Ley de RSE en Argentina. Intersección entre Debida Diligencia y DDHH

Ley de RSE en Argentina. Intersección entre Debida Diligencia y DDHH

Ley de Responsabilidad Empresaria en Argentina: Un paso adelante hacia la puesta en práctica de los estándares internacionales en debida diligencia en Empresas y Derechos Humanos

El pasado 8 de Noviembre el Congreso de la Nación Argentina aprobó el proyecto mediante el cual se establece la denominada “Ley de Responsabilidad Empresaria (RSE)”, con el fin de dotar de mayor eficiencia a las políticas de prevención y lucha contra la corrupción, a través de la generación de incentivos para que las personas jurídicas (sociedades, asociaciones civiles, simples asociaciones, fundaciones, mutuales y cooperativas, nacionales o extranjeras) prevengan la comisión de delitos contra la administración pública.
La expedición de esta ley representa, no únicamente un importante avance en la lucha del país contra la corrupción, sino que demuestra un compromiso por parte del Estado argentino de acoger los estándares internacionales en materia de Empresas y Derechos Humanos (asunto que consideramos de vital importancia en las líneas de trabajo de Equilibrium Global) y particularmente en cuanto se refiere al concepto de debida diligencia, el cual implica para las empresas:

  1. Identificar y evaluar riesgos relativos a los derechos humanos
  2. Prevenir y mitigar efectos negativos sobre los derechos humanos
  3. Reconocer y abordar los impactos sobre los derechos humanos

Este concepto, constituye la base de los estándares que se fijan para las empresas a partir de los Principios Rectores de las Naciones Unidas en Empresas y Derechos Humanos (PRNU), instrumento que hoy constituye el marco de autoridad global sobre el tema. Los PRNU, que contemplan tres grandes pilares: PROTEGER, RESPETAR y REMEDIAR, consagran de manera expresa la responsabilidad empresarial de respetar los derechos humanos -Pilar II- a través de la debida diligencia para identificar, prevenir, mitigar y remediar las consecuencias negativas sobre aquellos en los que se ven involucrados.

En ese sentido y de conformidad con los PRNU, la responsabilidad empresarial abarca todos los derechos humanos expuestos en pactos y tratados internacionales y regionales que protegen a las personas y a las comunidades, incluyendo aquellos relacionados con temas de corrupción, de trabajo, seguridad y medio ambiente (entre otros). Exigen, además, que las empresas tengan en cuenta no solo los actuales y posibles impactos sobre derechos humanos de su propia empresa, sino que también los impactos de sus cadenas de suministro y socios comerciales.
Es por ello que la lucha contra la corrupción está íntimamente asociada a la debida diligencia en derechos humanos que se les exige en la actualidad a las empresas, con lo cual se les hace un llamado a adoptar políticas y/o programas anticorrupción que incluyan capacitaciones sobre cómo evitarla, así como la creación de indicadores para facilitar el cumplimiento, monitoreo y seguimiento. Esto aplica para todos los empleados, filiales, ejecutivos y miembros de las juntas directivas.
De igual modo, las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, un instrumento que se inspira en el Marco de los mencionados Principios Rectores de las Naciones Unidas para las Empresas y los Derechos Humanos, dedica el Capítulo XI a la “Lucha contra la corrupción”, y establece que:

“Las empresas no deberán ofrecer, prometer, dar ni solicitar, directa o indirectamente, pagos ilícitos u otras ventajas indebidas para obtener o conservar un contrato u otra ventaja ilegítima. Las empresas deberán, asimismo, rechazar cualquier soborno y otras formas de extorsión”. Para ello (…)“deberán elaborar y adoptar mecanismos de control interno y programas o medidas de ética y cumplimiento de normas apropiados para prevenir y detectar actos de corrupción. *13Su elaboración deberá partir de una evaluación de riesgos que tenga en cuenta las circunstancias individuales de cada empresa, en particular los riesgos de corrupción a los que podrían tener que enfrentarse (por ejemplo, su localización geográfica o su sector de actividad)”.
Finalmente, la ley recientemente expedida cumple con las recomendaciones presentadas en la Convención para combatir el cohecho de servidores públicos extranjeros en transacciones comerciales internacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la primera herramienta enfocada en la lucha contra la corrupción desde una perspectiva de oferta de sobornos.

