Relación económica Argentina-Vietnam

Relación económica Argentina-Vietnam

La relación económica entre Argentina y Vietnam ha crecido y se ha consolidado en los últimos años abriendo perspectivas de beneficios para ambos países.
El comercio bilateral aumentó sustancialmente, con el resultado de un superávit comercial para el primer país. Vietnam se convirtió, en 2016 en el cuarto destino de las ventas externas argentinas, después de Brasil, China y Estados Unidos, con un monto de u$s 2.540 millones, el 4% de las exportaciones totales, según el INDEC.
Las importaciones fueron de solo u$s 350 millones, el 0,6% de las compras argentinas en el exterior.
El 70% de las ventas argentinas son de maíz y soja, seguidos por otros productos agrícolas y agroindustriales.
Pero también hay exportaciones no tradicionales que han crecido, como las de productos químicos orgánicos, farmacéuticos e instrumentos y aparatos de óptica de precisión. Es así que el valor exportado de los productos químicos orgánicos pasó de 15.000 dólares en 2006 a 1.121.000 dólares en 2016, con una tasa de crecimiento interanual del 48%.
Por su parte, los productos farmacéuticos pasaron de u$s 340.000 a casi u$s 6.200.000, lo que representa una tasa de crecimiento anual del 30%. Por último, los instrumentos y aparatos ópticos de precisión para medición, tuvieron una tasa de crecimiento anual del 22% para el período en cuestión, elevando el valor exportado de u$s 58.000 a u$s 510.000 en 2016.
Como contrapartida, Argentina importa de Vietnam, en su mayor parte, productos electrónicos, calzado e indumentaria.
En vistas a futuro, según evaluaciones empresarias, los productos con mayores posibilidades de exportación al país asiático son los del complejo sojero y el forestal, que ya venden allí.
También existe una demanda de carne y de frutas de clima no tropical como manzanas, pero en esos rubros compite un abastecedor más cercano y muy eficiente como Australia.
Las perspectivas comerciales de Argentina mejoraron a partir de que el país fue registrado por Vietnam como proveedor de productos de origen animal y vegetal para consumo humano, lo que permitirá la colocación de productos con valor agregado en el mercado vietnamita. Ese registro, producto de largas negociaciones, permite retomar las exportaciones de carne aviar, vacuna y productos de la pesca suspendidas desde 2011. También permitirá comenzar a exportar productos de origen vegetal, como cebada cervecera, maíz pisingallo, legumbres y girasol confitero, así como frutas, una vez que se concluya el análisis de riesgo correspondiente, materia en la que se espera concluir próximamente los trámites para el acceso de cítricos y arándanos.
El vino también figura en la lista de oportunidades debido al cambio del consumo desde bebidas de alta graduación hacia las de menor, asociado con la mejora en los ingresos y la occidentalización de los gustos.
El consumo de vino en Vietnam comenzó con la colonización francesa, por lo cual las posibilidades de exportar vino son de larga data pero nunca fueron aprovechadas por las bodegas argentinas que, como tantas otras empresas, son renuentes a asumir los esfuerzos y los riesgos de exportar. Aunque, en el sector vitivinícola esa posición comenzó a cambiar en los últimos tiempos.
En el campo de la industria y la tecnología, las empresas locales tienen oportunidades en medicamentos para clima tropical de los cuales Vietnam no puede –todavía- abastecerse, en leche maternizada (Que una importante firma láctea local ya exporta a China) y en tecnologías para conservación del suelo.
Por otra parte, según fuentes empresarias, Argentina podría recibir inversiones vietnamitas en criaderos de peces con tecnología de ese país.
Además de los factores económicos en la relación bilateral influyen también los políticos, en particular que Argentina fue uno de los primeros países que reconoció a Vietnam luego de su unificación.

