Comparte este contenido

A poco de presentar oficialmente sus credenciales como Embajadora de Rumania en Argentina, conversamos con la diplomática Carmen Podgorean; charla sobre el panorama de las relaciones bilaterales y de temas de la política exterior rumana. Un dato muy significativo sobre lo que el factor cultural representa como “soft-power”; la música identitaria de Argentina, el tango, fue motivación para que la Embajadora Carmen Podgorean estudiara el idioma español para conocer más de nuestra cultural. Aquí una reseña de extensa charla que compartimos en Equilbrium Global.

Equilibrium Global: ¿Cuáles son los ejes en su labor diplomática aquí en Buenos Aires?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Mis labores diplomáticas se iniciaron hace 6 meses desde que llegué a la Argentina, desarrollando y revitalizando las relaciones entre ambos países. Y la verdad que presentar las cartas credenciales al Presidente Mauricio Macri, al ser la primera en hacerlo, tuve el honor de ser recibida por el Presidente, lo que representa un paso importante para conectar a nivel oficial Rumania y Argentina.
Tenemos muchas cosas en común y también la historia de nuestras naciones, además de varias tradiciones y cambios políticos de un lado y del otro, que traen períodos más ricos y otros más pobres en cuanto a los contactos bilaterales, pero Rumania, al ser un país latino en la Unión Europea, nos permite vincularnos mejor.
Nosotros creemos que con la apertura que tiene la Argentina de reconectarse al mundo internacional y la Unión Europea va a permitir, a través de este nuevo eje, que Rumania pueda perfilarse como un socio especial de la Unión Europea.
A nuestro lado tenemos a otros países más grandes e históricamente más vinculados, como España e Italia, pero en la parte más nueva de la Unión Europea, aquellos países que la integraron luego de la caída de la “Cortina de Hierro”, Rumania es el único con raíces latinas y un país bastante grande. Nosotros nos ubicamos, entre los nuevos miembros de la UE, como los segundos más grandes luego de Polonia.

Equilibrium Global: Aquí usted nos brinda un punto que son los vínculos comerciales, pero también tenemos un eje de conexión cultural…
Embajadora S E Carmen Podgorean: Bueno, la verdad que en las últimas décadas, los vínculos comerciales sufrieron más que los vínculos culturales y por varias causas que no dependen sólo de Argentina, sino también de Rumania, ya que nos encontrábamos muy enfocados a integrar el bloque de la Unión Europea y eso cambio un poco el peso del comercio exterior. Fueron cambios incluso en la presencia más fuerte del mercado interno. Y cuando lo combinamos con barreras comerciales a las importaciones, desde el otro lado, implica que los cambios comerciales se reduzcan.
Pero no es necesario dramatizar este tema. Hay cambios generales en el mundo y hay cambios que no se transportan físicamente, sino que pueden ser cambios más virtuales que inciden en las relaciones comerciales.
Y en cuanto al punto de vista cultural, incluso en los últimos años los vínculos fueron bastante importantes. Rumania logró mantener un muy buen perfil aquí en Argentina. Estoy impresionada de ver cuán valorizado es el cine rumano. El cine rumano tiene reconocimiento y ha ganado varios premios internacionales; y debo reconocer que, a diferencia de Europa, la gente aquí va mucho a ver el cine europeo, el cine independiente, el cine rumano. Desde este punto de vista, la Argentina es un destino donde el vínculo de latinidad nos une y nos brinda una ventaja de relación. Este vínculo se aprecia también en el idioma. Hasta en las canciones se puede comprender y observar esa misma mentalidad que se ve en las películas.
Yo pude ver algunas películas argentinas y me doy cuenta de las similitudes y del por qué los argentinos pueden apreciar de esta manera el cine, la música y la cultura rumana. Esto se da desde ambos lados de la relación, pero es verdad que el consumo cultural en Argentina es fabuloso. Es un sueño para cualquier dramaturgo, director de teatro o de cine llegar al público argentino porque aunque las obras puedan ser reconocidas por los jueces o por la crítica, ver a la gente haciendo fila en la calle para ver tu producto es algo mucho más lindo.

Equilibrium Global: Y muchas de estas películas y muestras culturales nos muestran esa Rumania que hoy tiene ya 25 años de vida democrática…
Embajadora S E Carmen Podgorean: Sí, y a fines de este año ya se cumplen 27 años. Es cierto que entre las realidades que nos vinculan un poco con la Argentina se encuentra esa experiencia de transición de un régimen a otro.

