Comparte este contenido

Compartimos una entrevista al historiador Dr. Srdja Martinovic, académico de la Universidad de Montenegro. En esta charla con la especialista Mg. Dragana Otašević, tenemos el privilegio de leer en nuestro idioma, sobre los datos más relevantes sobre el legado militar de Montenegro. El Director del Instituto de Historia Militar de Montenegro, nos presenta un testimonio que sintetiza varios acontecimientos relevantes en la historia que nos permiten conocer de la particularidad del ejército montenegrino. Los temas referidos a la historia militar son un elemento vital para la comprensión y análisis en la disciplina de las Relaciones Internacionales, y por ello este contenido es de suma importancia para los lectores de nuestra audiencia. El reconocido «espíritu guerrero» de Montenegro, le ha permitido a este país mantenerse independiente por siglos, en contextos donde grandes imperios, grandes actores-estatales han competido por conquistas territoriales; por ello, se destacan muchas hazañas que llevo a cabo el pueblo montenegrino, y esos actos son caso de estudio. Aquí, una primera parte de la charla que el Dr. Srdja Martinovic nos brinda para Equilibrium Global, desde los buenos oficios de la investigadora Dragana Otašević.

Mg. Dragana Otašević: estimado dr. Martinovich, nos gustaría, en el comienzo de esta entrevista, abordar un tema muy importante sobre Montenegro: su ejército. Queremos conocer a través de sus palabras sobre las raíces, cómo se gestó el desarrollo y organización del ejército montenegrino a lo largo de la historia.
Dr. Srdja Martinovic: el ejército montenegrino es tan antiguo como el mismo estado montenegrino, y sus raíces se remontan al siglo IX y a Pedro, el primer gobernante de la dinastía montenegrina Vojislavljevic. Desde la creación del primer Estado montenegrino hace más de once siglos, ha enfrentado constantes ataques contra su independencia. Lo que ha significado que se viera obligado a librar numerosas batallas para la supervivencia. Montenegro luchó contra las más grandes potencias en todas las épocas, desde Bizancio, a la República de Venecia; y hasta contra el poderoso Imperio Otomano. Gracias a su valiente ejército, Montenegro es el único país de toda la península balcánica que se ha mantenido independiente durante siglos, lo que lo coloca en el museo de la historia de la guerra mundial.

Mg. Dragana Otašević: a lo largo de la historia, los guerreros montenegrinos se han caracterizado por su gran coraje, claridad mental y una estrategia hábilmente creada que les ayudó a ganar batallas contra ejércitos mucho más numerosos. ¿Cómo definiría Usted esos hechos?
Dr. Srdja Martinovic: el guerrero montenegrino asombró al mundo entero con su valentía en la guerra, razón por la cual los montenegrinos fueron llamados «espartanos de nuestro tiempo». En la lucha permanente por la independencia y la libertad, Montenegro lideró las quinientas guerras increíbles. En el mar del dominio otomano, Montenegro era una especie de campamento militar, todos eran guerreros desde una edad temprana. El culto a las armas fue el más significativo en Europa, los montenegrinos literalmente “hablaban” con sus armas; las mismas, eran heredadas, decoradas y consideradas como el valor más importante de la familia. En las armas, se solían marcar el número de enemigos que habían sido ejecutados en batalla. En tales condiciones de guerra constante, se creó un código moral fuerte y único; por lo que el coraje y el sacrificio en la guerra fueron el deber más importante. El ejército montenegrino era un pueblo armado, todos, desde los doce años hasta la vejez, iban armados y nunca se separaban de las armas.
Los montenegrinos desarrollaron una táctica metódica especial, aplicaban la guerra en una práctica defensiva-guerrillera; que se caracterizó por un rápido cambio de ritmo, cambio de acción ofensiva y defensiva. Los guerreros montenegrinos lucharon en terrenos difíciles e inaccesibles, sabían de cómo desgastar al enemigo y para asestar golpes de éxito y obtener resultados en cada batalla. Se les conocía, se les caracterizaba, por ser rápidos y eficientes en forma de aguja. Este tipo de guerra con un coraje increíble permitía al ejército montenegrino derrotar, por regla general, a enemigos que eran mucho más numerosos.

