Las Cancillerías del mundo se ocupan del concepto Hackathon

Las Cancillerías del mundo se ocupan del concepto Hackathon

Hoy, como nunca antes en la historia de la humanidad, los ciudadanos del mundo están conectados. La evolución tecnológica se vive de forma acelerada, y ya atraviesa todos los aspectos de la vida cotidiana: desde las más sencillas tareas domésticas hasta las decisiones de más alto impacto son auxiliadas o llevadas a cabo con un soporte tecnológico o a través de alguna solución que esta puede proveer.
La dinámica de la tecnología impacta en la producción y el comercio, en los fenómenos sociales también. Y las Relaciones Internacionales y puntualmente la diplomacia no escapan a esta cuestión.
Desde las primeras reticencias al telégrafo (al que oportunamente se lo acusó de impedir la buena y seria reflexión para las resoluciones más relevantes de las altas esferas), todo progreso en el ámbito de las comunicaciones contó a los diplomáticos entre sus primeros beneficiarios directos: primero la inmediatez y velocidad, y luego la seguridad en las mismas fueron progresos rápidamente explotados por las cancillerías del mundo.
Por supuesto hoy, el ejercicio de la diplomacia también se desarrolla en las redes sociales, haciendo uso de todas las herramientas que ofrece la tecnología y desde que comenzara a expandirse el concepto de E-diplomacia, en estos tiempos también hay que hablar de otro concepto: el Hackathon.
Hackathon es un concepto de “encuentro”, o más bien de workshop; donde se reúnen programadores, startups, desarrolladores, los nuevos “Makers”; participando de una jornada para buscar soluciones en red, en equipo, en cooperación. Y los Hackathons toman diferentes temáticas, desde las finanzas hasta la salud, desde el turismo hasta la educación, desde el agro hasta el comercio.

La diplomacia se ocupa del Hackathon
El Big Data, el “Internet de las Cosas”, la Cuarta Revolución Industrial”, irrumpen mientras se debate sobre el imperativo de innovar, mientras se atraviesa de la “era del conocimiento” buscando contener las imperfecciones de la etapa de la globalización caracterizada por los tiempos de mayor incertidumbre. Las exigencias de adaptación tienen un nuevo eje: el factor tiempo.
Con sobreabundancia de información y datos, con las complejidades para organizaciones y gobiernos por organizar y tamizar esa información para hacerla accesible al usuario y llevar beneficios para el Estado de Bienestar de la gente.
Con este escenario las Cancillerías del mundo buscan ajustar sus desafíos impulsando eventos propios con el concepto de Hackathon.
Las experiencias de Estados Unidos, Francia, Hungría, Rumania, Suiza, y en nuestra región Colombia. Los ministerios de asuntos exteriores han trabajado con la comunidad de las TICs para interactuar con el talento, la creatividad de todos aquellos que desde la sociedad civil pueden ofrecer soluciones para mejorar las problemáticas y los desafíos que caben para la agenda de la política exterior de cada país. Todo esto ha sido muy reciente, pero sólo en 2016 se llevaron a cabo varios encuentros desde donde podemos conocer algunos resultados:

  • Alemania: creó una aplicación móvil para y por los migrantes, desarrollando un software cuyo propósito es informar a los migrantes sobre los servicios, las políticas, los programas, etc., y mantenerlos actualizados del entorno cambiante de donde se encuentren.
  • Francia: desarrolló una plataforma web para aquellos ciudadanos que viajen al exterior puedan encontrar a sus compatriotas en los países de destino.
  • Israel: crearon plataformas web destinadas al turista como al ciudadano del mundo con el fin de mejorar la Marca País.
  • Colombia: Creó una Plataforma Virtual para fomentar la Libertad de Prensa, facilitando el acceso a las opiniones y visiones de los Líderes Locales.
  • En Suecia, podemos destacar dos ejemplos. Porque allí el disparador de la convocatoria han sido dos preguntas: ¿cómo un programador de redes puede mejorar la libertad de expresión y la tolerancia en el mundo? Y, ¿cómo innovar para la sostenibilidad de alimentos en el mundo? Y en otro Hackathon, la diplomacia sueca buscó crear estrategias para la reconstrucción de las economías devastadas por la guerra y la sociedad civil, centrándose así en promover el concepto de cooperante y motivar a la gente a llevar sus ideas para ayudar a aquellos más vulnerables.
  • Y también hay casos donde las iniciativas de armar un Hackathon provinieron desde las ONGs, para temáticas que tienen componentes transnacionales. Como fue el modelo que encararon desde “Global Diplomacy Lab”, que en este Hackathon lanzaron un proyecto innovador: crear pulseras con dispositivo de seguimiento con GPS incorporado, para colocárselas a niños refugiados en su tránsito por países de Europa. La “idea-fuerza” es buscar que estas pulseras sean entregadas en los puestos fronterizos de Turquía y en los puntos de entrada en los Estados miembros de la UE. Los familiares de estos niños podrían ser informados de la importancia de estas pulseras para mantener a sus hijos seguros. La solución integral busca que los niños no acompañados puedan ser informados en un idioma apropiado para su edad. Si los traficantes intentan retirar las muñequeras de los niños, las pulseras emitirán una alarma que activará una alerta en el sistema, enviada al UNICEF ya la OIM. Sobre esta temática también quieren hacer más Hackathons para promover este proyecto y la solución de las pulseras.
  • En Serbia, que se llevará a cabo el Hackathon de la Unión Europea, el “Belgrado-Meu”, tiene la particularidad que se desarrolla con patrocinio parlamentario y con la participación de jóvenes de diferentes países de la UE.
  • En un modelo mixto, el caso de Vietnam, donde allí la diplomacia de Suecia y Holanda patrocinaron un Hackathon para los temas de seguridad alimentaria, buscando que la gente pueda crear soluciones desde la tecnología que mejoren el entorno para las regiones de Vietnam más vulnerables en cuanto al acceso a los alimentos. Y las respuestas fueron muy evolucionadas, ya que se buscaron mecanismos para integrar a productores, actores de la cadena de distribución, ONGs, minoristas y consumidores. Una muestra que inclusive, el Hackaton habilita elementos de “soft-power”, ya que un Cancillería puede participar en la agenda de otro Estado ayudando a resolver cuestiones locales.

