Investigación del diplomático uruguayo Ramiro Rodríguez Bausero sobre la estratégica región china de Xinjiang, su significado para China, para Eurasia.

Importancia del tema
Una serie de acontecimientos hicieron que el estudio de la Región china de Xinjiang haya recobrado de nuevo el interés por parte de la  academia. De hecho, esta Región Autónoma, que a fines del siglo XIX estaba alcanzada por el Gran Juego de las potencias de aquella hora, luego de la configuración del espacio post-soviético y el vertiginoso crecimiento económico y gravitación  global de la República Popular China, vuelve a cobrar importancia en el contexto de la mayor relevancia estratégica que está cobrando el corazón de Eurasia.
En primer lugar, por una razón geopolítica: luego de la descomposición de la Unión Soviética, China (y particularmente Xinjiang) ha pasado a tener fronteras con nuevas unidades políticas como Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán, lo cual naturalmente significó un aumento del número de los interlocutores con voz propia en la región, y también de las problemáticas a abordar en clave regional.
En segundo lugar, y de la mano de lo anterior, la desaparición de la URSS ha generado un ambiente complejo en materia de seguridad relativo a las nuevas fronteras y a los conflictos generados en torno a esos reacomodamientos. En este sentido, la mayor afinidad e identificación cultural de la etnia predominante en Xinjiang -los uigures- con muchos de los pueblos que habitan los países de Asia Central tornan a esta región china muy cercana cultural – y religiosamente-  a aquellos. Asimismo, desde los anuncios de la retirada de Afganistán de las tropas de Estados Unidos de la ISAF en 2009 y 2014, con el consiguiente resurgimiento talibán y el auge del Estado Islámico, ha puesto sobre el tapete a toda esta región en materia de seguridad y la amenaza del terrorismo, particularmente por la captación de combatientes para ISIS (también) de entre poblaciones centroasiáticas y de la referida Región china.
Finalmente, y no menos importante, resta señalar la dimensión económica y estratégica que el gobierno chino le ha venido imprimiendo a esta Región Autónoma, justamente como gran región fronteriza de ese país y por lo tanto, como nexo con Occidente a través de la geografía euroasiática. Precisamente la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, en inglés) lanzada por Beijing en 2013 destaca a la Región de Xinjiang como uno de los pivotes de la Iniciativa, y zona de paso ineludible en las rutas comerciales y logísticas desde China hacia Asia Central, el Cáucaso y Europa.

La Región Autónoma del Xinjiang Uigur
Con más de un millón y medio de km2 – similar a la superficie de Irán, o la de Perú y Ecuador sumados-, la Región Autónoma del Xinjiang Uigur, ubicada al noroeste de la República Popular China, es la más grande del país, abarcando la sexta parte del territorio chino.
La Región Autónoma tiene fronteras con ocho de los trece países con los que limita la RPC: Mongolia, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India.
Condicionada por grandes accidentes naturales como las cordilleras de Altai, Tianshan, Kunlun, Pamir y el desierto de Taklamakán, la Región se subdivide geográficamente en tres subregiones: Zungaria al norte – fronteriza con Mongolia, Rusia y Kazajstán -, donde se ubica Urumqi, la capital administrativa de Xinjiang; el referido desierto del Taklamakán al centro;  y Kashgaria al sur, en la frontera con Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán, India, y la Región del Tíbet (De Pedro 2008).
Xinjiang está muy próxima tanto histórica como culturalmente a  Asia Central. Los uigures siguen constituyendo – a pesar del crecimiento de la población han el grupo mayoritario en la zona. Se trata de un pueblo de lengua y cultura túrquica, tradición sedentaria y religión musulmana sunní.  En materia lingüística, el uigur pertenece a la rama túrquica de las lenguas altaicas, junto con el turco, el azerí, el kazajo, el kirguiz, el uzbeko y el tártaro (Britannica.comA).
Con alrededor de 22 millones de habitantes, la población de la  Región  Autónoma representa apenas el 2% de la población total del país. En la actualidad, a consecuencia de la inmigración china han, los uigures no representan más que un 50% del total de la población de Xinjiang, seguidos precisamente por los chinos han, que llegan a alrededor de un 40% del total de  la población local, según señala el referido académico español.
Como señala Bhattacharji (2012), a partir de 1954 el gobierno chino impulsó la creación de asentamientos agrícolas en la región occidental del país, con el objetivo de marcar su presencia en la frontera de la República Popular con la – por entonces – Unión Soviética. Aquella campaña ha incrementado los niveles  de migración de trabajadores hacia esta región, la gran mayoría pertenecientes a la etnia han. Como resultado, la proporción de este grupo étnico en Xinjiang ha pasado de 6,7% – unos 220,000 – en 1949, a 40% – 8,4 millones – en el año 2008, porcentaje que prácticamente se ha mantenido desde entonces según este autor. Esto ha causado, según este  autor, el agravamiento de la tensión en la región entre uigures y han, en disputa por tierras fértiles, acceso al agua, a puestos de trabajo, en el marco de acusaciones por parte de estos últimos del intento de destrucción por parte del Beijing de su acervo cultural y social.
En materia económica, la Región Autónoma basa su economía en una  agricultura sustentada históricamente en la irrigación, la cual ha permitido el desarrollo del cultivo de cereales como trigo, maíz, sorgo y arroz. Asimismo, es una de las mayores regiones productoras de frutas del país: melones, uvas y manzanas. También se destacan la remolacha azucarera y el cultivo de  tomates, que son utilizados y comercializados mundialmente para la producción de salsa kétchup (Britannica.comB; CGTN 2019).
Por otra parte, el territorio de Xinjiang es rico en minerales: carbón, hierro, zinc, cromo, níquel, cobre, molibdeno y tungsteno, así como petróleo y gas, que contribuyen a satisfacer las necesidades energéticas del país.

