Comparte este contenido

Desde nuestra red de alianzas con think-tanks y expertos en diferentes capitales del mundo, el testimonio del periodista Ivan Nechepurenko en Moscú, para conocer opinión de experto sobre la crisis en Ucrania y las fricciones entre Rusia y Occidente. Desde la coordinación de la periodista Vanina Fattori desde Buenos Aires con la redacción del periódico “The Moscow Times”, Ivan Nechepurenko nos acerca la perspectiva desde Moscú sobre la situación en Ucrania al inicio de este 2015, sobre el conflicto que sigue en una categoría de “estancamiento”.

El periodista Ivan Nechepurenko, describió acertadamente los efectos de las elecciones en Ucrania del 26 de Octubre del 2014, anticipando algunas claves políticas que después se materializaron en el escenario real. Ivan Nechepurenko consideró que todo el espectro político del país nuevamente se volcó en posiciones radicalmente diferenciadas entre pro-rusas y pro-occidentales, característico de Ucrania desde 1991. Leyó los resultados como la consolidación de Ucrania contra un enemigo externo, aún sin haber ocurrido la anexión de Crimea.
Un escenario que evidenció que el pueblo ucraniano cayó una vez más en el error de que Rusia es el agente de todos los males y la proyección hacia Europa es el garante de todas las soluciones, siendo un punto de debilidad. Las divisiones internas debilitaron aún más el sistema político y esta vez las grietas se trasladaron de Kiev hacia las regiones del Este.
El experto explicaba que las debilidades caerían sobre el Gobierno de Kiev, pasados los cien días de Poroshenko en el poder y habiendo fracasado en su “Plan de Paz”, este se vería obligado a tener que acordar con los “terroristas”, así llamados los rebeldes del Este que no se sienten nacionales ucranianos.IVAN-N
Asimismo, consideraba que la precaria situación de Poroshenko llevaría a una “guerra” en lo económico, donde Kiev no podía “salir a combate” por la preocupante situación de dependencia frente a la llave del gas que posee Moscú. Así Ucrania caería en ajustes, reformas dolorosas para gran parte de la población y endeudamiento que llevaría al país más pobre de Europa a estar condenado a una situación de empeoramiento.
Ivan Nechepurenko también es de las voces que comparten que Europa no logró manejar la situación en Ucrania, demostrando una falta de capacidad en la política exterior y viéndose arrastrada por  las directrices de Washington que fallaron geopolíticamente en no considerar a Rusia como un real polo poder, tal como sí lo entienden algunos líderes en Alemania que saben decir: “No existe una Europa sin Rusia”. O como dice Henry Kissinger: «Para Occidente la demonización de Putin no es una política; es una coartada para la ausencia de una política.”

Compartimos testimonios del corresponsal senior de The Moscow Times, Ivan Nechepurenko, para Equilibrium Global, analizando la situación en Ucrania en el inicio de este 2015, sobre un conflicto que sigue en una categoría de “estancamiento”.

Pregunta: Un anhelo para este 2015 es lograr la paz en Europa del Este, por lo que, desde su perspectiva, ¿Qué papel tendrá Alemania en este escenario? ¿Berlín tendrá una postura más dura en su política de sanciones y el aislamiento a Moscú? Ó, ¿será el puente de diálogo para cumplir los acuerdos Minsk con el fin de lograr la estabilidad y la reconstrucción?
Ivan Nechepurenko: Creo que la Canciller Merkel pudo emprender un cambio de juego en esta crisis, pero lamentablemente a ella se la veía demasiado dependiente de la presión de Estados Unidos y la opinión pública nacional. Merkel tenía el suficiente poder para convocar una conferencia de paz en Berlín y convencer a Moscú y Kiev para lograr un amplio compromiso.

Pregunta: ¿Qué nos puedes contar sobre el impacto del aislamiento a Rusia a través de sanciones económicas? ¿Estas sanciones tendrán fecha de vencimiento?
Ivan Nechepurenko: Las sanciones de la UE expiran un año después de su introducción. Las más dolorosas serán reconsideradas en julio próximo. Ellos han tenido el efecto contrario al deseado, siendo que el presidente Putin sólo ha ampliado su apoyo político. Su tasa de aprobación y popularidad no disminuido, mintiendo un constante en 85 por ciento durante muchos meses. Es importante aclara que esta no es una cifra “rebuscada”, es un estadística real. Creo que las sanciones fueron introducidas por impotencia, Occidente no podía renunciar a Ucrania y tampoco podía ir a la guerra por esta situación, por lo que recurrió a la herramienta económica a través de una política coercitiva de imponer sanciones. Muchas personas, tanto en Rusia y en Europa, han sufrido y sufrirán por esta situación, viéndose afectados sus ingresos en contracción, mientras que la política de Rusia hacia Ucrania no cedió y, al parecer, así seguirá siendo.
 
