¿Cuán apropiados son los Vehículos Aéreos No Tripulados (VANTs) para su uso en los océanos? El interrogante de la experta fundadora del think-tank de India The Kootnetti, Amrita Dhillon. Y para introducir al tema, un antecedente reciente que expone un caso real.
En Mayo pasado, en el Mar Meridional de China se utilizó un Vehículo Aéreo No Tripulado Tripulados (VANTs) MQ-8B Firescout, que para aterrizar y hacer base usó la cubierta de vuelo de la patrullera costera USS Colorado, de la Armada de los Estados Unidos. El USS Colorado ha desarrollado un despliegue rotacional del área de responsabilidad de la Séptima Flota, patrullando las costas de la región y trabajando a una distancia muy próxima con armadas aliadas. Precisamente, para proveerle a la Séptima Flota las capacidades flexibles que necesita hoy y necesitará mañana. Es decir, en el presente, los los Vehículos Aéreos No Tripulados (VANTs) ya son útiles a la inteligencia militar sobre los océanos.

¿Hablamos de Inteligencia Artificial aplicada a la tecnología militar?
Las armas autónomas son consideradas como el futuro de la industria militar. El desarrollo acelerado de nuevas invenciones en tecnología militar experimentado en la pasada década, principalmente en armas robóticas del tipo de drones e instrumentos de vuelo no tripulados y sistemas de armamento completamente autónomos (AWS su sigla en inglés) introdujeron complejos desafíos y debates para los gobiernos, fuerzas armadas y organizaciones humanitarias. El desarrollo de AWS tiene serias implicaciones para el futuro del modo de hacer la guerra. El punto central del debate radica en la potencial ausencia de control humano sobre tecnologías significativas al momento de identificar y atacar objetivos, sea una instalación militar o sea un objetivo humano. La idea de permitirle a las máquinas tomar decisiones de vida o muerte en zonas de conflicto, sin involucramiento humano o con muy poco de él, es profundamente decepcionante.

¿Son adecuadas para nuestros océanos?
Los expertos consideran que las amplias extensiones de los océanos son las áreas más adecuadas para el despliegue inicial de Armamento Autónomo Letal, debido a que la identificación del objetivo es sencilla, y la presencia humana es relativamente escasa. Algunos planes exploran la posibilidad de AUVs armados incrementando el radio de acción poseído por una fuerza naval desplegada, con buques dotados de la suficiente tecnología para distinguir y atacar blancos enemigos sin intervención del comando de la misma embarcación o directamente sin intervención humana alguna. Sin embargo, esta idea ha sido criticada en primer término por organizaciones humanitarias, al permitirle a una máquina decidir sobre vida o muerte sin, justamente, intervención o decisión humana, deslindándose responsabilidades.

Armas autónomas: ¿El Santo Grial de las Armadas?
El futuro de la seguridad marítima en medio de esta “revolución de la autonomía” puede bien llevar al mundo hacia un sistema que estará al mando y control de las armadas, con autorización para desplegar y emplear armas autónomas letales, cuando lo considere necesario, reemplazando completamente a las tripulaciones humanas patrullando los océanos. El uso de armas autónomas conlleva una innegable ventaja en la protección de las fronteras marítimas, respecto a la alta exposición a submarinos y otras amenazas. Para las armadas , el despliegue de armas letales tendría sentido en misiones bajo superficie, para la identificación y adquisición de objetivos, tarea hoy realizada por Vehículos Remotamente Operados (ROV su sigla en inglés) pero su eficacia es puesta en duda; mientras que las comunicaciones con los submarinos están limitadas al uso de radio tipo ELF (Extreme Low Frequency, Frecuencia Extremadamente Baja) y VLF (Very Low Frequency, Frecuencia Muy Baja) debido a las propiedades de las ondas radiales en las saladas aguas del mar.

