El Mar de China Meridional –de acuerdo con la denominación más extendida, aunque no la única– se encuentra emplazado en la región del Sudeste de Asia y bordea el sur de China. Sus aguas albergan más de 400 islas, arrecifes y bancos de arena, y numerosos archipiélagos entre los que se destacan las islas Spratly y las Paracel. El conflicto por estos territorios se remonta a mediados del siglo XX, pero ha adquirido notable difusión en los últimos cinco años debido al incremento de acciones concretas de la República Popular China sobre los archipiélagos y a la respuesta político-diplomática de Filipinas – y de los demás reclamantes- en defensa de sus intereses territoriales.
El conflicto por la soberanía comienza cuando luego de la Segunda Guerra Mundial, el acuerdo de paz de San Francisco de 1951 no define claramente a quién corresponden los archipiélagos. [i] Esta omisión sentó las bases para el desarrollo de sucesivos enfrentamientos por la posesión de las islas y del espacio marítimo adyacente. En la actualidad son cinco los países involucrados en la disputa: China, Filipinas, Malasia, Vietnam, Brunei; más Taiwán. De estos cinco países, solo China y Vietnam reclaman la totalidad del archipiélago.
Los conflictos por las islas atravesaron momentos de mayor tensión en varias oportunidades, previas a la última década, poniendo de manifiesto la clara voluntad política de China de lograr el control de los territorios reclamados, incluso si ello implicaba el uso de la fuerza. Se destacan los enfrentamientos entre las fuerzas chinas y las del entonces existente Vietnam del Sur en las islas Paracel en 1974, la disputa entre China y el Vietnam ya reunificado en 1988, y la controversia que surgió en 1995 ante la construcción de infraestructura por parte del gobierno chino en Mischief Reef, que incluyó la el izado de una bandera por parte de los chinos y el despliegue de medios navales y aéreos Filipinos en respuesta [ii]. Este arrecife se encuentra ubicado dentro del área de las 200 millas náuticas de la costa de Filipinas, y es reclamado por este último desde 1962. En todos los casos, China logró reivindicar su control sobre los territorios disputados.
Por su parte, los países del Sudeste Asiático que sostienen reclamos en el área también han recurrido a mecanismos que, lejos de establecer bases para la resolución del conflicto, han exacerbado los problemas, principalmente en torno a los reclamos por la exploración y explotación de los recursos naturales. Actualmente Vietnam ocupa 30 islas y arrecifes, Malasia posee control sobre tres y en una de ellas ha construido un hotel, y Filipinas ocupa diez islas y arrecifes. Sin embargo, el avance de estas naciones más pequeñas sobre los archipiélagos dista mucho de las últimas políticas de ocupación implementadas por China, tanto en magnitud como en velocidad y fiereza.

En 2012 se continuó avanzando hacia una estrategia de cooperación con la firma de la Declaración sobre la Conducta de las partes en el Mar de China Meridional, entre la República Popular China y los Estados Miembros de ASEAN [IV] . Este documento, producto de la perseverancia de los países de ASEAN involucrados, no fue más que meramente declarativo. Su única relevancia radica en que en su artículo primero se sostiene que las partes reafirman su compromiso para con los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, lo que implica que Beijing estaría reconociendo el principio de ocupación de hecho que esta convención establece como la base de sustento de los reclamos de soberanía. Esto abrió las puertas para enmarcar el conflicto en una convención de Naciones Unidas y llevar la disputa al ámbito internacional. En cuanto al contenido, la declaración puso en evidencia la escasa predisposición china para negociar temas de soberanía de las islas en el ámbito multilateral, postura que aún sostiene el gobierno de Xi Jinping.

