Repasando la historia de Vietnam

1° Parte: desde el concepto «Indonchina» 

Investigación del Dr. Alejandro Suárez Saponaro para Equilibrium Global

La Guerra de Vietnam, es un conflicto que se ha caracterizado por varios aspectos. No tuvo fecha de comienzo cierta, Naciones Unidas estuvo al margen en todo el proceso y se trató de un evento muy representativo en el curso de las Relaciones Internacionales. Giraron en torno a este conflicto una combinación de lucha asimétrica, de guerra de guerrillas como de acciones convencionales a gran escala; y donde participaron actores regionales como extrarregionales. En este caso la “cara visible” fue Estados Unidos, aunque en la práctica, éste lideró en apoyo al régimen pro occidental de Raigón, a través de una coalición militar donde participaron Corea del Sur, Filipinas, Australia, Nueva Zelanda y Tailandia. En este año que se termina, se cumplieron cincuenta años de la Ofensiva del Tet, que llevó a la escalada de la guerra, que terminaría extendiéndose a toda la región. Y vamos a repasar la historia, pero debemos aún ir tiempo atrás de la incursión de Estados Unidos.

La guerra de Vietnam es una lección de estrategia, donde un actor más débil, con una proyección y visión a largo plazo y con objetivos claramente definidos, prevaleció sobre otro que era superior en medios y recursos, pero que carecía de estrategia de largo plazo y no comprendió en profundidad el conflicto en el cual se vio inmerso. La caída de Saigón no significó la paz, sino la continuidad de una serie de conflictos, entre ellos con la colosal China. A pesar de las dificultades, Vietnam unificado prevaleció y a partir de los 90, el país comenzó una transformación que lo convirtió en una economía pujante del Sudeste de Asia y en un actor relevante a nivel regional. Pero para ello, debió superar la tragedia de la guerra. Para comprender lo que esto significa, hacemos un poco de historia.

Vietnam

Esta es la 1° parte con una apretada síntesis de la historia de Vietnam, terminando con la guerra de Indochina (1946-1954), los acuerdos de Ginebra y la división del país en dos estados antagónicos. La 2° parte está centrada en la intervención de Estados Unidos, los eventos relevantes y las fuerzas beligerantes, en el marco de la guerra de Vietnam (1964-1975) y brevemente los conflictos posteriores a la unificación. Sin ninguna duda estamos ante un país que ha sufrido varias décadas en guerra, y ello no ha impedido convertirse en una economía emergente y pujante del Sudeste de Asia.

El antiguo Vietnam

Los vietnamitas son un pueblo milenario, poseedor de una rica cultura e historia. El reino de Nam Viet apareció en la historia hacia el 207 a.C.  En el año 111, los chinos invadieron el país, sometiéndolo a un extenso período de dominación, lo que tuvo consecuencias en el plano cultural y religioso. El sur del país estuvo controlado por dos estados influidos por la cultura y religión de la India. El reino Champa, que se extendía desde el sur de Vietnam, en la zona del delta del Mekong hasta Camboya. Este reino desapareció en el siglo XV, sus posesiones en Camboya fueron perdidas ante el empuje de los pueblos khmer. El siglo X dio aparición a un nuevo reino vietnamita, que de la mano de la dinastía Ly, el reino de Dai Viet se desarrolla, no estando exento de luchas internas y conflictos internacionales, especialmente con los reinos Champa y el imperio Khmer, además de China.

El temple guerrero de los vietnamitas sería puesto a prueba con la invasión mongol, el brillante general vietnamita Tram Hung Dao, frenó las hordas provenientes del norte entre 1257-87. En este conflicto, los vietnamitas se familiarizaron con la guerra de guerrillas, la subversión y el espionaje. Las luchas intestinas en el siglo XV llevaron a pedir ayuda a la dinastía china Ming. El trono vietnamieta había sido usurpado por Ho Qui Ly. Pero los chinos no vinieron a restablecer a la familia reinante, sino más bien intentaron crear un estado títere, y de esta manera ejercer el dominio directo del país. La resistencia a los nuevos ocupantes no se hizo esperar y durante largos nueve años de lucha, el general Le Loi, lideró la resistencia, para luego ser proclamado rey. Su dinastía se prolongó hasta fines del siglo XVIII. En 1471 el reino Champa fue anexado (sobrevivirá un pequeño principado champa hasta 1822) y para el siglo XVIII, las tierras del sur, más precisamente el delta del Mekong y la antigua Saigón, fueron conquistados al reino de Camboya. A partir del siglo XVII, dos familias ejercerían el poder de facto, a través de “mayordomos de palacio”. Estas familias, Trihn en el norte y Nguyen en el sur, se disputaron el poder durante un siglo de luchas. Si vamos tiempo atrás, de los miles de años de historia, Vietnam estuvo invadido por China (dos veces), por Estados Unidos, Países Bajos y Francia, pero nunca invadió ni ocupó un céntimo de tierra de ningún pueblo en ninguna parte del planeta. Su geografía, siempre fue codiciada.

Y podemos ir a 1786, donde estalló una revuelta, liderada por los hermanos Tay Son, quienes rechazaron una vez más una invasión china. Para esa época el país había sido unificado A principios del siglo XIX, un miembro de la familia Nguyen, termina con el régimen de Tay Son y se proclamó emperador con el nombre Gia Long, teniendo como su capital la ciudad de Hue. Esta ciudad siglos mas tarde sería testigo de una de las más duras batallas en la Ofensiva del Tet.

