Comparte este contenido

Continuamos con las publicaciones mensuales sobre la política exterior de India, desde la colaboración de la experta Dra. Lía Rodríguez de la Vega, académica del Comité de Asuntos Asiáticos del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales CARI, donde vamos generando el espacio “Perspectiva India”, como proximidad a la realidad de este país.
. Compartimos su último análisis confeccionado para “Equilibrium Global” que refiere a la gira del Primer Ministro Narendra Modi a China, Mongolia y Corea del Sur. Varias simbólicas fotografías de Modi en estos países, fotos que tienen interpretaciones políticas, religiosas y también, de intereses geopolíticos y económicos a esfera regional en Asia. El formato que Modi va generando con su diplomacia, con las “fotos” como señales de donde, cuando y para qué de sus objetivos, de los objetivos de la India. Compartimos artículo “Instantáneas de viaje, o  ó la visita de Modi a  China, Mongolia y Corea del Sur.

El 2015 se presenta como un año sin tregua para el Primer Ministro Modi; se cumple un año de su  gestión y con ello llegan los primeros balances de la misma, que contrapesan expectativas y logros; se celebra otro aniversario del nacimiento de B. R. Ambedkar (y este hecho convoca un movimiento para la construcción de su memorial en Delhi, el planeamiento de actividades  significativas para honrarlo en su próximo aniversario –el 125avo- y acciones evidentes públicas hacia los Dalits, por parte del BJP, mientras subsisten conflictos inter-comunitarios de distinto tenor en el país); la población de origen indio residente en  el exterior se proyecta con más fuerza a la participación activa en las cuestiones públicas en algunos de sus países de residencia, como el reciente ejemplo de la performance de la comunidad india en las elecciones generales de mayo, en el Reino Unido –en que fueron/son el grupo étnico inmigrante más numeroso, al tiempo que se destaca la victoria de 10 candidatos de origen indio, representando a distintos partidos-, etc.
Con ese panorama de marco, el Primer Ministro de India, Narendra Modi partió el 14 de mayo hacia China, donde además de su entrevista con el Presidente Xi Xinping, el Premier y otros altos funcionarios, visitó las ciudades de Xian (ciudad capital de la provincia natal del Presidente Xi, que eligió recibirlo allí, apartándose del protocolo tradicional y dando con su actitud, otro mensaje acerca del valor asignado a este encuentro), Beijing y Shangai. Se firmaron 24 acuerdos entre ambos países, por valor de US$ 10 mil millones. En línea con ello, la Declaración Conjunta de Modi y Xi señala que ambos consideran que existe un imperativo histórico para el enriquecimiento de sus relaciones bilaterales, cuyo antecedente cercano es el acuerdo alcanzado durante la visita del Presidente Xi a la India, en 2014, acerca de construir una más cercana asociación para el desarrollo. De igual manera, acordaron en que el resurgimiento simultáneo de ambos países como  grandes potencias de la región y el mundo, ofrece una oportunidad importante para la realización del siglo asiático y que sus relaciones bilaterales están direccionadas a desempeñar un rol determinante en este siglo, en todo el mundo.
En líneas generales, se observa un fortalecimiento del diálogo político y la comunicación estratégica entre ambos, evidenciándose también la búsqueda de profundización de la relación mediante la potenciación de elementos de soft-power  y las relaciones personas-a-personas. De hecho, estas cuestiones se destacan en varios de los  Memorandos de Entendimiento firmados, incluyendo los temas de las “ciudades-hermanas”, la construcción de lazos de la India con los colegios de yoga de Kunming yYunnan y el asentamiento de consulados respectivos en Chengdu y Chennai (así como la extensión del distrito consular del Consulado General de India en Guanzhou, que pasa a incluir la provincia de Jiangxi).

Sabiendo que los acuerdos alcanzados influyen  en la región y fuera de ella, las partes acordaron  también intensificar sus consultas sobre acontecimientos que afectan la seguridad y el desarrollo, así como coordinar sus posiciones  para dar forma a las agendas regional y global, fortaleciendo su cooperación  en foros multilaterales.
Respondiendo a solicitudes del gobierno chino de recortar regulaciones de visado y seguridad a turistas y comerciantes chinos, el Primer Ministro Modi anunció, ante los estudiantes de la Universidad Tsinghua, que India extenderá visas electrónicas de turista a los ciudadanos chinos, permitiéndoles así  solicitar esas visas online, días antes de partir hacia India. Se espera que esta medida potencie la cooperación en turismo (sobre la cual firmaron un acuerdo), siendo 2015 y 2016 los años de “Visit India” y “Visit China”, respectivamente.
Otros acuerdos firmados son: Memorando de Entendimiento entre ambos países sobre mecanismo de consulta para cooperación en negociaciones comerciales; Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de India y el Departamento Internacional del Comité Central del Partido Comunista de China; Memorando de Entendimiento sobre un programa de intercambio en el ámbito educativo; Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Minas de India y el Ministerio de Tierra y recursos de China, sobre la cooperación en el sector de minería y minerales; Memorando de Entendimiento entre Doordarshan y la Televisión Central China, sobre cooperación en el campo de  la difusión; Memorando de Entendimiento entre Niti Aayog, de India y el Centro de Investigación en Desarrollo, Consejo Estatal de China; distintos Memorandos de Entendimiento sobre cooperación científica  y el Esquema de Cooperación Espacial (2015-2020); Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de la India y el Ministerio de Asuntos Extranjeros de China, sobre el establecimiento de fórum de líderes en estados/provincias; Memorando de Entendimiento estableciendo un fórum de think-tanks de ambos países y Plan de acción entre la Administración Nacional de Ferrocarriles de China y el Ministerio de Ferrocarriles de India, para la mejora en la cooperación sobre el sector (2015-16), etc.Modi.3