Cuando se trata de las relaciones internacionales y el concepto del Hackathon, el repaso de los asuntos de la política exterior lleva a identificar de las temáticas donde hay mucho campo para trabajar; donde estos eventos de “Hackathon” pueden contribuir en cuestiones como la movilidad de las personas, la protección de fronteras, el turismo y la instalación de la “marca país”, gobierno abierto y participación ciudadana. Por citar otro caso, la autonomía de los gobiernos locales abre un gran espectro de temáticas por desarrollar.
El formato de Hackathon en los casos donde son impulsados por las propias Cancillerías, son verdaderos vehículos que llevan ideas y capital intelectual para mejorar la realidad en la agenda de la política exterior; pero no solo hay que apoyarse en los emprendedores del sector TICs, sino los académicos de las relaciones internacionales, las ciencias políticas y el derecho, tienen mucho que aportar.
Las oficinas diplomáticas del mundo, algunas ya lo concretaron y otras deberán hacerlo, a sabiendas que en la sociedad civil pueden encontrar, no sólo la legitimidad de sus acciones, sino también mucho conocimiento que pueda facilitar la tarea del sector público y abrir canales de participación ciudadana.
En Argentina, en la región, el concepto del “Hackathon” para la política exterior está en agenda abierta por iniciar sus primeros pasos.

Por Guillermo Axel Castillo
Relaciones Internacionales UCASAL

Entrevista Francisco Resnicoff, Director de Internacionales de la Ciudad de Buenos Aires

Entrevista Francisco Resnicoff, Director de Internacionales de la Ciudad de Buenos Aires

El 55% de la población mundial actual reside en áreas urbanas y se prevé que para 2050 llegará al 66%. Todo un reto, también una oportunidad. Hoy, los gobiernos locales gozan de mayor autonomía para desarrollar su diplomacia, su agenda propia de relaciones internacionales. También abre debates de cómo los Estados nacionales pierden poder frente a las grandes ciudades que ganan independencia para participar de temas de la economía y la política en la agenda global.
Para tomar un modelo representativo de lo que ocurre en Argentina consultamos al Director de Relaciones Internacionales de la ciudad capital de nuestro país, Francisco Resnicoff, quien cuenta precisamente que “la Ciudad de Buenos Aires posee una estrategia de internacionalización muy definida, en el marco de una gestión integral de la ciudad capital de Argentina teniendo como pilar central mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. Por ello, desde la oficina de Relaciones Internacionales todas las iniciativas tienen el objetivo de buscar el impacto positivo en la vida de los sus ciudadanos. La Secretaria General y  Relaciones Internacionales tiene como meta posicionar a la Ciudad de Buenos Aires como una de las grandes ciudades globales en términos de atracción de talento. En este sentido  desde la Dirección General de Relaciones Internacionales y cooperación  desarrollamos una serie de programas con el propósito de resaltar los atributos de su sistema educativo, que atrae a estudiantes extranjeros que buscan la calidad de formación, la vida cultural y el estado de bienestar que ofrece nuestra ciudad. En términos de educación, es un factor clave, hoy estudian en la Ciudad de Buenos Aires unos 500.000 universitarios; de los cuales 160.000 se orientan a las ciencias aplicadas, es un potencial de talento que se va desarrollando crecientemente. También hay unos 70 a 75 que son estudiantes del extranjero”.
En línea con el reconocimiento que se tiene de la capital de Argentina en materia de educación, principalmente en la región, Resnicoff remarca un segundo eje de la gestión del área de internacionales que está enfocado a “generar oportunidades para sus ciudadanos, de allí el atractivo para universitarios del exterior, de todas partes del mundo. Porque también es muy reconocido su ecosistema emprendedor, el factor de atracción de talento. Y uno de los sectores más dinámicos es el tecnológico, donde la ciudad posee un distrito con más de 230 empresas radicadas; desde algunos grandes como ACCENTURE o Mercado Libre, que conviven con muchas pymes que se están desarrollando a la velocidad que lo hace este sector. Para el Director de Internacionales, estos elementos describen “una ventaja comparativa para la Ciudad de Buenos Aires, y que es producto del trabajo de muchas otras áreas”.