La presencia europea comenzó con misioneros, exploradores y mercaderes españoles y portugueses, también hicieron acto de presencia los ingleses y holandeses, sin gran resultado, para posteriormente arribar a la zona, los franceses. Su impronta marcaría culturalmente al país, monseñor Alexandre de Rhodes, además de su función evangelizadora, introdujo el alfabeto quoncgu., en el siglo XVII. Alfabeto latinizado, adaptado a la lengua vietnamita.  Las luchas internas en Vietnam, llevaron ya en el siglo XIX a facilitar el dominio francés. El emperador Gia Long, en su lucha contra los Tay Son, reclutó mercenarios franceses. Los franceses no solo combatieron del lado del emperador, sino que la corte se vio rodeada de “asesores”.  Los sucesores de Gia Long vieron al cristianismo como herramienta de dominación europea, y lanzaron medidas de persecución, que fueron desde la cárcel a la ejecución de cristianos. En 1836, la influencia aislacionista china se impone, y los puertos del país se cierran al comercio occidental. Los franceses, ante las persecuciones de cristianos, respondieron con el bombardeo naval de Dan Nang en 1847 y para 1852, el emperador francés Napoleón III, apoyó decididamente la aventura colonial francesa en Indochina. La excusa bajo principios humanitarios, ocultó las verdaderas intenciones del naciente imperialismo europeo.   

El colonialismo frances

  Los primeros actos de resistencia nacionalista. La Segunda Guerra Mundial.

En 1859, la flota francesa atacó Saigón y la conquistó. Este hecho dio inicio a la ocupación de Indochina. En 1863 fue creado el protectorado sobre el reino de Camboya y en 1867 el territorio del sur de Vietnam, se convierte en la colonia francesa de Cochinchina. 

La importancia para los intereses franceses de China, centró el interés en la zona del Río Rojo al norte. El gobierno vietnamita busca apoyo en China. Ante la penetración francesa, Hanoi renueva su lealtad en calidad de vasallo del emperador chino. Finalmente las autoridades vietnamitas terminaron bajo la órbita francesa a través de una serie de tratados entre 1881-1885, en los cuales también China, reconoce la influencia de París en el norte de Vietnam. 

Los gobernantes tradicionales, solo ejercieron el poder en la región central del país, conocido con Annam, pero solo nominalmente. En 1902 fue creada la Unión Indochina bajo una administración central francesa con sede en Saigón.  Los franceses trasladaron su modelo de gobierno centralizado a su imperio ultramarino. Magistrados, burócratas de la administración eran franceses. La vieja influencia de la administración china con mandarines fue disuelta y se extendió el uso del alfabeto latino quoncgu, adaptado a las lenguas locales.  La cultura francesa tuvo una importante influencia, al crearse universidades y promoverse la educación en francés de las elites locales. 

Los franceses convirtieron su imperio indochino en una lucrativa colonia, no solo por la explotación del caucho, arroz y otros productos agrícolas, sino también por la producción minera de carbón y estaño.  La región tenía a su vez un alto valor estratégico por su ubicación geográfica. A fines del siglo XIX los intereses comerciales franceses en China eran importantes y las bases de Indochina estaban pensadas para un eventual reparto de dicho país. Las áreas de influencia impuestas por las potencias europeas, eran el prólogo del reparto territorial que finalmente no se llevó a cabo. El reconocido historiador británico John Keegan, nos dice que el poder colonial, no residía en las fuerzas armadas o la propia administración, sino en los bancos y empresas beneficiarias del desarrollo de Indochina. Los franceses para insertar el territorio en el sistema mundial, y que sus productos accedieran a los grandes mercados, construyeron una sólida infraestructura. La falta de cohesión nacional, que se debía en parte a las religiones predominantes, como el confucionismo y el budismo, que tenían una visión de respeto a la autoridad legal, durante bastante tiempo impidió la existencia de una resistencia organizada.  En 1908 el movimiento nacionalista estuvo representado por Phan Boi Chau y Phan Chau Trinh, que intentaron promover un levantamiento duramente reprimido. La Primera Guerra Mundial movilizó a 100.000 vietnamitas a los campos de batalla y como obreros en la metrópoli, siguiendo el mismo destino que millares de pueblos coloniales, que hicieron un importante aporte en soldados para defender, intereses, a que a fin de cuentas les eran ajenos.

En 1925, es coronado emperador de Annam, Bao Dai, que generó esperanzas sobre mayor autonomía, vetada por los franceses.  En 1927, inspirado en el Kuomintang chino fue creado el partido Nacional de Vietnam o VNQDD, sus falencias en materia política, llevaron a su desaparición gracias al accionar de los servicios secretos franceses. En 1930., se produjeron en el norte de Annam importantes disturbios. La respuesta francesa costó la vida de 10.000 personas y otros tantos detenidos. La obra de estos disturbios era del desconocido Partido Comunista Indochino. Su líder era Nguyen Van Trahn, conocido mundialmente años después como Ho Chi Minh, Lugo de esta revuelta, el partido comunista pareció esfumarse. La purga de sus dirigentes, en el marco de la represión colonial francesa, convirtió a Ho en un líder indiscutido. Hábil político, pragmático y de gran carisma, el endurecimiento de las medidas sobre movimientos políticos en Indochina con la caída del gobierno francés de izquierda en los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial, transformó al partido en un núcleo prometedor, gracias a su organización y liderazgo, de lucha anticolonial, frente a las sectas nacionalistas Cao Dai y Hoa Hao.

Ho Chi Minh, era un líder que se había educado en Francia, donde se puso en contacto con nacionalistas indochinos y se afilió al partido Socialista, y luego al comunista. Luego se trasladó a Moscú y China.  En aquellos años tuvo una sólida formación marxista y pudo ver el funcionamiento el llamado “socialismo real” en la Unión Soviética. En 1927 regresó a su país, luego de la ruptura entre nacionalistas y comunistas chinos, que le costó la vida a millares de activistas, Ho, pudo escapar a tiempo, pero ello no impidió por su actividad política fuera encarcelado. En Hong Kong fundaría el partido comunista vietnamita, para luego regresar a Vietnam en 1930.