Pregunta: Consideramos que sus palabras serán leídas por los internacionalistas de la región, por lo que resulta valioso conocer y comunicar su punto de vista, siendo un observador internacional ubicado en Moscú. Occidente ha instalado un escenario donde hay un atacante ¿Rusia? Y una víctima ¿Ucrania? La OTAN se está moviendo en el espacio post-soviético hacia la frontera con Rusia, pero en nuestras latitudes el mensaje es otro, mostrando a Rusia como el invasor. ¿Qué opinas al respecto?
Ivan Nechepurenko: Me parece acertado tener presente una consideración elemental; creo que Occidente adquirió el rasgo de ser un actor con actitud triunfal y arrogante desde el colapso de la Unión Soviética; los líderes occidentales han acusado a Rusia de invadir Ucrania, mientras que el mismo Occidente ha invadido un país tras otro en las últimas décadas, lo que lleva a un inmenso sufrimiento humano allí. Creo que esto ha arruinado su reputación en Rusia y en muchos otros países, llevando como resultado que los “conceptos preciosos” de la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho se conviertan en bancarrota y sin sentido, ya que se utilizan claramente por los países occidentales para perseguir en crudo sus intereses de política exterior.

Pregunta: Usted cuenta con conocimiento privilegiado sobre el Foro «germano-ruso» en San Petersburgo. ¿Cómo podemos entender el contexto histórico que enmarca las relaciones entre Rusia y Alemania? ¿La relación es realmente tan rígida tal como dicen? ¿Estamos en el momento de mayor distancia de la era de la Guerra Fría?
Ivan Nechepurenko: La relación entre Rusia y Alemania es probablemente el punto más importante del conjunto de Europa. Tal como sabemos, ambos han tenido muchos agravios históricos, pero ahora esa rispidez o heridas están resueltas sin resentimiento en el presente, de modo que no hay divisiones históricas o emocionales sobre Alemania en Rusia. Si bien Moscú y Berlín en sus relaciones han logrado grandes avances en la última década, hoy vemos que la guerra ucraniana los ha arrastrado a una corriente propia de atolladero, lo que resulta lamentable.

Pregunta: La diplomacia ucraniana busca justificar su gestión en Crimea, un territorio anexado a Rusia sin reconocimiento legal por la mayoría de los estados del sistema internacional. Entonces, ¿qué hará Moscú para legitimar Crimea como un Estado dentro de la Federación? ¿Cómo se puede conseguir apoyo para lograr esto?
Ivan Nechepurenko: Considero que la crisis de Ucrania en curso sólo se puede resolver con un amplio y completo acuerdo entre el Oeste, Ucrania y Rusia. Este acuerdo sólo puede ser viable si los Estados del Oeste y Ucrania reconocen que Crimea será parte de Rusia, siendo una realidad que ya no se ha modificar. No importa quién esté gobernando Rusia en el Kremlin, Moscú insistirá en su legitimidad sobre Crimea a un punto de una guerra caliente.

Pregunta: Hoy vemos los efectos de la crisis de Ucrania, la anexión de Crimea, las sanciones económicas, el número de víctimas que crecen en la región oriental. ¿Qué interpretación tiene la ciudadanía rusa acerca de estos eventos? ¿Les preocupa? ¿Ellos están entusiasmados con la gestión de Putin? Desde su rol de periodista, ¿cómo se puede describir el estado de ánimo de la gente?

Ivan Nechepurenko: Los rusos están profundamente preocupados por la difícil situación de los ciudadanos ucranianos “comunes y corrientes”, aquellos civiles que son bombardeados y son utilizados como peones en un gran juego geopolítico. Esta interpretación está presente y en constante comunicación por los medios de comunicación estatales, pero también otra verdad es que la mayoría de los rusos apoyan las acciones de Putin con respecto a Ucrania y este apoyo es genuino.

Pregunta: Finalmente, para cerrar: La próxima Conferencia de Seguridad se llevará a cabo en la ciudad de Munich en Febrero. Los ojos mundiales estarán puestas en este importante evento y sobre papel de Alemania. Teniendo en cuenta todo lo que ocurrió, ¿qué visión tiene usted al respecto?
Ivan Nechepurenko: Creo que el mundo está al borde de un precipicio de cambio fundamental. Al igual que antes de la crisis financiera, ahora vivimos en una burbuja geopolítica que está a punto de estallar. El objetivo de todos los hombres de Estado competentes y honestos debería ser el asegurar que se evite un escenario de una lucha armada en gran escala en Europa, pero para ello también debemos de resolver nuestros agravios mutuos por medios pacíficos.

Desarrollo y Contenido
Vanina Soledad Fattori – Relaciones Internacionales Universidad del Salvador

Referencias del Entrevistado
Ivan Nechepurenko es un escritor y periodista ruso. Nacido en San Petersburgo en 1986, vive en Moscú y se desempeña como corresponsal senior de The Moscow Times. Es columnista en “The Aspen Institute” y en el portal www.slon.ru . Colaborador del Centro Carnegie Center de Moscú y de International Crisis Group, invitado frecuente a compartir opiniones en medios internacionales como BBC, CBC, Francia 24, CTV, entre otras cadenas televisivas de Rusia y de Europa. Master en la London School of Economics, su expertiz es sobre la imagen de Rusia en Occidente, especializado en la cultura rusa y la política exterior.

Seguir el perfil de Ivan Nechepurenko en Twitter:
https://twitter.com/inechepurenko