Importancia estratégica de Xinjiang: núcleo de la Franja y la Ruta
La relevancia que tiene esta Región Autónoma para el gobierno central de Beijing puede desagregarse a varios niveles.
En primer lugar, Xinjiang se ubica en una zona fronteriza de alta  complejidad, por el número de países linderos, y por la conflictividad que desde la desaparición de la Unión Soviética se ha instalado en muchos de ellos, como  ya fuera comentado. A esto debe agregársele  el hecho de que la población uigur de la Región Autónoma ha acuñado desde larga data un fuerte  sentimiento autonomista, lo cual ha contribuido a complicar las relaciones con Beijing y también con los Estados vecinos.
Recientemente, el gobierno chino ha buscado vincular a estos grupos separatistas, particularmente el Movimiento Islámico del Turkestán Oriental – ETIM, por sus siglas en inglés-, hoy conocido como Partido o Movimiento Islámico del Turkestán, con grupos yihadistas de fuera de la región, particularmente luego de haberse registrado algunos atentados particularmente virulentos a partir de 2014 (Hendrix 2016). Como agrega De Pedro (2008, 127), “para las autoridades chinas, el Islam juega un papel central en la difusión de sentimientos separatistas entre los uigures, por ello centra buena parte de su atención en las mezquitas y actividades religiosas”.
De acuerdo a este autor español, la amenaza yihadista ocupa un lugar preeminente en los debates sobre la seguridad y estabilidad de Asia Central (De Pedro, 2015), abriendo la discusión en cuanto a la efectiva existencia de tal amenaza o su verdadera magnitud.

Como adelantado, y según comenta el investigador español ya referido, ISIS  tuvo un éxito significativo en su campaña de captación de adherentes en el espacio postsoviético, con cifras que oscilaban en 2015 de entre 2.000 y 4.000 yihadistas venidos de la Federación Rusa y Asia Central (De Pedro, 2015), además de unos 2.000 uigures provenientes de Xinjiang, que  habrían  engrosado las filas del brazo sirio del Turkestan Islamic Party  (Botobekov,  2017).
En el mismo sentido, como concluye Lee (2017), concern over an elusive separatist movement, the spread of Salafism, and the growing number of  Uyghurs fighting for al-Qaeda and Islamic State in the Middle East has led the Chinese state to double down with sticks and carrots. The latter is manifested in Xinjiang’s growing manufacturing and transportation infrastructure, although equality of opportunity between Han and Uyghurs remains contentious1.
Precisamente, desde el punto de vista económico, la Región Autónoma ha sido el núcleo del Western Development Plan (Plan de Desarrollo del Oeste) desarrollado por Beijing a partir del año 2000, consistente en un programa de inversiones en educación, infraestructura y desarrollo industrial, con el objetivo de mejorar la situación económica, consolidar la autoridad gubernamental, y también extender la influencia de la etnia han en el área (Hendrix 2016). Desde entonces fue tomando mayor fuerza la idea de que Xinjiang sea la Región que lidere el desarrollo y la apertura de la conectividad hacia el interior euroasiático: “We will ensure that Xinjiang becomes an important window for opening up westward”2 (CCCPC, 2016).
Todos estos objetivos fueron tenidos en cuenta por Beijing al momento del diseño de One Belt, one Road/Belt and Road Initiative de 2013, la ambiciosa Iniciativa de la Franja y la Ruta, que tiene a Xinjiang como el núcleo terrestre de la misma.
En efecto, el concebir a esta Región como uno de los núcleos de OBOR/BRI, a los efectos de dotarla de prosperidad económica y comercial, va de la mano de lograr mayor estabilidad social y política con el fin de mitigar el eventual interés separatista de Xinjiang o, sin ir tan lejos, el descontento de buena parte de su población. En esta línea, como afirma Ramos (2015), la primera zona de interés para China ha sido Asia Central dado que, en esta Región, la minoría
uigur es significativa y, por ello, Beijing impulsó un rápido acercamiento a las repúblicas de esta zona que incluyó la resolución de dilatadas disputas fronterizas, la inversión económica y la creación de organizaciones de cooperación.
Asimismo, la cooperación en materia de capacidad de producción trasnacional es uno de los componentes esenciales del mencionado Plan de Desarrollo mencionado, al punto que se ha dicho que este, junto a la propia iniciativa OBOR/BRI y el nuevo AIIB – Asia  Infraestructure  Investment  Bank3–  constituyen la nueva business card del Primer Ministro Li Keqiang sobre esta Región (The State Council, People’s Republic of China 2015).
Con ese mismo espíritu, en el documento gubernamental chino Visions and Actions on Jointly Building Silk Road Economic Belt and 21st Century Maritime Silk Road, de marzo de 2015, se asume el compromiso de que Xinjiang sea el núcleo terrestre de la Franja y la Ruta (“We will work to develop Xinjiang as the core region for the Silk Road Economic Belt”, CCCPC, 2016). Del mismo modo, tal cual se expresa en varios pasajes del XIII Plan Quinquenal chino (2016- 2020), como los capítulos 18 (Desarrollo Agrícola Sostenible), 29 (Redes de transporte domésticas e internacionales), 40 (Áreas con concentración de minorías étnicas),  51 (Corredores económicos), y 78 (Desarrollo integrado civil  y militar), se consigna que el desarrollo de la región occidental del país es  de  alta prioridad para el gobierno chino (CCCPC 2016).