Mg. Dragana Otašević: para identificar los eventos militares más relevantes, ¿cuáles fueron las hazañas y victorias más importantes del ejército montenegrino durante su historia?
Dr. Srdja Martinovic: Montenegro registró muchos éxitos militarles, y son muchos, porque gracias a cada una de esas victorias, se sostuvo su Estado durante todo un milenio, hecho del que ni las mayores civilizaciones del mundo pueden presumir. La proporción en estas fuerzas fue siempre de 1 a 5, en desventaja para Montenegro, en relación a cantidad de hombres; y de 1 a 8 en equipamiento y armas a favor de los oponentes. Así que contabilizamos decenas de hazañas en el campo militar que no siempre pueden explicarse racionalmente; ¿cómo un pequeño ejército derrota a los ejércitos más poderosos, mejor equipados y armados? Podemos enumerar algunas grandes victorias: la batalla de Tudjemil en 1042, cuando el ejército montenegrino, a pie, derrotó a los cuatro ejércitos contra los que luchó (bizantino, bosnio, de rascia y de hum).
Luego está la batalla en la colina de San Marko, en 1474; cuando el ejército montenegrino derrotó al gran ejército otomano. Es interesante que, en esta batalla, el ejército montenegrino utilizó por primera la combinación de fuerzas de infantería, de marina, de caballería y de artillería. Otra de las famosas victorias de Montenegro es la que se produjo en la batalla de Krusi en 1796; cuando un puñado de guerreros montenegrinos derrotó al ejército de élite otomano y mató a su comandante, el visir Mahmut Pasha Bushatlija. Los montenegrinos llevaron su cabeza a Cetinje y la vertieron en bronce, la cual todavía se conserva allí. ¿Te imaginas que un omnipotente comandante otomano que infundió miedo a los europeos fuera asesinado por un joven de 16 años, un guerrero montenegrino? También se conoce la batalla de los montenegrinos contra el ejército de Napoleón en 1806. Es cuando Napoleón pregunto «¿quiénes son estos montenegrinos? ¿Por qué esta tribu no teme a mi fuerza?”
Y debemos citar también, la batalla cerca de Ostrog en 1853 cuando 32 guerreros montenegrinos capturados en una fortificación lograron defenderse por nueve días, del asedio de varios miles de soldados otomanos.
Finalmente, me gustaría mencionar una batalla en Skadar de 1912, cuando el ejército montenegrino formó el llamado Batallón de la Muerte, que estaba compuesto por personas de más de 65 años que lucharon contra el Imperio Otomano para salvar las vidas de sus hijos y nietos. Casi todo el batallón murió. Es una hazaña increíble que no está en la historia de la guerra.
Montenegro continuó su épica lucha en la Primera Guerra Mundial, cuando fue el primero en declarar la guerra a Austria-Hungría.
Y mientras que, en la Segunda Guerra Mundial, su legado es recordado al levantarse allí las primeras armas en la Europa esclavizada y subordinada; razón por la cual, el célebre escritor inglés Jean Paul Sartre dijo que: «el levantamiento del pueblo montenegrino en 13 de julio de 1941 fue el evento más glorioso de la Europa esclavizada «.

Mg. Dragana Otašević: si llevamos los lectores a una fase específica de la historia del ejército montenegrino, probablemente les gustaría escuchar lo que el general austríaco Franz Conrad Hötzendorf quiso referenciar cuando dijo que, después de la batalla de Mojkovac: «luchamos contra héroes de cuento de hadas». O la cita del gran Guseppe Garibaldi, cuando dijo: «el heroísmo legendario de los montenegrinos es un honor para la humanidad» ¿Cómo define Usted estas declaraciones?
Dr. Srdja Martinovic: gracias por la pregunta, su conocimiento sobre la historia de Montenegro nos permite, por un lado, tener una proximidad al contexto histórico. Por otro lado, profundizar sobre etapas muy relevantes en la historia de Europa y en la historia de la humanidad.
Un pequeño Estado de solo unos pocos cientos de miles de personas, logró con su dedicación y lucha, preservar la independencia y la libertad en un momento en que la mayoría de los demás Estados fueron conquistados; o algunos de ellos, no existían en absoluto. Todo esto influyó en las mentes de los poetas, escritores y estadistas más grandes del mundo, quienes escribieran las palabras más hermosas sobre Montenegro.
Como podemos recordar lo que dijo el mayor escritor francés Víctor Hugo: “cuando era niño, a menudo jugábamos a la guerra entre montenegrinos y turcos, y yo siempre elegía ser montenegrino.”
También, no podemos omitir la declaración del Primer Ministro británico  William Gladstone, quien contó que … «sólo en las guerras montenegrino-turcas el número de turcos caídos supera al número total de fuerza de caballeros montenegrinos»; o de nuevo sus palabras: «los montenegrinos tienen una opinión más fuerte … demasiado fuerte para este mundo … raza selecta, noble e imperial».
Por otro lado, tenemos las expresiones del emperador alemán Wilhelm II, que dijo frente al ejército alemán que se alineaba para ir a la guerra en 1914: «soldados, exijo que sean como los montenegrinos en Skadar».
Mientras que, sobre la guerra montenegrina, cantaron Alexander Pushkin e Ivan Vrazov. Y hasta se hizo una primera película sobre los héroes montenegrinos en Hollywood, donde se relataba de su heroísmo que asombró al mundo entero.
Los montenegrinos también eran buenos guerreros luchando en ejércitos extranjeros, por lo que proveyeron hasta 32 generales y almirantes al ejército ruso. Y hasta incluso lucharon en el ejército argentino. Recordemos al general Eleodoro Damianovich, jefe de saneamiento en la Guerra de Paraguay en 1865, que hoy en día tiene una calle en Buenos Aires, y hasta el hospital de la Provincia de Córdoba lleva su nombre.
Y no quisiera dejar de citar la hazaña del teniente Jorge Gopcevic con su barco en la Guerra de Malvinas.