Muchos foros auspiciados por las Naciones Unidas trabajan a favor del fortalecimiento de los gobiernos locales buscando que desarrollen su capacidad de autonomía frente al gobierno nacional, en el caso de Buenos Aires hay una realidad particularidad porque justamente es una “Ciudad Autónoma” y goza de muchas competencias como actor independiente para moverse en el sistema internacional. Y en este sentido el politólogo Francisco Resnicoff brinda detalles de un asunto táctico del quehacer cotidiano en su área y que tiene que ver con “capturar permanentemente aquellos temas de la Nueva Agenda Urbana Global, nuevos retos que la Ciudad de Buenos Aires pueda adaptar”, agregando que “esto es un concepto, una definición que suena filosófica, pero tiene que ver con el nuevo rol que están adquiriendo las grandes ciudades. Estas tendencias tienen un origen bastante reciente, cuando se cuantificó que el 50% de la población mundial vive en grandes ciudades. Esto representa oportunidades y también desafíos, por las asignaturas para el sector público en cumplir con todas las demandas que la ciudadanía reclama, por todas las problemáticas logísticas, de infraestructura y acceso a salud, entre muchas otras labores.”

“Pero poco a poco las ciudades se van transformando en grandes protagonistas en la agenda de los problemas más acuciantes de la humanidad. Y para dar un ejemplo, el cambio climático. Donde muchos compromisos los asumen los países, pero gran parte de lo que se emite, se emite en las ciudades, entonces recae en las ciudades el diseño de dispositivos de políticas públicas para combatir los efectos del cambio climático. Así vemos como las ciudades tienen un nuevo protagonismo que las vuelve muy importantes para resolver problemas de la gente, problemas que tienen características globales; y también les genera el desafío de desarrollar ellas mismas sus fórmulas de gestionar y dar respuesta. Esto lleva a las grandes ciudades a establecer estructuras de políticas públicas con visión global.”
Sobre esta descripción del contexto y su evolución de la agenda de los gobiernos locales, Resnicoff detalla sobre la perspectiva de la Ciudad de Buenos Aires explicando el método de trabajo, donde la labor reside en “identificar qué temas se están tratando en la Nueva Agenda Urbana Global, cómo los están procesando otras ciudades del mundo y qué tipo de respuestas se están generando, y allí se buscan captar esos temas y adaptarlos a las necesidades nuestras, y de allí buscar inteligentemente un impacto en la colaboración con actores internacionales como foros, ONGs, agencias multilaterales, etc. Algo que fortalece nuestra capacidad como ciudad”.
En la estructura organizacional, la Dirección depende de una Secretaría General del Gobierno de la Ciudad y tiene a cargo también de todo lo concerniente a la vinculación internacional, la relación con Embajadas y otros actores como organizaciones y con otras ciudades del mundo. También en una gran cantidad de redes donde se requiere articular la participación de la Ciudad de Buenos Aires. Sobre este punto, Francisco Resnicoff, que trabajó en el sector privado en Cefeidas Group, interpreta que esta gestión lleva a resultados que permiten posicionar a la Ciudad de Buenos Aires como líder en la atracción de talento y también poner a la ciudad a la vanguardia en los temas principales de la Nueva Agenda Urbana Global”.