El interés del gobierno de Beijing en la ponderación de esta Región se canaliza en la implementación de un desarrollo a gran escala que incluya y permee en toda esa región fronteriza, mediante el desarrollo de corredores  interregionales  e internacionales y hubs de transporte y logística. Asimismo, se prevé el desarrollo de la industria local a través de clusters que permitan el  procesamiento de los recursos de la propia Región Autónoma. Todo ello será posible gracias la mejora de los canales de financiamiento, la inversión gubernamental y la mejora en la performance de la economía abierta.
Estos objetivos han cristalizados en algunos logros concretos  como  la posibilidad de realizar “desaduanamientos express”  para productos  agrícolas en algunos puntos fronterizos de China – como Bakti, en la frontera con Kazajstán – así como la realización de procedimientos más  aceitados en materia de cuarentena para productos como carne equina, cordero, productos acuáticos, trigo y frutas provenientes de Pakistán, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán (Xinhuanet, 2019).
Por otra parte, y a nivel regional, Xinjiang constituye uno de los focos del Programa para la Cooperación Económica de Asia Central. El Programa  CAREC – Central Asia Regional Economic Cooperation – es una asociación establecida en 1997, conformada por once países4 y seis instituciones multilaterales – entre otras, Banco de Desarrollo Asiático5, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, y el Banco de Desarrollo Islámico-, que trabajan con el fin de promover la cooperación para el desarrollo regional como un centro de intercambio comercial frente a la vertiginosa expansión de China, y al crecimiento y mayor interacción de los países de la región. Las áreas prioritarias de cooperación son el transporte, la infraestructura, la energía y la facilitación del comercio, las cuales figuran como las grandes carencias y cuestiones a mejorar por parte de los países concernidos (CAREC Program, 2019A).
CAREC centra la inversión y otras actividades en el desarrollo de seis corredores de transporte competitivos que unen los cuatro puntos cardinales a través del eje de Asia Central. Los corredores reflejan los crecientes patrones de flujo comercial, con la proyección de incrementar el movimiento de personas y bienes en toda la región. La iniciativa pretende conectar los países y regiones sin litoral con redes regionales y globales más amplias. Concretamente, Xinjiang está conectado con los países vecinos de Kazajstán, la República Kirguisa, Mongolia, Pakistán y Tayikistán a través de los Corredores 1, 2, 4 y 5  de CAREC (CAREC Program 2019A).
Hasta setiembre de 2019, se han implementado 196 proyectos relacionados con CAREC por un valor de más de USD 34.5 mil millones en las áreas de transporte, comercio, energía y desarrollo de corredores económicos, lo que permite una mejor conectividad y un movimiento más fácil de personas y mercancías en toda la región, mejorando la eficiencia energética y seguridad, el aumento del comercio y en definitiva, la mejora en la calidad de vida de las poblaciones locales.
En el caso específico de la República Popular China, a diciembre de 2018, CAREC ha invertido más de USD 1.56 mil millones en cinco proyectos en el país (CAREC Program, 2019B). Los proyectos están basados en la mejora en la infraestructura de transporte y comercio. Estos también promueven la conectividad entre los países de CAREC y los mercados mundiales al tiempo  que aprovechan los recursos naturales y humanos de la Región.
Dentro de este marco, el Xinjiang Regional Improvement Project de  2007 se inició con el objetivo de facilitar el incremento en los flujos comerciales y pasajeros, contribuyendo a reducir tiempo de tránsito y  costos  (CAREC Program, 2019C).
Todas estas iniciativas demuestran que la Región de Xinjiang es un pasaje insoslayable de la ruta comercial desde China hacia el oeste por la geografía euroasiática. De hecho, durante la década que acaba de finalizar se han desarrollado importantes obras de interconexión principalmente ferroviaria entre esta región china con Kazajstán, país con el que comparte la mayor extensión de su frontera – de más de 1.500 kms -, que redundaron en  la  apertura de un segundo punto de interconexión fronteriza en Khorgos con la red ferroviaria kazaja.
Según reporta la compañía ferroviaria de Kazajstán – Kazakh  Temir  Zholly,  KTZ- , citado por Van Leijen (2019), los volúmenes transportados a través del ferrocarril entre Kazajstán y China alcanzaron casi 14.000 toneladas en 2018, 38% más que el año anterior.
La mejora en la interconexión ferroviaria regional redundó en una mayor utilización de la red, favorecida por el menor transit time en  sus conexiones hacia Europa con relación a la vía marítima. A modo de ejemplo, los tiempos de tránsito a través de vías férreas entre Shanghai y ciudades europeas como Moscú, Bruselas, Duisburg y Londres oscilan entre los 12, 14 y 20 días, para cubrir los más de 13.000 kms de distancia, atravesando el territorio de Xinjiang (Sino Shipping Company 2020). Estos tiempos son mucho menores en comparación con los alrededor de 30 días del correspondiente transit time por  vía marítima (ShipHub 2020).

