Comparte este contenido

Crimea anuncia que las unidades militares ucranianas serán disueltas y prepara un acuerdo bilateral donde Rusia reconocerá oficialmente su independencia. ¿Crimea ya es de Rusia? ¿El referéndum de Crimea es una reacción, una respuesta de Moscú a Occidente luego del efecto «Maidan», que causara la destitución del líder pro-ruso Victor Yanukovich? ¿Ha fallado la diplomacia europea al no medir ni proyectar que haría Vladimir Putin? ¿Esto es un punto final o un punto de partida para que las potencias agiten otros focos separatistas?
Luego de que Simperófol decidiera mayoritariamente su adhesión a Moscú, llueven las críticas a Obama por su pasividad, por correr detrás de las circunstancias. Los analistas no dejan de comparar la forma en que ejerce Putin un mayor liderazgo frente a su par estadounidense. Para el jefe de la diplomacia turca: “esto es un examen muy serio para el sistema internacional donde por desgracia, no se pudo obtener un éxito favorable en el examen de Siria. Ahora, las crisis sobre Ucrania, que no se pudieron impedir en las etapas tempranas, podrían reclamar indemnizaciones muy serias en las etapas más próximas”. Frente a la justificación de Moscú, la inaceptable posición de Occidente. En el medio Ucrania, desde el comienzo la víctima de intereses geopolíticos de terceros actores. Son tiempos de transformaciones en el campo de las relaciones internacionales, donde se transita hacia un nuevo orden global de perfil multipolar. Más que nunca, es imperioso democratizar las relaciones internacionales para adoptar en cada decisión política y en cada involucramiento de los Estados, los principios del multilateralismo en la palestra internacional. Pero este camino, únicamente bajo el sometimiento absoluto de las relaciones internacionales al imperio de la ley. Hoy, en Crimea, la legalidad del referéndum es cuestionada pero, de facto, es una realidad. Prevalece el ejercicio del poder por sobre el deber.

Posición de Moscú:

Rusia vetó en el Consejo de Seguridad una resolución que exhortaba a la comunidad internacional a no reconocer el resultado del referéndum por la independencia celebrado ayer en Crimea, Trece de los quince países miembros del Consejo votaron a favor del texto, que defendía la “soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial” de Ucrania. China se abstuvo, pero no hay señales de Pekin en contra de todas las acciones que emprende Rusia.
Putin avanza en los trámites formales para la aceptación de Simperófol, esto pone todo en  una “imposible marcha atrás”. Para el Presidente de la Federación Rusa, “en Ucrania nuestros socios occidentales se pasaron de la raya”. Vladimir Putin calificó la actuación de Occidente en la crisis ucraniana de “burda, irresponsable y no profesional”, pues sus políticos “sabían perfectamente que más de un millón de rusos viven en la península de Crimea».

Posición de la Unión Europea:

La Unión Europea considera al referéndum celebrado como “ilegítimo e ilegal”, entendiéndolo contrario a los principios promulgados por la Constitución ucraniana y el derecho internacional. En este sentido, en una declaración conjunta del Presidente del Consejo Europeo y del Presidente de la Comisión Europea sobre Crimea, se destaca que “la solución a la crisis en Ucrania debe basarse en la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania, en el marco de su Constitución, así como en el estricto cumplimiento de las normas internacionales”.(1)
Por su parte, Catherine Ashton, Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, declaró: “Yo no tengo que recordar a cualquiera de ustedes que este referéndum es ilegal bajo la Constitución de Ucrania y el derecho internacional. Hago un llamamiento a Rusia, una vez más, para reunirse con los líderes de Ucrania y comenzar el diálogo con ellos […]” Por otro lado, dejó en claro que desde Bruselas, la Unión Europea está “intentando enviar las señales más fuertes para Rusia […]”. Ello, con el fin de que se entienda la gravedad de la situación y la necesidad de la apertura al diálogo; de modo que se permita establecer un camino para conducir a la integridad territorial. (2)

Posición de la diplomacia georgiana:

Es pertinente considerar la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Georgia sobre el referéndum celebrado en Crimea.  Sobre todo, si tenemos presente los hechos acaecido en Agosto del año 2008 con el asunto «Rusia-Osetia del Sur»:
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Georgia no reconoce el referéndum llevado a cabo en Crimea en el 16 de marzo 2014 en medio de la presión de las fuerzas armadas rusas, en desafío a las normas y principios universalmente reconocidos del Derecho Internacional, con total desprecio por las leyes nacionales de Ucrania.
El intento de Rusia de anexar Crimea representa una violación flagrante de los compromisos que ha contraído en virtud de los acuerdos tanto multilaterales como bilaterales.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Georgia reafirma de manera inequívoca su apoyo a la soberanía e integridad territorial dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas de Ucrania y hace un llamamiento a la comunidad internacional para consolidar los esfuerzos para que la Federación de Rusia ordene a sus tropas volver a sus bases, para des-escalar inmediatamente la situación en Crimea así como en otras regiones de Ucrania, para entrar en conversaciones directas con las autoridades de Ucrania y para cooperar con la comunidad internacional a fin de encontrar formas de lidiar con la situación existente. Tbilisi, 16 de marzo 2014 (3)

La batalla diplomática por frenar a Rusia evidentemente esta perdida. Ahora, todos los esfuerzos de la diplomacia occidental no podrán hacer que Moscú pueda dar marcha atrás. El antecedente del “referéndum Crimea” repite en la historia lo que se anunciaba cuando Occidente inclinó la balanza en el asunto “Kosovo”, entonces nuevamente “se abre la caja de Pandora” y los efectos la adhesión de Simperófol a Rusia pueden hacer disparar nuevas disputas en territorios separativas. Por el momento, el balance arroja una víctima: Ucrania, detrás quedó la “Cumbre de Vilnus” allá en Noviembre 2013, donde Ucrania dijo no a la Unión Europea y se desencadenó el efecto “Maidán” apoyado por Occidente, para luego desembocar en esta nueva fricción en las relaciones internacionales.

Desarrollo & Contenido
Martín Rafael López

1- http://europa.eu/rapid/press-release_STATEMENT-14-71_en.htm
2- http://eeas.europa.eu/statements/docs/2014/140317_03_en.pdf
3- http://www.mfa.gov.ge/index.php?lang_id=ENG&sec_id=59&info_id=17341