En Equilibrium Global siempre compartimos interrogantes sobre el nivel de internacionalización, en todos los sectores, también en la opinión pública sobre cuánto le importan a la gente las cosas que suceden en el mundo pese a que cada vez más están correlacionadas muchas realidades y pese a que estamos en la etapa de la historia donde existe mayor conexión global. Discutiendo este tema con el Director de Relaciones Internacionales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, nos comparte sus reflexiones reconociendo que su área no representa las demandas más urgentes, pero agrega, “nuestro espacio de trabajo sí impacta indirectamente en muchas cuestiones de la realidad de los ciudadanos. Porque aquí somos mediadores entre diferentes instancias que tienen que ver con un proceso integral donde el Estado está presente y da respuesta”, pese a reconocer que no es muy visible en la gente lo relevante del área internacional. Pero el joven funcionario toma una lectura de desafío: “se trata de un desafío para la ciudadanía y para nosotros internamente, en ser capaces de mostrar el valor de la gestión de internacionales. Algo que se logra siendo activos en proyectos que tengan impacto”. Cada punto que desarrolló Resnicoff lo explica con un argumento o una experiencia práctica y para ejemplificar esto: el caso del histórico zoológico de Buenos Aires, que se ha transformado en un nuevo concepto de eco-parque. “Bueno, toda la gestión de investigación e intelligence de cómo en el mundo se habían resuelto estas transformaciones provino de nuestra oficina. Generando el conocimiento para todas las áreas involucradas que tenían que tomar decisiones, desde información comparada a benchmarking y contactos en otras latitudes. Esto, es un típico caso del trabajo de una oficina internacional y su impacto en la ciudad. Esto nos permite agregar valor. Y otro ejemplo es todo el trabajo en las áreas de medio ambiente y también con el desperdicio de alimentos, asuntos que son demanda candente en la ciudadanía, son temas de impacto cotidiano”.

En esta línea procuramos abordar un tema reciente, que sí ha tenido atención mediática, que tiene que ver con el programa de “100 Ciudades de Resilentes”. Siendo también un tema identificado en el marco de la Nueva Agenda Urbana Global, primeramente, Resnicoff describe de qué se trata el concepto de resiliencia, que “tiene que ver con cómo las ciudades se preparan y desarrollan estrategias de crecimiento de forma tal que estén preparadas para responder a todos los impactos que puedan recibir, sea producto del cambio climático, otro tipo de riesgos ambientales, a cortes de servicios públicos y transporte, catástrofes, terrorismo, etc. El objetivo es que estos impactos no generen un daño permanente en las ciudades, y recuperarse y crecer cuando las ciudades reciben un impacto. La ciudad de Buenos Aires ha desarrollado los protocolos y se ha sumado este año al programa auspiciado por las Naciones Unidas que se llama Tu ciudad se está preparando”. Complementando este dato, hay un concepto más amplio que es a multinivel sobre otras realidades sociales, donde también se generan impactos. “Allí, la oficina de internacionales planifica políticas para las transformaciones en el mundo del trabajo y las nuevas tendencias laborales para la gente. Es un concepto nuevo, muchas ciudades están adoptando. En Argentina, la ciudad de Santa Fe ya forma parte de esta red que brinda apoyo en conocimiento técnico, la creación de una oficina local en cada una de las 100 ciudades del programa, intercambio y es un elemento más de la estrategia de posicionamiento en el sistema internacional”.

En la charla que desde Equilibrium Global materializamos con el Director de Relaciones Internacionales llevamos una inquietud constante de nuestro espacio que tiene que ver precisamente con el entorno para la comunidad estudiantil en esta disciplina, en la comunidad de graduados de las RRII y su relación con el mercado laboral. Si bien, en el Gobierno de Ciudad de Buenos Aires hay áreas referidas al empleo, desde las competencias de la Dirección y la realidad del colectivo de graduados RRII, Resnicoff nos dio una visión optimista. “Tomo el caso de los politólogos, donde hace unos años se avizoraban pocas oportunidades hacia el futuro laboral, pero con el tiempo los politólogos supieron abrir un camino y llegar a nichos existentes que no estaban muy instalados. A los estudiantes de las ciencias políticas hace algunos años nos costaba encontrar algún espacio en donde pudiéramos desarrollar profesionalmente nuestras competencias. En las ciencias políticas, mucho cambió y hoy el ámbito privado como en la sociedad civil o en el Estado, el expertiz que puede aportar una persona de las ciencias políticas es valorado, también cada vez más en las relaciones internacionales. Cada vez más las ciudades, las empresas y las organizaciones son más conscientes de la dinámica global y esto abre campo para las relaciones internacionales. El conocimiento que pueden aportar los profesionales de las relaciones internacionales es hoy muy importante, pero va a ser más importante en cada día más”.

La dinámica de las grandes ciudades interviniendo en temas cotidianos de la agenda internacional, tiene que ver con un fenómeno reciente y ascendiente en la gobernanza mundial. Mientras en la opinión pública se conozca más de las oportunidades que esto representa, sumado a la urgencia y necesidad de seguir participando en todos los procesos de internacionalización para las ciudades-estado, más serán los beneficios para sus ciudadanos.

Por Guillermo Castillo
Relaciones Internacionales UCASAL

Pin It on Pinterest