La secta Cao Dai con unos 300.000 seguidores, fue puesta bajo vigilancia policial y su líder internado en un psiquiátrico.  Esta particular secta era una suerte de sincretismo entre cristianismo y budismo. Incluso tenían un “Papa” y una serie de santos, que figuraban el escritor francés Victor Hugo y el primer presidente de China, Sun Yat Sen. Este grupo como Hoa Hao, serían un problema luego en tiempos de la posguerra. No obstante las revueltas aisladas, Indochina era un lugar pacífico, los campesinos estaban alejados de la política, había cierto inmovilismo y una visión idealizada de la vida por parte de los franceses. El cambio vendría con la invasión japonesa de 1940.  La caída de Francia y el establecimiento del régimen de Vichy, impulsó a Japón a presionar para la cesión de bases y facilidades militares, en el marco de su estrategia de creación “Esfera de Co prosperidad de Asia oriental”, nombre que encubría sus ambiciones imperialistas y expansionistas del régimen de Tokio. La presencia japonesa era de vital importancia a fin de presionar la endeble coalición antijaponesa, formada por nacionalistas y comunistas chinos, que a duras penas intentaba liderar Chiang Kai shek. En esos momento Ho Chi Minh estaba en China, quién aglutinó a nacionalistas y comunistas en la Liga para la Independencia de Vietnam, conocido como Vietminh. Los chinos nacionalistas promovieron la creación de una liga anticomunista, y Ho fue encarcelado, quién no tardo en  convencer a sus captores, que el era ante todo nacionalista y luego comunista, que su vocación era la lucha contra los japoneses. En su regreso a Vietnam, la resistencia del Vietminh estaba en manos del fututo general Vo Nguyen Giap, un profesor de historia.  El fortalecimiento del movimiento se vio favorecido por la negativa francesa de cooperar y patrocinar algún tipo de resistencia contra los ocupantes. Por otro lado, Japón no cumplió en nada, sobre apoyar los movimientos locales y terminar con la presencia europea. Indochina se integró como un engranaje más para satisfacer el esfuerzo de guerra nipón.

El gobernador general francés Decoux, contaba en esos momentos con modestas fuerzas militares, lejos de la metrópoli que había caído en manos germanas y  de él dependía la vida de 40.000 colonos franceses, por ende dado su situación, optó por no resistir y cooperar con los japoneses, cuyas demandas iban acrecentándose día a día, que terminó en la ocupación de Indochina. Ello no impidió que el régimen colonial funcionara con cierta libertad, Mientras tanto el Vietminh consolidaba su presencia no solo territorial sino en el pueblo. En 1944 la situación se había deteriorado mucho para los japoneses, que estaban en plena retirada ante el avance de Estados Unidos. Los contactos realizados por el general De Gaulle, con las autoridades coloniales de Indochina, inquietó a los japoneses, quienes decidieron dar un golpe. Los soldados franceses fueron internados, con la excepción de una columna que se refugió en China.  Los japoneses buscaron establecer regímenes títeres. El emperador Bao Dai, aceptó cooperar y teóricamente le fueron restauradas sus facultades, pero la carencia de una administración propia como de fuerzas militares, lo  mantuvo en un papel simbólico. El derrumbe de Japón, estaba cerca y comenzaron una serie de intrigas, donde los franceses preparaban su regreso, Estados Unidos apoyaba la idea de independencia y los chinos nacionalistas no ocultaban la idea de controlar el país. El Vietminh había recibido en su momento ayuda de los Aliados a través de la Oficina de Servicios Estratégico (el antecesor de la CIA), lo que lo había fortalecido. El 7 de agosto de 1945, el alto mando japonés se rindió ante el emperador Bao Dai. Este sabía que su poder es simbólico, dado que el norte esta controlado por el Vietminh, el sur habia un gobierno nacionalista controlado por comunistas, en Cochinchina un grupo era favorable al retono francés. El emperador optó por abdicar y ceder el poder al Vietminh. Era una maniobra política ante el complejo panorama que se avecinaba. Las discusiones de Postdam, habían previsto que el pais sería ocupado en una primera instancia por los británicos, quienes cederían el poder a los franceses. Londres tenía muy poco interés de que Vietnam se independizara, como quería la Casa Blanca, dado que temían que ese ejemplo hiciera tambalear su imperio en Asia. Los chinos nacionalistas aspiraban a ocupar las “provincias” de Annam y Tonkin. No solo por cuestiones históricas, sino por razones militares. El Vietminh estaba controlado por comunistas y por ende no querían un posible aliado en el flanco sur de sus fuerzas. Los chinos estaban en plena guerra civil.  

 Los aliados fijaron que al norte del paralelo 16 sería ocupado por los chinos nacionalistas y al sur por tropas británicas. La misión de estas era evacuar las tropas japonesas. Los franceses montaron una operación de regreso, liderada por el célebre general Leclerc. La matanza de medio millar de europeos por parte de nacionalistas vietnamitas, aceleró el proceso de retorno. Los británicos estaban desbordados evacuando guarniciones japonesas y no contaban con recursos para pacificar el país. En octubre de 1945 el general Leclerc había desembarcado en Saigón y se lanzó la pacificación de zonas rurales. Las sectas nacionalistas, que fueron colaboracionistas con los japoneses, ahora buscaban borrar dicha impronta con los recién llegados franceses. Los británicos colaboraron con la eliminación de fuerzas del Vietminh en Saigón. El gobierno de Camboya quedo nuevamente sujeto al control francés con un régimen de autonomía, con ministerios en manos de franceses. La ocupación del norte no seria sencilla, no solo por las fuerzas del Vietminh, sino por los chinos nacionalistas. Francia renunció al régimen de extraterritorialidad de los enclaves europeos en China y con ello logró que soldados franceses reemplazaran a los chinos.  En marzo de 1946, Francia había recuperado el control de Indochina.