Al respecto es de subrayar que, para la OCDE, cumplir con estas recomendaciones representa un requisito para el ingreso, teniendo en cuenta que Argentina está en proceso para ello y que el grupo de trabajo de la OCDE que monitorea el cumplimiento de las disposiciones de la Convención ha expresado en numerosas instancias su preocupación por la falta de una agenda anticorrupción en la Argentina. Muestra de ello, es el  comunicado publicado en abril de 2016, en donde se resalta que se “ha recomendado que Argentina cambie sus leyes para responsabilizar a compañías sujetas a corrupción” y que “fortalezca la independencia judicial y procesal”.
Como bien lo ha señalado la OCDE, el soborno y la corrupción dañan las instituciones democráticas y son perjudiciales para el gobierno corporativo. Desalientan la inversión y distorsionan las condiciones internacionales de competencia. En particular, el desvío de fondos a través de prácticas corruptas debilita los esfuerzos realizados por los ciudadanos para alcanzar niveles más altos de bienestar económico, social y medioambiental, y dificulta los esfuerzos para reducir la pobreza.
Es por todo lo expuesto que las empresas adquieren un papel muy importante que desempeñar en la lucha contra estas prácticas, lo cual significa además una ganancia en términos de legitimidad, integridad y transparencia, con base en los estándares internacionales que en la actualidad se les exigen bajo el marco de Empresas y Derechos Humanos.
De ahora en más en Argentina y con el respaldo de esta ley, se torna fundamental fortalecer y promover las iniciativas para ayudar a las empresas a diseñar e implementar políticas anticorrupción eficaces, aspecto en el cual debemos comprometernos a la par desde el sector privado y desde las organizaciones de la sociedad civil, que podemos brindar orientaciones prácticas y técnicas.

Por Dr. Germán Zarama.
Investigador del Institute for Human Rights and Business (IHRB). Coordinador del Área de Trabajo en Derechos Humanos y Empresas de Equilibrium Global. Abogado y Máster en Relaciones Internacionales de Universidad de Bologna. Twitter: @germanzarama

 

La OMC en “un minuto”

La OMC en “un minuto”

La undécima Cumbre Ministerial de los Estados miembros de la Organización Mundial del Comercio se llevará a cabo en la ciudad de Buenos Aires desde el 10 al 13 de diciembre del corriente año. Argentina será el primer país de Sudamérica que oficia de anfitrión para este encuentro de la OMC. Ministros de Economía y altos representantes de los 164 países miembros debatirán sobre la gobernanza económica y el pulso del multilateralismo. De cara a este relevante encuentro compartimos esta infografía de Sofía Cossar Lambertini, que repasa en “un minuto” los datos más importantes para tener dimensión del papel que la OMC ocupa en la apertura del comercio internacional.

