Comparte este contenido

En las últimas décadas han surgido nuevas posibilidades en la manera de llevar las relaciones y afianzar las vinculaciones internacionales entre los países del mundo. Por un lado se han reafirmado nuevas apreciaciones, consideradas de blandas, que suelen quedar relegadas frente a los aspectos duros de la política o la economía. Dentro de las teorías en relaciones internacionales, esto se expresa en los términos de hard power, caracterizado principalmente por la coerción en función de la amenaza militar o la sanción económica, y soft power, caracterizado principalmente por la cooptación en función de los intereses compartidos basados en la admiración de la cultura y los valores, para condicionar el comportamiento de otro y obtener los resultados deseados. Siendo poderes de distinta naturaleza, también implica que se los ejerza de distinta manera. En el caso que nos interesa, el soft power puede ser ejercido por el estado de distintas maneras, o mejor dicho, por distintos actores públicos gubernamentales, incluso privados no gubernamentales, dentro de un mismo país. http://conceptomulticulturalismo.files.wordpress.com/2013/08/img_4833.jpg
Ahora bien, si se busca compartido en común la cultura y los valores en pos de aunar esfuerzos para obtener resultados deseos, esto remite básicamente al conocimiento de la identidad del otro. Es decir, hay un proceso dinámico de elaboración de una relación, donde dos identidades, con sus respectivos intereses que buscan conocerse para interactuar constructivamente.
Es dentro de este marco en el cual presentamos la nueva iniciativa de diplomacia cultural del reino de Thailandia. El gobierno Thailandés por medio de su Ministerio de Relaciones Exteriores esta implementando una política de diplomacia cultural, promoviendo la difusión de conocimientos sobre el reino, su pueblo y su cultura, para mejorar el entendimiento con diversos países y pueblos del mundo con los cuales mantiene relaciones diplomáticas. En función de esto desde el año 2011 ha abierto una serie de Rincones Thailandeses (o Thai Corners en inglés) en distintas universidades en el mundo.
Lo interesante de este proyecto de diplomacia cultural consiste en que se eligen universidades para la apertura de los Rincones Thailandeses. Es decir, dentro de la diplomacia cultural, se fomenta la diplomacia académica, fortaleciendo las vinculaciones y favoreciendo las colaboraciones entre universidad extranjeras con thailandeses. De esta manera se busca generar un mayor acercamiento entre los países en base a una mejor articulación de las relaciones entre las respectivas instituciones académicas.
En el caso que compete a Latinoamérica, se han abierto Rincones Thailandeses en el Colegio de México, México, la Universidad Católica de Brasilia, Brasil,la Universidad de San Ignacio de Loyola, Perú,la Universidad de Santiago, Chile, además de dos en Argentina, en la Universidad Nacional de la Plata y la Universidad Católica de Córdoba. Incluso hay proyectos para abrir nuevos en otros latinoamericanos. En el marco del programa, se han enviado especialistas méxicanos y argentinos a realizar estudios e investigaciones a Thailandia.
De esta manera, las instituciones académicas, las universidades en este caso, también vienen a tener un rol diplomático, no reemplazando, sino complementando el de la diplomacia clásica, con el plus que son centro de conocimientos y difusión, lo que les permiten enseñar a su alumnado nuevas realidades. Que los economistas, politólogos, abogados, historiadores, sociólogos, … los próximos profesionales que posiblemente ocupen puestos en el estado adquieran nuevos conocimientos de nuevas realidades, en este caso de Thailandia, ayudará también a futuro a conocer y entender mejor a su contraparte en pos de construir mejores vinculaciones.

Desarrollo & Contenido
Lic. Ezequiel Ramoneda
Experto académico – Coordinator Center for Southeast Asian Studies en Universidad Nacional de La Plata.