fbpx

A principios de Noviembre del año pasado, en la XXXV Reunión Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), el gobierno de la República Socialista de Vietnam asumió la conducción de la organización para este 2020. Será durante su gestión que se llevarán adelante negociaciones fundamentales con la República Popular China que afectara la situación de las tensiones en lo que prensa internacional se conoce generalmente como los Mares del Sur de China, pero desde la perspectiva de Vietnam son los Mares del Este.
El gobierno de Hanoi tendrá a su cargo el desafío de llevar adelante la iniciativa y lograr materializar el documento final el Código de Conducta de las Partes de los Mares del Sur de China (COC), del cual actualmente existe una única versión borrador a la cual los países miembros de la ASEAN y China llegaron en Noviembre de 2018 durante la XXXIII Reunión Cumbre de la organización. Por medio de este instrumento, el cual se espera sea legalmente vinculante, se espera poder empezar a encauzar la tensiones que afectan las relaciones entre varios países litorales de los mares centrales de la región del Sudeste Asiático, como Filipinas, Brunei, Malasia, Vietnam y China.

Este desafío no es menor, porque detrás de las negociaciones multilaterales de la organización con su principal socio de dialogo, se esconden dinámicas asimétricas de poder, las cuales China aprovecha haciendo valer su peso relativo y desatendiendo el derecho internacional en la que hace a la cuestiones marítima. Como expresión manifiesta de esto, esta el antecedente inmediato en la actitud del gobierno chino que desatiende el laudo de 2016 de la Corte Permanente de Arbitraje. Aunque esta no fallo sobre cuestiones de soberanía, si se encontró apta para afirmar, entre otras cuestiones, que los supuestos derechos históricos sobre los cuales el gobierno chino fundamenta unilateralmente la linea de nueve guiones, a partir de la cual se considera con derecho de explotar la zona económica exclusiva de los países litorales, no tiene ninguna base legal, lo que lleva a considerar como ilegal su accionar en las mencionadas aguas. Incluso el gobierno chino llevo adelante una campana internacional para obtener el apoyo político para deslegitimar un mecanismo instrumentado a partir de la Convención sobre el Derecho del Mar de las Naciones Unidas (CONVEMAR), de la cual China, como Vietnam, Filipinas y otros miembros de la ASEAN son parte. El accionar chino lleva a socavar las reglas internacionales, sobre las cuales se sostiene la paz y la prosperidad regional.
Esto ensombrese las negociaciones del COC, planteándose la duda de cuanto China vaya realmente a respetarlo. Así, Vietnam apelar a toda su experiencia internacional para llevar exitosamente estas negociaciones, a la vez que sosteniendo el principio de la unidad y centralidad de ASEAN, el cual China busca romper en este respecto.

 

Vietnam es uno de los principales afectados por el accionar abusivo de China. Así como entre los meses de mayo a agosto de 2014 el gobierno chino violó la zona económica exclusiva de Vietnam al permitir el envío de la plataforma de exploración petrolera Haiyang Shiyou-981, nuevamente en 2019 mientras Vietnam estaba realizando estudios en la zona del Banco Vanguardia (Vanguard Bank), China envío a la embarcación geológica Haiyang Dizhi 8 a la misma zona, violando nuevamente la Zona Económica Exclusiva vietnamita. Ambas embarcaciones chinas estuvieron rodeadas de patrulleros y otros barcos pesqueros con características militares que llevaron adelantes medidas coercitivas contras las embarcaciones vietnamita. Vietnam ha solicitado por vías diplomáticas a China desistir de su accionar, afirmando que las disputas marítimas deben solucionarse por medio de los procedimientos establecidos en la Convención sobre el Derecho del Mar.

De esta manera en lo que hace a los Mares del Este, Vietnam está defendiendo sus intereses nacionales en lo que hace a la explotación legitima de los recursos en su Zona Económica Exclusiva frente a las violaciones chinas. Accionar chino que amedrenta al resto de los países involucrados, socava la CONVEMAR, y atenta contra la paz y la prosperidad regional. De ahí que Vietnam no busca resolver las disputas por medio de la fuerza, sino pacíficamente de manera multilateral por medio de la ASEAN de acuerdo a mecanismos planteados en la CONVEMAR, presentandose como garante de la centralidad  de la ASEAN y defensora del derecho internacional marítimo.

Por Lic. Ezequiel Ramoneda. Investigador. Analista. Docente.
Coordinador del Centro de Estudios del Sudeste Asiático del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Plata

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares
Share This