La 11° conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se celebrará en diciembre de 2017 en Argentina, uno de sus miembros fundadores. La OMC es una de las instituciones que, luego del fin de la Guerra Fría, asumió un rol protagonista en la promoción del libre comercio, defendido por Estados Unidos y la ideología neoliberalista (o bien: del orden liberal). Reemplazando al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés), extendió las competencias de esta primera iniciativa y la dotó de una estructura organizacional formal.
Con una vasta membresía que incluye a grandes potencias y potencias regionales, esta institución se erige en calidad de promotora y árbitro de políticas facilitadoras del comercio internacional vía, por ejemplo, reducción de tarifas y cuotas a las exportaciones e importaciones. La Cláusula de la Nación más Favorecida y el Principio de Tratamiento Nacional intentan fomentar que todo tratamiento preferencial entre dos Estados miembros se extienda al conjunto de la OMC, y que tanto empresas nacionales y extranjeras residentes en territorio de los estados miembros reciban el mismo tratamiento impositivo por parte de los gobiernos.
Sin embargo, en la práctica, la OMC ha sido un caldo de cultivo para enfrentamientos entre el bloque de “países desarrollados” –formadores de precios, exportadores de bienes industrializado y servicios, con gran capacidad negociadora– y  “países en vías de desarrollo” –tomadores de precios, exportadores de materias primas, con media a baja capacidad negociadora– . Paradójicamente, jugadores de gran peso en la economía global como Estados Unidos y la Unión Europea, mantienen en la actualidad un férreo proteccionismo en áreas de interés como el sector agropecuario, mientras países más pequeños son forzados a una apertura comercial progresiva en todos sus sectores productivos. Es producto de ello que observamos un estancamiento en las negociaciones de La Ronda de Doha desde el año 2008.
De cualquier manera, y tal como lo notaba Richard Peet (2009) en su análisis comprensivo de la “tríada” OMC/FMI/Banco Mundial, las críticas exceden meros tecnicismos y asoman desde todos los puntos del abanico ideológico. Para ciertos neoliberales y conservadores, erigir una estructura institucional interestatal con el fin de “regular” o “promover” el libre comercio atenta contra la idea misma de la “mano invisible del mercado”, donde el “equilibrio automático” generado por las fuerzas económicas en juego promueven una distribución de utilidades más eficiente.
Para defensores de los valores democráticos, que la mayor organización encargada de definir el curso del comercio internacional esté integrada por personalidades no elegidas por el voto popular resta legitimidad al cuerpo. Para los abanderados del nacionalismo, la OMC es un ejemplo más de la “elite globalizadora totalitaria” que intenta imponer sus condiciones amenazando los intereses nacionales. Para los neomarxistas y poscolonialistas, el libre mercado se trata de una retórica que, lejos de neutral, reproduce la hegemonía de las fuerzas dominantes: Estados Unidos y el capital financiero.
En todo caso, la conferencia ministerial se dará en un contexto internacional interesante. Estados Unidos defiende una política comercial de tinte cada vez más aislacionista; China mantiene la postura opuesta como socio comercial más grande del mundo y la continua expansión del Cinturón y la Ruta de la Seda; y en el Reino Unido, varias voces animan a la reinserción en el mercado europeo a través de los mecanismos de la OMC en vez de labrar acuerdo particular a tal efecto.
Será cuestión de esperar para observar el desenlace de este juego de intereses.
Por Sofía Cossar Lambertini
Analista Internacional. Lic. en Relaciones Internacionales, Universidad Católica de Córdoba. Máster en Derecho y Política de la Seguridad Internacional, Vrije Universiteit Amsterdam. Trabajó para “Parliamentarians for Global Action” y “Nuremberg Human Rights Center”.
Otras Infografías:
“Demostración de poder entre Estados Unidos y Corea del Norte” http://equilibriumglobal.com/poder-entre-eeuu-y-corea-del-norte/
“Las dimensiones de Sharing Economy” http://equilibriumglobal.com/las-dimensiones-sharing-economy/
“¿Qué es Blokchain?” Poder y asuntos globales: http://equilibriumglobal.com/blockchain-poder-asuntos-globales/
2° edición del certamen “Tesis”, un nuevo “desafío académico”

2° edición del certamen “Tesis”, un nuevo “desafío académico”

Se trata de una convocatoria abierta a graduados que hayan finalizado su tesis de grado, posgrado, doctoral, para las carreras de ciencias políticas, relaciones internacionales y carreras afines. Los trabajos, serán sometidos a evaluación de un prestigioso jurado que determinará a un único ganador a través de un criterio: que el contenido de tesis genere un aporte a la comprensión de la dinámica actual de las relaciones internacionales, premiándolo luego con la publicación del material en formato libro (cien ejemplares). El objetivo es impulsar un trabajo académico innovador, dando un reconocimiento personal a su autor por la labor emprendida.

