Comparte este contenido

Transitamos la peor crisis humanitaria de los últimos tiempos, una realidad que pone en jaque a las instituciones regionales e internacionales ante las fallidas medidas de contención. Una crisis que se compara con la de la Segunda Guerra Mundial, debido al nivel de flujo de personas forzadas a movilizarse y su consecuente impacto mundial. Aunque los grandes epicentros se encuentren alejados de nuestra región, en Sudamérica no estamos exento de lo que sucede en el resto del mundo. El representante de ACNUR para América del Sur, José Samaniego, dialogó con Equilibrium Global para abordar la crisis humanitaria teniendo en consideración lo que sucede en el mundo, focalizando la situación en Europa, pero también en América Latina. Compartimos aquí la primera parte de una larga conversación con Samaniego: “Los refugiados en América Latina”.

Equilibrium Global: Para introducirnos en tema y tomar una proximidad a las competencias que tiene esta oficina ¿nos puede decir cuál es la labor de ACNUR?
José Samaniego: ACNUR fue creado inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, primeramente, con un mandato muy temporal y limitado. Fue creado para ayudar a Europa en el retorno de las personas que tuvieron que huir de sus países durante este periodo de guerra. Nuestro origen nos muestra cómo el mundo da vueltas, hoy la situación es similar. Una parte de la historia donde el sistema de protección internacional estaba poniendo en pie a las Naciones Unidas. A partir de 1956 nuevamente Europa era protagonista debido a la crisis húngara y el nuevo desplazamiento de europeos. Durante el paso del tiempo, durante las guerras de colonización de África y Asia la posterior Guerra Fría, ACNUR fue ampliando su mandato como así también la cobertura geográfica. La Oficina comenzó con 300 funcionarios alrededor del mundo y ahora ya son más de 9000 que trabajan en 125 países.

Equilibrium Global: Usted es parte de esos tantos funcionarios. Hoy ubicado en Buenos Aires, Argentina. ¿Cómo es la agenda de trabajo de ACNUR aquí?
José Samaniego: Desde esta oficina ubicada en Buenos Aires cubrimos específicamente el sur de América Latina. Si bien es una “división artificial”, podemos decir que incluye Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina.  ACNUR llegó a esta ciudad hace 50 años, un largo periodo donde pudimos experimentar las diferentes fases históricas en referencia al flujo de personas en la región. Al respecto, en las últimas dos décadas se ha trabajo mucho en fortalecer el sistema de asilo en esta parte del mundo.

Equilibrium Global: Teniendo presente la crisis humanitaria mundial nos es de interés poder preguntarle cómo es el sistema de Argentina.
José Samaniego: Argentina tiene una ley muy buena, muy amplia cuando se trata de lo legal normativo para el sistema de asilo. Asimismo, existen movimientos y organizaciones que trabajan en el tema de protección e integración de refugiados, como CEPARE que tomó el nombre de Comisión Nacional de Refugiados, la CONARE. Además de los ya mencionados, yo diría que los actores más relevantes son la CONARE que está integrado, entre otros, por el Ministerio del Interior, de Relaciones Exteriores, con el INADI y el Desarrollo Social, y también la Fundación Comisión Católica Argentina para Migraciones (FCCAM) que es la que recibe al refugiado que llega al país.

Equilibrium Global: En el último tiempo, dos o tres años, los refugiados que buscan pedir asilo en Argentina, ¿de dónde provienen? ¿De qué cifras estamos hablando aproximadamente?
José Samaniego: Es importante resaltar que Argentina ha recibido refugiados de diferentes crisis desde hace mucho tiempo, como peruanos que escaparon de los conflictos que hubo en Perú, pero la gran mayoría son colombianos que han llegado también en los últimos diez o quince años. También refugiados africanos, de Europa, principalmente, de Ucrania. Pero en el último tiempo hemos tenido un ingreso cada vez mayor de refugiados del Medio Oriente en particular de sirios. Para cifras exactas recomiendo pedirlas a la Comisión Nacional de Refugiados.