La cuestión de los derechos humanos
Al analizar la Región de Xinjiang no se puede soslayar el cuestionamiento que realiza parte de la comunidad internacional acerca del respeto de los derechos humanos de la población uigur – así como otras minorías como kazajas u uzbekos- por parte de las autoridades gubernamentales centrales y locales.
Esto último ha cobrado más fuerza en los últimos tiempos, de acuerdo a las denuncias realizadas por agrupaciones y organizaciones internacionales de derechos humanos, que denuncian la vulneración de derechos básicos de la población uigur, como las relativas a la libertad en el  ejercicio  del  culto  religioso, así como la aplicación de nuevas tecnologías para la vigilancia de la población local. Igualmente, ha sido denunciada la existencia de campos de trabajo forzado en el territorio de la Región Autónoma (Human Rights Watch, 2018).
Con relación a la existencia de estos centros, de acuerdo a lo que señala el Council on Foreign Relations (2019), “most people in the camps have never been charged with crimes and have no legal avenues to challenge their detentions”6.
El gobierno de Beijing ha negado las acusaciones recibidas, alegando que en realidad se trata centros de entrenamiento vocacionales y voluntarios, donde se enseña el mandarín y oficios, todo con el objetivo de apartar a los ciudadanos locales de la influencia de ideas extremistas (The Guardian 2019). Las autoridades gubernamentales subrayan como positivo el hecho de que Xinjiang no ha sufrido ningún atentado terrorista desde diciembre de 2016, lo cual, a opinión de los defensores de estos centros, es una muestra del éxito de su implementación.
Esta cuestión es sumamente importante para el gobierno central chino. De hecho, tal como lo ha plasmado en el documento The Fight Against Terrorism and Extremism and Human Rights Protection in Xinjiang,…la Región Autónoma ha venido tomando medidas agresivas contra el terrorismo, a la vez de abordar  el problema en su origen. Ha estado haciendo todo lo posible para proteger los derechos humanos fundamentales de los ciudadanos del terrorismo y el extremismo. Las medidas específicas incluyen mejorar el bienestar público, promover el conocimiento de la ley a través de la  educación  y  ofrecer educación y ayuda a través de centros de educación y formación profesional de conformidad con la ley7 (The State Council Information Office of the People’s Republic of China 2019A, 18).
En efecto, luego del 11S, con la confirmación de la vulnerabilidad global frente  a la amenaza del terrorismo, el gobierno chino no ha estado ajeno a la lucha contra este flagelo que constituye, junto con los separatismos, y el extremismo religioso, los tres males contra los que las autoridades de este país no cejan esfuerzos en su combate. Precisamente para China el combate a estos tres males, enfocando precisamente en la Región de Xinjiang, nutren de fundamentos políticos y de seguridad a la Belt and Road Initiative, iniciativa  que, como ya fuera comentado, tiene un fuerte componente económico, comercial y logístico.

Libro Blanco sobre la Región de Xinjiang
Se trata de un documento emitido por el Consejo de Estado chino en julio de 2019, titulado Historical Matters Concerning Xinjiang.
Este documento oficial – al igual que el referido más arriba, que entran en la categoría de los denominados Libros Blancos– ve la luz en un momento oportuno, en el que parecen haber recrudecido los cuestionamientos al poder de Beijing desde precisamente aquellos puntos del territorio chino desde donde el poder central ha sido históricamente objeto de crítica, como es el caso de Hong Kong a lo largo del 2019, y también desde Xinjiang.
A lo largo de 7 capítulos, el documento recurre a la evolución histórica de la Región Autónoma, en particular en lo atinente a la conformación étnica y religiosa de su población. Los propios nombres de los artículos vertebran el mensaje del gobierno chino:

1. Xinjiang ha sido históricamente parte inseparable de China
2. Xinjiang nunca ha sido “Turquestán del Este
3. Todos los grupos étnicos de Xinjiang forman parte de la nación china
4. Los uigures se formaron luego de un largo proceso de migraciones e integración
5. Las distintas culturas étnicas de Xinjiang forman parte de la cultura china
6. Una multiplicidad de religiones han coexistido pacíficamente en Xinjiang
7. El Islam no es una religión autóctona ni es el único sistema de creencias de los uigures.