Relevancia estratégica del territorio
El Mar de China Meridional tiene un valor estratégico crucial para las economías que tienen costas sobre él. Tanto su valor en recursos como su centralidad como vía de comunicación juegan un rol fundamental al momento de comprender los ejes de este conflicto.
Los dos archipiélagos más extensos de la zona disputada son las islas Spratly –reclamadas total o parcialmente por China, Brunei, Malasia, Filipinas y Vietnam; y las islas Paracel que China y Vietnam reclaman en su totalidad (y sin ser un Estado, también Taiwán expone reclamación). Estos archipiélagos están constituidos por islotes, rocas y arrecifes parcialmente sumergidos, la mayoría de ellos inhabitables. Las islas son importantes, sin embargo, por razones estratégicas y políticas, porque los reclamos de propiedad sobre ellas se utilizan para clarificar y justificar las reivindicaciones sobre el mar que las rodea y sus recursos.
Los principales recursos de la zona son los hidrocarburos y las reservas pesqueras, que proveen de alimento a poblaciones de la región. En cuanto a los recursos energéticos, se estima que las aguas del Mar de China Meridional contienen 7 mil millones de barriles en reservas de petróleo y un estimado de 900 billones de pies cúbicos de gas natural. Dada la imposibilidad de realizar exploraciones en la zona disputada, los cálculos se han realizado sobre los estimados en zonas próximas al conflicto. Esta región es la segunda ruta comercial marítima más importante del mundo tanto por la cantidad de buques que la navega, como por  por el flujo de bienes que la por allí circula, con destino tanto a las mayores economías asiáticas como al resto del mundo.
A través de las rutas que atraviesan el Mar de China Meridional, Corea del Sur obtene el 65% del petróleo que importa del mundo, Japón y Taiwán obtienen el 60% y China el 80% del total de su abastecimiento. De allí que el control del territorio que atraviesan estas vías sea considerado de interés nacional para el gobierno chino y que su reclamo se extienda al 90% del territorio marítimo.

La intensificación del avance chino en la región
Las acciones del gobierno de Pekín para consolidar su presencia en el territorio disputado en el Mar de China Meridional se han intensificado desde 2010. La política china hacia el territorio ha demostrado su escasa voluntad de diálogo con las partes en disputa, ya sea en ámbitos bilaterales o multilaterales como ASEAN. Desde la construcción de islas artificiales sobre bancos de arena que quedaban cubiertos con la marea, hasta la instalación de plataformas petroleras en aguas disputadas –y hasta dentro de la plataforma continental de otros Estados–, las actitudes del gigante asiático ponen en evidencia su férrea decisión de hacer prevalecer su interés territorial, incluso a través de acciones dudosamente pacíficas. El Mar de China Meridional se está convirtiendo paulatinamente en un escenario en ebullición que, a pesar de la intervención de la Corte Internacional de La Haya, está mostrando que las diferencias de poder y de capacidad militar, así como de potencia económica, pueden imponerse incluso a los fallos judiciales internacionales adversos.
Más recientemente, en el mes de Mayo del 2014, el gobierno de Vietnam presentó fuertes reclamos contra China por la movilización de la plataforma petrolera Haiyang Shiyou 981 dentro de territorio marítimo que se encuentra en disputa, dado que se superponen las plataformas continentales de ambos países. Desde Pekín se insistió en que la plataforma petrolera seguía dentro de aguas territoriales chinas.
A ello se suman los reclamos de Hanoi por el aterrizaje de un avión chino sobre una isla artificial construida por el gobierno de China en aguas en disputa en el Mar de China Meridional. [V]
Las tensiones entre Filipinas y China por territorios en la zona en disputa comenzaron a acrecentarse a principios de 2012 cuando las fuerzas armadas de Filipinas detectaron buques pesqueros chinos en las proximidades de Scarborough Shoal, una isla que reclaman tanto Manila como Pekín –además de Taiwán pese a que no es un Estado–. [VI]

