de Moldavia para la posterior entrada en la OTAN.[1]
“Moldavia se compromete en un futuro próximo a cooperar con las necesidades de las bases militares de la OTAN, en particular los campos de aviación cerca de asentamientos Cahul (sur) y Marculesti (norte)”, dice el documento oficial que se publica también en la prensa rusa.[2] Los dirigentes de la República de Moldavia han recibido las garantías de los Estados Unidos que proporcionarían asistencia técnica y financiera en el proceso de integración europea; así como se ha manifestado el apoyo a la parte moldava para las negociaciones bajo el formato “5 +2”, integrado por Moldavia y Transnistria como partes del conflicto; Rusia y Ucrania como garantes intermediarios de OSCE; y Europa y Estados Unidos en rol de mediadores.

Advertencia desde posición Transnistria
De acuerdo con las voces oficiales de Transnistria: “dada la situación geopolítica de la República de Moldavia, la finalización de condición de neutralidad no se justifica ni económica ni políticamente, ya que no hay amenaza que pueda poner en peligro su seguridad futura.”[3] Es una traba y un problema encarar esta la solución porque las autoridades moldavas pueden utilizar a las fuerzas armadas únicamente si el poder estatal del gobierno moldavo se viera finalizado, de modo tal que si se avanza en la finalización de la neutralidad se estarían violando todos los acuerdos alcanzados anteriormente e infringiendo al derecho internacional. No sería posible que los socios occidentales de Moldavia y de Rumania se encaminen hacia la propuesta de Estados Unidos a favor de fortalecer el componente militar, porque este desequilibrio representaría el detrimento de las relaciones pacíficas con los países vecinos.
La posición de Transnistria reclama que, en términos de las relaciones entre Moldavia y Transnistria, la base de los cimientos de la paz y la seguridad en el Dniéster han sido durante 21 años las operaciones de mantenimiento de paz tripartitas, llevadas a cabo bajo los auspicios de Rusia, quien oficia de garante a favor de Transnistria. Aquí  vemos cómo entra en juego la manipulación de Moscú para revertir a su favor los intereses geopolíticos.

Perspectiva Moldavia
Consultando la perspectiva de Chisinau, la experta Svetlana Cebotari aclara que es muy poco probable el ingreso de Moldavia a la OTAN, “antes de ingresar en la Alianza Euroatlántica, Moldavia tiene que cambiar su Constitución Nacional, más precisamente su art. Nº 11 que garantiza la neutralidad de la República”. Por consiguiente, se puede entrever las visibles especulaciones de las autoridades de Transnistria.
Svetlana Cebotari aclara sobre la situación que hoy se vive en Moldavia: “En el presente, no es oportuno para Moldavia buscar la adhesión a la OTAN siendo que el conflicto con Transnistria aún no está resuelto; en el pasado hemos tenido una guerra civil y asfixiar a las partes podría ocasionar una repetición de esa tragedia. Desde Moldavia es necesario el oficio diplomático para esta prioridad que representa resolver el problema de la integridad territorial. Sabemos que en Transnistria están presentes las fuerzas armadas de Rusia, entonces cabe preguntarse en este caso si tenemos una neutralidad no reconocida.”Transtr
La voz de la experta académica Cebotari en Chisinau nos remarca que los primeros pasos para Moldavia son ingresar a la Unión Europea y no la OTAN. También, ante cualquier determinación hacia el conflicto con Transnistria, Chisinau debe resolver y analizar a fondo la relación con Moscú; también como se perfilarían las cosas entre Chisinau y Bruselas y esto esta atado a la complejidad propia que tienen hoy Rusia y la UE. Si consideramos la dependencia de Europa del gas ruso, desde Alemania a los Balcanes (Serbia depende en un 90% del gas ruso); esto es algo que suma expectativas negativas para que Bruselas se implique en la solución del conflicto entre Moldavia y Transnistria al poner en riesgo la relación dependiente que tiene con Rusia.
Pero el rumbo que pueda tomar el país depende del color político que tomen los esfuerzos que vendrán, en pocos meses habrá un nuevo proceso electoral y es importante tener en cuenta que gran parte de la población es pro-comunista. Sumado a que se ha perdido confianza en los partidos que alientan el eje pro Europa, se ha erosionado la confianza en estas propuestas producto de las acciones de los actuales gobernantes.
Una aclaración final compartimos desde Chisinau: La Republica Moldavia tiene una efectiva colaboración con OTAN en el programa: “Partenariado por la Paz” que ha empezado el 14 de marzo de 1994 y que también el 6 de julio de 2006 se ampliado con la firmar del “Plano Individual de Acciones y Partenariado Republica Moldova -OTAN (IPAP Moldova -OTAN); siendo según Cebotari esta colaboración es muy positiva para los intereses de Moldavia siendo que la misma disminuye la influencia de Rusia.
El territorio separatista de Transnistria en Moldavia está sin dudas que bastante lejos de la atención en Sudamérica, pero en esta distancia de lo que sucede en la región no debe confundirse con un “silencio” que nos lleve a ignorar lo que está pasando; siendo que en materia de geopolítica sigue habiendo mucho ruido en el espacio postsoviético con las muy intensas fricciones entre Rusia y la Unión Europea.