El crecimiento económico de Vietnam
Las oportunidades argentinas están vinculadas con el importante y sostenido crecimiento económico de Vietnam de las últimas décadas que es, en la actualidad, muy cercano al de China.
En 1986 Vietnam comenzó el modelo Doi moi o renovación, consistente, según la denominación oficial en una “economía de mercado orientada al socialismo”
El modelo, que combina la centralización del poder político con una progresiva apertura a la economía de mercado –esquema similar al seguido por China-, logró que en los últimos 15 años la economía de Vietnam creciera a más de un 6,5% anual promedio, multiplicando por nueve el PBI per cápita. Al comenzar las reformas el PIB per cápita era de u$s 220 millones y para 2016 había llegado a u$s 2.100 millones.
Como parte del crecimiento económico y de las políticas estatales –y según las informaciones del Banco Mundial-, el 94,3% de la población está alfabetizada, con una esperanza de vida de 72 años y una de las más bajas tasas de desempleo a nivel mundial (3,5% en 2017). La pobreza se ha reducido de 58% en 2003 a cerca de 12%, y en menos de 20 años se ha logrado sacar de la miseria a más de 25 millones de personas, reduciéndose la pobreza extrema a menos de 2%.
Con su modelo de economía de mercado, Vietnam se ha colocado, según el Organismo Multilateral, como uno de los países en desarrollo más exitosos en la historia del desarrollo económico, siendo uno de los pocos que ha logrado cumplir las metas del milenio, mucho antes que la fecha fijada por la ONU.
El plan quinquenal en vigencia (2016-2020) se propone aumentar el PBI per cápita de US$3.200 a US$3.500.
El modelo vietnamita está apoyado, como sucedió en las primeras etapas de los modelos de Japón, Corea del Sur, Taiwán y China, en las exportaciones y la inversión. Las ventas externas vietnamitas partieron de los productos primarios y la industria mano de obra intensiva para diversificarse hacia segmentos de mayor valor agregado. Vietnam desarrolló, por ejemplo, un eficiente y exportador sector de software.
Entre 1995 y 2017 las ventas externas de Vietnam se multiplicaron por tres y el país pasó de ser el exportador N° 49 a ser el N° 47.[1]
Tiene un superávit comercial y uno en cuenta corriente del 4,5% del PBI (2016).
En el último quinquenio la performance exportadora de Vietnam fue notable considerando que mientras las ventas externas de china crecieron a un 6% anual promedio, las del país del sudeste lo hicieron a un 16% anual promedio.
En la actualidad el Gobierno instrumenta reformas en la legislación económica en temas de impuestos, aduana y regímenes de inversión, destinadas a impulsar la inversión de empresas privadas.

Oportunidades y desafíos para Argentina
Debido al crecimiento de la economía y la mejora de los ingresos de sus noventa millones de habitantes, el país se ha convertido también en un interesante mercado para los exportadores de todo el mundo, incluida la Argentina.
Los atractivos del mercado del sudeste asiático no permiten minimizar las dificultades.
Ingresar en un mercado lejano, con un comando centralizado y con una cultura muy diferente de la occidental no es fácil, como lo ha demostrado la experiencia de muchas empresas argentinas en sus relaciones con China.
A esto se suma que la competencia por el mercado vietnamita incluye, cada vez más, empresas prácticamente recién nacidas del propio país que están mejorando su competitividad con la incorporación de tecnología y el aprendizaje de las técnicas de mercado, y comienzan desafiar ofertas externas que hace pocos años no tenían competencia.
El desempeño de las empresas está sostenido por el Estado ya que,  para contener la avalancha de bienes de consumo importados y el efecto que esto tiene tanto sobre las cuentas externas como sobre la cultura local, el gobierno vietnamita ha lanzado una campaña de promoción del consumo de productos nacionales.
Otro factor importante es la carrera por la firma de tratados de libe comercio en la que están embarcados Vietnam y casi todos los demás países asiáticos. Este proceso facilita el ingreso a los mercados de esa región de productos que forman parte de la oferta argentina beneficiando a países como Chile, Australia y Nueva Zelandia.
Vietnam pertenece a la Organización Mundial de Comercio desde 2007 y a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (con 10 miembros). Actualmente negocia tratados de libre comercio con Corea del Sur y con la Unión aduanera integrada por Rusia, Bielorrusia y Kazajistán y está en conversaciones por un tratado con la Unión Europea.
Aún así, la ampliación del mercado vietnamita y la diversificación de su demanda a partir del aumento del ingreso de su población lo convierten en una oportunidad que hay que tener en cuenta tanto para aumentar las exportaciones como para diversificar los países de destino.
También es necesario tener en cuenta las posibilidades de inversión de empresas vietnamitas en el país, como paso para fortalecer alianzas productivas y nuevas formas de cooperación en beneficio mutuo.