Mg. Dragana Otašević:  el gran amor por la Patria es una de las características más importantes del pueblo montenegrino. ¿Cómo se manifestó ese amor en el ejército montenegrino, precisamente, en el reto al que se enfrentaron en todas las luchas que tuvieron que abordar para defender a su patria?
Dr. Srdja Martinovic: he dedicado mi vida al estudio de la historia militar y la educación de las generaciones más jóvenes, y realmente creo que no hay mejor guía en la vida de un hombre que el amor a la Patria. El guerrero montenegrino creció acostumbrado a un ambiente donde abundaba la crueldad; con canciones y leyendas sobre guerras y batallas. El propósito de su vida fue defender el país.
Un lugar especial en esa lucha pertenece a las mujeres montenegrinas, que siguieron los pasos de sus hijos, maridos y padres; cumplieron un papel esencial asistiendo a todos los hombres que partían al frente de batalla. Desde llevarles comida hasta proveer municiones; porque el ejército montenegrino no tenía otro tipo de logística.
El guerrero montenegrino nunca se separaba de las armas, y su reputación en la sociedad era asociada e identificada con el coraje demostrado en la guerra. La lealtad a Montenegro fue el ideal por el que los guerreros montenegrinos apostaron sus cabezas.
No lucharon por conquistar territorios ajenos, pero si defendieron su terreno hasta el final.
Los guerreros eran y niños, ancianos, sacerdotes, así como también mujeres. Además de la guerra, los montenegrinos tuvieron la primera imprenta estatal del mundo durante la dinastía Crnojevic en 1493. Aquí es data la impresión del primer libro llamado Oktoih, y en ese momento Colón recién pisaba el suelo americano.
Pero cuando fue necesario defender Montenegro, los guerreros fundían las letras de plomo y fabricaban las tan necesarias municiones.
En las guerras, a menudo, tres generaciones de una familia luchaban juntas; el abuelo y el nieto corrían para ver quién sería un mejor héroe y cuántos enemigos más mataría. Así eran los montenegrinos, al mismo tiempo, crueles y nobles guerreros. Es un hecho interesante es que el soldado montenegrino fuera el único en el mundo, que aparte de portar un rifle, llevaba otra arma personal: un revólver. Una empresa vienesa hizo un Gasser moderno especial para ellos, y lo llamó Montenegrin.
He tenido la oportunidad de ver exactamente dos revólveres de este tipo en el museo militar de Buenos Aires, porque los montenegrinos los llevaron a Argentina. Este típico revolver, fue parte de las revoluciones que luego ocurrieron en suelo latinoamericano.
Otra anécdota para compartir en línea con la descripción del guerrero montenegrino, fue cuando ordenaron una pequeña cantidad de ametralladoras en Berlín. Para poder ahorrar dinero, y que el presupuesto pueda ayudar a adquirir una ametralladora adicional; encargaron las mismas sin su parte protectora que es la diseñada especialmente para proteger a los soldados de la “lluvia de balas” del enemigo.
El guerrero montenegrino luchó cuerpo a cuerpo, con sable y kubura (tipo antiguo de pistola), y en el único ejército en el que no había prisioneros era el montenegrino; porque el montenegrino luchaba hasta la muerte, y ser capturado para ellos significaba perder el honor.