Los franceses habían prometido al Vietminh, el reconocer una república de Vietnam. París buscaba retener el control de la zona a través de una Federación, donde los franceses continuarían controlando la política de los países de la Federación, entre ellos Vietnam. Ho Chi Minh, que consideraba que los negociadores franceses eran más colonialistas que los funcionarios metropolitanos, decidió ir a París. Allí las negociaciones no llevaron a ninguna parte. Ho quería evitar el choque armado. Las cosas se fueron de las manos, la tensión era grande. En Haiphong, en un control aduanero, terminó en el bombardeo naval por parte de un crucero francés, que motivó el respliegue de las fuerzas del Vietminh al interior. El general Giap, hombre formado en el cuartel general de Mao Zedong, era responsable de una fuerza militar de 30.000 regulares, armados con material anticuado chino, francés, japonés.  Intentó en vano lanzar una ofensiva contra Hanoi y otros objetivos en el norte, que resultó infructuoso. Giap replegó su ejército a la zona montañosa, limítrofe con China, área de difícil acceso, conocida como Viet Bac. Desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial era el área de entrenamiento y reserva de futuro Ejército Popular de Vietnam

 

La guerra colonial (1949-1954). La división del país

La guerra revolucionaria aprendida con Mao, fue aplicada con sus matices a la realidad vietnamita. El accionar revolucionario consistió en eliminar la influencia del gobierno colonial. Las llamadas fuerzas regionales del ejército del Vietminh, comenzaron con una campaña de acción política, eliminación/intimidación de funcionarios ligados a la administración colonial, reparto de tierras, cobro de impuestos, propaganda para fomentar el reclutamiento de soldados para la causa revolucionaria.  Las fuerzas regionales tenían la responsabilidad de mantener personal en armas de manera permanente, lanzar acciones de hostigamiento a la red de puestos/guarniciones francesas en las aldeas clave, especialmente en nudos de comunicación, carreteras, ríos y canales.  Las emboscadas y golpes de mano, que le costó la vida a tantos soldados franceses, terminó en una verdadera guerra de desgaste para mantener despejadas las carreteras. La Fuerza Expedicionaria francesa estaba nutrida por personal voluntario (reclutas que optaban por servir en Europa o fuera de ella), tropas africanas, donde podían encontrarse soldados argelinos, tunecinos, marroquíes, senegaleses, como también soldados de las tropas coloniales (posteriormente la Infantería de marina, formado por colonos europeos) y la célebre Legión Extranjera. Además formaban parte de las tropas francesas en Indochina, soldados locales, muchos de los cuales eran minorías étnicas de las montañas, que profesaban un rencor importante a los vietnamitas. Estos grupos en siglos pasados habían sido relegados a las montañas, con la aparición de sucesivos reinos “viet”.

En Vietnam se enfrentaron comandantes realmente destacados, del lado del Vietminh, el general Giap, brillante estratega de la guerra irregular y por otro, célebres comandantes franceses, como el general Leclerc, que fue parte de la reocupación del país en 1946.  En 1947, los franceses lanzaron la llamada “Operación Lea”. En esos días el apoyo de los “montagnard” o montañeses, les daba ventaja en las tierras altas del país, pero en otros puntos del país como el Nordeste del Tonkín, el delta del río Rojo, la zona conocida como Viet Bac, la altiplanicie central de Annam, y la ruta número 4, eran epicentro de duros combates entre franceses y el Vietminh. Los convoyes que se dirigían a ciudades fronterizas se encontraban siempre supeditados ataques y emboscadas. 

En 1947 los franceses lanzaron la Operación Lea, sobre la base de su superioridad material, dado que contaban con aviones, blindados y armas pesadas. Era una acción audaz y ambiciosa. Tropas paracaidistas transportadas en los célebres Junker Ju 52 de la ex fuerza aérea alemana del III Reich, fueron lanzadas al santuario del Vietminh, a fin de ubicar almacenes, puesto de mando, etc. Estas tropas debían enlazar con las columnas blindadas enviadas rápidamente al Nordeste del Tonkín. La operación fue casi un éxito. Las fuerzas francesas arribaron una hora después del abandono del puesto de mando de Ho Chi Minh y su plana mayor. La posibilidad de dar un golpe estratégico se esfumó. El repliegue estuvo plagado de combates y emboscadas. Las tácticas de guerra irregular planteada por el Vietminh, llevó a los franceses a librar una verdadera guerra de desgaste, con un elevado costo político, a tal punto que los políticos en Paris a pesar de los pedidos del alto mando francés en Indochina, decidieron recortar el envío de efectivos y equipo. Esto tendría graves consecuencias. Los estadounidenses volverían a repetir el error.

En 1949 triunfaron las fuerzas comunistas en China, esto significó para el Vietminh una bocanada de aire fresco. Los comunistas chinos no dudaron en enviar armas, equipos diversos y entrenamiento a las fuerzas de Giap. Ahora las fuerzas principales llegaron a 100.000 soldados, armados con armas pesadas, incluyendo material de artillería. La reestructuración de las fuerzas armadas del Vietminh, permitió organizar cuatro divisiones según el patrón europeo y otra más, que sería “movilizable”. La reestructuración  y el sostén logístico de la China comunista, facilitó la ejecución de operaciones militares contra los puestos fortificados fronterizos franceses.  La mentalidad tradicional militar francesa concebía como elemento clave de la victoria, el control territorial. Mientras que Giap, llevaba a cabo una guerra de desgaste, con el objetivo de hacer políticamente insostenible la situación para Francia en Vietnam. En 1949, la visita a Indochina  por parte del jefe del Ejército francés, general Ravers, consideró que había que evacuar las fortificaciones francesas en la frontera, que obligaba a librar una verdadera guerra de convoyes.  Esto desgastaba al ejército francés, en material y bajas.  El general Giap ordenó una ofensiva a escala  que le permitió desalojar a los franceses de la vital ruta colonial nro. 4, así como la evacuación forzada de las guarniciones. En algunos casos, el pánico llevó abandonar material valioso, que le permitió al Vietminh contar con suficiente munición de artillería. La campaña de fronteras le costó a Francia 6.000 bajas.

