El conflicto en Siria comenzó en el 2011, atravesó por diferentes procesos, pero continúa la tragedia. A comienzos de este mes de octubre, la frontera entre Siria y Turquía vuelve a ser noticia. En los medios de comunicación masiva, desde un enfoque mayormente occidental, sobreabunda una perspectiva que relata los últimos acontecimientos. Pero, ¿qué ocurre con la perspectiva de Ankara? Para proveer información, y otra mirada de los acontecimientos, compartimos estas consultas al jefe de la diplomacia de Turquía en Buenos Aires, Embajador Sefik Vural Altay. Un contacto que ocurre horas después del momento en el cual Estados Unidos y Turquía discuten un acuerdo, lo volcamos en este testimonio que puede ayudar a conocer datos que no han sido reflejados en la prensa.

Pregunta: detrás de los acontecimientos y las acciones políticas está el sufrimiento de los pueblos. El conflicto en Siria lleva ya varios años, pero su atención en la opinión pública, lamentablemente, ha bajado. ¿Puede Ud. comentarnos sobre el compromiso y las acciones de su país para con los refugiados que ha provocado este conflicto?
Embajador Sefik Vural Altay: Turquía es el país que alberga la mayor cantidad de refugiados del mundo: totalizan 4 millones. De estos, 3,5 millones son sirios que ya llevan ocho años viviendo en nuestro país, desde que se inició el conflicto. Estamos hablando de una gran catástrofe humanitaria, que además de miles de muertos que se ha cobrado este conflicto, ha producido millones de desplazados.
Al ser vecinos, no había forma de rechazarlos, entonces les abrimos nuestras puertas. Como país, Turquía ha venido realizando un gran esfuerzo por albergar a los que sufren las consecuencias del conflicto en Siria. Gastamos 40.000 millones de dólares en la atención de refugiados. Pero lamentablemente la comunidad internacional nos dejó solos en este esfuerzo: otros países no cumplieron con sus promesas y no ayudaron. Voy a brindar algunas cifras para dimensionar la magnitud de este esfuerzo: 450.000 niños sirios nacieron en Turquía. Se realizaron 1.700.000 cirugías en la población refugiada, y 34 millones de prácticas médicas. Hoy cerca de 650.000 niños de origen sirio asisten a escuelas turcas. Estas son cifras increíbles: salud, alojamiento, servicios sociales, es una contribución enorme para nuestros vecinos que aún siguen sufriendo.

Pregunta: por favor ubíquenos en contexto respecto a por qué Turquía inició esta operación llamada “Fuente de Paz”. ¿Qué razones tuvo su país para involucrarse militarmente?
Embajador Sefik Vural Altay: compartimos con Siria una frontera de 911 kilómetros. Es una frontera muy larga. Es una zona dividida en parte por el famoso río Éufrates, que nace en Turquía y discurre hacia el sur. Por eso siempre nos referimos, para ubicar geográficamente, con los términos “al Este del Éufrates” o “al Oeste del Éufrates”.
Esta operación tiene únicamente propósitos y objetivos antiterroristas, y se desarrolla desde la margen oriental del río Éufrates hasta la frontera iraquí. Como sabrán, en 2017 y 2018 hemos completado dos operaciones similares: la primera fue llamada “Escudo del Éufrates” y la segunda “Rama de Olivo”. Durante esas operaciones liberamos esa zona de la presencia focos terroristas, y garantizamos el regreso de aproximadamente 350.000 sirios a estos territorios liberados.
El objetivo de la actual operación es similar a las anteriores pero el ámbito geográfico es distinto: la margen oriental del Éufrates hasta la frontera iraquí. Esta zona está bajo el control de la organización denominada YPG, que es una extensión de la organización terrorista PKK. No hay diferencia entre estas organizaciones, reciben instrucciones desde el mismo lugar. Pero, oportunamente y como fuera ya comprobado, nuestro aliado de la OTAN Estados Unidos, con el fin de luchar contra Daesh, eligió aprovechar a estas dos organizaciones: PYD e YPG, que son extensión de PKK en Siria.
Pero tenemos que resaltar, esta operación se enmarca bajo el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, en relación al derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de un ataque armado contra algún Estado miembro de ONU. Esto es la base legal de la operación.

Pregunta: ¿puede brindarnos más detalles de existencia de apoyo a estos grupos? Esto en general, es lo que no suele ser recordado en la opinión pública.
Embajador Sefik Vural Altay: les entregaron más de 30.000 camiones con armas y municiones. Es una cantidad suficiente para formar una fuerza respetable, además del apoyo financiero que les brindaron. Esta organización terrorista, con este apoyo de esta naturaleza, fue fortaleciéndose; y se convirtió en una seria amenaza contra Turquía. Tanto para la frontera turca como para el pueblo turco que vive en esa zona fronteriza. Previo al comienzo de esta operación militar recibimos más de trescientos ataques de artillería y misiles contra nuestro suelo. Imagínense qué ocurre en la frontera de cualquier país del mundo.
Y es importante que se sepa, estos grupos PYD y YPG no representan a la mayoría del pueblo kurdo en Siria, sino son una fracción separatista y marginal que su única vía es la violencia. En estas zonas viven 15 millones de kurdos, en Irán, Siria, Irak y Turquía. En Turquía específicamente hay en el presente 10 millones de ciudadanos turcos de origen kurdo, en el propio partido del Presidente Recep Tayyip Erdogan hay 50 diputados que les representan. Nosotros no tenemos problema con los kurdos, nosotros tenemos problemas con los terroristas.