El 17 de mayo Modi partió de China a Mongolia, convirtiéndose en el primer Primer Ministro indio que visita ese país, produciéndose además su llegada en el marco de la celebración de los 25 años de democracia en Mongolia. En algún sentido, su viaje inició su tránsito temprano este mismo año, cuando el Primer Ministro indio expresara sus buenos deseos a todos los ciudadanos mongoles, por medio de Twitter, en ocasión de la celebración de  TsagaanSar (Año Nuevo Lunar).
Allí, anunció un crédito de US$ 1 mil millones para desarrollo de infraestructura y el ascenso de los lazos con este país al nivel de  “asociación estratégica”, profundizando la cooperación en defensa y explorando el potencial en áreas como el sector nuclear civil (cabe recordar que India firmó con Mongolia, en 2009, un acuerdo que abre la posibilidad a que India busque uranio en ese país en joint ventures). Modi y el Primer Ministro mongol, Chimed Saikhanbileg, señalaron que esperan llevar su sociedad comercial a un nuevo nivel, sumándose a ello la declaración de Modi acerca de que Mongolia forma parte integral hoy, de su política “India’s Act East (renombre de la originalmente llamada política de “Look East”)-. En ese marco, se firmaron 13 acuerdos.
Tras la estancia en Mongolia, el 18 y 19 de mayo, Modi  visitó Corea del Sur, entrevistándose con  la Presidente Park Gyeun-hye (quien fuera  invitada de honor en la celebración del Dia de la República, en 2014). Allí, se señaló que ambos países acordaron elevar sus lazos a una “Asociación Especial Estratégica”, profundizando la cooperación en el sector de defensa (que implica la participación de empresas coreanas en ese sector indio), firmándose 7 acuerdos que abarcan diversas temáticas.
Cabe recordar aquí que en 2011, India firmó un acuerdo de cooperación bilateral con Corea del Sur  en materia nuclear civil, que estableció el marco legal para que las empresas surcoreanas transfirieran tecnologías, equipos y materiales de ese ámbito a la India y que a ello se agregó, el memorando firmado por ambos países en 2014, para intercambiar información acerca de las actividades nucleares de Corea del Norte y Pakistán.
Existe incluso  una relación a nivel subnacional entre ambos países, en tanto Hyderabad firmó un acuerdo como “ciudad hermana” con la ciudad surcoreana de Suwon. Por otra parte, Corea fue uno de los primeros países que se propuso incrementar la relación comercial con India, luego de que esta iniciara su política “Look East”, en la década del ’90.

Finalmente, las instantáneas de viaje de  Modi, devuelven hasta conexiones   con la figura de Buda en la India Antigua, con la impronta de monjes peregrinos que alcanzaron la doctrina budista a China, que a su vez, posteriormente llegaría a Mongolia y Corea del Sur, forjando profundos lazos históricos con los visitados (de hecho, Modi habló del ”vecindario espiritual”, en referencia a Mongolia, a cuento precisamente, de su mayoría budista). El soft-power de Ia India y la diplomacia pública aparecen potenciando los acuerdos económicos y políticos en general, considerando las diferentes comunidades emigradas, asentadas en los distintos países, las relaciones entre personas y grupos sociales y la proyección de personajes históricos icónicos de la India, en el presente (Buda, Gandhi, etc.).
De esta manera, las relaciones internacionales se presentan como una fortaleza de Modi tras el primer año de su gestión, en que ha logrado desarrollar un acercamiento más productivo a su “vecindario”   de Asia del sur y de Asia en general, plantear (se) un mejor manejo de la relación con China (destacado esto incluso por comentaristas chinos como Liu Zongyi) y re dinamizar la relación indo-norteamericana, potenciando, como mencionáramos, los muchos y ricos elementos culturales con que cuenta el país, moviéndose hacia un internacionalismo de carácter pragmático. Sin embargo, la mirada al balance del primer año trae también la salvedad de que son los elementos del frente interno (con las disputas identitarias, de legitimidades de significación –y su papel en la construcción política-, los consiguientes usos de la historia, etc.) los que cabe atender para no desvalorizar esos otros logros, atendiendo además al alto perfil (y la consiguiente visibilidad)  que la imagen de Modi y la de India han logrado hoy en el resto del mundo.

Por Dra. Lía Rodriguez de la Vega
Analista Internacional – Académica
Comité de Asuntos Asiáticos del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales CARI
Ex. Directora de la Asociación Latinoamericana de Estudios de Asia y Africa ALADAA