Desde el punto de vista histórico, ya desde la dinastía Han (siglo III ac-siglo III dc), las áreas del norte y sur de los Montes Tianshan en Xinjiang, denominadas Regiones Occidentales, estaban formalmente incluidas como parte del territorio chino. En este sentido, el documento señala que la unificación de una China multiétnica fue el resultado de los esfuerzos comunes realizados por toda la nación china, incluyendo a los propios grupos étnicos que poblaban Xinjiang8.
Más adelante en el tiempo, la dinastía Yuan (1271-1368) fortaleció la administración de esta región, adoptando el sistema de administración del resto de las provincias. En 1884,  durante la dinastía Qing, la región se configuró como la provincia de Xinjiang, status del que gozó hasta 1955, cuando se convirtió en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, ya en tiempos de la  República Popular.
Luego de este repaso histórico, el Libro Blanco señala que en ningún momento de la historia china Xinjiang ha sido referido como Turquestán Oriental, denominación de cuño occidental  aprovechada  por movimientos panislamistas o pantúrquicos de carácter separatista.
Asimismo, desde el punto de vista étnico, el documento pretende trasmitir precisamente el carácter multiétnico de la nación china, la cual se ha ido conformando a lo largo de los siglos con pueblos de diferente origen. De hecho, destaca especialmente que la multietnicidad es un rasgo  sobresaliente  de China, donde la región de Xinjiang no ha sido la excepción. Su complejidad radica en la multiplicidad de grupos étnicos que allí cohabitan, subrayando que actualmente 56 diferentes grupos habitan en dicha Región Autónoma –  como los han, kazajos, mongoles, manchúes, tayikos, uzbekos, rusos, hui, kirguisos, etc.-, entre los cuales los uigures son los que se encuentran representados en mayor número. Todos ellos “son miembros de la misma gran familia”, “como hermanos y hermanas que trabajan y viven juntos y se ayudan mutuamente;  ellos se protegieron contra agresiones foráneas, se opusieron contra actividades separatistas, y salvaguardaron la unificación nacional”, según subraya el referido documento.

En cuanto a la cuestión más específica de los uigures, el documento  oficial  chino remarca que este grupo étnico no son descendientes de los pueblos túrquicos, señalando la diferencia entre la familia lingüística túrquica y el grupo étnico uigur, identidad que ha sido invocada precisamente por grupos con vocación pantúrquica para reivindicar algún tipo de aspiración separatista o identitaria en contraposición a la nación china.
En materia cultural, y al igual que la diversidad étnica, el multiculturalismo es un rasgo destacable de la nación china, así como un importante motor para su desarrollo nacional9. En efecto, se subraya el hecho de que Xinjiang ha sido la puerta de la civilización china hacia Occidente y por lo tanto una importante base de intercambio cultural y de comunicaciones entre este y oeste.
En esa misma línea, el escrito oficial hace especial hincapié en señalar que las diferentes manifestaciones culturales de las diferentes etnias que  habitaban  esta Región Autónoma eran florecientes mucho antes de que la religión y la cultura islámica irrumpiera y se expandiera en Xinjiang, hacia los siglos IX y X.
Finalmente, y precisamente respecto del aspecto religioso,  el  documento resalta el hecho de que en la región analizada han coexistido diferentes grupos religiosos, desde el siglo IV ac, con la expansión de la “religión primitiva”, hasta la llegada del protestantismo y el catolicismo en el siglo XVIII, pasando por la introducción del budismo en el siglo I ac y la expansión del Islam a partir del  siglo IX de nuestra era.
Sobre este punto, el Libro Blanco señala que el Islam ingresó en Xinjiang forzando su aceptación a través del conflicto cultural o incluso los conflictos religiosos. Como reza el documento, esto ocasionó un daño grave a la cultura y el arte de los diferentes grupos étnicos en Xinjiang que habían prosperado  en  un período anterior, en el que el budismo era popular en la región10.
China defiende la separación entre religión y el  Estado, remarcando asimismo el pleno respeto y protección de la libertad de religión, tal como se estipula en la propia Constitución china. Específicamente, se señala que la Región Autónoma de Xinjiang sostiene la igualdad para todas las religiones, no mostrando ningún favoritismo hacia ninguna de ellas, afirmando que tanto creyentes como no creyentes gozan de iguales derechos y obligaciones, y encargándose en destacar especialmente que los violadores a  la ley, cualquiera sea su contexto social, étnico o religioso, serán castigados tal como   lo establece la ley.
En la actualidad – y siempre de acuerdo al Libro Blanco – existen en Xinjiang 24.400 mezquitas, 50 templos budistas, 1 templo taoísta, 227 iglesias protestantes, 26 iglesias católicas y 3 iglesias ortodoxas.
En resumen, los argumentos explicitados a lo largo de este documento oficial confluyen en la necesidad de mantener la cohesión y unidad del país, así como su estabilidad y desarrollo, advirtiendo que fuerzas foráneas hostiles – “confabuladas para distorsionar la historia”  – amenazan apartarse del camino de desarrollo económico, estabilidad social,  solidaridad  interétnica  y prosperidad cultural por el que está atravesando la Región Autónoma de  Xinjiang. Y en esa línea, el gobierno central no cejará esfuerzo alguno.