[1] ING International Trade Study Developments in global trade: from 1995 to 2017 Vietnam.

Por Julio Sevares. Doctor en Ciencias Sociales (UBA), economista, periodista y profesor universitario. Autor del libro “China. Un socio imperial para Argentina y América Latina” Edhasa, 2015

 

Equilibrium Global en la Consulta MULTI-STAKEHOLDER de la ONU en Ginebra

Equilibrium Global en la Consulta MULTI-STAKEHOLDER de la ONU en Ginebra

Responsabilidad Corporativa y Remedio en el marco de Empresas y Derechos Humanos

En el año 2014, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) lanzó una iniciativa denominada “Accountability and Remedy Project – ARP” (Proyecto sobre Responsabilidad Corporativa y Remedio) con el fin de lograr una implementación más efectiva del pilar de Acceso a Remedio de los Principios Rectores de las Naciones Unidas (PRNU) proferidos en 2011, y mejorar la rendición de cuentas y el acceso a la reparación para las víctimas de abusos de derechos humanos relacionados con la actividad empresarial.
Luego de que el ACNUDH presentara un informe detallado al Consejo de Derechos Humanos (mayo de 2016) enfocado en mejorar la efectividad de los mecanismos judiciales en casos de abuso de derechos humanos relacionado con empresas, el Consejo solicitó que se llevasen a cabo consultas multi-stakeholder (de múltiples partes interesadas) para su discusión.
Bajo ese contexto, la consulta llevada a cabo en la sede de la ONU en Ginebra el pasado 5 y 6 de octubre, exploró la relación entre la debida diligencia de los derechos humanos y las determinaciones de la responsabilidad corporativa, por los impactos adversos que surgen o están relacionados con las actividades económicas/empresariales.

La consulta estuvo liderada por Lene Wendland (Asesora en Empresas y Derechos Humanos para el ACNUDH y quien actualmente dirige el Proyecto ARP) y contó con la participación de importantes organizaciones como ICAR, IBA, SHIFT, DOCIP, IHRB, OIT y Amnistía Internacional; académicos destacados en el tema como Humberto Cantú (Universidad de Monterrey) y Doug Cassel (Notre Dame Law School); y representantes de los distintos gobiernos que se encuentran discutiendo la materia alrededor del mundo, destacándose los avances de Francia, en donde ya se aprobó una ley que establece la obligación de vigilancia para las empresas y la necesidad de analizar y abordar los impactos adversos que sus actividades provocan.
El enfoque de la discusión no estuvo tanto en los aspectos técnicos sobre cómo debe llevarse a cabo la debida diligencia en materia de derechos humanos, sino más bien en las diferentes formas en que los regímenes de responsabilidad corporativa (y los mecanismos que la adjudican) pueden mejorarse para que exista coherencia política entre la implementación por los Estados del Pilar III de los PRNU y sus esfuerzos para promover la debida diligencia en materia de derechos humanos por parte de las empresas de acuerdo con los PRNU.
Este es un aspecto de suma relevancia para los Estados al momento de cumplir con el compromiso de adoptar y poner en marcha un Plan Nacional de Acción en Empresas y Derechos Humanos (actualmente se encuentra en etapa de elaboración y discusión en Argentina), compromiso que ya ha sido cumplido por 17 países en el mundo (incluyendo a Colombia y Chile como los primeros en la región LAC).