Equilibrium Global: Un pueblo viejo que cambia a un país que se rejuvenece…
Embajadora S E Carmen Podgorean: Sí, hay paralelas posibles incluso desde el punto de vista del régimen político de la sociedad, nosotros pasamos también por una dictadura, que fue más larga pero menos cruda, y eso colabora en nuestro entendimiento mutuo. Este tema – de superar las traumas de la dictadura y de unos cambios sociales costosos – es un poco el eje conceptual del libro de una joven autora rumana, Justina Irimia, que presentamos recientemente en un evento cultural en la Embajada: lo que se ve en este libro – más que una lectura sobre Buenos Aires o más precisamente sobre los “porteños –  es una mirada con el ojo de una periodista rumana que,  aunque había visto varios países, solamente acá se sintió  “desafiada”  de sondear y comprender el perfil de los argentinos frente a la realidad de su sociedad.

Equilibrium Global: Como ejemplo del potencial del factor cultural, ¿Usted también se ha visto muy atraída por el tango, no es así?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Bueno, esto es, como lo puedo decir, un accidente de la vida. Fue importante para mi formación porque la verdad que no hablaba español como idioma de estudio profesional y comencé a aprenderlo por el tango y en aquel entonces no pensaba que en algún momento llegaría a conocer Latinoamérica. En mi caso, incluso antes de inscribirme en el curso de principiantes para aprender español, ya sabía la letra del conocido tango “Volver”. Con un lápiz en mano escribía las palabras que no entendía por mi cuenta, para luego traducirlas. Pero debo decir que en realidad se entiende muy bien. No es igual lo que los hispanoparlantes entienden del rumano que lo que los rumanos entendemos del idioma español: nosotros, los rumanos, entendemos más.

Equilibrium Global: ¿Y cómo cree usted que el público local debería conocer Rumania? ¿A través de que íconos del país lo podemos reconocer? A nosotros se nos viene a la mente el castillo de Drácula, Transilvania, o el palacio de Ceaușescu por ejemplo…
Embajadora S E Carmen Podgorean: La verdad que todo esto que Ustedes me nombran es parte de la identidad cultural de Rumania. Y no sólo el personaje de Drácula, sino también el castillo. He conocido a un estudiante argentino de historia que desde los 16 años está fascinado por la historia de Drácula, tanto que enfocó allí su investigación de estudio y ahora viajará a Rumania para buscar información y documentos históricos. Y lo hemos ayudado a buscar material y a conectarse. Se va por poco tiempo y a veces es muy difícil reunir información así, pero lo pusimos en contacto con una amiga nuestra, que es también estudiante de historia y proviene de una familia de reconocidos historiadores, para que lo asistan. Lo ayudamos porque sabemos que la difusión cultural que tendrá su trabajo contribuirá a que esta historia sea mejor conocida y se pueda conocer la verdad de la misma. Drácula es un ejemplo del conflicto entre imagen pública y realidad porque hay un personaje histórico real que puede estar asociado con Drácula, pero no con el personaje de Bram Stoker en principio. Hay algunas coincidencias, pero para los rumanos el príncipe con el cual está asociada la historia es un héroe nacional en la lucha contra el Imperio Otomano. Fue un gran héroe para la parte del país que reinaba en ese momento (ya que Rumania no era tan grande y se encontraba dividida en tres regiones) y para los otros principados rumanos que se ayudaban entre sí para hacer frente a la amenaza del enemigo.

Equilibrium Global: Pero hay que reconocer que Drácula es un icono del Soft Power desde el atractivo turístico…
Embajadora S E Carmen Podgorean: Nos costó bastante aceptar eso, pero finalmente se adoptó como identidad y es un método efectivo para atraer al turismo.