Pregunta Turquía emprende esta operación, pero como sabemos, toda batalla se libra en el terreno, pero a la vez en el ámbito de la comunicación. ¿Qué interpretación hace Ud. respecto al rol de los medios de comunicación masiva? Entendemos se han centrado en la emisión de un mensaje pero han olvidado aspectos de este complejo conflicto como la presencia de Daesh ¿Está Ud. de acuerdo? ¿Cuál es la opinión de la diplomacia de Ankara?
Embajador Sefik Vural Altay: es una percepción falsa, pues Turquía es el único país que lucho cuerpo a cuerpo, colocando las botas sobre el terreno, y eliminó la amenaza de Daesh. Hacemos notar que estas operaciones militares realizadas al Oeste del Éufrates tuvieron este propósito, y pusimos a disposición de la Coalición Internacional bases aéreas en nuestro territorio.
Estas afirmaciones que se han vertido, respecto a un renacimiento y una revitalización de Daesh son mentiras, parte de una propaganda negra contra nuestro país. En la zona de operaciones solamente hay una cárcel en la cual están alojados miembros de Daesh. Están los videos disponibles en Internet. Terroristas de YPG son los que abrieron las puertas de la cárcel y los liberaron, a cambio de que estos prisioneros fugados se dirijan a Turquía a cometer actos terroristas, incluso se les pagaba por ello. Previamente habíamos liberado de terroristas otras zonas de frontera turco-siria; pero ahora hemos encontrado en esta oportunidad hemos encontrado túneles de 90 kilómetros de extensión, usados para el paso ilegal de personas hacia nuestro país, para contrabandear armas y para otros propósitos ilegales. Desde hace mucho tiempo hemos dejado claro que no permitiremos la formación de un Estado terrorista en la región. De la misma forma que sería inaceptable para cualquier otro país.
Recientemente, el presidente Erdogan declaró las intenciones de nuestro país en el seno de la Asamblea General de la ONU. Hemos hecho un gran esfuerzo para resolver este tema por la vía pacífica con los Estados Unidos. Pero lamentablemente nuestros esfuerzos no han dado resultados. Una vez que nos enteramos que la contraparte estaba intentando ganar tiempo postergando la solución, recién allí iniciamos la operación militar. En realidad, a lo que aspiramos es liberar toda esta zona de elementos terroristas y convertirla en una zona segura, y posteriormente garantizar el retorno de dos millones de refugiados sirios en territorio turco hacia sus hogares.

Pregunta: por estas horas hay un evento que incide en esta operación. ¿En qué situación se halla la negociación con los Estados Unidos por Siria?
Embajador Sefik Vural Altay: por el momento vamos a dar una pausa, un intervalo, a nuestras operaciones militares en Siria. Llegamos a un acuerdo con Estados Unidos. Tal y como sabrán, el Vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence estuvo de visita en nuestro país, y el miércoles 16 de octubre se reunieron las comitivas principales. El jueves 17 se realizó una reunión con el Presidente Erdogan, que duró cuatro horas y veinte minutos. Se produjo un comunicado conjunto con el texto del acuerdo, que consta de 13 artículos. Estados Unidos garantiza la “zona segura” que estableció Turquía, en el plazo de 120 horas.
Asimismo, también garantiza sacar sus armas de destrucción masiva de la zona segura, y la destrucción de todas las instalaciones destinadas al armamento y la comunicación de YPG. Es el resultado que deseábamos. El Presidente Erdogan, al dirigirse el pasado miércoles 16 al parlamento turco, había explicado esta oferta. Nuestro país respetará ese plazo. No estamos suspendiendo nuestras operaciones, reitero, sólo estamos haciendo una pausa. En caso de que en el plazo de cinco días observemos el cumplimiento de las promesas realizadas, suspenderemos la operación.

Pregunta: ¿puede comentar acerca del impacto geopolítico para Turquía? Su país es un actor de peso a nivel regional, pero la vecindad no goza de estabilidad.
Embajador Sefik Vural Altay: el problema principal es la amenaza que surge contra la seguridad de nuestro Estado. A esto se suma la dimensión económica y por supuesto el impacto de las poblaciones desplazadas a la fuerza. En las zonas ocupadas por PYD y YPG, la población es de un 90% de sirios de origen árabe. En estos años, los elementos de PYD y YPG trataron de realizar una limpieza étnica en esta zona. El objetivo era declarar un denominado, un supuesto Estado de terroristas en esta región: lo denominan Kurdistán del Oeste. Nosotros advertimos a la comunidad internacional que no permitiremos esto.