En el caso latinoamericano, como se evidenció en la consulta, todavía se requiere un proceso de socialización y sensibilización (con gobiernos, empresas y organizaciones) sobre el alcance de los Principios Rectores sobre Empresas y DDHH de las Naciones Unidas (PRNU), y elevar la discusión para dar el –necesario- salto del concepto de responsabilidad social al de debida diligencia en cuanto al deber de proteger los derechos por parte de los gobiernos, el deber de respetar los mismos por parte de las empresas, y la necesidad de poner en marcha mecanismos idóneos para remediar de manera conjunta en casos de posibles afectaciones y/o vulneraciones generadas por actividades empresariales.
Este encuentro técnico de alto nivel en Ginebra representa un capítulo más de una serie de actividades que lidera el ACNUDH en las que participan los gobiernos, organismos multilaterales, las empresas y la sociedad civil, las cuales se originaron en gran medida debido a la aprobación por parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de los mencionados PRNU, buscando impulsar una dimensión de prácticas más claras y responsables a nivel empresarial y la protección de individuos y comunidades en sus derechos. Desde Equilibrium Global seguimos con atención estos asuntos que buscan generar políticas para un mundo más justo.

Para conocer más sobre el Grupo de Trabajo de la ONU en Empresas y Derechos Humanos: Click aquí

Por Dr. Germán Zarama
Investigador del IHRB. Columnista de Equilibrium Global. Máster en Relaciones Internacionales de Universidad de Bologna.
german.zarama@ihrb.org Twitter: @germanzarama

 

  • https://web.facebook.com/equilibriumglobal/
  • https://twitter.com/tuvozalmundoer
  • https://es.pinterest.com/tuvozalmundo/equilibrium-global/
  • Linkedhttps://www.linkedin.com/in/equilibrium-global-a1ba6587/In
  • https://plus.google.com/+EquilibriumGlobal

Equilibrium Global estuvo presente en Ginebra, en la Consulta MULTI-STAKEHOLDER de la ONU sobre Responsabilidad Corporativa y Remedio en el marco de Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

La voz de la diplomacia de Tibilisi. Opinión oficial Cancillería de Georgia

La voz de la diplomacia de Tibilisi. Opinión oficial Cancillería de Georgia

Compartimos la opinión oficial de la diplomacia de Georgia. Realizamos consultas a la Embajada de Georgia en Argentina sobre aspectos de política exterior de este joven país del Cáucaso. En respuesta, desde la Cancillería georgiana nos transmite las siguientes expresiones oficiales sobre los asuntos de la relación con la Unión Europea y sobre el conflicto territorial con la Federación Rusa. Detallados comentarios con información sobre algunos ejes centrales de la política exterior de Tiblisi.

Pregunta: Cuando desde Sudamérica miramos la política de Bruselas en la estrategia de la “Asociación Oriental de la UE” vemos muchas buenas intenciones y pocos resultados, los procesos de adhesión se anuncian y luego los tiempos para concretarse son eternos. ¿Cómo se ven las cosas desde Tiblisi? ¿En qué se ha beneficiado Georgia con la política de la “Asociación Oriental” de Europa? ¿Cómo está el proceso de Georgia en cuanto a la adhesión a la UE?
Ministerio de Exteriores de Georgia: la integración europea ha estado firmemente arraigada como la piedra angular de la política exterior e interior de Georgia. Es una elección consciente del pueblo georgiano ya que todos entendemos que es la mejor manera de garantizar la democracia, la seguridad, la paz y la prosperidad en nuestro país y en la región en general. No hay otra alternativa en Georgia. Al respecto:

