¿Qué espacio ocupa el fenómeno del turismo en los espacios de análisis del acontecer mundial? En Relaciones Internacionales muchas veces se enfoca la atención en cuestiones urgentes (seguridad, medio ambiente, energía, alimentos, el devenir socio-político de las unidades analizadas) y se deja de lado una actividad mucho más relacionada a nuestra disciplina de lo que solemos considerar: el turismo.
¿Qué consideraciones podemos hacer de la industria del turismo? Podemos referirnos a ella como una herramienta insustituible para la aproximación entre pueblos y culturas, para derribar prejuicios y mitos, para diseminar e intercambiar experiencias y conocimiento y, adicionalmente, una importantísima actividad económica que viene experimentando un crecimiento sostenido.
¿Pero de qué dimensiones estamos hablando? El volumen de turistas se incrementó al triple desde 1990 a 2016, según datos consignados en el informe “Panorama OMT del turismo internacional” en su edición 2017; informe publicado por la Organización Mundial de Turismo, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas. Entre las regiones en las que la actividad ha experimentado un mayor crecimiento en el año 2016, están Asia Pacifico con un aumento del 9%, África con un 8 y las Américas con un 3. Por contrario Medio Oriente, región que ha experimentado un recrudecimiento de los conflictos armados que venía sufriendo, registró una disminución del 4% de arribo de turistas en dicho año. Entre las principales naciones “emisoras” de turistas están China, Estados Unidos y Alemania. Las perspectivas, según la misma OMT, son alentadoras: se espera un crecimiento promedio de 3,3% anual en el volumen  de turistas hasta alcanzar un número de 1800 millones para el año 2030, con una participación estimada para turistas de países emergentes de un 57%. El volumen de negocios relacionados con la actividad alcanzó en 2016 la impresionante cifra de 1 billón 220.000 millones de dólares estadounidenses, con 216.000 millones de dólares adicionales en concepto de transporte de pasajeros y servicios conexos.

Acompañando este crecimiento, la Organización de las Naciones Unidas declaró el 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible. Entendemos la sostenibilidad como una característica inseparable de la actividad turística, tanto en su faceta medioambiental como sociocultural. El respeto al medioambiente (manifestado en tanto en evitar la contaminación como en evitar actividades lesivas para el medioambiente como la cacería o la pesca indiscriminada) como una adecuada interacción social entre visitante y visitado (El primero siendo comprensivo y respetuoso con lo que observa, y el segundo siendo tolerante y docente con quien lo visita) deben ser aliados incondicionales de la actividad turística, que debe ser puente entre pueblos y no generadora de conflictos.
Siguiendo con el enfoque medioambiental del turismo sostenible, no podemos obviar las emisiones de carbono a la atmósfera generadas por la actividad: la mayoría de los turistas se desplaza en medios de transporte que consumen combustibles fósiles. Sin embargo, observamos allí una oportunidad: la demanda de transporte generada por los turistas puede ser un excelente incentivo hacia el desarrollo de combustibles y motores más limpios y eficientes, al garantizarle a los inversionistas y desarrolladores un excelente mercado para vender esta nueva tecnología.

Algunos números
La industria del turismo viene experimentando desde hace seis décadas una continua expansión, producto de más inversión pero también, de nuevos destinos que se suman a los más tradicionales. Lo que significa que el sector se ha convertido en una de las economías de mayor envergadura y crecimiento a nivel global. Según datos del reporte anual “Panorama Mundial del Turismo 2017” que confecciona la OIT, las llegadas de turistas internacionales en el mundo han pasado de 25 millones que se contabilizaban en 1950, a 278 millones en 1980, 674 millones en 2000, y 1.235 millones en 2016. Pasando a representar el representar el 7% de las exportaciones mundiales de bienes y servicios, el turismo ha crecido con mayor rapidez que el comercio mundial durante los últimos cinco años. Asia y el Pacífico es la región que se ha situado a la cabeza del crecimiento, con un aumento del 9% en llegadas internacionales, detrás África (+8%) y las Américas (+3%). Por su parte, Europa se sostiene como (+2%), la región más visitada del mundo, mientras que los datos disponibles para Oriente Medio (-4%) apuntan a una disminución de llegadas. Además de ser poseer un efecto multiplicador en la demanda de fuentes de trabajo, directo e indirecto, se estima que el movimiento de turistas internacionales en todo el mundo podrían incrementarse en un 3,3% al año entre 2010 y 2030, hasta alcanzar los 1.800 millones en 2030, según la previsión a largo plazo que figura en el informe de la OMT Tourism Towards 2030 (El turismo hacia 2030).
En tiempos donde la conectividad se acelera a una velocidad que nos sorprende día a día y hace que las distancias se acorten), y sumado a la avidez por nuevas experiencias (que numerosos estudios le están acordando un rol central en la autopercepción de felicidad de las personas) y la creciente facilidad en transporte y comunicaciones, son excelentes aliados para la industria turística. La industria del turismo tiene sobrados motivos para sostener las altas expectativas que mantiene (Basada en los argumentos que se sintéticamente se describen en esta nota). La sostenibilidad, el respeto por el medio ambiente y la diversidad cultural deben ser características que definan al turista del siglo XXI, pues tendrá un notable protagonismo. Para ello, los espacios informativos y los comunicadores sociales tienen una responsabilidad (o una labor): crear conciencia. Un buen punto de partida es comenzar a dimensionar a la industria del turismo en su real tamaño e importancia.

Por Martín Pizzi
Relaciones Internacionales UCASAL

Recurso: https://www.e-unwto.org/doi/pdf/10.18111/9789284419043

¿Por qué la ONU ha impulsado el “Año Internacional del Turismo Sostenible”?
…”el turismo bien concebido y bien gestionado puede hacer una contribución importante a las tres dimensiones del desarrollo sostenible, tiene vínculos estrechos con otros sectores y puede crear empleo decente y generar oportunidades comerciales”…dice la resolución de la Asamblea de las Naciones Unidas para dictaminar que este año en curso sea el “Año Internacional del Turismo Sostenible”. El turismo, industria en ascenso que contribuye al progreso desde las esferas económica, social y ambiental. Las Naciones Unidas impulsan este 2017 acciones para sensibilizar a la comunidad internacional de la amplitud y los beneficios del “turismo sostenible”, respaldando esfuerzos de los países menos adelantados para desarrollar un sector turístico precisamente sostenible, en particular por medio del desarrollo de la infraestructura y el capital humano, y un mayor acceso a la financiación y a las redes del turismo mundial y los canales de distribución. Se busca también que los responsables de tomar decisiones y el público en general, se enfoque por la contribución del turismo sostenible al desarrollo, movilizando a la vez a todos los grupos de interés para que trabajen juntos para hacer del turismo un catalizador de cambio positivo. Tengamos presente: el turismo es una poderosa herramienta para acabar con la pobreza, proteger el medio ambiente y mejorar la calidad de vida, especialmente en los países en desarrollo. Más info: http://www2.unwto.org/es/tourism4development2017

Pin It on Pinterest

Shares