Reflexiones finales
La Región Autónoma de Xinjiang parece haber recobrado nueva importancia estratégica a la luz de las transformaciones políticas que sucedieron en el espacio post soviético a partir de los años 90s del siglo pasado.
Consideraciones en materia de seguridad – particularmente luego del 9/11- y el renovado impulso que le ha venido imprimiendo el gobierno central de Beijing, especialmente a partir del 2013 con el lanzamiento de la Belt and Road Initiative (BRI), han vuelto a poner en evidencia la transcendencia en términos geopolíticos que tiene esta gran frontera occidental de China.
Precisamente, uno de los objetivos a nivel interno del  lanzamiento de OBOR/BRI es propender al desarrollo balanceado de regiones chinas que no han tenido el crecimiento económico alcanzado por  las  zonas costeras. Tal es el caso de Xinjiang.
Como señala De Pedro (2014), la transformación de Xinjiang en las dos últimas décadas es espectacular; la región está hoy más que nunca integrada con el resto de China y actúa, cada vez más, como polo de referencia de la Gran Asia Central”, señalando al mismo tiempo que “la desafección y la agitación uigur  han alcanzado un nivel sin precedentes”.
Los llamados Libros Blancos son documentos que emiten los gobiernos respecto de un asunto determinado, en el cual se expresa la opinión  oficial sobre el particular. En el caso del Libro Blanco referido sobre los aspectos históricos de la Región Autónoma de Xinjiang, el documento oficial ataca los elementos que pueden parecer como disgregadores, religión y etnicidad, incorporándolos desde una perspectiva histórica, como componentes de la nación china (“multiethnicity is a prominent feature of China”), tratando de  derribar algunas concepciones, que a juicio de las  autoridades  chinas, Occidente ha tomado como hechos incontrastables, como la identificación entre uigures y túrquicos, o que la religión islámica es la única profesada por los uigures, o la único culto practicado en Xinjiang.
Sobre este punto, la República Popular ha dejado claramente sentado que no tolerará ninguna acción que vaya en contra de la unidad del país, por lo cual se refuerza el sentido de la lucha contra los tres males, especialmente en esta Región Autónoma donde la sensación de amenaza parece ser mayor: Xinjiang has taken resolute action to fight terrorism and extremism in accordance with the law, effectively clamp down on terrorism and violence and the spread of religious terrorism11 (The State Council Information Office of the People’s Republic of China 2019B).
Por su parte, de acuerdo al documento  Visions and Actions,  también referido, se trata de aprovechar las ventajas geográficas de Xinjiang y de su rol como ventana hacia Occidente que ayude a profundizar la cooperación con los países del sur, centro y occidente de Asia, tornando a esta Región como un hub en materia de transporte, comercio, logística, cultura, ciencia y educación, una zona central para el Cinturón Económico de la Ruta de la Seda12.
El posicionamiento de Xinjiang como región pivot de la Franja y la Ruta, zona inevitable de tránsito de la ruta terrestre por el interior de la masa continental euroasiática, permitirá al gobierno central chino favorecer el desarrollo  económico de esta región postergada del país, pretendiendo que a través del factor económico se alcancen mayores niveles de estabilidad social a nivel local, y por ende, también a nivel regional. Como ya dicho, Xinjiang conecta con casi una decena de Estados, entre ellos Pakistán, país con el que gobierno chino guarda una estrecha relación, materializada en una serie de obras de conectividad e infraestructura, como la carretera Karakorum, mediante la cual se facilita el transporte de mercaderías desde China – a través de Xinjiang-  hasta el puerto pakistaní de Gwadar en el mar Arábigo, y viceversa, como parte del China-Pakistan Economic Corridor (CPEC 2020).
La crisis del COVID-19 seguramente traerá cambios – ya se avizora un brusco descenso en los flujos comerciales13, un resentimiento de las cadenas de valor trasnacionales y una vuelta al nacionalismos económico-, pero también oportunidades.
En efecto, dentro del marco de la Franja y la Ruta, la Health Silk Road se posiciona como un componente importante de esta gran iniciativa china, que permitiría confirmar a Beijing como gran cooperante global (también) en  aspectos sanitarios. En este sentido, el gobierno chino ya tiene suscripto con la Organización Mundial de la Salud un Memorándum sobre Cooperación en el Marco de esta Iniciativa, con el objetivo  de conformar la “Ruta de la Seda para  la Salud” (Oficina del Grupo Dirigente 2017,  55). Precisamente en este marco, la región de Xinjiang es la sede regional de un Centro de Servicios  Médicos  que ofrece servicios de estas características a los países vecinos de Asia Central.
Más allá de todo esto, la región de Xinjiang seguirá en su condición de zona fronteriza de China con su occidente, como ventana y plataforma de lanzamiento del poder chino hacia el interior de la masa continental euroasiática.
Xinjiang como una carta valiosa en el nuevo Gran Juego.