Consignas:
Participan profesionales y graduados de cualquier lugar de la República Argentina o extranjeros que residan en nuestro país.
Para realizar postulación se debe enviar el título, un resumen del contenido y extensión de su tesis, teniendo como requisito una extensión mínimo de 80 páginas.
El jurado determinará a un único ganador con premio destacado y luego una mención a las tres mejores propuestas.
El ganador obtendrá la impresión de 100 ejemplares de su tesis y el marco de organización de una conferencia de presentación que buscará dar visibilidad a su trabajo y perfil profesional. Además de otros reconocimientos en concepto “presentes”, donados por los organizadores.

Temáticas:
Las temáticas o contenidos de tesis que se considerarán partícipes en este certamen son correspondientes al área:
Política Internacional.
Política Exterior.
Comercio/Economía Internacional.
Desarrollo Sostenible.
Modelos/Teoría de Integración Regional.
Derecho Internacional con orientación al campo de política internacional.
Derecho Marítimo con orientación al campo de política internacional.
Derecho Internacional Humanitario.
Conflictos Armados Internacionales/Regionales/Internos/Transnacional.
Seguridad Internacional y Defensa.
Geopolítica.
Narcotráfico.
Crimen Organizado Transnacional.
Terrorismo Internacional.
Sistema Internacional.
Operaciones de Paz.
Cooperación Internacional.
Negociación Internacional.
Organizaciones Internacionales / Organizaciones No gubernamentales.
Demás Tópicos que influyan en el curso de las relaciones internacionales.

*Pueden participar profesionales, graduados de cualquier parte de la república argentina o extranjeros que residan en nuestro país.
*Deben enviar el título, un abstrat y el dato de extensión de su tesis (mínima 80 páginas) para postularse.
*El jurado determinará la mejore propuestas.
*El ganador obtendrá la impresión de 100 ejemplares de su tesis y el marco de organización de una conferencia de presentación.

Un contexto previo, para explicar de esta nueva iniciativa de compromiso en el entorno de las relaciones internacionales. Desde el 2009 cuando el medio “Equilibrium Global” comenzó sus actividades, se tomó el objetivo de tener un concepto de “comunidad”; para conectar, generar proximidad y en espíritu de cooperación y red, entre los actores del ámbito de las relaciones internacionales. Desde la academia a los medios del sector, desde la diplomacia a las organizaciones, desde los think-tanks a los grupos de estudios; con todos hemos venido interactuando y trabajando en eventos sociales o en otras propuestas de contenidos.

Sumate al desafío.
Conocer de las culturas del mundo, es saber de las distintas realidades, es ampliar el enfoque para la mejor comprensión del presente en la palestra internacional.
La tolerancia, la no discriminación y la convivencia pacífica entre civilizaciones, tienen a la cultura como uno de los mecanismos clave para la integración multiétnica, y también multireligiosa. Siendo la cultura un eje de la proximidad entre las comunidades integradas en la dinámica de internacionalización, que modifica el mapa pluricultural en las ciudades, el objetivo de este concurso es brindar a los partícipes, elementos y herramientas para la comprensión y profundización de valores que integran la diversidad cultural; desde el enfoque académico y desde el testimonio de referentes del ámbito diplomático.

2016, “Desafío Académico”
Este 2016 es el 5º año consecutivo que “Equilibrium Global” pone en marcha un concurso para la comunidad internacionalista. Este año, con una propuesta más abarcativa para que más jóvenes puedan sumarse, para llegar al todo el país. Este 2016 vamos a potenciar el talento, el esfuerzo y las capacidades de las nuevas generaciones. Este año es “Desafío Académico”.

Pin It on Pinterest

Shares