Comparte este contenido
Compartimos las reflexiones de uno de los think-tanks más representativos de Azerbaiyán. La voz del Embajador Farid Shafiyev, presidente del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales AIR CENTER. Relexiones en tiempos de pos-guerra para conocer la situación en el Cáucaso Sur tras la 2º Guerra de Nagorno Karabaj.

Equilibrium Global: Azerbaiyán y Armenia finalmente han alcanzado un acuerdo respecto al conflicto sobre Nagorno Karabaj. Queremos consultarlo a Usted respecto a la conclusión de la Segunda Guerra de Nagorno Karabaj desde el prisma del Derecho Internacional. Entendiéndolo como una compleja cuestión dentro de las Relaciones Internacionales, ¿Puede Usted ilustrarnos acerca de los principales puntos del conflicto y qué representa el mismo, para su mejor comprensión?
Dr. Farid Shafiyev: el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán sobre Nagorno Karabaj fue uno de los conflictos trágico y de muy larga duración, que afectó la vida de millones de personas. Como resultado de la agresión de Armenia, el 20% del territorio internacionalmente reconocido como perteneciente a Azerbaiyán fue ocupado, y un millón de personas se convirtieron en refugiados y desplazados internos. Recapitulando, podemos decir que la agresión de Armenia sobre Azerbaiyán desde fines de la década de 1980 fue principalmente causada por la implementación de un plan de expansión territorial de cuño nacionalista. En 1991, Armenia lanzó operaciones militares sobre Azerbaiyán, ocupó territorios azeríes y declaró –ilegalmente- la independencia de Nagorno Karabaj. Sin embargo, este pseudo estado independiente no obtuvo reconocimiento internacional alguno. Observando la cuestión desde el Derecho Internacional, Nagorno Karabaj fue siempre parte integrante de Azerbaiyán: lo reconocen las cuatro Resoluciones que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó en 1993 [1] al establecer que “las fuerzas ocupantes deben retirarse de Azerbaiyán”. Desafortunadamente, desde el cese del fuego acordado en 1994, las negociaciones auspiciadas por el Grupo Minsk de la OSCE no tuvieron resultado alguno. Armenia prefirió mantener el statu-quo, ignorando el Derecho Internacional y todos los esfuerzos para alcanzar la paz.
En los últimos dos años hemos observado posturas más radicalizadas por parte de Armenia, tales como una nueva doctrina militar “nuevas guerras para nuevos territorios” [1] declarada en marzo de 2019, o el ataque a la región azerí de Tovruz en la frontera entre ambos países pero muy alejada de Nagorno Karabaj. Este ataque demuestra claramente que Armenia no estaba lista para la paz, y su provocación amenazó a importantes proyectos relacionados con la energía y el transporte en la región, tales como el oleoducto Bakú – Tibilisi – Ceyhan (BTC), el Corredor de Gas del Sur (SGC) y el ferrocarril Bakú – Tibilisi – Kars.
En vista de lo precedente se llegó a la Segunda Guerra de Nagorno Karabaj, que comenzó el 27 de septiembre de 2020 luego de otras provocaciones armenias. Como resultado de esta guerra, que duró 44 días, Azerbaijan logró liberar gran parte de sus territorios ocupados hasta el acuerdo de cese del fuego alcanzado el 10 de noviembre de 2020, firmado por Armenia, Azerbaijan y Rusia y que logró detener la guerra. Analizándolo desde el Derecho Internacional, Azerbaijan tiene el derecho inherente de restaurar su soberanía, de acuerdo con el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. Es muy importante destacar que las operaciones militares de septiembre se desarrollaron en el propio territorio de Azerbaijan, no hemos atacado el territorio internacionalmente reconocido como perteneciente a Armenia. Gracias al éxito de estas operaciones militares, hemos logrado restaurar nuestra integridad territorial. Ahora, Azerbaijan está reconstruyendo la infraestructura de los territorios recientemente liberados, destruida por los armenios. La región conocerá un nuevo período de desarrollo.
La Segunda Guerra de Karabaj ha cambiado la situación. Ahora es tiempo de que Armenia apoye la paz y la integración económica regional.

Equilibrium Global: En medios de todo el mundo, expertos y analistas expresan sus reservas acerca del despliegue de efectivos militares rusos en el área. Los términos del acuerdo expirarán en cinco años, en ese tiempo Armenia y Azerbaijan renegociarán el armisticio y muchos se preguntan sobre si la presencia de las tropas rusas tendrá “el centro de la mesa” en esas conversaciones. ¿Qué piensa Ud. al respecto?
Dr. Farid Shafiyev: en los hechos, el acuerdo de cese de fuego para finalizar la Segunda Guerra de Nagorno Karabaj fue alcanzado por la mediación de Rusia, incluyendo un involucramiento personal en el mismo por parte del presidente ruso Vladimir Putin. Como mencioné oportunamente, Armenia, Azerbaijan y Rusia firmaron este armisticio, que contiene diversos términos y cláusulas. El rol de los pacificadores rusos es importante, y también Turquía participará en ese proceso. Un centro de observación conjunto entre Rusia y Turquía ha sido establecido en la región azerí de Agdam. Por supuesto, el status de los pacificadores y por cuánto tiempo estarán desplegados en la región son cuestiones muy importantes. Más aún, los pacificadores estarán presentes en la región por cinco años, y si ambas partes acuerdan que su presencia se extienda en el tiempo, estarán por más de cinco años. Pero aún es muy temprano para hablar de esto. Creo que si Armenia y Azerbaiján son capaces de construir confianza mutua, y Armenia reconoce la soberanía de Azerbaiján sobre los territorios internacionalmente reconocidos, no habrá necesidad alguna de ningún tercer país que garantice el proceso de paz en la región. Es muy importante llegar a la reconciliación y sostener un proceso de reintegración, y creemos que la integración económica regional nos ayudará, adicionalmente, a reforzar la paz entre nuestras naciones.