Equilibrium Global: Un concepto clave es la cooperación, para mejorar la capacidad de respuesta. ¿Con qué entidades trabaja ACNUR para coordinar las labores en el tema? 20160418175214
José Samaniego: Trabajamos en estrecha coordinación con la Dirección Nacional de Migraciones, que junto a la mencionada CONARE son los principales “brazos” que encontrarás en cualquier programa de refugiados. ACNUR es el sombrero internacional, el Estado es el que asegura protección, ya que es el que firma los respectivos acuerdos. En el caso de Argentina la Comisión Católica ya lleva más de 30 años trabajando con refugiados y es también una entidad con la que estamos en permanente comunicación para coordinar nuestras acciones.

Equilibrium Global: Hablamos de refugiados y Argentina, no podemos omitir la noticia de un eventual acuerdo con los europeos para recibir quienes huyen de la guerra en Siria.  ¿Qué nos puede decir al respecto, es algo sobre lo cual se está trabajando?
José Samaniego: Como ustedes ven, hay nuevas autoridades. El presidente Macri ofreció un apoyo a la situación humanitaria en Siria fundamentalmente por el envío de voluntarios de Cascos Blancos para apoyar en acciones de ACNUR en el Medio Oriente, principalmente en el Líbano. Paralelamente la Canciller Susana Malcorra ha mencionado en varios Foros que efectivamente la Argentina está dispuesta a recibir a refugiados sirios con el apoyo de la comunidad internacional. En seguimiento de esto ha habido ciertas iniciativas coordinadas fundamentalmente por la Dirección General de Migraciones para traducir esta declaración en una operación ya más concreta y por el momento estamos trabajando en esto. Ya hay varias reuniones convocadas por el gobierno para traducir la declaración de la Canciller en un programa más concreto y allí se definirá de cuantos sirios o familias sirias se está hablando y en qué condiciones se realizará. Es un tema bastante reciente del que se requerirá tiempo para ver cómo evoluciona. Lo importante es que una de las prioridades que debe tener el gobierno argentino es el tema de la integración local.

Equilibrium Global: La integración será un paso fundamental, al respecto, ¿nos puede dar alguna referencia sobre el “Programa Siria”?
José Samaniego: Argentina desde el año 2014 llevada adelante un sistema llamado Visas Humanitarias, conocido como “Programa Siria”. Tiene como objetivo, fundamentalmente, facilitar el ingreso de población siria a Argentina. El sistema es de un “llamante”, es decir, un argentino se inscribe para recibir víctimas del conflicto sirio, comprometiéndose a darle un hogar. Claro, siempre contando con el apoyo del gobierno para facilitar el programa. Hay otro país en América Latina que tiene un programa muy similar que es Brasil.

Equilibrium Global: Usted nos menciona Brasil, qué ocurre a nivel regional, teniendo en consideración esa “división artificial” de ACNUR.
José Samaniego: En los países que cubrimos se ha dado una dinámica muy similar a la comentada de Argentina, con un marco normativo, uno institucional, para que gradualmente se vayan abriendo oportunidades de políticas públicas específicas para favorecer a la población de refugiados, sobre todo en el campo de integración local. También algunos países de la región han recibido refugiados reasentados, que la diferencia con los refugiados espontáneos, ellos pasan la frontera sin ningún apoyo y solicitan a la Comisión de Refugiados para luego dirigirse a otro destino. El reasentamiento ya implica una operación más coordinada por el Estado que es fundamentalmente apoyar a las personas que están en el primer país de asilo para que puedan encontrar una solución más definitiva a sus problemas.

Equilibrium Global: Nos gustaría conocer sobre la situación de Colombia, porque hablamos de refugiados y desplazados como si fuese una cuestión lejana pero en nuestra propia región tenemos un caso más que representativo, casi 5 décadas de conflicto armado colombiano. Próximamente se vendrá la eventual firma de paz, qué ocurrirá con los refugiados y desplazados.
José Samaniego: Si, efectivamente, Europa se ha robado todas las “cámaras”, mientras que en el mundo hay múltiples crisis humanitarias. América Latina tiene relativamente una situación menos dramática que las que se viven en otros continentes. Actualmente si no me equivoco, entre desplazados internos y refugiados debe haber unos 6,5 millones de personas que han tenido que abandonar sus hogares en las últimas décadas en nuestro continente, y la crisis principal, efectivamente se vive en Colombia. Con el proceso y la firma de paz se está abriendo la esperanza de crear las condiciones para que los desplazados internos y/o refugiados que deseen regresar puedan hacerlo.