Mg. Dragana Otašević: a lo largo de su larga historia, Montenegro siempre se ha enfrentado a diversos desafíos en la defensa de su territorio y la identidad de su pueblo, y rara vez ha aspirado a los territorios de otros estados. ¿Cómo describe Usted el papel de los líderes y soldados montenegrinos en la defensa de su territorio y su identidad, es decir, en la defensa de su derecho a existir?
Dr. Srdja Martinovic: los comandantes montenegrinos eran líderes, tanto en épocas de guerra como en la paz. Los montenegrinos eran un pueblo libre y no fácilmente influenciable, elegían directamente a sus mayores; esto es después de la polis-griega, la única forma de democracia. Hace siglos atrás, todos los ciudadanos adultos mayores de 18 años tenían derecho a participar en las reuniones en las que se elegían a gobernantes y a los mayores. En Montenegro, había titules aristocráticos, como, por ejemplo: gobernantes, reyes, duques, serdari (el título de comandante militar) y príncipes; pero todos tenían que ser guerreros probados para tener reputación y respeto en en el campo de batalla. Los montenegrinos nunca se trataban de usted ni adoraban a nadie, se dirigían entre ellos con “TU”; porque independientemente de su posición, todos eran iguales y valorados por cuantos enemigos mataban en la guerra. El ejército estaba organizado sobre una base de clanes, un apellido formaba la četa-cheta (compañía militar), y varios apellidos consanguíneos formaban el batallón.
Una perseverancia increíble, una voluntad férrea, un carácter fuerte y un espíritu optimista fueron los rasgos característicos; porque era vital contar con estas aptitudes para afrontar lo duro que significa aguantar de cinco días a cinco semanas luchando constantemente. Y ellos, lo han estado haciendo durante más de 500 años.
Eso solamente lo pueden hacer quienes forjan un espíritu especial. En su lucha por una vida mejor, los montenegrinos emigraron mucho; pero cada vez que sonaban los clarines de guerra, desde los distintos rincones del globo, se alistaron inmediatamente para regresar a luchar por su país. Así es que sobran ejemplos donde se vieron forzados a organizarse en pocos días para defender su patria. Por caso, 10,000 montenegrinos vinieron desde América del Norte y América Latina para luchar en las guerras de los Balcanes, y después en la Primera Guerra Mundial; siempre sobre el desafío de defender la libertad de su Montenegro.
Permítame rescatar una historia de 1912, de un grupo de montenegrinos que no tenían dinero para regresar y luchar por su patria, por lo que hicieron una balsa improvisada de barriles para emprender su viaje a través del océano. Hay una canción, en la que se dice que cuando un montenegrino cruzaba el océano, «maldecía la lentitud del barco, contaba los días demasiado largos, y rezaba para que cesara la sangrienta batalla».

Mg. Dragana Otašević: ¿cuéntenos en qué comunidades estatales ha estado Montenegro hasta ahora, por qué estaba en ellas y cómo llegó a la renovación de la independencia en 2006?
Dr. Srdja Martinovic: desde 1918 a 2006, Montenegro formó parte de la unión estatal yugoslava, en la cual se alternó entre sistema monárquico, dictatorial, comunista y socialista. Montenegro, como estado pequeño, fue marginado por parte de los actores más grandes de dicha unión. Décadas de opresión dejaron malas consecuencias, y en el año 2006 llegó el momento adecuado para restaurar su Estado milenario y poder buscar su propio futuro autodeterminado. Montenegro no estaba tan agobiado por los conflictos como los otros miembros de la exYugoslavia. Somos un entorno multiétnico, con un fuerte perfil cívico y nos sentimos mejor por nuestra propia cuenta
Y mucho debemos también a nuestros gloriosos antepasados el poder vivir libre e independientemente como lo hemos sabido durante siglos cuando era aún más difícil. Hoy es también el Día de la Independencia. Les deseo a todos todo lo mejor con el mensaje de que siempre amen a su Patria. Que Montenegro sea eterno y en amistad con todos.

Por Mg. Dragana Otašević. Investigadora y especialista en temas de diáspora de Montenegro en América Latina. Residente en Buenos Aires, Argentina.
En Twitter: @drayot11

Referencias Dr. Srdja Martinovic

Dr. Srdja Martinovic, historiador de la Universidad de Montenegro. Director del Instituto de Historia Militar de Montenegro. Ganador del mayor premio estatal, autor de siete libros y más de cuarenta artículos científicos publicados en prestigiosas revistas nacionales y extranjeras. Martinovic ha dictado conferencias en Buenos Aires, en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales, en septiembre de 2018. Además, ha sido conferencista invitado en las Facultades de Rosario y Chaco, en Argentina; y también en las universidades de Montevideo y Santiago de Chile; en Uruguay y Chile respectivamente.