Desarrollo & Contenido
Vanina Fattori


[1] Sitio Web de Comité de Seguridad Estatal de Transnistia, http://www.kgb-pmr.com/news/263

[3] Ibid.

Svetlana Cebotari: Relaciones Internacionales Moldova State University. Periodista, Director in Department of International Relations Moldava University. 

Moldavia, a la sobre al efecto político de Ucrania

Moldavia, a la sobre al efecto político de Ucrania

Tras los sucesos que desataron una crisis política en Ucrania producto de las fricciones entre la Unión Europea y Rusia sobre Kiev: acudimos a las reflexiones de la experta académica Svetlana Cebotari para saber de cómo se ven las cosas desde Moldavia. Desde Chisinau, las presiones ejercidas por los distintos poderes de actores interestatales siguen muy vigentes hacia la búsqueda de ganar influencia. Moldavia, abraza en su frontera a Ucrania y también, tiene un mapa social dividido en pro-occidentales que aspiran ingresar a la UE y pro-rusos, que buscan sostener la perspectiva hacia Moscú.  Desarrollo de Vanina Soledad Fattori para entrevistar a Lic. Svetlana Cebotari en Chissinau.

Vanina Fattori: El punto de partida es explicar al lector que tu generación, que a pertenecido a la Unión Soviética, donde hablan el idioma ruso y han compartido el crecimiento de la niñez y la juventud siendo el centro de poder e influencia ubicado en Moscú. Hoy, se observa en Ucrania un fuerte sentimiento anti-ruso, pero parece que muchos de los argumentos tienen que ver con el pasado. Que sucede en Moldavia, también podemos saber de una sociedad polarizada, es el “factor Rusia” el eje de las divisiones.
Svetlana Cebotari: Cada época en la historia de la humanidad ha tenido diferentes formas y procesos cuando se trató de la presencia de poderes que tuvieron influencia e impusieron dominación a otros pueblos.
Moldavia, durante varios siglos fue influenciada por varios poderes: el imperio austriaco, el imperio Otomano, el imperio ruso y finalmente por ex Unión Soviética.
Hoy, en la República de Moldavia, en conformidad con la Constitución del Estado, el idioma oficial es el moldavo (el rumano). El país se encuentra en la intersección de tres grandes culturas y dos religiones. En lo que respecta a la primera, la cultura occidental, la cultura eslava y la cultura oriental. Conforme a la religión: el cristianismo (el catolicismo y el ortodocso) y el islamismo (Turquía), que fueron influenciados por la cultura de los grandes poderes. De esta manera, tras el imperio ruso y después de la Unión Soviética el idioma ruso predomina en todo este espacio post-soviético, en todas las ex.repúblicas y todos aquellos ciudadanos de más de 20 años de edad tienen al ruso como como segunda lengua.
En el caso de Moldavia, durante la etapa de dominación de la Unión Soviética, existieron libertades en factores culturales que permitieron sostener la identidad moldava, como es el caso del idioma. Así es que varias generaciones han podido estudiar en moldavo y llevar adelante libremente las prácticas culturales.
Pero yendo al presente, comparativamente con lo que se ve reflejado en la sociedad ucraniana; también Moldavia es una sociedad divida. Una parte de los moldavos, aspira tejer un destino con Europa y tiene un profundo sentimiento anti-ruso. Otra parte de la población en Moldavia tiene tracción hacia Moscú, por lo tanto busca conservar y sostener raíces pro-rusas.