  • La Asociación Oriental, como dimensión oriental específica de la Política Europea de Vecindad, ha sido un auténtico modo cambiante para nosotros. Ha proporcionado el marco concreto para la realización de nuestra visión de construir una democracia verdaderamente europea, aspirando a convertirse en un miembro de pleno derecho de la familia europea común. A pesar de que la Asociación Oriental no prevé la eventual adhesión de los socios de Europa Oriental en la UE, tampoco nos impide seguir este camino.
  • Consideramos la iniciativa como un marco de potenciales, contribuciones y beneficios para todas las partes asociadas, pudiendo elegir libremente el nivel de sus ambiciones y objetivos en las relaciones con la UE.
  • Georgia ha ganado mucho con la Asociación Oriental. Hemos logrado la mayoría de las perspectivas ofrecidas por la Asociación Oriental: – hemos completado con éxito el proceso de liberalización de visados – como resultado del cumplimiento de todos los requisitos necesarios y el cumplimiento de los puntos de referencia, desde el 28 de marzo los ciudadanos de Georgia pueden viajar libremente, sin visa a la zona de Schengen; – hoy Georgia es un socio asociado de la Unión Europea – el Acuerdo de Asociación, incluyendo DCFTA (Área Profunda y Completa de Libre Comercio –APCLC-) y la Agenda de la Asociación, como su principal instrumento de aplicación, han proporcionado una ruta concreta para dirigir el proceso de reforma global en nuestro país. El acuerdo de la “nueva generación”, como suele mencionarse, prevé la asociación política y la integración económica de Georgia con la UE, llevando al país de forma extensiva y paulatina a las más altas normas y estándares europeos en todos los sectores. Se prevé un mayor diálogo político con la UE y una agenda ambiciosa para una cooperación más profunda en materia de política exterior y de seguridad, justicia, libertad y seguridad, comercio y economía, transporte y energía, medio ambiente y salud, investigación y educación, cultura e innovación. El acuerdo firmado en junio de 2014 y aplicado provisionalmente desde septiembre de 2014, entró en vigor en julio de 2016.
  • Los beneficios de esta transformación fundamental ya son visibles en Georgia: Georgia ha estado progresando y mostrando buenos antecedentes en la implementación de reformas complejas. Durante los últimos años hemos estado invirtiendo en la construcción de una democracia europea sólida con instituciones democráticas eficaces y un sistema abierto de gobernanza, pluralismo político, medios libres y poder judicial independiente, un sólido estado de derecho y protección de los derechos humanos y el ambiente.
  • A través de la introducción de las normas y estándares de la UE, el comercio con la UE está aumentando – como resultado, la UE es nuestro mayor socio comercial; El atractivo de Georgia para las inversiones extranjeras está creciendo; estamos promoviendo las empresas locales, generando nuevas oportunidades de empleo; Los productos georgianos ya están presentes en el mercado de la UE, incluidos los nuevos productos recientemente autorizados en el mercado de la UE, como la miel y el pescado y los productos pesqueros del Mar Negro; nos unimos al Tratado de la Comunidad de la Energía (el Protocolo respectivo está en vigor desde julio de 2017); tenemos uno de los indicadores más altos de movilidad de docentes y estudiantes entre los socios orientales. Georgia es un socio asociado de los programas de la UE, como Horizonte 2020 y Europa Creativa, que contribuye a profundizar nuestros vínculos educativos y culturales con la UE, pero también a concienciar sobre Georgia en la UE; también, durante los dos últimos años consecutivos, el turismo ha aumentado en Georgia, recibiendo entre otros, los visitantes multiplicados de los estados miembros de la Unión Europea.
  • Hay que subrayar la contribución decisiva de la UE y sus Estados miembros a la aplicación satisfactoria de las reformas globales en Georgia.
  • Se ha logrado mucho, pero aún queda mucho por hacer. Seguimos nuestro ambicioso programa paso a paso y estamos dispuestos a activar todo el potencial de nuestra asociación con la UE. Nuestros planes incluyen intensificar la aproximación jurídica e institucional con la UE, reforzar la cooperación con los organismos y programas especializados de la UE, profundizar la cooperación sectorial y ampliar las interconexiones, así como intensificar la cooperación en materia de seguridad y defensa. • Nuestra ambición es alcanzar el nivel de integración donde podríamos decir que esto es realmente “todo, menos instituciones” dejando abierta una decisión política sobre la membrecía. El Acuerdo de Asociación no constituye el objetivo final de nuestra relación. Más bien, a través de una asociación política amplia y la integración económica creará un terreno sólido para la integración política más profunda de Georgia en la UE en la perspectiva a largo plazo.