Equilibrium Global: ¿Y el castillo estuvo en un momento a la venta?
Embajadora S E Carmen Podgorean: El castillo que está asociado a la historia fue devuelto a los herederos, no se puso a la venta. Pero la verdad es que el castillo no era del príncipe con el cual se asocia a Drácula. El único vínculo entre el castillo y este príncipe es que fue un huésped de sus habitaciones. En esa época todos los príncipes viajaban y, en una época donde ocurrían cambios bruscos, podías un día ser príncipe y otro día no, o cuando partían, uno podía volver o no. En este caso, el personaje real fue príncipe 3 veces en la parte sur de Rumania y en uno de esos viajes que hacía fue alojado por el dueño del castillo. Pero el castillo de Transilvania, el que actualmente se presenta como el castillo de Drácula, nunca fue de su propiedad. El príncipe tuvo la corte real en Valaquia, la parte sur de Rumania, pero no se encontraba en Bucarest, aunque se estima que bajo ese principado está documentada la fundación de la ciudad, que es actualmente nuestra capital.
Los príncipes acostumbraban a fundar las capitales más cerca de las montañas por ser zonas estratégicamente más defensivas y él tuvo una corte que era bastante importante en el siglo XV. Además, tenía otra ciudad fortificada que se encuentra también cerca de las montañas, pero en el norte, en las cercanías de otro río, cuyas ruinas están bastante renovadas. Yo la conozco desde niña, cuando casi no había acceso y hoy se visita como un punto turístico. Pero el castillo de Drácula, el que incluso como aspecto arquitectónico es exactamente como en las películas o las primeras películas de Drácula, es muy romántico, se encuentra ubicado sobre una roca, eso existe y se visita y fue devuelto a una rama de los herederos.

Equilibrium Global: Son datos muy interesantes los que nos brindas. Y también es muy conocido el Palacio de Ceaușescu
Embajadora S E Carmen Podgorean:
Bueno, el “Palacio de Ceaușescu” es muy importante, pero también es otro mito falso – ya que aquí no vivía Ceaușescu. Este palacio fue construido bajo su régimen como un edificio público para la presidencia del Consejo de Estado y él vivía en un chalet separado, una de esas casas de protocolo construidas para los dirigentes comunistas.

Equilibrium Global: ¿Y qué función cumple este famoso palacio en la actualidad?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Lo que actualmente conocemos como el Palacio de Ceaușescu es el Parlamento. Es un edificio público que hoy alberga al Parlamento de Rumania, las dos Cámaras, de Diputados y Senadores y también otras instituciones e incluso es el segundo edificio público más grande del mundo, después del Pentágono. Además, cuenta con un sector donde funciona un museo de arte contemporáneo.

Equilibrium Global: ¿Qué Rumania les contamos hoy a los jóvenes cuando leen esto? Porque en la región ha habido inestabilidad y Rumania ha construido un cordón que le ha permitido ser un puente de contención para todos los problemas que hay a nivel regional.
Embajadora S E Carmen Podgorean: Bueno, Rumania tiene tradicionalmente esta historia de continuidad, aunque no permaneció unida todo el tiempo. Estuvo a la luz de varios imperios que combatieron por nuestras tierras, las cuales lograron quedarse juntas y con un pueblo y un idioma unitarios. Históricamente estaba dividida en tres partes, dos se unieron en 1859 y la tercera se añadió en 1918. Es una historia muy larga y deberíamos dedicarle más tiempo a este capítulo. Es verdad que Rumania estuvo detrás de la “Cortina de Hierro”, en el bloque soviético, pero ha logrado conservar su identidad y su estabilidad. La verdad es que no destacamos lo suficiente la realidad de que Rumania permaneció estable después de la caída de la Unión Soviética, mientras que otros países de la región – y no solo la ex-Yugoslavia, con países que todavía no son miembros de la Unión Europea –  han pasado por períodos muchos más difíciles.IMG_20160331_171737_556
Rumania también tuvo gran inflación en los ’90, pero no al nivel de llegar a la violencia o una fragmentación social. No fue fácil y cualquier tipo de transición no es fácil de atravesar. Yo tuve una experiencia después de la revolución en nuestro país. Ingresé al Servicio Exterior muy rápido y trabajaba en el departamento de prensa con los periodistas extranjeros y creo que fue en los 90´ o 1991 cuando un joven diplomático español invitó a periodistas y diplomáticos de prensa a un encuentro informal y una cena para charlar, hablándonos sobre la transición en España tras la caída de la dictadura y cuánto dura todo, eso fue muy instructivo. Y ese diplomático, después de 20 años, está hoy en Rumania como Embajador de España. Lo recordaba ya que fue muy importante para mí y me ayudó a comprender mejor lo que nos sucedía, no perder la paciencia. Tuvimos que atravesar pasiones, resentimientos, adversidades donde es difícil de superar los deseos de venganza por todo lo que habíamos vivido y este proceso de reconciliación también es difícil. Pero al final Rumania logró mantenerse estable y unida y debo destacar también la unidad del objetivo de la política exterior que fue muy constante. Después de la caída del comunismo, es algo para celebrar que todas las fuerzas políticas, desde la derecha a la izquierda e incluso los nacionalistas, fueron unánimes en los deseos de integrar la OTAN y la Unión Europea.