Vanina Fattori: Sobre el asunto “Ucrania”, la UE y Rusia usaron “zanaorias y bastones”, para motivar una alianza con Kiev pero también para marcar advertencias y costos. En el caso de Chisináu, que ofrece Rusia, que ofrece la UE. Cuales serían los costos de ceder ante una u otra posición.
Svetlana Cebotari: La existencia de una sociedad polarizada está potenciada también por fracciones políticas que pujan por acceder al poder del Estado.
Hablando de Moldavia, podemos decir que durante 22 años de independencia, el Estado ha balanceado entre Occidente y Este (entre la UE y Federación Rusa). Esta polarización de la sociedad esta causada por los esfuerzos que se encuentran en la propia gobernanza del país, que no ha estado exenta de crisis políticas. En el presente, los partidos políticos de esta gobernanza son: la Alianza Europea (formada del Partido Demócrata de Moldova-PDM, el partido Liberal Demócrata de Moldova-PLDM, el Partido Liberal-PLM )  y la oposición con el Partido de los Comunistas de Moldova-PCRM. La Alianza Europea tiene una orientación hacia Bruselas, por su parte el PCRM presenta una orientación pro rusa y desean la integración del Estado con la Unión Económica Euroasiática. De aquí surge la existencia de las divergencias que fluyen hoy día en la sociedad moldava, lo mismo ocurre en Ucrania  pero con otro nivel de tensión.
La existencia de las divergencias entre los partidos también están causadas por el sostén de las fuerzas políticas exteriores, que no están  interesadas en la situación doméstica en sí misma, sino que sólo buscan aumentar su poder e influencia. Como así lo desarrolla la Federación Rusa, aspirando a expandir su poder regional. En este caso, en las relaciones de Rusia con Occidente se esta utilizando el principio de la “Anaconda” (se refiere la autora a lento proceso de presión). Al mismo tiempo, Moscú, que sufrió grandes pérdidas territoriales, hace todo lo posible para mantener su influencia en el  espacio ex-soviético, como ser en los caso de República Moldavia y Ucrania.