El gobierno francés envió a uno de sus mejores generales, el aristocrático Jean de Lattre de Tasigny, apodado roi Jean,  había sido oficial de caballería en la Gran Guerra de 1914. Hombre experimentado.  Entre sus subordinados y miembros del estado mayor, tenía al célebre general Beaufre. Su intervención en Indochina se debió a que su hijo Bernard, oficial de blindados, desplegado en el delta del Río Rojo, le manifestó la crisis moral del ejército expedicionario.  El roi Jean, no permaneció ajeno y luego de negociar con el gobierno sus poderes, llegaría a Saigón como Alto Comisario y comandante en jefe de las fuerzas francesas. Su llegada significó la remoción de altos mandos. Apeló a los jóvenes oficiales y personal subalterno, sobre los cuales tenía un fuerte ascendiente. En 1951, el general Giap movilizó sus cinco divisiones para tomar Hanoi en febrero de dicho año. La respuesta de Tassigny fue la movilización de soldados de Annam, Laos, Cochinchina y Camboya. Fueron creados grupos móviles, fuerzas de tareas formadas por uno o dos batallones de infanterías, un regimiento de blindados, elementos de artillería, que en su conjunto sumaban unos 3.000 efectivos.  Los grupos móviles proveían apoyo de fuego, patrulla, reconocimiento, seguridad en las pocas carreteras transitables que había en el país. El tanque ligero M24 Chafee, gracias a sus características técnicas, lo hizo ideal para operar en los arrozales, pantanos.              

La ofensiva de Giap significó librar una serie de cruentas batallas, con la idea de minar la capacidad de combativa del ejército galo desplegado en el Tonkin. A pesar de las pérdidas ocasionadas a los franceses, el general Giap tuvo que lidiar con el apoyo aéreo cercano con que contaban las tropas galas y el napalm, una terrible herramienta que generó importantes bajas a las tropas concentradas. Este producto sería conocido a gran escala con la intervención de Estados Unidos.  La “ofensiva general” le costó al Vietminh, 9000 efectivos y valioso equipo.  Giap decidió replegarse al Viet Bac y obligar al enemigo a que luchara bajo sus propios términos.

El general Lattre de Tassigny, tuvo un golpe moral muy profundo, la muerte de su único hijo, el teniente Bernard, muerto heroicamente al mando de una compañía vietnamita.  Esto ayudó a decaer su moral y su deteriorada salud.  No obstante ello, había logrado frenar de momento las ofensivas de Giap e introducir importantes innovaciones en la modalidad de guerra de los franceses en la zona. La creación de los grupos móviles, los comandos y las operaciones de contrainsurgencia, formada por personal vietnamita bajo liderazgo francés. El cordón de fortificaciones o Línea Lattre, permitió cierto control del delta del Río Rojo a los franceses. El cáncer acabaría con la vida de Lattre y con el, la esperanza de una victoria en el norte del Vietnam. Sus sucesores, obligados a explotar el “éxito” los llevaría a la tragedia de Die Bien Phu.  El sucesor del legendario Lattre, sería otro célebre general francés, Salan, con amplia experiencia en el ultramar francés.

Giap lanzó una nueva ofensiva hacia el Oeste, esta vez la guerra se extendería a Laos y las zonas montañosas. El general Salan lanzó la Operación Lorraine, similar a las ejecutadas entre 1947-1949, con penetraciones profundas. Acciones que fueron contraproducentes, dado que en los repliegues, los franceses y aliados debían combatir duramente y con fuertes pérdidas para abrirse paso de regreso a sus bases.  En 1953, las fuerzas de Giap estaban a menos de 35 km de Luang Prabang, capital real de Laos. Los franceses vía aérea enviaron veinte batallones a contener la avalancha vietnamita  Lejos de sus bases de abastecimiento y la dura respuesta francesa obligó al audaz Giap a ordenar el repliegue de sus fuerzas al santuario del Viet Bac. El general Salan fue reemplazado por el general Navarre, el último comandante en jefe francés en la región. Oficial experto en inteligencia, sutil. Fue considerado ideal para el puesto. La guerra estaba, en punto muerto, las pérdidas eran importantes.  El Vietminh seguía en su bastión del Viet Bac y mantenía la capacidad de seguir golpeando las guarniciones francesas. El ataque a Laos puso en evidencia su capacidad militar de llevar a mayor escala acciones convencionales. Francia estaba en un verdadero atolladero. Los políticos exigían la victoria, pero no asignaban recursos adicionales.  Estados Unidos, brindó ayuda, pero limitada, también por razones políticas.  El contexto político indochino era además más complicado que el frente militar. Vietnam teóricamente, luego de la efímera autonomía de Cochinchina, tenía como jefe de estado, al emperador Bao Dai, cuyo poder, como siempre lo fue, era simbólico, dado que el país era un “estado asociado” a la Unión Francesa.  Camboya y Laos tenía sus reyes, pero sus gobiernos estaban controlados por los franceses, tanto directa como indirectamente.

Los franceses decidieron “vietnamizar” el conflicto, patrocinando un ejército vietnamita, pero los oficiales de este origen, no tenían interés en perder la vida, en una guerra que consideraban ajena y sujeta a los intereses franceses. El germen del ejército creado por los franceses, sería el futuro ejército de Vietnam del sur. A ello se agregaba la corrupción de la administración local, en manos vietnamitas, que como el reconocido historiador Johm Keegan señaló, muchos ocuparon puestos para llenarse los bolsillos y ajustar cuentas.  En el plano político la guerra era impopular, el partido comunista francés, con fuerte incidencia en los sindicatos, boicoteó embarques de material y provisiones para la fuerza expedicionaria. El partido socialista criticó abiertamente la política colonial en Indochina y saltó a la luz el escándalo en materia de especulación financiera. Bancos y compañías financieras, hicieron buenos dividendos con maniobras especulativas, además de cuestione ligadas a la corrupción.  El general Navarre tenía un enorme peso sobre sus hombros. Estados Unidos abogaba por la descolonización, seguramente para reemplazar la influencia de París por la propia. Esto tuvo condicionamientos en el envío de equipo militar y créditos para ello, vitales para sostener la fuerza expedicionaria. Navarre contaba con ocho grupos móviles, siete batallones de paracaidistas para hacer frente a cinco divisiones del Vietminh. Ante sus pedidos de refuerzos, solo consiguió diez batallones. El comandante francés consideró que era indispensable contar con un ejército vietnamita, pero este no estaría listo hasta 1955/1956, asimismo en el plano político el emperador Bao Dai debería contar con una administración efectiva sobre el país. Asimismo consideraba abandonar la llamada Línea Lattre, para ser reemplazados por grupos móviles, capaces de actuar con mayor eficacia ante la esperada ofensiva de Giap para 1953-1954. La gran preocupación de Navarre era la seguridad de Laos. Giap contaba con generosa ayuda, experiencia militar y seguramente había aprendido de los errores de la campaña anterior a las tierras altas.  En julio de 1953, en un audaz ataque de paracaidistas a Long Son los franceses destruyeron 6.000 toneladas de material militar del Vietminh. Los triunfos no impidieron que su escurridizo enemigo, lograra evitar un enfrentamiento abierto en el norte de Cochinchina. En otras operaciones, la capacidad táctica de las fuerzas expedicionarias, se habían recuperado como en los días de Lattre. La necesidad de bloquear al Vietminh llevó a una serie de estudios. La frontera noroeste planteaba un área favorable, por lo menos políticamente en la localidad de Lai Chau, centro de las poblaciones thai, abiertamente pro francesas, una serie dificultades tácticas, especialmente en materia de abastecimiento, llevó a los planificadores franceses a considerar el valle de Dien Bien Phu. Antiguo aeródromo francés, estaba en manos del Vietminh. Navarre ordenó su captura, ejecutada en noviembre de 1953 por seis batallones. La resistencia del Vietminh fue limitada y el objetivo fue ocupado con escasas bajas.  La idea de Navarre era obligar al Vietminh a concentrar sus fuerzas en dichos objetivos, limitando su reconocida movilidad y poder de fuego en otros puntos cruciales, con la idea de llevar a cabo acciones de guerra irregular contra bases y objetivos del Vietminh. Dien Bien Phu, sería una base de defensa pasiva, para aferrar fuerzas de Giap, desgastarlo y bloquear las operaciones de este en el norte de Laos.