Equilibrium Global: ¿Y eso tenía que ver con los países vecinos o por la región en la que se encuentran?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Tiene su apoyo principalmente en los valores democráticos. Consideramos que en la Unión Europea se ilustran los valores democráticos que compartíamos y queríamos adherir a estas organizaciones que nos dan una garantía de democracia y, también, especialmente con la OTAN, que nos brinda una garantía de seguridad. Como estamos en la frontera de varios centros de poder,  para nosotros es también muy importante formar parte de una entidad de seguridad que nos dé la confianza de estar protegidos, junto a otros aliados.

Equilibrium Global: Sobre los temas regionales de Rumania, un asunto es sobre relación con Moldavia y el asunto de Transnistria, qué puede decirnos al respecto.
Embajadora S E Carmen Podgorean: Hoy hablamos de su nombre correcto, República Moldova. Históricamente, Moldavia fue uno de los tres importantes principados que conformaban Rumania, junto a Valaquia y Transilvania. Parte del principado de Moldavia fue entregado por el Imperio Otomano en 1812 a los rusos, que luego lo integraron a la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas. Cuando cayó la URSS, en 1991, este país – la Republica Moldova – proclamó su independencia. Rumania fue el primer país es reconocereste país independiente, sin reservas sobre ningún reclamo. Tenemos un vínculo especial, la mayoría de los ciudadanos hablan el idioma rumano, nos unen puntos que describen una identidad histórica y cultural. Su poeta nacional es también nuestro poeta nacional. En la época soviética, desde el Báltico al Cáucaso y en otras latitudes, era práctica común dividir a los pueblos. Hoy, muchos ciudadanos moldavos se sienten nacionales rumanos, están habilitados a pedir la ciudadanía de Rumania si son descendientes de padres y abuelos que nacieron como ciudadanos rumanos
En cuanto el asunto de Transnistria, para comprenderlo, es recomendable recurrir a los mapas históricos y considerar tratados para saber con precisión y detalles cómo ha sido la definición territorial de lo que hoy es la República Moldova; será para desarrollar en forma más extensa en otra oportunidad.

Equilibrium Global: y en este contexto, producto del desmembramiento de la Unión Soviética y los problemas irresueltos, está el asunto separatista de Transnistria, ¿qué puede comentar al respecto?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Nuestra posición es por la inmutable postura de la paz, contra todo conflicto e instabilidad regional. No es un asunto directo de nuestro país; el separatismo de Transnistria afecta en primer lugar a la Republica Moldova – pero sí nos importa que en las fronteras de la Unión Europea, en las fronteras de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte existan bases militares que sean un rezago de la Unión Soviética; estamos en contra de cualquier forma de ocupación. Estamos a favor de que se acaben estos conflictos considerados “congelados”. Por suerte, la etapa de violencia ha quedado en el pasado; aunque es de características de “conflicto prolongado”, porque aún queda pendiente una resolución definitiva.CR,.
Pero este asunto es oportuno para destacar el papel que juega Rumania como actor clave en la arquitectura de la seguridad en Europa. Históricamente fuimos frontera, fuimos el punto frontal de defensa de Europa frente a las ambiciones de conquista de muchos imperios. Nuestra posición geográfica nos sitúa en un lugar protagónico para proteger el espacio de la Unión Europea y la alianza noratlántica. Rumania es un pilar clave para transmitir confianza entre los aliados.
Pero sobre la República Moldova, quisiera destacar que es importante el apoyo que Rumania brinda para que este país se a cerque a la Unión Europea. En esto, Bucarest tiene dos ejes de trabajo. A nosotros nos ha costado cerca de 15 años. Un aspecto es el trabajo por explicar a los demás Estados miembros cuál es la perspectiva favorable del ingreso de Moldava a la UE. Otro es un aporte en formación y asistencia sobre muchas áreas del Estado para mejorar la gobernabilidad en Moldova. Sobre todo desde nuestra experiencia, desde el conocimiento de muchas exigencias, por ejemplo en los temas del comercio, de criterios sanitarios y veterinarios. Ayudando en los procesos que deba adaptar Moldova sobre los protocolos para integrarse al mercado común a través del Acuerdo de asociación.

