El ataque iraní sobre bases estadounidense en Iraq, entre ellas una de las más importantes como Al- Balad ubicada al norte de Bagdad, confirma la alta conflictividad en la cual se encuentran inmersos ambos estados. Si bien EEUU ha iniciado la evacuación de 15 bases militares en Iraq, no obstante, el Secretario de Defensa de los EEUU, Mark Esper, anunció la disposición del presidente D. Trump para entablar diálogo con los altos mandatarios iraníes.
La presencia militar norteamericana en Iraq se limitará a dos bases: Ain Al – Asad al oeste y Erbil al norte, según miembro de la Comisión de la Seguridad y Defensa Nacional del Parlamento iraquí, Ali al-Qanimi. Tanto el ataque iraní como el repliegue de fuerzas y bases norteamericanas, habilitan a re-pensar el panorama de conflagración en Oriente Próximo, dónde Siria y Yemen siguen en guerra y los actores extra-regionales parecen confabular a favor de la continuidad del caos.
En el actual panorama internacional donde la incertidumbre  desdibuja el futuro y amenaza desestabilizar el desordenado tablero de la paz regional en “Medio Oriente”, las futuras elecciones presidenciales en los EEUU –3 de noviembre 2020- orientan el cauce de la discusión hacia las relaciones internacionales.
En la política doméstica estadounidense, la imagen del fracaso de los demócratas en la Cámara Alta como también la incapacidad institucional para demostrar fehacientemente el sistema de auto-control de poderes, absolvieron al presidente D. Trump en el juicio político por el escándalo de Ucrania acusado por abuso de poder y obstrucción al Congreso, lo que derivó en mayor poder de acción para el actual mandatario norteamericano por la propia incapacidad de la oposición. En este marco de interna política dónde la imagen del presidente y los números macro y micro económicos generan certidumbre solidificando la figura de D. Trump, la situación de riesgo por un nuevo enfrentamiento con Irán define cual es el interés general del votante estadounidense.

La figura del buen gobernante
La tipología sobre la figura del buen gobernante según Pierre Rosanvallon remite en la distinción del modelo medieval con el “príncipe virtuoso”; el modelo del “puro elegido” durante la Revolución francesa; el “hombre pueblo” de origen cesarista y el “hombre político por vocación” de Max Weber.
Las diferentes formas que amenazan globalmente la desintegración por implosión de las democracias occidentales en diferentes regiones, proponen retomar según el historiador francés otra figura que representa el concepto del buen gobernante “el hombre de confianza” que define claramente un nuevo modelo de relación candidato-electores.
La confianza del electorado estadounidense sobre D. Trump actúa como guía de la conducta futura del mismo, una poderosa carta de confianza que representa el cordón umbilical donde los dispositivos formalizados de verificación de las promesas equivalen a un contrato en el orden político y a la autorización popular de mantener esa fina estructura representativa.
La confianza de los gobernados condiciona de manera pragmática las decisiones en política exterior de D. Trump, el diseño operativo para provocar al irascible régimen del ayatolá ha sido exitoso. En el imaginario occidental persiste la idea que la República Islámica de Irán oficia de régimen tirano y aunque también EEUU es considerado como tal, la confianza juega un rol preponderante; la hipótesis del filósofo Georg Simmel “La confianza es también un intermediario entre el saber y el no saber acerca del otro” propone considerar que “Quien no sabe nada del otro, ni siquiera puede, razonablemente confiar”. Con este marco teórico quien mejor publicita sus bondades “EEUU asesinó al terrorista y 2do. Hombre más importante iraní” mayores votos de confianza obtendrá en el largo proceso electoral estadounidense.

Factores que preocupan.
A pesar de las sanciones económicas, el régimen iraní sigue preocupando por diversos factores: posee mayor consenso político aún en el contexto de movilizaciones sociales; dispone de instituciones militares que están equipadas con modernos armamentos y con alta efectividad combativa; tiene importante cantidad de soldados profesionales, milicianos y reservistas con posibilidad de ser movilizados rápidamente y detenta avances científicos como los sistemas de misiles con gran poder disuasivo. Sin embargo, el factor más preocupante para los Estados Unidos, es la posición geo-estratégica del estado persa y la clave del conflicto es el Estrecho de Ormuz puerta de entrada y salida al Golfo Pérsico y la ruta del petróleo más importante por la cual ejerce presión no sólo sobre  los países que integran la región del Golfo sino también a todos los que componen la cadena de comercialización con esos países. Aunque el enfrentamiento directo entre Teherán y Washington se ha desechado, cada acción y reacción genera preocupación a nivel mundial. Considerando la línea de esta editorial: “la confianza” es el prejuicio favorable que cuentan los altos mandatarios para emprender cualquier acción inmediata y la “desconfianza” se transforma en la institución invisible que puede perturbar el reconocimiento de la incondicionalidad otorgada para realizar las tareas confiadas sobre todo en el caso específico de las decisiones en política exterior que lleve a cabo D. Trump de cara a las futuras elecciones presidenciales del presente año.

Por Raquel Pozzi. Analista en Política Internacional. En Twitter: @Raquelpozzitang

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares
Share This