Por Dr. Ramiro Rodríguez Bausero
Diplomático de la República Oriental del Uruguay. Analista Internacional. Docente. Académico del Consejo Uruguayo para las Relaciones Internacionales. Blog personal; http://elcaminante2305.blogspot.com/

1 “la preocupación por el movimiento separatista, la propagación del Salafismo y el creciente número de uigures que luchan por Al Qaeda y el Estado Islámico en Medio Oriente han llevado a China a redoblar su política de “palos y zanahorias”. Esto último se manifiesta en el crecimiento de la infraestructura industrial y en materia de transporte de Xinjiang, aunque la igualdad de oportunidades entre han y uigures permanece controvertida (traducción personal).
2 “Aseguraremos de que Xinjiang se convierta en una ventana importante de apertura hacia el oeste”.
3 Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, creado en 2014.
4 Afganistán, Azerbaiyán, China, Georgia, Kazajstán, Kirguistán, Mongolia, Pakistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán.
5 En efecto, el Banco de Desarrollo Asiático funciona como Secretaría de CAREC y lidera la organización de eventos institucionales, como Conferencias Ministeriales, reuniones de altos funcionarios y reuniones de los comités de coordinación sectoriales y sectoriales, así como servir de enlace con gobiernos e instituciones asociadas (CAREC Program).
6 “La mayoría de las personas en los campos no tienen cargos en su contra y no tienen medios legales para impugnar esas detenciones” (Traducción personal).
7“… the autonomous region has been taking aggressive action against violent terrorist crimes, and at the same time, addressing the problem at its source. It has been making every effort to protect the fundamental human rights of citizens from violation by terrorism and extremism.  Specific measures include improving public wellbeing, promoting knowledge of the law through education, and offering education and aid through vocational education and training centers in accordance with the law”.
8 “The unification of multiethnic China was a result of common efforts made by the whole Chinese nation, including the ethnic groups in Xinjiang”.
9 “Ethnic and cultural diversity is a salient feature of the Chinese nation and also an important driving force for China’s national development”.
10 “This caused serious damage to the cultures and arts of the various ethnic groups in Xinjiang created in earlier periods when Buddhism was popular in the region”.
11 “Xinjiang ha tomado medidas firmes para combatir el terrorismo y el extremismo de acuerdo a la ley, reprimir efectivamente el terrorismo y la violencia y la propagación del terrorismo religioso” (traducción personal).
12 “…we should make good use of Xinjiang’s geographic advantages and its role as a window of westward opening-up to deepen communication and cooperation with Central, South and West Asian countries, make it a key transportation, trade, logistic, culture, science and education  center, and a core area on the Silk Road Economic Belt (National Development and Reform Commission 2015).
13 https://www.wto.org/spanish/news_s/pres20_s/pr855_s.htm

 