Vanina Fattori: Cuáles serían los ejes estratégicos que más beneficiarían a Moldavia, los que miren hacia la Unión Euroasiática que impulsa Rusia; la asociación estratégica con la UE o bien una posición pragmática que busque el equilibrio y provecho del entorno geopolítico. 
Svetlana Cebotari:  Los últimos eventos del 28-29 Noviembre en Vilnus nos demuestran la rivalidad y la confrontación de los intereses estratégicos de tres poderes en este espacio: UE, EEUU y  la Federación Rusa. Esta última, por varios métodos esta imponiendo su influencia a través: de la  presencia del ejercito militar en la zona Este (Transnistria) de la República Moldavia; del sostén del separatismo en los países de la zona del Cáucaso; de la presencia del ejercito de Rusia en Crimea (Ucrania). No debemos olvidar que todos estos países son ex-Repúblicas soviéticas, que en el presente son miembros del Partenariado del Este (Partenariado Oriental).
Otro método de Rusia para  mantener la  influencia en esos Estados es a través de medidas económicas, como ser  los embargos e impuestos; motivando a la baja en calidad y precio de los productos vendidos en los mercados rusos. Por ejemplo la República Moldavia con el embargo sobre el vino desde Septiembre hasta el presente; Ucrania con el embargo sobre el chocolate ucraniano en octubre 2013. Estos son solamente los más recientes de los muchos ya existentes casos de presión en el comercio. Y así sucede con el caso de la República Moldavia ha evidenciado las iniciativas de acuerdo con la UE, aunque ello no significa que se convierta de inmediato en un miembro pleno, pero gracias a este Acuerdo estará liberalizado el régimen de los visados y el régimen del comercio.Amodal 2
Lo que sucede en Ucrania producto de la decisión de último momento de Kiev en negarse a firmar el Acuerdo de Asociación, es una evidencia de la influencia del Kremlin.
Para el caso de Chisinau, la Federación Rusa tiene un método muy interesante para ejercer su influencia, y es con el gigante “Gazprom”, en donde Moldavia es dependiente de la energía de Rusia, quien provee el 60% que se consume en el país. Pero también, en la relación general con Moscú, no debemos olvidar el aspecto social. Casi la mitad de los emigrantes se encuentran en la Federación Rusa, y frecuentemente es utilizando este indicador a favor de Moscú, se manipula y se amenaza a Moldavia con la expulsión de los emigrantes moldavos.
Teniendo en consideración la posición geográfica y estratégica, la República Moldavia tiene que realizar su política exterior y su interés nacional desde una posición pragmática. El país tiene que mantener buenas relaciones con la UE, y con los países de la comunidad de los Estados Independientes (CEI). Hasta ahora  la CEI es un vasto mercado para los productos moldavos. Es importante saber que para ser aceptados en el mercado occidental, los productos moldavos deben ajustarse a los estandartes y normas europeas. En la realidad, la economía de Moldavia está muy poco desarrollada, con muy poco peso para incidir y negociar, la mayor parte de su economía se basa sobre remesas que vienen del espacio europeo o  de la CEI.
A la luz del efecto político en Ucrania, en Moldavia esto no ha ha sorprendido sino que es un capítulo más de las tiranteces que existen en nuestra región. Como país ex-soviético, que en presente aspira a la integración europea, la República de Moldavia debe realizar una política exterior muy pragmática, basada sobre los valores del interés nacional. Pero, antes de  estar aceptada en el espacio económico europeo, Moldavia tiene que resolver sus problemas  internos, como ser: la integridad territorial en la controversia con Transnistria;  el desarrollo económico;  la adaptación a las exigencias normativas y de  calidad de los productos autóctonos a los estandartes europeos. Muy importante es el respecto de las leyes y de los derechos humanos, donde Moldavia tiene mucho por gestionar en forma interna para dar una perspectiva  mas favorable hacia el exterior.

Desarrollo & Contenido
Vanina Fattori 

Svetlana Cebotari: Relaciones Internacionales Moldova State University. Periodista, Director in Department of International Relations Moldava University. 

Cybergeopolítica, escribe Leonid Savin desde Moscú

Cybergeopolítica, escribe Leonid Savin desde Moscú

Desde nuestra red de alianzas con think-tanks acercamos el análisis del intelectual ruso Leonid Savin. Siguiendo el objetivo de acercar diferentes perspectivas desde diversas capitales del mundo, compartimos conceptos sobre la evolución de la geopolítica en la interpretación de Leonid Savin sobre “cybergeopolítica” y otro espacio para la disputa de intereses.

Este año se podría llamar un punto de inflexión para el surgimiento de una nueva tendencia que yo llamo cybergeopolítica. El impacto de las redes sociales es cada vez más palpable. La divulgación de Edward Snowden destacó la importancia y la instrumentalidad del cyberespacio para la seguridad nacional y los procesos de la política internacional.
Si la geopolítica ya tiene definiciones y aparatos científicos muy desarrollados, operados por los políticos, expertos y académicos, el cyberespacio ha sido la «terra incognita». Y para la posesión de este espacio, se despliega la lucha muy activa.Leo SAV
Es muy significativo la confrontación entre diferentes Estados en la regulación del espacio de Internet. Esta dicotomía literalmente reproduce el deslinde megacivilizacional que se ha operado entre los países y pueblos  pertenecientes al Poder Marítimo (Sea Power) y al Poder Terrestre (Land Power), según la geopolítica clásica. EE.UU., los países de la UE y sus satélites  velan por el “Internet libre”, lo que es una hipocresía evidente, mientras que Rusia, Irán, China, India, Brasil y algunos otros Estados requieren que Internet fuera soberano y estuviera bajo la jurisdicción del derecho internacional, o bien de la Unión Internacional de Telecomunicaciones en el sistema de las Naciones Unidas. En este caso, la distinción claramente encaja en el esquema de Carl Schmitt, indicador fiable de lo Político, –  las categorías duales “amigo” y “enemigo”. Estas categorías no son las morales, sino las características técnicas que se manifestaron en las posiciones acerca del funcionamiento del espacio de Internet.