Equilibrium Global: ¿Cómo puede ser alcanzada una paz duradera en el Cáucaso? ¿Cuáles son los principales desafíos para llegar a ella? ¿Seguirá existiendo el Grupo de Minsk? ¿Qué puede ilustrarnos al respecto?
Dr. Farid Shafiyev: el Cáucaso Meridional es una región muy importante, si la observamos desde un punto de vista geopolítico y geoeconómico. Debido al conflicto entre Armenia y Azerbaijan, los países de la región no pudieron beneficiarse de una integración económica total. Azerbaiyán, en sí mismo, ha demostrado ser un asociado confiable al implementar importantes proyectos relacionados al transporte y la energía. Ahora mismo, estamos pensando en abrir líneas de comunicaciones entre Armenia y Azerbaiyán. Finalmente, Azerbaiyán estará conectado con su República Autónoma de Najicheván a través de la región armenia de Meghri. Esto permitirá además ampliar las conexiones entre ellas, entre Armenia y Rusia y entre Turquía y Rusia a través de Azerbaiyán. Entonces podemos decir que el desbloqueo de conexiones para el transporte es un logro muy positivo, a la vez que respaladará a las economías de los estados involucrados. Como mencioné previamente, la integración económica es un mecanismo eficiente para una paz duradera en la región. Y más allá de los desafíos principales, creo que las provocaciones de separatistas y terroristas hacia los pacificadores pueden dañar el proceso de paz. Pero, reitero, estamos preparados para todos los escenarios posibles. Adicionalmente, creo que todos deben entender que Azerbaiyán ha resuelto el conflicto, y está determinado a actuar contra cualquier violación de su integridad territorial en el futuro. Y en lo que respecta al Grupo de Minsk, pueden ser útiles en la provisión de ayuda humanitaria y la formulación de sugerencias razonables para reforzar la paz y la estabilidad de la región.

Equilibrium Global: ¿Qué comentarios tiene sobre el rol de Turquía y Rusia en la región? ¿Cuál es el futuro de Azerbaiján en el Cáucaso?
Dr. Farid Shafiyev: Como mencioné previamente, la Segunda Guerra de Nagorno Karabaj rediseñó el mapa regional. Azerbiaján ha restablecido su integridad territorial, y esta situación ha creado un nuevo equilibrio geopolítico para la zona. Estamos planeando abrir líneas de transporte para beneficio de los estados de la región, y eso redundará en una mayor integración económica. Azerbaiyán ya ha iniciado megaproyectos en el área de la energía tales como el oleoducto Bakú-Tibilisi-Ceyhan (BTC) o el Corredor de Gas del Sur (SGC) para exportar petróleo crudo y gas natural del Caspio hacia los mercados de energía globales. Hemos finalizado el último segmento del gasoducto SCG – Trans Adriátic Pipeline (TAP) que abastecerá por primera vez a Europa con gas natural del Caspio. Este proyecto es muy importante para Europa, pues permite diversificar sus fuentes de energía y sus rutas de abastecimiento. Todo esto que he mencionado reafirma una vez más la importancia de Azerbaiyán en la región. Turquía y Rusia son dos potencias regionales, y por supuesto pueden beneficiarse de la cooperación como otros actores.  Turquía y Rusia tienen una tendencia creciente de cooperación que podría permitir estrechar los lazos en la región.
Azerbaijan siempre ha apoyado la paz y la prosperidad fundadas en los principios del Derecho Internacional, tales como la integridad territorial, la soberanía y el respeto mutuo. Estamos interesados en profundizar las relaciones con nuestros asociados. El reciente acuerdo entre Turkmenistán y Azerbaiyán sobre exploración y desarrollo conjuntos del campo petrolífero “Dostlug” en el Mar Caspio puede caracterizarse como otro importante paso en la cooperación transregional. Este acuerdo tiene una gran importancia geopolítica y geoeconómica para el Cáucaso Meridional y el Asia Central. Finalmente, creo que el rol y la importancia de nuestro país será mucho más alta en los años venideros gracias a las dinámicas positivas que se están generando en prácticamente todas las esferas.

Citas:
[1] Res 822, 853, 874 y 884, todas de 1993
[2] Llamada también “Doctrina Tonoyán” por el Ministro de Defensa que la formuló en marzo de 2019

Desarrollo & Contenido: Martín Pizzi

Dr. Farid Shafiyev es graduado de la Universidad Estatal de Bakú, donde estudió historia y derecho. Con Maestría en Administración Pública de la Universidad de Harvard. Y Doctor en historia por la Universidad de Carleton en Ottawa. Miembro del Servicio Exterior de Azerbaiyán desde 1996. Como funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán trabajó en la División de Asuntos Político-Militares y en la División de Asuntos de las Naciones Unidas. Fue parte de la Misión Permanente de la República de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas en Nueva York en 1998-2001 y la Embajada de Azerbaiyán en Canadá en 2005-2009. En el 2009, el Dr. Farid Shafiyev fue nombrado Embajador de Azerbaiyán en Canadá, donde sirvió hasta julio de 2014. De julio de 2014 a febrero de 2019, el Dr. Shafiyev fue Embajador de Azerbaiyán en la República Checa. Desde febrero del 2019 fue nombrado presidente del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales. Actualmente, es profesor adjunto en la Universidad ADA, que es la academia diplomática de Azerbaiyán.
En Twitter: @shafiyev_farid

Agradecemos la colaboración del think-tank Centro de Análisis de las Relaciones Internacionales AIR CENTER www.aircenter.az/en/