Equilibrium Global: ¿Qué función cumplirá ACNUR para crear esas condiciones?
José Samaniego: ACNUR siempre plantea tres tipos de soluciones. La primera que es la mejor, es el retorno, cualquier persona quiere retornar a su casa, pero a veces es difícil más cuando son crisis ya muy largas donde hace 15 o 20 años has estado fuera de tu país, tus hijos han nacido afuera, lo que se propone es pasar a procesos de integración local, siendo éste la segunda solución, para que puedan quedarse en el lugar de asilo, pero que tengan acceso a una integración legal, social, económica. Y para aquellos que no pueden ni regresar ni quedarse, muchas veces pueden tener problemas de seguridad por estar muy cerca de su país de origen se plantea lo del reasentamiento como el tercer mecanismo de solución. En el caso de Colombia yo creo que se va a dar una combinación de los dos primeros elementos. Se espera que con la normalización gradual de varias regiones en el país, la gente pueda ir regresando paulatinamente pero también hay que considerar que muchos preferirán quedarse en el país donde están viviendo actualmente. Actualmente, creo que rondan los 600.000 refugiados colombianos reconocidos, sobre todo en países vecinos.

Equilibrium Global: ¿Y los refugiados no reconocidos?
José Samaniego: Hay una cifra mucho mayor de personas colombianas que salieron por las mismas razones que un refugiado pero que nunca fueron reconocidos. Estas personas viven principalmente en Ecuador, Venezuela, Panamá y se piensa que muchas de esas personas vayan a permanecer en esas comunidades que los acogieron. En el caso de los que viven en Argentina, Chile y Uruguay, lo importante es que tengan la opción y cada uno decida qué hacer. No va a haber un programa de retorno de todos los refugiados colombianos, sino que aquellos que decidan regresar lo van a hacer.

Equilibrium Global: También está la crisis centroamericana.
José Samaniego: La crisis humanitaria en Centro América también está presente y es parte de la crisis humanitaria mundial. Para este caso hablamos de violencia y criminalidad, principalmente el crimen organizado. Esto ha llegado a tal nivel que los Estados no brindan la capacidad de seguridad a las personas, generando que ellas tengan que huir. Alrededor de 60 mil entre salvadoreños, hondureños y guatemaltecos abandonaron su país. También está la crisis de ciudadanos haitianos que huyen hacia República Dominicana, un escenario donde el desplazamiento de personas no es categorizado como refugiados sino como apátridas, es decir, sin nacionalidad haitiana ni dominicana, país que los acoge. La situación en Centroamérica no es tan simple, el papel que están teniendo las maras, las organizaciones criminales trasnacionales, llevan mucha presión a los civiles, desde reclutamiento, amenazas constantes, extorsiones. Esto genera el desplazamiento de personas. Así como en Europa se suben a un bote de goma en el Mediterráneo, aquí se suben a un colectivo, tren o vehículo del que no saben si llegaran vivos. Asimismo, deben pasar por la situación de violencia de México que es el país de tránsito para llegar a Estados Unidos.

Equilibrium Global: Hemos abordado diferentes puntos de crisis humanitaria en la región. ¿Ha habido una declaración conjunta para contener estos escenarios descriptos?
José Samaniego: El Plan de Acción de Brasil fue un plan adoptado en diciembre de 2014 conmemorando los 30 años de un hito que fue la protección de refugiados en la región. Se reunieron para primero reiterar una vez más que América Latina tiene que seguir abierta al tema de refugiados, segundo que no se trata solamente de mantener las puertas abiertas, hay que cooperar entre países latinoamericanos para poder encontrar soluciones para personas refugiadas y tercero hay que solidarizarse con las grandes crisis globales para ver de qué manera América Latina como bloque puede apoyar. Un hecho sumamente importante porque se trató de una declaración que fue ratificada por 28 países de América Latina. ¿Se imaginan un avance de este tipo qué relevancia tendría en la actual realidad de Europa? Teniendo en cuenta que, a pesar de la larguísima tradición de asilo, de su marco de integración que promueve la movilidad, los problemas para atender la crisis humanitaria se evidenciaron en cada toma de acción.

Desarrollo & Contenido
Ariel Roberto Zaiser – Relaciones Internacionales y Gobierno UADE
Vanina Soledad Fattori – Relaciones Internacionales USAL

La Oficina de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados ACNUR en Buenos Aires tiene competencias en Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay: http://www.acnur.org/t3/donde-trabaja/america/argentina/