Pregunta: Estonia ha asumido la Presidencia rotativa del Consejo Europeo. Comienza un nuevo “trío”, que marcará la agenda de la UE en este segundo semestre que continuará con Bulgaria y Austria. La Presidente de Estonia, Kersti Kaljulaid, dijo recientemente que el mundo occidental “cometió un error” cuando no reaccionó con mayor firmeza a la invasión rusa de Georgia en 2008. ¿Qué expectativas tiene Ud. sobre la agenda que lleven los líderes de Bruselas para dar espacio a los reclamos de la diplomacia de Tiblisi frente a tantas otras urgencias que hoy tiene el bloque comunitario?
Ministerio de Exteriores de Georgia: Estonia, asumiendo a la Presidencia del Consejo de la UE, tiene una tarea difícil de actuarse en un momento decisivo para el futuro de la Unión Europea. Deseamos sinceramente a nuestros amigos todo el éxito para lograr su visión de una Europa unida. • Al mismo tiempo, hablando de la participación de la Presidencia del Consejo de la UE en los asuntos exteriores de la UE, debemos tener en cuenta los cambios introducidos por el Tratado de Lisboa en las competencias de las instituciones y estructuras de la UE. • No obstante, acogemos con beneplácito la contribución de la Presidencia de Estonia a la aplicación de la Asociación Oriental, que es una de las prioridades de su programa de la Presidencia. Uno de los elementos clave del programa es la Cumbre de la Asociación Oriental prevista el 24 de noviembre en Bruselas, el formato formal más elevado de la arquitectura de la Asociación que reúne a los jefes de los Estados y Gobiernos de los Estados miembros de la UE y los países de la Asociación Oriental y de las instituciones de la UE. Todos esperamos con mucho interés la celebración de dicha Cumbre, que confiamos que garantizará los resultados prácticos, pero también establecerá una visión de futuro para el desarrollo progresivo de nuestras relaciones.

  • La UE participa ampliamente en Georgia apoyando reformas globales y promoviendo la seguridad y la estabilidad sobre el terreno. Hemos desarrollado un diálogo político estructurado eficaz y amplio, que aborda todas las cuestiones de actualidad de nuestra cooperación bilateral, así como los desarrollos internacionales.
  • La UE desempeña un papel especial como mediadora de la cesación del fuego en la guerra entre Rusia y Georgia de agosto de 2008. La UE apoya firmemente la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Georgia dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas. La política proactiva de no reconocimiento de la UE hacia los territorios ocupados de Georgia ha sido crucial a lo largo de estos años. • A través de la significativa presencia sobre el terreno, promueve activamente la seguridad y la estabilidad en Georgia. La Misión de la Observación de la UE en Georgia, como el único mecanismo internacional de supervisión sobre el terreno, desempeña un papel crucial a la luz de las continuas provocaciones de la Federación de Rusia y de procesos alarmantes a lo largo de la línea de ocupación. Ha disminuido la escalada de tensiones y ha contribuido a estabilizar la situación sobre el terreno. • Mediante los Representantes Especiales da la Unión para el Cáucaso del Sur y la crisis en Georgia, la UE interviene activamente en las Discusiones internacionales de Ginebra, que es el único formato entre Georgia y Rusia con el objetivo de lograr la seguridad y la estabilidad sobre el terreno en cumplimiento total del Acuerdo de Cesación del Fuego del 12 de agosto. • Las relaciones entre la UE y Georgia nunca han sido tan estrechas e intensivas como hoy. La Estrategia Mundial de Política Exterior y de Seguridad de la UE describe a Georgia como un socio clave de la UE y presenta al país como un líder regional y observa que el éxito de Georgia en un desarrollo democrático pacífico y estable, estimula los cambios positivos en los vecindarios orientales. • Citando al Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, la UE y Georgia “comparten valores comunes .., comparten una agenda común, un interés común y compromisos comunes para que esta asociación sea aún más fuerte en los próximos meses y años y que se continúe la asociación política y la integración económica de Georgia con la Unión Europea”.