Pregunta: pero esto implicaría la partición de Siria
Embajador Sefik Vural Altay: Claramente. el gobierno de Damasco perdió el control de esta región hace más de siete años. Nosotros estamos a favor de la integridad territorial de Siria, no queremos su fragmentación. En este sentido la operación militar que hemos emprendido colabora con este objetivo. Conduciendo esta operación militar hemos prestado la máxima atención para evitar daños a la población civil.

 

 

 

 

Pregunta: ¿en caso de que prospere el acuerdo con Estados Unidos, cree que el conflicto en Siria se acercará a su fin? ¿Veremos otro estado de cosas, un retorno a la “normalidad”?
Embajador Sefik Vural Altay: es nuestra aspiración principal y nuestro objetivo. Deseamos la paz, la prosperidad y la tranquilidad de nuestra región. Mientras menos inestabilidad exista en la región, más positivo para nuestros intereses.
Para eso necesitamos el fin de la guerra, y una solución pacífica y definitiva para Siria. Intensos esfuerzos estamos realizando en este sentido. Iniciamos junto con Rusia e Irán el denominado “Proceso de Astana”. En este Proceso hemos logrado formar una Comisión Constitucional para Siria. Es un logro importante, esperamos que sea el camino de la solución.

Pregunta: ¿puede darnos una opinión respecto al rol de Europa y de Naciones Unidas al respecto? ¿Qué se aprecia desde Ankara? ¿Hay solidaridad u operan por intereses?
Embajador Sefik Vural Altay: quiero aprovechar para dejar en claro que desde Ankara continuaremos sosteniendo las mismas posturas, hemos sido siempre inmutables. Pero lamentablemente esas operaciones que hemos desarrollado han recibido una fuerte propaganda negativa tanto en Europa como en Estados Unidos. Se dijeron muchas mentiras acusándonos: “Turquía atacó a los Kurdos”, “Turquía invadió Siria”, “Turquía obstaculizó la lucha contra Daesh”. Nos acusaron de atacar objetivos civiles, y de provocar desplazados. Estas cosas se dicen para distorsionar la realidad, y no reflejan realidad de los hechos. Estas áreas son de nuestra vecindad inmediata, las conocemos mejor que el resto del mundo. Es nuestro ambiente natural: vivimos en ella, respiramos en ella. Tenemos una historia.
En este sentido nadie puede conocer mejor que nosotros la realidad regional, que la vivimos y palpamos a diario. Obviamente, dentro de lo posible hemos dado las respuestas necesarias a estas acusaciones. Pero gracias a esta situación tuvimos la oportunidad de ver y comprender algunas relaciones que se dan en el terreno, y nos enteramos que nosotros interrumpimos un proyecto enorme. Por eso esa reacción airada: impedimos la creación de un estado destinado a convertirse en un santuario terrorista. Ellos eran simplemente una herramienta, un instrumento, pero que iba a servir a otros fines.

Pregunta: y esta entrevista nos permite también consultar sobre las relaciones bilaterales entre Turquía y Argentina.
Embajador Sefik Vural Altay: no tenemos ningún problema político con Argentina. Hay buena voluntad política en ambas partes en fomentar las relaciones recíprocas en todos los ámbitos. Mi gestión lleva casi diez meses, y mis esfuerzos se orientan por supuesto en esta dirección. Hay algunos mecanismos establecidos que estamos tratados de reactivar. Estamos tratando de desarrollar iniciativas beneficiosas para ambos países, en la complementación y las áreas donde podemos cooperar. Tenemos muchas similitudes y eso es por supuesto muy ventajoso. Con esta perspectiva estamos dispuestos a trabajar de cerca. Respetando la voluntad del pueblo argentino, que se expresará en las urnas próximamente, queremos seguir en el sendero de la cooperación.

Pregunta: Y finalmente, nuestro espacio lleva diez años de trabajo. En este tiempo un asunto que con frecuencia observamos es en referencia ingreso de Turquía a la Unión Europea ¿Ha bajado el entusiasmo de esta iniciativa? ¿Sigue siendo un hecho posible u otras prioridades que tiene fijada la política exterior de Turquía hace que esto quede relegado?
Embajador Sefik Vural Altay: sigue siendo un objetivo estratégico de nuestra nación: ser miembro pleno de la Unión Europea. Es nuestro deseo, intención y objetivo pertenecer, nos percibimos parte de Occidente. Los procesos y protocolo, continúan.
Esto no significa que no tengamos lazos y buena cooperación con el Norte, el Sur y Oriente. Nuestra política exterior es multilateral y multidimensional. En los últimos años hemos concretado una apertura hacia distintas regiones: una de ellas es Latinoamérica. Buscando mejorar nuestra relación con los países latinoamericanos, estamos abriendo nuevas embajadas en la región, y Argentina junto con Brasil y México son los países más grandes de la región y está entre nuestras prioridades. Un objetivo de mi gestión es convertir a Turquía y Argentina en socios estratégicos. Esperamos lograrlo.

Material elaborado por el equipo de Equilibrium Global. 

 

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares
Share This