Bibliografía consultada

Asian Development Bank, ADB (2007) – ADB to Help Prepare Transport Project Master            Plan     for            PRC’s Xinjiang           Region.           Disponible       en https://www.adb.org/news/adb-help-prepare-transport-project-master-plan-prcs- xinjiang-region. Fecha de consulta 2/2/2020.
Botobekov, Uran (2017) – What’s Are China’s Stakes in Syria? The Diplomat. Disponible en https://thediplomat.com/2017/01/whats-are-chinas-stakes-in-  syria/. Fecha de consulta 14/02/2020.
Central Asia Regional Economic Cooperation, CAREC  (CAREC  Program 2019A) – Disponible en https://www.carecprogram.org/?page_id=31. Fecha de consulta 22/12/2019.
Central Asia Regional Economic Cooperation, CAREC – CAREC in People’s Republic of China (CAREC Program 2019B). Disponible en https://www.carecprogram.org/?page_id=5. Fecha de consulta 22/12/2019.
Central Asia Regional Economic Cooperation, CAREC  –  Xinjiang  Regional  Road        Improvement  Project            (CAREC         Program         2019C).           Disponible       en https://www.carecprogram.org/?feature=xinjiang-regional-road-improvement- project-korla-kuqa-section. Fecha de consulta 22/12/2019.
China Global Television Network (CGTN 2019) – China’s  Flora Tour:  A quarter  of        ketchup           you            eat       is         from    Xinjiang.          Disponible       en https://news.cgtn.com/news/2019-09-21/China-s-Flora-Tour-A-quarter-of- ketchup-you-eat-is-from-Xinjiang-Ka3oL7geWI/index.html. Fecha de consulta 15/03/2020.
China-Pakistan           Economic       Corridor          (CPEC            2020)   –          Disponible       en http://cpec.gov.pk/. Fecha de consulta 5/04/2020.
Comité Central del Partido Comunista de China (CCCPC 2016) – The 13th Five-year Plan for Economic and Social Development of the People’s  Republic  of   China  2016–2020.     Disponible       en http://en.ndrc.gov.cn/newsrelease/201612/P020161207645765233498.pdf
Council on Foreign Relations (2019) – China´s Repression of Uighurs  in  Xinjiang. Disponible en https://www.cfr.org/backgrounder/chinas-repression- uighurs-xinjiang. Fecha de consulta 15/02/2020.
De Pedro, Nicolás (2008) – Xinjiang: La minoría Uigur y la política de Pekín. UNISCI      Discussion      Papers,            Nº        16.       Disponible       en https://www.ucm.es/data/cont/media/www/pag- 72513/UNISCI%20DP%2016%20-%20De%20Pedro.pdf. Fecha de consulta 10/02/2020.
De Pedro, Nicolás (2014) – El conflicto de Xinjiang se agrava, y seguirá haciéndolo. CIDOB Opinión 268/2014. Disponible en https://www.cidob.org/es/publicaciones/serie_de_publicacion/opinion/asia/el_co nflicto_de_xinjiang_se_agrava_y_seguira_haciendolo. Fecha de consulta 25/02/2020.
De Pedro, Nicolás (2015) – Terrorismo yihadista en Asia Central: ¿amenaza existencial o fantasma? CIDOB Opinión 362/2015. Disponible en https://www.cidob.org/es/publicaciones/serie_de_publicacion/opinion/asia/terrori smo_yihadista_en_asia_central_amenaza_existencial_o_fantasma. Fecha de consulta 25/02/2020.
Encyclopedia Britannica (Britannica.comA) – Altaic Languages. Disponible en https://www.britannica.com/topic/Altaic-languages. Fecha de consulta  29/12/2019.
Encyclopedia Britannica (Britannica.comB) – Xinjiang Economy. Disponible en https://www.britannica.com/place/Xinjiang/Economy. Fecha de consulta 15/03/2020.
Human Rights Watch (2018) – Erradicating ideological viruses. Disponible en https://www.hrw.org/report/2018/09/09/eradicating-ideological-viruses/chinas- campaign-repression-against-xinjiangs. Fecha de consulta 11/02/2020.
Lee, John (2017) – 12 Regions of China: Xinjiang. China´s “New  Frontier” is home to the largely Muslim Uyghur ethnic group. The Diplomat. Julio de 2017. Disponible en  http://thediplomat.com/2017/07/12-regions-of-china-xinjiang/. Fecha de consulta 10/03/2020.
Oficina del Grupo Dirigente de Fomento de la Construcción de la Franja  y  la Ruta (2017) – Construcción conjunta de “la Franja y la  Ruta”:  Concepto,  práctica y contribución de China. Ediciones en Lenguas  Extranjeras,  Corporación China de Comercio Internacional del Libro. Mayo de 2017.
Ramos, Benjamín (2015) – Lo que China esconde: el encaje uigur. El Orden Mundial en el s.XXI. Disponible en http://elordenmundial.com/2015/12/18/lo- que-china-esconde-el-encaje-uigur/. Fecha de consulta. 16/12/2019.
ShipHub (2020) – How long does the ship from China sail? Disponible en https://www.shiphub.co/how-long-does-the-ship-from-china-sail/ Fecha de consulta 31/03/2020
Sino Shipping Company (2020) – Rail freight from China to Europe – Rates & Transit Time– Disponible en https://www.sino-shipping.com/rail-freight-china/ Fecha de consulta 31/03/2020.
The Guardian (2019) – China’s response to the leaked Xinjiang camp cables. Disponible en https://www.theguardian.com/world/2019/nov/24/chinas- response-to-the-leaked-xinjiang-camp-cables Fecha de consulta 15/02/2020.
The State Council, People’s Republic of China (2015) –  Premier’s  ‘business card’ is global capacity cooperation. Disponible en http://english.gov.cn/policies/policy_watch/2015/07/27/content_2814751555234 68.htm .Fecha de consulta 2/02/2020
The State Council Information Office of the People’s Republic of China (2019A)
The Fight Against Terrorism and Extremism and Human Rights Protection in Xinjiang. Marzo 2019.
The State Council Information Office of the People’s Republic of China (2019B)
Historical Matters Concerning Xinjiang. Julio 2019.
Van Leijen, Majorie (2019) – Kazakhstan moves more cargo by rail to China in 2018.      Railfreight.com.            Disponible       en https://www.railfreight.com/beltandroad/2019/02/11/kazakhstan-shifts- eastwards-with-more-cargo-to-china-in-2018/. Fecha de consulta 4/03/2020
Xinhuanet (2019) – Farm produce trade thrives between  Xinjiang  and neighboring         B&R    countries.            Disponible       en http://www.xinhuanet.com/english/2019-04/24/c_138005618.htm. Fecha de consulta 3/2/2020.
Ziyadov, Taleh (2012) – Azerbaijan as a Regional Hub in Central Eurasia: A Strategic Assessment of Euro-Asian Trade and Transportation. Azerbaijan Diplomatic Academy, 2012.

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares
Share This