Pregunta: el status de las regiones de Abjasia y Osetia del Sur es muy poco conocido en Latinoamérica ¿Cuál es el status actual del conflicto y qué hace la diplomacia georgiana al respecto? ¿Cuál es la postura oficial del estado georgiano respecto a los ciudadanos de estas regiones que cuentan con ciudadanía rusa adicional a la georgiana y verían con agrado incorporarse a Rusia?
Ministerio de Asuntos Exteriores de Georgia: las regiones georgianas de Abjasia y Tskhinvali, que representan el 20% del territorio del país, siguen siendo ocupadas por la Federación de Rusia. Moscú da pasos hacia la anexión y la absorción de esas regiones. En 2014-2015, Rusia firmó los llamados “tratados sobre integración” por separado con los regímenes de ocupación de Sokhumi y Tskhinvali. Implementándose estos llamados “tratados de integración”, ahora Rusia adopta medidas concretas, incluida la firma de los “acuerdos” de seguimiento, que contemplan la plena incorporación de las regiones ocupadas de Georgia en su sistema político, militar, económico y social. El llamado “referéndum” celebrado recientemente en la región de Osetia del Sur / Tskhinvali para cambiar el nombre de la región georgiana más antigua por el nuevo que es similar a lo del sujeto federal de Rusia, demuestra claramente los planes de Rusia para preparar la anexión ilegal de los territorios ocupados.
Rusia continúa intensificando su construcción militar en las regiones ocupadas de Georgia y, paralelamente al proceso de militarización en curso, realiza ejercicios militares regulares en las regiones de Abjasia y Tskhinvali. Asimismo, las fuerzas rusas están instalando de modo sistemático alambres de púas, las llamadas “señales fronterizas” y otras barreras artificiales a lo largo de la línea de ocupación, que pretenden aislar aún más a las personas que residen en las regiones ocupadas. La longitud total de las trincheras y barreras artificiales a lo largo de la línea de ocupación en la región de Abjasia es de unos 48 km, a lo largo de la línea de ocupación en Osetia del Sur / Tskhinvali región – alrededor de 52 km, afectando a alrededor de 800 familias locales, mientras que varios de ellos han sido obligados a irse de sus lugares de residencia dejando detrás la línea de ocupación, creando así una nueva ola de desplazados internos.
La situación de violación de los derechos humanos en estas regiones sigue siendo alarmante. La restricción de la libertad de circulación y residencia, la práctica del secuestro y las detenciones ilegales a lo largo de la línea de ocupación, la prohibición de la educación en la lengua materna para los georgianos étnicos continúan. El régimen de ocupación en Sokhumi disminuyó el número de puntos de cruce de 6 a 2. El cierre de los llamados “puntos de cruce” agrava significativamente la situación humanitaria en la zona. Tiene un impacto negativo sobre los grupos vulnerables de población, en particular: las personas que necesitan atención médica y / o evacuación médica y los escolares, que van a las escuelas que se ubican en el territorio controlado por el Gobierno de Georgia.
A pesar de las acciones provocativas de Rusia, Georgia cree firmemente en la resolución pacífica de conflictos. A diferencia de la Federación de Rusia, el Gobierno de Georgia se mantiene en conformidad con el Acuerdo de cesación del fuego mediado por la UE. A la espera de la reciprocidad por el lado ruso, Georgia ha reiterado muchas veces el compromiso jurídico de no utilizar la fuerza. El Gobierno de Georgia no escatima esfuerzos para continuar activamente la cooperación con la sociedad internacional a fin de aumentar la conciencia sobre la grave situación de seguridad, derechos humanos y humanitarios en las regiones ocupadas y movilizar el apoyo a la resolución pacífica de los conflictos. Georgia participa de manera constructiva en las discusiones internacionales de Ginebra que es el único formato de negociación entre Rusia y Georgia con la copresidencia de la UE, la ONU, la OSCE y la participación de Estados Unidos, establecida para abordar las secuelas de la guerra de agosto de 2008.
Al mismo tiempo, el Gobierno hace especial hincapié en la reconciliación de las sociedades devastadas por la guerra y apoya la resolución pacífica del conflicto. En este contexto, el Gobierno ha intensificado su política de compromiso vía medidas de fomento de la confianza, contactos directos entre las personas y el diálogo y así se compromete a responder a las necesidades de las personas que viven en las regiones ocupadas de Abjasia y Osetia del Sur / Tskhinvali. En este sentido, el Gobierno de Georgia se mantiene decidido garantizar que los beneficios de la agenda europea de Georgia estén disponibles para las personas al otro lado de la línea de ocupación.

Por Martín Pizzi
Relaciones Internacionales UCASAL

Pin It on Pinterest

Shares