El cyberespacio tiene una diferencia significativa respecto con la tierra, mar, aire y espacio cósmico, o sea, no es creado por la naturaleza sino es una construcción artificial que tiene componentes que pueden cambiarse con el tiempo.
Sin embargo, todas las vías de comunicación, servidores y sitios industriales que están relacionados con Internet tienen una ubicación geográfica. En segundo lugar, ciberáreas tienen cierta identidad nacional en el sentido de las zonas de dominio, del control estatal y del lenguaje utilizado. En tercer lugar, el cyberespacio hace hincapié en la geografía física de una manera especial – con sensores de diferentes servicios, dispositivos de navegación, dispositivos técnicos y dispositivos móviles que incorporan un mapa interactivo con los flujos cruzados de la información, la tecnología y las personas.
El cyberespacio arregla y homogeniza el espacio físico de modo especial –  con el uso de la tecnología GPS y otras herramientas, la globalización se mete en los rincones más recónditos del planeta.
¿Qué es la cybergeopolitica? Creo que tenemos que entender este neologismo en doble sentido:1) como la nueva disciplina científica que estudia lo que pasa con una interfaz hombre-máquina en el contexto de la política y la geografía, incluyendo, pero no limitándose, con la interacción interactiva de las redes sociales, el espacio virtual, la diplomacia web.2.0 y 2) como la actividad corriente que afecta e incluye los principios de relación retroactiva en los sectores sociales, políticos y militares, y donde el establecimiento y la propagación del poder, aunque sea en la forma más sofisticada, es el imperativo.
Es importante entender que el prefijo “cyber” significa algo más amplio que lo que algunos creen, o sea, la comunicación via Internet y el espacio virtual. Por supuesto, esta palabra se deriva de la cybernética. Como en el caso de la geopolítica, el surgimiento del término “cybernética” viene de la Grecia antigua. La palabra Κυβερνητική era mencionada por primera vez por Platón en su obra “Las Leyes”. Se traduce como “el arte del timonel”. En el tercer libro de aquel filósofo griego del período tarde, quizás el más sólido en la redacción y la estructura de la obra, el Estado se compara con el barco, y su timoneles son el Dios, el destino y el buen tiempo. La imagen del Estado-barco y el soberano-timonel se encuentra también en otras obras de Platón. Además, hay una expresión similar en la poesía griega de Alceo, utilizada más adelante por el poeta romano Horacio. El físico y matemático francés Andre-Marie Ampere en su estudio “Ensayo sobre la Filosofía de la Ciencia” llamó de cybernética a la ciencia sobre el gobierno, que debería proporcionar una variedad de beneficios a los ciudadanos. Ampere escribió: “(el gobierno) tiene que elegir constantemente entre las diversas medidas más adecuadas para lograr el objetivo, y sólo con el profundo estudio y comparación de los diferentes elementos aportados por los conocimientos de todo lo que tiene que ver con la nación, es capaz de gobernar de acuerdo con su propio carácter, costumbres, medios de vida y la prosperidad, las leyes de la organización, que pueden servir como las normas generales de conducta y que estaba actuando en cada caso particular. Así, sólo después de todas las ciencias que se ocupan de estos diferentes objetos, es necesario poner esta ciencia que ahora está en cuestión y que yo lo llamo de cybernética; la palabra tomada al principio en el sentido restringido del arte de navegación, en los mismos griegos ya cobró el contenido mucho más amplio del arte de gestión en el sentido general.
Stuart Umpleby destacó que la cibernética ha desarrollado los estudios relacionados con una amplia gama de procesos, incluyendo a las personas como organizadores activos, comunicadores, los que intercambian información y son personas responsables.
Como la geopolítica, la cybernética también se aplica a muchas áreas de la vida pública. Por lo menos, a ella se dedicaron y desarrollaron sus definiciones no sólo los físicos y matemáticos, sino también los políticos, sociólogos, teóricos de la gestión y la educación, antropólogos, lingüistas, filósofos y estrategas militares.
Alguien puede preguntar – ¿qué pasa con la política, también considerada por los filósofos griegos antiguos como el arte de la administración del Estado? Hay que señalar la diferencia fundamental. La cybernética trata más bién con la gestión eficaz (el timonel del barco, y en un sentido más amplio el gobernador  es el cibernético), pero no con todos los casos que involucran la participación de la gama mucho más amplia de los ciudadanos (residentes de la ciudad o los súbditos del imperio). El principio fundamental de la política es tener un oponente, y en el caso límite, el enemigo . No por casualidad , las palabras griegas antiguas «guerra» πόλεμος y “política” πολιτική tienen la misma raíz.
En 1987 el profesor Larry Richards, eminente estudioso norteamericano cibernético, dijo que la cybernética deben aprender algo “nuevo” de la interacción dinámica del sujeto y la práctica de la comunicación, independientemente de sus intereses en el campo de la electrónica, la vida, la sociedad, o lo que toman de la ciencia, el arte o la política. Cyber
Jeff Dooley sugirió el nombre “cybernética” para la ciencia sobre el comportamiento intencional. Nos ayuda a explicar el comportamiento como una acción continua de alguien (o algo) en el proceso, tal como lo vemos, manteniendo ciertas condiciones cercanas a la situación de la meta.
La cybernética se dedicó activamente a la ciencias políticas en los años 90 del siglo pasado. Se vio afectado por una serie de nuevos conceptos, como los de la evolución política, del ecosistema político, synergetics, biopolítica, etc. Peter Corning del Instituto del Estudio de Sistemas Complejos menciona que la característica más importante de un sistema cybernético es que está controlada por la relación entre tareas endógenas y medio ambiente externo… Cybernética habla de la viabilidad, los objetivos, los flujos de información, la toma de decisiones en la gestión y la retroalimentación (bien definido) en todos los niveles de los sistemas vivos. Hay muchas otras definiciones de la cybernética, que se interpreta incluso como “el estudio de la intervención bién fundada”.
Ya en estos ejemplos se puede encontrar mucho en común con la geopolítica: la forma de vida, el proceso de control, la propagación del poder, la dinámica del cambio político, el diseño de los objetivos y de su posterior aplicación, e incluso las circunstancias de fuerza mayor.

