Comparte este contenido

Opinión desde Nueva Delhi, en continuidad con la cooperación de nuestro espacio con la organización The Kootneeti. Actualización sobre las relaciones entre India y Pakistán, que han sufrido un desgaste, han caído en un estancamiento; pero ahora hay un ambiente de normalización. Para la opinión pública en América Latina, donde se conoce de la histórica rivalidad de estos dos países asiáticos, tal vez se sabe poco del factor del «terrorismo» y su incidencia en los vínculos bilaterales entre India y Pakistán. 

En contexto 

India y Pakistán no son solamente meros vecinos, sino que además son dos estados que están llamados a tener un rol protagónico para el presente y el futuro de Asia. Ambos comparten una rica cultura e historia. En poco tiempo, India y Pakistán alcanzarán los 74 años de vida independiente, signados por erráticas relaciones diplomáticas entre ellos. En este período, ambos países han enfrentado una plétora de obstáculos en su vinculación; y la derogación de los Artículos 370 y 35 de la Constitución de la India no ha hecho más que aumentarlos.

Para establecer vínculos bilaterales pacíficos, cooperativos y seguros entre India y Pakistán, es requisito fundamental un ambiente libre de violencia y terror. La Neighbourhood First Policy que sostiene India se enfoca en impulsar las relaciones bilaterales con sus estados fronterizos –incluyendo Pakistán- representando un cambio rotundo en su vínculo con los mismos. De acuerdo con esta política, India aspira a establecer relaciones bilaterales convencionales con Pakistán, pero si emergen actos de violencia en contra de India provenientes de territorio pakistaní, esto constituye un obstáculo de gran magnitud. Pero pese a esta relación turbulenta, los dos países han realizado intentos por comprometerse y mejorar sus lazos bilaterales, particularmente antes de 2019. Pero desde ese año, las relaciones bilaterales han experimentado una dramática disminución.

Panorama Actual  

Tomando un hecho fáctico vemos un elemento que ha contribuido al retroceso en las relaciones entre India y Pakistán: desde el 7 de agosto de 2019 las autoridades de Pakistán decidieron unilateralmente imponer el cierre de todo su comercio bilateral con India. Se suspendieron las funciones de la Alta Comisión India en Islamabad y se cortó con el servicio de transporte ferroviario y vehicular, restringiendo el contacto entre personas.

Sin embargo, emergieron de a poco otros eventos en sentido contrario. Como por ejemplo el reciente acuerdo conjunto de Cese de Fuego alcanzado el 25 de febrero de 2021, después de registrarse más de 5.000 violaciones al cese de fuego durante 2020. Este es el logro más importante entre ambas partes desde agosto de 2019.
El financiamiento a actividades terroristas dirigidas desde territorio pakistaní hacia India es otro grave problema, que ciertamente no suele tener visibilidad en la opinión pública mundial. La violencia y el terrorismo en áreas fronterizas se ha incrementado desde 2016 en zonas como Pathankot, Uri y Pulwama; e incontables violaciones al cese del fuego se han producido sobre la llamada Línea de Control.
Pero vemos que el gobierno de India se ha plantado firmemente respecto a este tema, tomando acciones decisivas en contra del terrorismo. El reciente acuerdo de cese de fuego es un importante paso hacia el logro de la seguridad nacional y la integridad territorial por parte de India, resultando en mejores lazos bilaterales entre ambos países.
Adicionalemnte, algunas fuentes han asegurado que existe una línea directa de comunicación entre Ajit Doval (1) y el General Qamar Javed Bajwa (2) – si bien no hay una confirmación oficial de esto, tampoco hay una denegatoria-.

Esta línea directa de contacto puede desempeñar un rol vital en lograr la formalización de las relaciones. Hasta ahora, las conversaciones por canales secundarios durante el periodo de los Primeros Ministros Manmohan Singh y Atal Bihari Vajpayee dieron lugar a importantes avances, como el comercio transfronterizo o el servicio de autobús transfronterizo que para normalizar y aumentar el contacto entre personas.
Por lo tanto, es real que la comunicación de fondo existente podría desempeñar un papel crucial en el desarrollo y la mejora de las relaciones entre ambos países; con foco en las relaciones comerciales, el aumento del contacto entre personas y el restablecimiento de los lazos del pasado.