Equilibrium Global: un tema obligado es consultar también por Ucrania. Por tratarse de un país vecino. 
Embajadora S E Carmen Podgorean: nos interesa la estabilidad de Ucrania, observamos con preocupación la toma de Crimea por parte de la Federación Rusa; pero fíjese, comparto un dato, también con Ucrania nos han quedado problemas heredados de la caída de la Unión Soviética. Un arreglo sobre un espacio de plataforma marítima en el Mar Negro, un problema de definición de pertenencia sobre aguas marítimas. Una roca, ni siquiera es un territorio. Pero el diálogo y un arbitraje nos han permitido entendernos con Kiev, compartir las mismas perspectivas acerca de cómo deben encararse los problemas en las relaciones internacionales. Siempre en apego al derecho internacional.
Con Ucrania tenemos la frontera más larga, Rumania tiene la segunda frontera más larga de Europa. La primera está en el Báltico, en Finlandia, pero yo considero que aquí el factor climático no pone urgencia sobre esta extensión. El desafío del control, de seguridad frente a la circulación o el tráfico lo tiene Rumania que es frontera exterior de la UE. Los intentos de actividades ilícitas y tránsito de personas son menos frecuentes en los climas polares de Finlandia.
En esta frontera Rumania está defendiendo a Europa, como lo hicimos en el pasado.
Tenemos en Ucrania una importante comunidad rumana. Los soviéticos tomaron parte de lo que luego asignaron a Ucrania, hay una larga historia con deportaciones, hay un origen de ciudadanos que hablan y se sienten rumanos étnicos. Nos importa que sus derechos sean protegidos. Tenemos tratados internacionales y convenios con Ucrania que abarcan varios capítulos, entre ellos el de los derechos de las minorías. Nosotros también tenemos étnicos ucranianos en Rumania. Tenemos una comisión binacional para el monitoreo de las minorías que funciona muy bien.

Equilibrium Global: Una realidad social que quisiéramos saber sobre Rumania, cuando Ud. nos cuenta de minorías, es sobre la etnia romaní. ¿Puede informarnos algo al respecto?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Aportaría una aclaración. Ahora no los llamamos más gitanos, sino “roms”. Así como la comunidad misma lo pide. Romaní es el nombre del idioma. Rom es la palabra para decir  ‘hombre’, romnía es la mujer.
Cuando se trata de la discriminación hacia los roms, esto no tiene tanto que ver con la referencia hacia el perfil étnico, sino con la condición social. Muchos ciudadanos rumanos de este colectivo son de una posición económica baja. Hay que recurrir a la historia para conocer cómo en el pasado han sido relegados. De hecho, Rumania puso fin a la esclavitud de los roms en 1864. Luego, vino un proceso en la etapa comunista que generó varias formas de integración de los roms en la economía, por ejemplo como trabajadores agrarios en las haciendas colectivas en las cuales los paisanos habían sido forzados a integrarse; pero también, a pesar del discurso oficial, se mantuvo mucho espíritu de opresión. Con la caída del comunismo, se produjo una apertura y se devolvieron las tierras a sus dueños originales. Muchos roms – que vivían en los pueblos, pero no habían contribuido con sus tierras a las colectivas que se desmembraban – quedaron despojados de todo, de toda pertenencia e incluso de los empleos. Muchos tuvieron que emigrar. Mayoritariamente su situación económica quedó muy estancada, muchas familias se empobrecieron. Este es un punto de partida para saber que se manifestaban expresiones de discriminación.
Hoy el Estado impulsa un gran trabajo de lucha contra la discriminación y la exclusión, de protección y también de integración. En Rumania, todas las minorías tienen una representación en el Parlamento e incluso hay leyes y consejos de antidiscriminación que protegen a las minorías. Pero la inclusión y la igualdad de oportunidades económicas y educacionales parecen ser más difíciles de conseguir que los derechos y la protección de la identidad cultural.