El debate sobre el cumplimiento de la Convención de Ginebra
En contraste , el cumplimiento o no de las armas autónomas basadas en Inteligencia Artificial con el Derecho Internacional Humanitario ha adquirido una importancia global a través de esta última década. Si utilizamos la definición preferida por el Comité Internacional de la Cruz Roja,  “armas autónomas” es un termino “paraguas” que engloba cualquier tipo de arma que posea “autonomía” en sus “funciones críticas”. En otras palabras, armas que puedan interceptar, detectar, identificar, rastrear, destruir, dañar y neutralizar objetivos sin intervención humana. El Convenio de las Naciones Unidas sobre Ciertas Armas Convencionales, que ha sido el foro en el cual se ha tratado la legalidad de los sistemas autónomos de armas, sostenido múltiples rondas de discusiones respecto a la legalidad de estos sistemas [1] , pero ha fallado en arribar a un consenso en el modo en qué estas armas –que están en constante evolución- deban ser reguladas. Mientras el debate continúa, gobiernos y fuerzas armadas alrededor del mundo continúan desarrollando sistemas de armas con diversos grads de autonomía. Otro desafío para los formuladores de políticas en la ONU es que sólo pueden debatir y chequear lo que los gobiernos quieren revelar: cualquier programa encubierto o secreto por parte de los Estados continuará estando por fuera del ámbito regulatorio de la Convención.

Implicancias de los Sistemas de Armas Autónomas Letales en el dominio del mar
El debate sobre los Sistemas de Armas Autónomas Letales crecerá en los próximos años gracias a los avances tecnológicos, y cuantos más de estos programas sean ejecutados y desplegados, podría pensarse que las fuerzas armadas del mundo evolucionarían rápidamente a un arte de la guerra en el cuál las armas autónomas serían las más comunes para la batalla naval. Observando las implicaciones del uso de estos sistemas, podrían esperarse las primeras resistencias por parte de las armadas más “convencionales” y de sus efectivos que se opongan a ser reemplazados por robots. Estas tareas, que serían llevadas a cabo por sistemas de combate naval autónomos, están actualmente en manos de efectivos estacionados en bases costeras o embarcados en buques de guerra. Existirá una necesidad de adaptar y entrenar a este personal que revista en las armadas para que alcance una comprensión y un manejo adecuado de herramientas de Inteligencia Artifiical; y entre todos los gobiernos,  que son igualmente responsables en el ensayo y la validación de estas nuevas tecnologías. En estos tiempos en los cuales el equipo hombre-maquina está siendo dirigido hacia una letal escaramuza, las armadas alrededor del mundo necesitan hacer de sus procedimientos respecto a Inteligencia Artificial una doctrina adecuada, de equipo y de práctica plausiblea pesar de lo remotas que pueden parecer después de la ejecución.

Conclusión
Las operaciones marítimas se han transformado con cada período de desarrollo tecnológico y, a medida que se inicia una nueva era de guerra centrada en la comunicación, los expertos navales y los responsables de la formulación de políticas tendrán que rendir cuentas de todas las posibilidades, tanto a la izquierda como a la derecha y al centro. Los sistemas autónomos ofrecen la posibilidad de ir más allá de las limitaciones humanas y dan un nuevo impulso a los proyectos de seguridad naval. Sin embargo, mantener el debate centrado los desastres que podrían ser creados por el uso de los Sistemas de Armas Autónomas Letales, por la ausencia del comando humano y por la más mínima probabilidad de cualquier contratiempo, es deseable en la era en que las máquinas están dominando cada vez más todas las formas de vida en este planeta.

Por Amrita Dhillon
Fundadora y Editora de The Kootneti , portal indio especializado en RRII y Defensa
Publicado originalmente en https://thekootneeti.in/2019/07/11/how-suitable-laws-for-ocean/

Traducción y adaptación: Martín Pizzi

[1] Lethal Autonomous Weapons Systems LAWS en inglés, en un inteligente juego de palabras. La sigla fonéticamente se asemeja a laws -leyes (N. del T.)

Translate »

Pin It on Pinterest

Shares
Share This