Es de público conocimiento que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) desempeñarán un papel de mediador para restablecer las relaciones convencionales entre los dos países, voluntad mediadora que se aferra firmemente al objetivo de reforzar la relación bilateral. Los informes afirman que Shah Mahmood Qureshi, Ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, y S. Jaishankar, Ministro de Asuntos Exteriores de India, están en Abu Dhabi como telón de fondo para reiniciar el diálogo entre India y Pakistán.
Tras una pausa de dos años, en marzo de 2021 se iniciaron nuevas conversaciones entre los dos países sobre el asunto agua en la zona del Indo (3). La conversación se produjo por primera vez desde la derogación del estatus especial de Jammu y Cachemira, entre los comisarios del Indo de India y Pakistán. Las discusiones sobre el tratado del agua del Indo se celebraron en 2021 después de dos años inspeccionados en varios proyectos hidroeléctricos como Pakal Dul, Lower Kalnai, Ratle, y otros proyectos en la cuenca del Indo.

«At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident, similique sunt in culpa qui officia deserunt mollitia animi, id est laborum et dolorum fuga. Et harum quidem rerum facilis est et expedita distinctio. Nam libero tempore, cum soluta nobis est eligendi optio cumque nihil impedit quo minus id quod maxime placeat facere possimus, omnis voluptas assumenda est, omnis dolor repellendus. Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet ut et voluptates repudiandae sint et molestiae non recusandae. Itaque earum rerum hic tenetur a sapiente delectus, ut aut reiciendis voluptatibus maiores alias consequatur aut perferendis doloribus asperiores repellat.»

La esfera comercial

Las relaciones bilaterales en el ámbito del comercio no sólo muestran un gran signo de desarrollo económico, sino que también son un pilar esencial para fortalecer los lazos e integrar a las comunidades de ambos pueblos. Las relaciones comerciales entre India y Pakistán se remontan a 1948. Al igual que las relaciones bilaterales entre India y Pakistán, su relación comercial también es inconstante. Sin embargo, ambos países han mantenido lazos comerciales bilaterales y regionales de diversos productos y sectores, tanto formal como informalmente. A lo largo de los años, el Índice de Complementariedad Comercial de India fue el más alto con Pakistán en el año 2007 y Pakistán disfrutó del mayor Índice de Complementariedad Comercial (ICI) en 2010.
Además, Pakistán entró entre los 50 principales socios comerciales de la India en el año 2018-19, lo que resulta en perspectivas favorables para un acuerdo comercial exitoso. Los principales productos comerciales entre los dos países fueron predominantemente el algodón (550,33 millones de dólares); los productos químicos orgánicos (457,75 millones de dólares); la maquinaria nuclear; los aparatos mecánicos (94,88 millones de dólares); los productos farmacéuticos (67,26 millones de dólares); entre los más destacados.
Las principales importaciones de India desde Pakistán antes de 2019 fueron los combustibles minerales y el aceite (131,29 millones de dólares), las frutas comestibles y los frutos secos (103,27 millones de dólares), el azufre, la piedra y los materiales de enlucido (92,84 millones de dólares) y las pieles y el cuero en bruto (16,27 millones de dólares).
Si se observan las cifras del Ministerio de Industria y Comercio, el comercio de India con Pakistán ha disminuido en los últimos tres años antes de que Pakistán suspendiera sus relaciones comerciales con India.

Referencias

No es la primera vez que India sufre un embargo comercial con Pakistán. Tras la guerra entre India y Pakistán de 1962, las relaciones comerciales entre ambos países se suspendieron durante unos años hasta que se firmó el Acuerdo de Shimla entre la Primera Ministra Indira Gandhi y el Presidente Zulfikar Ali Bhutto de Pakistán en el año 1972, para revertir las consecuencias de la guerra de 1962 y 1971 y restablecer las relaciones de vecindad. Para reforzar la diplomacia comercial entre India y Pakistán, India concedió el estatuto de nación más favorecida a Pakistán en 1996 como medida de facilitación del comercio; en cambio, Pakistán nunca concedió el estatuto de “Nación Más Favorecida” a India.

