Es tiempo de considerar la “cuenta regresiva” para la COP 24, la conferencia entre las partes que impulsa la ONU para el cambio climático, que este año se llevará a cabo en Polonia. Es tiempo de ver el perfil, de conocer la labor, y también de inspirarnos en líderes de la sociedad civil, en activistas que están realizando una labor a favor de la sostenibilidad del planeta. Por ello compartimos una reseña de Ashley Cooper, que es un fotógrafo profesional que siempre ha estado sensibilizado por los asuntos del medio ambiente, algo que lo motivó durante los últimos trece años a viajar por todos los continentes del planeta documentando los impactos del cambio climático. Pero no solamente ha buscado reflejar las consecuencias negativas del cambio climático, sino también ha buscado ver dónde pasan las cosas positivas como reacción, las que tienen que ver con el aumento de la utilización de la energías renovables. Su nuevo libro con 500 de las mejores imágenes de su épico viaje alrededor del mundo se llama “Images from a Warming Planet”. Aquí compartimos una reseña buscando dar visibilidad a nuestra comunidad, que es hispanoparlante, y que puede no enterarse que existen ciudadanos comprometidos como Ashley Cooper, con su pensamiento, su trabajo y su libro que ha sido reconocido con el premio “Green Apple” para las “Mejores Prácticas Ambientales”.
Para el británico Ashley Cooper, la Antártida es la zona más fría y prístina del planeta que, aparte de un puñado de científicos, nunca ha sido habitada. Allí donde las temperaturas en la Península Antártica han aumentado 2,8 grados C en los últimos 50 años, es donde tenemos que poner la atención los ciudadanos de Sudamérica; porque estos datos convierten a la Antártida en una de las zonas de calentamiento más rápidas del planeta, ya que se ha producido un aumento en días de grados positivos del 74% en el mismo período. Algo que ha provocado que el 87% de los glaciares peninsulares se retiren, y una pérdida de 25,0000 km cuadrados de hielo marino en las plataformas flotantes de hielo. Esta pérdida de hielo marino es particularmente preocupante. El krill antártico es la especie más abundante en masa en el planeta. Se alimentan de algas que pastan en la parte inferior del hielo marino. La pérdida de hielo marino significa la pérdida de algas, lo que resulta en una pérdida de hasta el 80% del Krill antártico. El krill es la base de toda la cadena alimenticia antártica, que sostiene ballenas, focas y pingüinos. Los dos, verdaderos pingüinos antárticos, Adelie y emperadores están en serio declive. Emperadores debido a la pérdida de la plataforma de hielo y Adelie, que necesitan terreno limpio para reproducirse. El aumento de las temperaturas ha provocado que el aire sea capaz de contener más humedad, la mayor parte de la cual cae en forma de nieve y cubre los terrenos de reproducción de Adelie. Están disminuyendo en número y migrando hacia el sur, mientras que los pingüinos Gentoo y Chinstrap se están moviendo para tomar su lugar. Por ello, en Sudamérica tiene que se esta realidad una cuestión muy sensible.
Sobre Argentina, que posee muchos glaciares en las cordilleras del sur de la Patagonia y Tierra del Fuego, Ashley Cooper remarca que todos estos glaciares están retrocediendo rápidamente a medida que aumentan las temperaturas. Esto está conduciendo a problemas de recursos hídricos ya que el agua de deshielo glacial es a menudo la fuente del suministro de agua de las comunidades. Sus poblaciones de pingüinos de Magallanes (spheniscus magellanicus) están disminuyendo en número. El aumento de las precipitaciones en sus lugares de cría está causando que más polluelos mueran de hipotermia, ya que son vulnerables a la lluvia cuando todavía están cubiertos de plumón, que a diferencia de las plumas adultas no es resistente al agua. Según Ashley el  Cambio Climático es hoy en día  el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad.

 

Hablamos de ¿qué otras consecuencias?
En primer lugar si descontamos los efectos devastadores del cambio climático de la quema de combustibles fósiles, el acto de la combustión es muy dañino para la salud humana. Los combustibles fósiles emiten muchas toxinas y partículas que, al inhalar, dañan los corazones y los pulmones humanos. La ciencia nos muestra claramente que vivir en un área con aire altamente contaminado puede retrasar varios años su vida útil esperada.
Seguidamente los bosques del mundo son una parte vital del ciclo del carbono. A medida que crecen, secuestran carbono, encerrándolo en sus tejidos. También son un importante impulsor de los patrones de lluvia a través de la transpiración de fluidos de sus hojas, además de proporcionar el oxígeno que respiramos. Un hábitat vital para un número incalculable de especies se suma a su papel único y de vital importancia en los sistemas biológicos de la tierra. Durante demasiado tiempo han sido utilizados y abusados, cortados a voluntad, para forrar los bolsillos de los barones de la madera, con consecuencias predeciblemente desastrosas.
Por otro lado la mayoría de las personas en las economías occidentales del primer mundo están acostumbradas a una energía ilimitada y barata. Esto ha llevado a un desperdicio de energía increíble, simplemente porque es barato y asequible. Cuando las personas comienzan a valorar la energía, tienden a desperdiciar menos, por ejemplo, al dejar las luces encendidas permanentemente, la computadora encendida durante la noche, etc. En el tercer mundo, la mayoría de la gente sobrevive con una fracción de la electricidad que utiliza el mundo occidental, si tienen la suerte de tener alguno en primer lugar. Si agregamos el costo del daño ambiental a la producción de electricidad, sería mucho más caro y tal vez más valioso, en lugar de darse por sentado.
Lo mismo ocurre con la seguridad alimentaria, la comida es esencial para la supervivencia. En el oeste, nos hemos acostumbrado a suministros baratos, abundantes y variados, a menudo enviados desde todo el mundo, con una gran huella de carbono adjunta. Los cambios climáticos (inundaciones, sequías), el aumento del nivel del mar y la erosión están empezando a afectar la productividad agrícola en muchas partes del mundo. La seguridad alimentaria se está convirtiendo en un problema cada vez más importante. Ya millones pasan hambre en el tercer mundo, esta situación empeorará.

Soluciones
Aún no es demasiado tarde; todos podemos tomar medidas para reducir nuestra huella de carbono, podemos reducir la dependencia de los combustibles fósiles, incluidos los siguientes. Transporte público, generación de energía renovable, reducción de millas de alimentos, turbinas eólicas, HEP, energía solar, biodiesel y mucho más.

Por María Emilia Burgos – Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de Salta

Invitamos a estar en contacto con Ashley Cooper en LinkedIN y les recomendamos ver www.globalwarmingimages.net

 

Pin It on Pinterest

Shares