El general Navarre ignoraba que el general Giap había estado construyendo carreteras rumbo a la capital de los Thai de las montañas. Asimismo el Vietminh poseía equipo motorizado y una enorme mano de obra bien disciplinada y organizada que le permitía ejecutar diversos trabajos a gran velocidad en áreas de difícil acceso.  Las limitaciones políticas impuestas por Francia, impidieron a la fuerza expedicionaria contar con mejores recursos, el ejército vietnamita creado por los franceses era de escasa efectividad, como quedó demostrado en la Operación Atalante, para pacificar el sur de las guerrillas del Vietminh. Ello obligaba a meter mano en la reserva estratégica que buscaba el mando galo.  A fines de 1953, ambos enemigos no habían logrado librar combates decisivos, sino más bien los evitaron, quedando en evidencia la habilidad de Giap en materia de movilidad.  Esto obligó a dispersar las reservas francesas, especialmente sus grupos móviles en todo el país para hacer frente al accionar de las guerrillas del Vietminh, que se llevaban a cabo en diversa escala. Los franceses empeñaron sus fuerzas en distintos frentes, generando un importante desgaste a las fuerzas móviles compuestas por medios blindados (las unidades estaban formadas por tanques ligeros M41 y 24, y semiorugas M-3) y los medios aéreos disponibles. La flota de transporte, tripulada por voluntarios de Estados Unidos estaba más que exigida para brindar apoyo a las distintas guarniciones y puntos que se encontraban en aprietos ante las fuerzas de Giap.

En 1954, se escribió el acto final, del drama francés en Indochina.  La guarnición de Dien Bien Phu, con 16.000 efectivos, apoyados por un puente aéreo, se vieron rodeados de 50.000 combatientes del Vietminh, con potente artillería y una importante reserva, que le permitiría cubrir las pérdidas y reforzar llegado el caso a las tropas atacantes. Una vez más la “mentalidad Maginot” llevó a Francia a la catástrofe. La fortificaciones de Dien Bien Phu, precisaban millares de toneladas de acero, madera, bagajes diversos, alambradas de púas, cemento, cableados, alimentos, etc.

Las limitaciones de la fuerza aérea francesa en la zona, restringieron los envíos de material y personal, lo que condicionaría a los defensores sobre su capacidad de resistencia para una ofensiva prolongada.  Los servicios de inteligencia franceses ignoraban el potencial logístico del Vietminh, capaz de movilizar a millares de trabajadores, porteadores, que le permitía movilizar importantes recursos en poco tiempo, agregándose la existencia de las carreteras de aproximación a Dien Bien Phu. La red de caminos permitía el empleo de camiones y por ende facilitaba la concentración  de soldados, abastecimientos y armas pesadas en cantidad suficiente.  El alto mando francés se confió en el puente aéreo, podría garantizar la resistencia de la base.  El asedio costó numerosas bajas al general Giap, la resistencia francesa fue muy dura, y la batalla, a pesar de haber sido una dura derrota para las armas de Francia, es recordada por el valor de sus defensores y la determinación de sus atacantes de tomar la fortificación.  El 13 de marzo fue lanzada la ofensiva general contra los franceses, terminando con el asalto final, entre el 30 de marzo y el 5 de abril de 1954, donde fue librada una durísima lucha cuerpo a cuerpo. La guarnición francesa cesó de combatir en los primeros días de mayo de 1954,  unos 10.000 efectivos de diversas nacionalidades, fueron enviados a campos de prisioneros e 660 km de distancia. La marcha se hizo a pie con un enorme saldo de víctimas, especialmente entre los heridos que no pudieron ser evacuados, y también por las condiciones impuestas por la zona, el clima, etc. El saldo en víctimas por parte del Vietminh fue muy elevado, pagó un alto costo, pero políticamente fue una gran victoria. La derrota habilitó a las negociaciones de Ginebra, siendo el fin de la presencia francesa en Indochina.

En Síntesis ….