Como respuesta a esta presencia de buques chinos en el territorio en disputa, desde el gobierno de Benigno Aquino III –presidente de Filipinas– se presentaron quejas formales a las autoridades chinas para que los barcos de esa bandera se retiren de la zona en disputa.
En línea con este posicionamiento, en los últimos diez años China ha mostrado con creces su intención de fortalecer su presencia en el área a través de buques pesqueros, islas artificiales, ejercicios militares y establecimiento de guardias costeras.
Ahora bien, el rol de la ASEAN, como principal organismo regional del sudeste de Asia, se encuentra en una encrucijada. Varios de los Estados miembros del organismo son contendientes en el conflicto, pero al mismo tiempo todos los Estados de la región tienen como principal socio político y comercial a China.
La intención de Vietnam y Filipinas fue la de emitir un comunicado conjunto entre los diez Estados miembros de ASEAN que mencionara el respaldo al fallo internacional. Sin embargo, la negativa de Camboya –el socio más cercano a Pekín– y la escasa voluntad de los demás países miembros de confrontar al gigante vecino, favorecieron la publicación de una declaración sobre el conflicto que no menciona en ninguna de sus partes el fallo internacional.

En suma, el conflicto por el Mar de China Meridional se ha convertido en pocos años en un conflicto internacional donde, además de disputas regionales, comienza a observarse un enfrentamiento entre poderes mundiales. El devenir de los acontecimientos es incierto, aunque puede vislumbrarse que no tendrá una solución diplomática en el corto plazo.
En el último tiempo Los ministros de Exteriores de ambos países abogaron por promover la cooperación y negociar una explotación conjunta de este espacio marítimo, una importante ruta comercial, rica en recursos pesqueros, y con diversos yacimientos de petróleo y gas.
El canciller vietnamita, Pham Binh Minh, reclamó el 2 de agosto de este año resolver el contencioso de acuerdo con la ley internacional durante una rueda de prensa conjunta tras reunirse con su homólogo chino Wang Yi en Hanoi, recogida por el portal VNExpress. [VII] También expresó su preocupación por “elementos” que han contribuido a escalar la tensión en la zona, donde Pekín ha construido diversas instalaciones de uso militar en atolones e islas artificiales.
El ministro chino destacó la importancia de resolver la disputa para garantizar la salud del desarrollo y las relaciones bilaterales, y llamó a hacerlo mediante el diálogo “sin tomar acciones unilaterales que puedan complicar y expandir las disputas”. 
La disputa ha provocado una escalada de la tensión y la militarización de la zona, donde se han producido varios incidentes entre pescadores, guardacostas y la Marina de varios de estos países. Vietnam canceló las prospecciones en un yacimiento en el Mar de China Meridional explotado por la española Repsol debido a las presiones de Pekín.
No parece vislumbrarse una solución a corto plazo en este serio conflicto.

Por Martín Alejandro Pizzi. Relaciones Internacionales Universidad Católica de Salta.
Analista Internacional.

Fuentes:
[I] El acuerdo de Paz de San Francisco se firmó en 1951 entre Estados Unidos y Japón. El inciso f del Artículo 2° consagra la renuncia expresa de la soberanía japonesa sobre estos archipiélagos, que junto con otros territorios fueron ocupados por las tropas imperiales durante la Segunda Guerra Mundial, pero esta renuncia no hizo más que abrir la disputa por el espacio. Texto completo del tratado  
[II] https://www.dipublico.org/10550/tratado-de-paz-con-el-japon-8-de-septiembre-de-1951/
[III] https://www.nytimes.com/1995/02/19/world/manila-sees-china-threat-on-coral-reef.html
[IV] https://web.archive.org/web/20160311053631/http://cil.nus.edu.sg/rp/pdf/1992%20ASEAN%20Declaration%20on%20the%20South%20China%20Sea-pdf.pdf
[V] https://asean.org/?static_post=declaration-on-the-conduct-of-parties-in-the-south-china-sea-2
[VI] https://www.bbc.com/news/world-asia-35216579
[VII] https://www.bbc.com/news/world-asia-17673426
[VIII https://e.vnexpress.net/news/news/vietnam-tells-china-to-contain-conflicts-at-sea-3961558.htm

 

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares
Share This