Tras el ataque de Pulwama en febrero de 2019, India retiró el estatus “De Nación Más Favorecida” a Pakistán y elevó los derechos de aduana de todas las exportaciones al 200%, lo que provocó un aumento de la tensión en el comercio entre ambos. En abril de 2021, el Comité de Coordinación Económica (EEC) de Pakistán y el ministro de Finanzas Hammad Azhar declararon levantar la prohibición de importar azúcar y algodón de India en un contexto de escasez de materia prima para el sector textil de Pakistán en medio de la pandemia. Esto podría haber sido un avance crucial en los lazos bilaterales, sin embargo, la decisión de Pakistán fue repatriada en 24 horas, lo que pone de manifiesto la pésima comunicación entre la administración y los funcionarios pakistaníes.

La ruta hacia la normalización

El año 2019 fue un punto de inflexión crucial y con la pandemia que se avecinaba, la relación bilateral entre los dos países comenzó a deteriorarse considerablemente. Ambos países tienen que operar sustancialmente en el ámbito de la diplomacia.  El movimiento preliminar entre India y Pakistán es operar en términos regulares de conversación para restaurar los lazos bilaterales convencionales. La comunicación es el movimiento central para restaurar los lazos, sin comunicación la restauración es un reto. En primer lugar, ambos países deben restablecer la Alta Comisión para reanudar el diálogo. Además, el restablecimiento de las relaciones comerciales desempeñaría un papel crucial en el fortalecimiento de la relación a nivel diplomático. Pakistán debe levantar el embargo comercial con India para reanudar el comercio bilateral convencional. En segundo lugar, India y Pakistán deben concederse mutuamente el estatus de Nación Más Favorecida para eliminar las fricciones en el comercio.
No es necesario poner en valor el papel que desempeña el comercio cuando se trata de los lazos bilaterales entre los países, pero en este caso el factor de generar una relación de confianza y seguridad tiene un significado vital. Y así se manifiesta, si seguimos las cifras de las últimas tres décadas.

Por esto mismo es que Pakistán debería levantar la prohibición de los servicios transfronterizos de autobús y tren con el fin de aumentar y reforzar el contacto entre personas. El contacto entre personas también desempeñaría un papel fundamental en la mejora de los lazos informales y en la seguridad de la armonía comunitaria.
Para reforzar los lazos bilaterales, la diplomacia de segunda vía, junto con la diplomacia del alto nivel político, tienen que elevar su nivel de intensidad.
En la llamada “segunda línea” de la diplomacia está la clave para asegurar una mejora de los lazos bilaterales. En la medida que esto ocurra, se abre el camino hacia una mayor y mejor conexión no gubernamental, informal y no oficial.

Por último, pero no por ello menos importante, en todo nivel hay que trabajar fomentar la confianza, que es lo que más se necesita ahora para limitar la escalada del conflicto. Todo tiene que desarrollarse desde otro ambiente, y no depende de terceros. El terrorismo y la violencia son el principal problema entre las dos naciones y pueden minimizarse con medidas de fomento de la confianza.
Sin embargo, India debe ser cautelosa con la oferta de paz de Pakistán, dado el historial de violencia y terror, las autoridades de Islamabad deben dar garantía de que pueden controlar que esos compromisos se cumplan. No es noticia cotidiana en la prensa mundial, pero existe una considerable cantidad de infiltrados en la frontera entre India y Pakistán. Un entorno libre de violencia y terror es posible. Para Asia, para el mundo, imprescindible para estabilizar las relaciones bilaterales. Y resolver la amenaza del terrorismo, es un elemento central para ello.

Por Katyayani Raghuvanshi
Publicado originalmente en www.thekootneeti.in

Adaptación – Traducción.  Alejo Inza

1)  Ajit Doval: Quinto y actual Asesor de Seguridad Nacional del Primer Ministro de la India Anteriormente se desempeñó como Director de la Oficina de Inteligencia en 2004-05, después de pasar una década como jefe de su ala de operaciones. También se le considera una figura fundamental en la Revocación del estatus especial de Jammu y Cachemira. Es un miembro retirado del Servicio de Policía de la India.
2)  General Qamar Javed Bajwa: es un oficial militar paquistaní que es el décimo y actual Jefe del Estado Mayor del Ejército desde el 29 de noviembre de 2016.  En 2018, la revista Forbes lo clasificó como la 68a persona más influyente del mundo, que lo calificó de facto como la persona más poderosa de Pakistán.
3)  Zona del Indo: es en referencia a una zona geográfica próxima a este río que lleva ese nombre y que tiene su recorrido por el subcontinente indio. Es uno de los lagos más importantes del continente, muy relevante y estratégico para Paquistán, también para India. Parte de su trazado alcanza en su curso una zona de China.