 …la guerra, solo vino a retrasar una situación que era un hecho, el Norte hacía tiempo que estaba en manos del Vietminh. El triunfo de la Revolución China del 49 permitió contar con apoyo político y material que Ho y Giap supieron capitalizar hábilmente. El trabajo de masas de Vietminh, le dio base social. Este movimiento no solo ganó apoyo local, sino externo, especialmente del poderoso Partido Comunista Francés, que incidió en el frente interno de la metrópoli. Los líderes políticos y militares, no lograron comprender del todo, el tipo de guerra que libraban Ho y Giap. Eso los llevó a la mesa de negociaciones en Ginebra. Allí se daría punto final a los intentos franceses de prolongar su presencia en una región de alto valor estratégico, dando comienzo a una nueva etapa, no solo de confrontación de dos estados, sino de dos modelos, dos bloques mundiales que se disputaban la supremacía en el mundo.

Recurso complementario. Video documental:  Vietnam Hoy

La guerra colonial

Peculiaridades

Francia se vio envuelta en una modalidad de guerra, que estaba inspirada en las enseñanzas de Mao, que más de un autor la denominó guerra revolucionaria, iba mas allá de las ejecución de operaciones convencionales o acciones de insurgencia.  Los errores políticos de París en Indochina fueron explotados hábilmente por el Vietminh, que tenía una estrategia de largo plazo. Su propaganda, su trabajo político en el campesinado, logró insertarse sólidamente. La ocupación japonesa ayudó en parte a consolidar las bases territoriales, como también ideológicas de un sector de la población. El vacío dejado hasta el retorno de Francia a Indochina, fue explotado hábilmente por el Vietminh. Los estrategas vietnamitas explotaron hábilmente el “humor” de la opinión pública francesa. Destacándose el importante apoyo del Partido Comunista Francés, luego acompañado por la oposición socialista. La impopularidad de la guerra, generó condicionantes al gobierno francés a la hora de asignar recursos, siempre escasos. El país recién salía de la posguerra, años de ocupación germana, y ahora debía enfrentar una dura guerra en ultramar. El apoyo potencial de Estados Unidos, se vio limitado por razones políticas. Washington no quería más colonias. La arquitectura administrativa colonial francesa, impidió en los primeros tiempos de retorno de París a Indochina, que el débil estado del emperador Bao Dai, fuera algo real, sino más bien era una ficción, aprovechado por el bien organizado Vietminh. La corrupción del sur, fue un pesado lastre en los intentos de crear un estado que hiciera frente a dicho movimiento. El peso de la guerra recayó en los limitados recursos franceses. La capacidad de golpear en distintos puntos de la geografía del país, permitió a Giap que la potencia combativa francesa nunca pudiera estar en todo su potencial en la zona de Tonkín. Quien logró avances frente a esta realidad compleja, fue el general Lattre de Tassingy, pero su temprana muerte, impidió que fueran consolidadas sus acciones. 

 Los grupos móviles fueron una buena solución, apoyados con medios aéreos que le permitía montar rápidos contraataques, apoyo de fuego móvil a la infantería, evacuó todas las posiciones difíciles de defender y sostener por su aislamiento, y buscó centrarse en un terreno defendible y que podía efectivamente controlar. Su sucesor, Navarre, con recursos menguantes, un frente interno contrario, precisaba una victoria rápida para que los políticos vieran la gravedad del asunto, buscó bloquear al Vietminh, creando una posición fuete para obligarlo aferrar fuerzas y debilitarlo. La inteligencia francesa subestimó la capacidad de organización y logística del Vietminh, y pagó el precio del error. Muchos estudiosos consideraron que la mejor solución era un ataque indirecto contra la vanguardia comunista, que en vez de un ataque directo a través de una acción de bloqueo en Dien Bien Phu.

El alto mando francés estaba imbuido por la experiencia de las brigadas chinditas británicas que operaron detrás de las líneas enemigas japonesas en Birmania.  El valle de Dien Bien Phu era vital para Giap para montar su ataque a Laos. Esto generó diferencias entre los generales Navarre y Cogny, este último responsable de las operaciones en el terreno. La disparidad de criterio sería fatal. Los errores de cálculo se pagaron. Las tropas del Vietminh tenían una potente artillería e hicieron uso de ella a escala. La fuerza aérea y su potencial fue sobreestimado por los franceses, que en sus ataques no logró debilitar las líneas de abastecimiento, bien camufladas, como las fuerzas desplegadas en el terreno.  Una victoria francesa en Dien Bien Phu, tampoco hubiera mejorado las cosas, solo habilitaría a una retirada ordenada de la región. Mientras se libraba la batalla por Dien Bien Phu, la autoridad francesa en el valle del Río Rojo era limitada, la infiltración del Vietminh era importante, a tal punto que uno de los mejores grupos móviles, el GM 100 fue destruido en uno de los tantos combates a lo largo del país. El ejército francés perdió la guerra, dado que buscó combatir al estilo “clásico” buscando una batalla decisiva, cuando el enemigo planteaba otro tipo de guerra. Las lecciones aprendidas marcaron ambos contendientes. Los franceses desarrollarían un marco doctrinario de contrainsurgencia, mientras que el ejército del Vietminh, saldría lleno de valiosas lecciones que aplicaría con suma audacia frente a la nueva fase del conflicto indochino, esta vez, con la intervención de la primera potencia mundial, los Estados Unidos. 

Quienes si entendieron este tipo de guerra, fueron los británicos, cuando debieron enfrentar la insurgencia comunista en su Federación Malaya. El general Templer, llevó a cabo una victoriosa campaña gracias a la combinación de respuestas militares enérgicas, diplomacia, acción política-psicológica en la población, donde la prédica revolucionaria perdió terreno, al no poder encontrar adeptos suficientes, gracias al accionar político de los británicos. Estos se dieron cuenta que no debían librar batallas decisivas, sino que el accionar militar debía estar acompañado de otras, de neto carácter político.

Los acuerdos de Ginebra

Los franceses a pesar de la derrota en el norte, conservaron el control del país al sur del paralelo 17, asimismo controlaban Camboya y Laos. Los acuerdos de Ginebra establecieron una zona desmilitarizada bajo supervisión internacional (en adelante DMZ), se fijó un plazo para elecciones de dos años, previendo la unificación del país. Asimismo se creó una período de libre movimiento, por el cual la población pro comunista, como contrario, estaba en libertad de acción para ubicarse ya sea en el norte como en el sur. 900.000 personas abandonaron el norte, par radicarse en el sur. Unos 100.000 simpatizantes del Vietminh se radicaron en el norte, donde se había proclamado en Hanoi, la República Democrática de Vietnam (o Vietnam del Norte). Desde el punto de vista político, para el norte, el reasentamiento de simpatizantes de su causa en el sur, era un contratiempo contra la idea de unificación, pero por la vía armada. Tanto la Unión Soviética como China apoyaron el plan de paz de Ginebra.