Equilibrium Global: Y otro tema que nos interesa saber es el abordaje de la situación de refugiados que se encuentra en pleno debate en Europa. ¿Qué reflexiones nos podría brindar al respecto?
Embajadora S E Carmen Podgorean: En cuanto a los refugiados nosotros no recibimos a tantos en nuestro territorio. No estoy segura del por qué. Puede ser un tema más profundo en este modo de defender nuestra identidad con la Unión Europea y eso que aunque no estamos dentro del espacio Schengen, debemos cumplir con las exigencias de defender las fronteras y quizás así las defendamos mejor. Igualmente, la mayoría de los refugiados que llegan ahora no ingresan por la frontera exterior con la República Moldova o con Ucrania, tampoco por el mar. Vienen por el sur, a través Grecia y los países de los Balcanes, pero no ingresan tantos a Rumania. La verdad que el flujo migratorio tiene como objetivo final el oeste de Europa. Para contarles una experiencia, en 1999 Rumania debía recibir refugiados por el conflicto de la Ex Yugoslavia y en ese momento el Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados se reunía periódicamente con nosotros para dialogar el proceso de acogida de refugiados, pero no teníamos una regulación legal para este tema. En 1991 se había formulado una ley que fue aprobada en relación a lo que se vivía en ese momento, ya que no habíamos tenido experiencias de este tipo. Hasta se establecían cuotas de alimentos y refugio, por lo que cuando nos solicitaron, luego de 8 años, recibir a refugiados tuvimos que organizarnos nuevamente. Se resolvió recibir hasta unos 600 refugiados, pero sólo recibimos entre 40 y 60 porque todos querían ir a países como Canadá o Noruega.
Hoy, en medio de este debate europeo, estamos preparados para cumplir con lo que nos corresponde, de manera solidaria: Rumania ya otorgó asilo a 220 personas – viniendo principalmente desde Siria, Irak, Pakistán – y los primeros 15 refugiados acaban de legar al país, vía Grecia. Desde el año 2008 y 2009, tenemos preparado un centro de acogida de refugiados, mucho antes de que se inicie esta crisis. Diariamente se emiten boletines para reportar la situación de los emigrantes y podemos ver que en países vecinos los refugiados pasan hambre, frío y en nuestro país estamos preparados para asistirlos con todas las necesidades básicas.

Equilibrium Global: Y cerrando la entrevista para que los lectores puedan conocer algo más ¿A Rumania cómo podemos llegar?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Bueno, a Rumania se puede viajar de muchas maneras y estamos muy bien conectados con las principales ciudades del oeste de Europa y además hay muchas líneas aéreas nuevas, como Air Europa, que facilitan el contacto. La mayoría de las grandes compañías aéreas viajan directamente al oeste de Europa y desde allí – incluso desde muchas ciudades del interior de España y del norte de Italia  – hay vuelos directos a Rumania, o pueden optar desde aquí viajar con Turkish Airlines vía Estambul, desde donde estamos muy cerca, a una hora y media de viaje.

Equilibrium Global: Y cuando los argentinos pueden viajar interesados en Rumania, más allá de las bellezas de Bucarest y una insustituible visita a Transilvania ¿Qué más pueden encontrar?
Embajadora S E Carmen Podgorean: Rumania es muy diversa y, aunque comparada con la Argentina es mucho más pequeña, tenemos diferentes paisajes para ofrecer. Hay montañas, colinas, bosques, ciudades pintorescas. Y Transilvania es interesante conocerla desde dos puntos de vista. Allí podemos ver la arquitectura de la Europa Occidental como paralizada en el tiempo. Y también Transilvania se encuentra rodeada por montañas, que representa otro destino muy visitado, aunque las montañas más espectaculares se encuentran al sur de nuestro país, donde se puede subir con teleférico y disfrutar de una vista maravillosa, hacer trekking o ver animales que sólo se encuentran en esta parte de Europa, o pájaros raros en el Delta del Danubio, una importante Reserva de Biosfera de la Humanidad.

Desarrollo & Contenido
Ariel Roberto Zaiser – Relaciones Internacionales y Gobierno Universidad UADE.

Recomendamos seguir la Fanpage de Embajada de Rumania en Argentina: https://www.facebook.com/Embajada-de-Rumania-en-Buenos-Aires-1430048157270238/?fref=ts