Sin embargo, en los últimos treinta años se ha vuelto más común la primera parte de la palabra – “cyber” , que se hizo la narrativa en la política, la cultura, los medios de comunicación y las distintas ciencias.

Daniel Coelho, profesor de la Universidad Nacional EE.UU. de Defensa, sugirió dividir esta palabra en tres elementos distintos. Primero, comunicación-red, segundo, el contenido -mensaje, y tercero, el concepto del efecto obtenido a partir del mensaje. Esta deconstrucción muestra cómo se diferencian las habilidades de individuos y organizaciones, que van desde las operaciones en una red informática hasta los asuntos públicos, que también están involucrados en la gestión de la información, ya que éste pasa entre la máquina y el hombre.
En consecuencia, no se trata tanto de las redes de información computarizada como de los procesos sociales más amplios. Y puesto que con el advenimiento de Internet, y más recientemente, debido a la disponibilidad de los aparatos técnicos para el público en general y la institucionalización de la cybergeopolitica, estos procesos se hicieron internacionales, podemos hablar con certeza de su escala geopolítica y global.
Así, la geopolítica cobró otra área, la cybernética, a la cual sus axiomas básicos se han extendido; al mismo tiempo, es la realidad de otro nivel, donde operan nuevas reglas, y existen otros niveles, zonas, límites y posibilidades.

Por Leonid Savin
Jefe editor de revista Geopolítica, Moscu, Rusia.

Pin It on Pinterest