El éxodo hacia el sur, dejó muchas tierras sin dueño lo que facilitó el programa de reforma agraria del nuevo régimen socialista. Asimismo los emigrados del sur, tenían cierta preparación, pero sería importante la asistencia de China y la Unión Soviética para implementar el estado socialista soñado por el nuevo presidente Ho Chi Minh.  La transformación del norte en un régimen socialista no fue para nada fácil, hubo resistencias internas, avances y retrocesos, no exento de situaciones de violencia. En materia militar el ahora Ejército Popular de Vietnam o EPV se estaba convirtiendo en una fuerza convencional. China y la Unión Soviética rivalizaban por la ayuda militar e influir en la doctrina del nuevo ejército. Esta ayuda les permitió crear componentes navales y aéreos, aunque impedidos por los acuerdos de 1954, fueron colocados como parte integrantes del ejército, como un subterfugio.  El régimen del norte, de corte comunista, con mano de hierro, puso manos a la obra para unificar el país bajo la égida de Hanoi. Mejor organizado, con una población encuadrada y fuerzas armadas con un rico historial operativo, conducidas por un brillante estratega, general Giap, ministro de defensa del nuevo país, estaba en clara superioridad frente al gobierno del sur, que durante toda su existencia (1954-1975) sufrió siempre de inestabilidad política, económica y social. El régimen del norte, a partir de 1965 con la sustancial ayuda soviética en materia económica y militar, llevó a Hanoi a tener un estrecho vínculo con el comunismo soviético, lo que traería consecuencias luego de la ruptura Moscú Pekín, a tal punto que a fines de los 70, los chinos invadirían la frontera norte del país.

El sur tuvo una existencia agitada, más que el norte, que a fin de cuentas, estaba bajo la égida del liderazgo del partido comunista. El emperador Bao Dai poco tiempo estaría en el poder. Su primer ministro Ng Dinh Diem, un líder católico conservador, antifrancés, pero pro Estados Unidos tuvo que lidiar con las sectas Cao Dai que tenía una milicia de 30.000 efectivos y los budistas de Hoa Hao con fuerzas algo superiores. A todo ello una suerte de organización mafiosa, Binh Xuyen, que controlaba el juego, la prostitución y los bajos fondos de Saigón, e incluso controlaba la policía con anuencia del emperador. Tenia unos 10.000 efectivos. En esos años los Estados Unidos, preocupados por avance del bloque socialista y con intereses en la región, comenzó apoyar al régimen pro occidental de Saigón. El primer ministro Diem, a instancias de su asesor estadounidense, coronel Lansdale, se lanzó contra las sectas y la citada mafia que controlaba Saigón. Las sectas fueron objeto de sobornos, Cao Dai, recibió dinero para que mirara para otro lado cuando Diem se lanzara contra Hoa Hao, cuyo lídr fue ejecutado. En cuanto a la mafia Binh Xuyen tuvo que enfrentarse al ejército y su lider Le Van Vinh marcó a París. La crisis afectó la relación entre el emperador y el primer ministro. En 1955 el emperador fue removido del cargo y sobre un referéndum – arreglado – fue  proclamada la república bajo el liderazgo de Diem.

La república de Vietnam del Sur, tuvo que hacer frente a los refugiados. Los problemas sociales eran muy serios, las demandas de reforma agraria fueron desoídas y el campesinado descontento, fueron caldo de cultivo que engrosaría las filas del Frente de Liberación Nacional, universalmente conocidos como Viet Cong. El régimen de Diem, caracterizado por el nepotismo y la promoción de un partido hegemónico, el Partido Revolucionario de los Trabajadores, que no era más que una herramienta para garantizar la lealtad de empleados públicos, sectores de la población y las fuerzas armadas al presidente.  Mientras el sur intentaba consolidarse como un estado, las fuerzas armadas contaban, en lo referente al ejército con 135.000 efectivos, armados con materia de origen estadounidense y las “sobras” que dejaron los franceses. Mientras tanto la ayuda de Estados Unidos permitía contar con una fuerza aérea y una marina, asi como un cuerpo de “marines” propio. El ejército del sur era una fuerza deficitaria, no solo por la corrupción del régimen de Diem, sino que no estaba pensado para librar la guerra que planteaba el Norte a través del Viet Cong. Este comenzó a operar a partir de 1957, contaba con un núcleo duro con 2.000 soldados del EPV, antiguos miembros de las sectas Hoa Hao,  Cao Dai, tribus montañesas afectados por las políticas de Diem, e incluso miembros del grupo Binh Xuyen. Esta guerrilla que comenzó a tomar una importante fuerza, al contar con el apoyo de sectores rurales, se transformó en una serie amenaza.

En 1960, Diem tuvo los primeros intentos de golpe de Estado, a pesar de ello no intentó reforma alguna, buscó por todos los medios de obtener ayuda de Estados Unidos. Desde la Casa Blanca le exigieron cambios políticos y sociales. La agitación en el sur era importante, no solo la guerrilla (controlada por el norte), sino estudiantes, militares y monjes budistas. En el medio de innumerables problemas en 1962, fue creado el Comando de Asistencia Militar para Vietnam. Los americanos llegaban de pleno a Vietnam a sostener a un régimen de por sí débil. Esto será tratado en la Parte Segunda de este trabajo.

Otros trabajos de investigación de Dr. Alejandro Suárez Saponaro

Abogado. Analista Internacional. «Corresponsal del Diario El Minuto para Argentina». Columnista en medios locales e internacionales.

Dr. Alejandro Suárez Saponaro  &  Desarrollador del Trabajo de investigación

Repasando la historia de Vietnam

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares